kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

sábado, octubre 29, 2011

Los Andes, de Mendoza sobre LOS CHONGOS....

De guaraníes, chongos y



La primera vez que oímos el título “Los chongos de Roa Bastos” surgió una media sonrisa y el nombre de Cristino Bogado como narrador paraguayo a tener en cuenta. Obviamente, el título tenía un guiño: erotizar la relación con el autor supremo, satirizando a sus epígonos, poniendo en escena al voyeur, y desplegando un lenguaje yopara como desafío a una herencia literaria que procuraba mantener el guaraní lejos del narrador. 

viernes, octubre 28, 2011

SEMINARIO: “Los chongos de Roa Bastos: La narrativa de ficción en Paraguay desde el fin de la dictadura de Alfredo Stroessner hasta el Bicentenario de 1811” PROFESOR: Susana Santos








UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
FACULTAD DE FILOSOFIA Y LETRAS







DEPARTAMENTO: LETRAS

SEMINARIO: “Los chongos de Roa Bastos: La narrativa de ficción en Paraguay desde el fin de la dictadura de Alfredo Stroessner hasta el Bicentenario de 1811”

PROFESOR: Susana Santos

CUATRIMESTRE: 2do

AÑO: 2011

PROGRAMA Nº:








UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS
DEPARTAMENTO DE LETRAS
SEMINARIO: “Los chongos de Roa Bastos: La narrativa de ficción en Paraguay desde el fin de la dictadura de Alfredo Stroessner hasta el Bicentenario de 1811”
PROFESOR: Susana Santos
2do. Cuatrimestre de 2011
PROGRAMA N° .......


1.  Fundamentación y descripción


La antología de ficciones paraguayas Los chongos de Roa Bastos: Narrativa paraguaya contemporánea (Nicolás G. Recoaro, ed., 2011) es la primera que focaliza de manera exclusiva un período último, ya notablemente rico y extenso, de la literatura en el Paraguay. Con los festejos de mayo de 2011 que celebran el nacimiento del Estado y una independencia - que reclamó la nación paraguaya no ya de la monarquía borbona sino de las nuevas autoridades que desde Buenos Aires aspiraron a regir los destinos del territorio organizado desde Madrid como Virreinato del Río de la Plata-  se ha puesto de manifiesto, con fuerza y afirmación nuevas, una autoconciencia literaria de un momento nacional que resultaba ya más distintiva y propia desde el otro lado de las fronteras, no siempre naturales, del Pilcomayo, del Paraná o del Chaco.
Este emprendimiento argentino inspiró otro similar, de proporciones más panorámicas, y, paradójicamente, más clásicamente oficiales o universitarias, por parte de Cristino Bogado, autor, antiautor, editor cartonero y agitador cultural de Lambaré.
Los resultados del intento de Bogado, que quiere reunir el número de cincuenta textos narrativos del siglo XXI (no cincuenta autores), no ha  visto una edición en papel. Pueden leerse anticipos en otros formatos, de la pantalla de computadora y del streaming al pdf y al i-pod.
Paraguay, el país con más baja conectividad de América Latina, país de fronteras y contrabandos, país forestal y deforestado, es también el que más acude a formas alternativas a la edición tradicional para la difusión de textos que ponen en cuestión y someten a exámenes rigurosos o sumarios, desde muchas posiciones tomadas y por tomar, la noción de literatura, el discurso narrativo, y el género novelístico. El golpe que en febrero de 1989 se anticipó a la Caída del Muro de Berlín y puso fin al Stronato sin destituir la hegemonía del Partido Colorado no podía ser más sincrónico con la emergencia de aquellas nuevas tecnologías y guerrillas comunicativas que las formas clásicas de represión de esta dictadura de cuatro décadas del líder del Partido Colorado iniciada en 1954 habrían encontrado difícil controlar.
El nacimiento de una esfera pública más amplia, que incluye a los medios, la educación media y superior, y el mercado editorial y cultural no significaron un crecimiento masivo de las publicaciones en papel ni del público lector de estas en un país que hasta entonces era mayoritariamente rural, el único en la región que no había vivido una urbanización acelerada desde la década de 1950, pobre según los estándares sudamericanos, y analfabeto en muchas dimensiones prácticas de la educación formal e informal. Las nuevas libertades no trajeron un abandono inmediato en los usos y costumbres literarios: la novela histórica “esópica” (y aun su correlato en ciencia- ficción ), aquella que habla del pasado (o el futuro) para aludir al presente, continuó como una de las vertientes más caudalosas de la narrativa de ficción en el Paraguay. También por una competencia específica del público lector: en términos generales, conoce mejor los detalles de la historia patria decimonónica, en un país de educación aislacionista, que su equivalente argentino o boliviano.
El fin de la vida rural, como ideal, como realidad y como procedimiento literario de buscado apartamiento de los centros activos del poder militar, partidario y político, trajo en paralelo una nueva conciencia de la vida urbana, demasiado urbana, como en el título de Javier Viveros. La ausencia del éxodo a las ciudades, en un Paraguay sin industrias, se debía también a la migración regional, en especial a la Argentina: no es casual que esta haya tenido fortuna literaria, en la exploración de estereotipos, formas lingüísticas, diferencias culturales confrontadas, bilaterales o múltiples, en las especiales novelas de Luis Gusmán, de Washington Cucurto, de Bruno Morales.
Asunción se convierte en la capital literaria que no había sido hasta ahora, muchas veces en una literatura que críticos y autoras definen o caracterizan como “de mujeres”, en un recorrido desde la histórica Josefina  Pla, que murió con el fin de Stroessner –y donde la invariante “extranjera” también era notable- hasta Mónica Bustos, última ganadora del mayor Premio de Novela convocado por una editorial multinacional en Paraguay, quien dice, en otra tendencia dominante, que su mayor influencia es extra- literaria - los  films de Quentin Tarantino-, y quien compuso en Chico Bizarro una novela “guionada”, ready-for-film. Otras mujeres exploran el pasado reciente, el de la mujer bajo la dictadura, en un país que es a la vez el más demográficamente joven de la región (la edad promedio ronda los 22 años), como el más mitológicamente femenino)
El Paraguay actual, país de la soja antes que de las naranjas, de la deforestación masiva por la agroindustria y la ganadería intensiva de exportación, de una soberanía energética que no puede reconquistar de brasileños (Itaipú) y argentinos (Yaciretá), es aquel en el Cono Sur que ha generado una literatura de temática y propósitos ecológicos, pero con una renovación deliberada en su artificiosidad de las formas heredadas de la “novela de la tierra”, muy importante en el país. Así, profesoras universitarias de teoría literaria escriben novelas picaresco- policiales de investigación de las aguas turbias de los negocios hidroeléctricos y periodistas de investigación componen novelas líricas del fin de la vida silvestre en las zonas de fronteras.
A diferencia de otras dictaduras y otros autoritarismos hemisféricos, el Paraguay no defendió el purismo lingüístico, sino que impulsó, primero en América, a una lengua amerindia, el guaraní, a la categoría de lengua oficial, en igualdad de condiciones burocráticas que el castellano. Desde la teocracia jesuita al gobierno del obispo católico Fernando Lugo, actual presidente que puso fin a una hegemonía del Partido Colorado que con intermitencias importantes continuaba desde 1870, el guaraní fue una lengua interna y secreta, como lo prueba la rica literatura heteroglósica del país, en un rasgo que ha aumentado en las últimas décadas por la “frontera viva” con el Brasil, y el nacimiento y ejercicio de literaturas en “portuñol salvagem” o “brasiguayo”, que a su vez abrevan y subvierten debidamente la tradición del yopara, literalmente arroz y porotos, combinación, entrevero, en porcentajes jamás estables, de guaraní (de diversos guaraníes) y castellano. Existen aún lenguas especiales, como el xeito,  sociolecto del yopara, forma de hablar de los medios homosexuales, espectacularmente perseguidos por una dictadura que también toleraba y aun fomentaba la pedofilia, y que es la lengua de textos y fragmentos literarios. A esta polifonía de otras voces, otros ámbitos, donde las identidades son revocables por definición, y donde el diálogo se halla caracterizado por la certeza de los interlocutores acerca de una incertidumbre, la de un sentido siempre incompleto y por construir. En cambio, sí existía una “dictadura” de la referencia literaria máxima, y el país mediterráneo, que un conveniente mito de los historiógrafos literarios convertía en aquel “sin obras maestras”, se había vuelto el de un Augusto Roa Bastos identificado como Yo el Supremo: la literatura actual se constituye en la indiferencia ante esta referencia mayor. Si el liberal Guido Rodríguez Alcalá o Carlos Villagra Marsal lucharon contra él, o contra su hegemonía incontestada como la de ese Partido Colorado al que Roa denunciaba, el parricidio fracasó, al menos en esos términos. Una novela como La Versión de Gunter, del también político y senador liberal Juan Manuel Marcos es la prueba de una gran novela vanguardista paraguaya, prescindente de cualquier linaje con el representante local del boom argentino, hispano, europeo. Y Cristino Bogado, en El chongo de Roa Bastos, responde con burla, erotizando la relación con el autor, satirizando a sus epígonos, poniendo en escena las formas de una sexualidad voyeurística, y desplegando un lenguaje yopara en cuya represión, a diferencia de un régimen que permitía en los quioscos las jergas y los desnudos de Diario Popular, había participado literariamente: en Roa los personajes pueden usar palabras en guaraní, nunca el narrador.


2. Objetivos
- Estudiar las diversas tendencias, a veces conexas, otras tantas sin comunicación, de una de las literaturas en mayor transformación de América Latina, de un país de fronteras y migraciones, y cuyo futuro pareciera unirse, ejemplar e ilusoriamente, con el de las prácticas discursivas que llamamos literatura y que estudiamos como Letras.
- Acceder a bibliografía más actualizada  sobre el tema.
- Reconstruir y comprender la lógica interna de cada uno de los textos, para luego problematizar  y poner  en relación unos con otros.  
- Formular hipótesis y argumentos fundamentados para la discusión y reflexión, en base   a una lectura crítica, la discusión con sus pares, y los aportes del docente.

3. Contenidos

Unidad I:  Ayer es hoy, mañana ya ha llegado

De cómo hablar del presente interdicto por el país stronista y post-stronista sin mencionarlo. La novela histórica del país revisionista y del país de los “Archivos del Terror” exhumados por Martín Almada. El antirevisionismo celeste (liberal) del país colorado por obra de Guido Rodríguez Alcalá, “ratón de los zócalos de mármol de la patria”: las novelas, progresivamente menos “esópicas”, y menos históricas, Caballero (1986), Caballero Rey (1989), Velasco (2002), El peluquero francés (2009). La ciencia-ficción del país sin industria, desde el phantasy hasta el minimalismo de un realismo limpio: los relatos de Osvaldo González Real, El Mesías que no fue y Otra vez Adán (2010) y los textos “degenerados” de Nicolás Granado, Quiero que un robot haga origami con mi piel. Un país de niños: la ficción “infanto-juvenil” de Raquel Saguier, La niña que perdí en el circo (2005). Los términos del esopismo: Jesús Ruiz Nestosa, del vanguardismo aluvional de Las musarañas (1973) al alevoso fresco histórico de La generación de la paz (2004). La novelística firmada Esteban Cabañas: desde De lo dulce y lo turbio hasta El dedo trémulo (2004). La recuperación del stronismo en sus propios términos: Asunción bajo toque de siesta (2007) de Hermes Giménez Espinosa. Canon y contracanon: la recuperación de La Babosa (1952) y La llaga (1964) de Gabriel Casaccia, novelas “antiparaguayas” de un exiliado. La reinterpretación nacional en la novelística del ensayista Helio Vera.


Unidad  II  De la novela de la tierra a la denuncia ecológica

En el país sin reforma agraria que trocó naranjas por soja y bosques por ganadería intensiva de exportación. Itaipú, la soberanía energética, y la novela de espionaje- policial Código Arapónga (2005) de Maribel Barreto. La ficción de Renée Ferrer. La crónica novelada en un país sin “nuevo periodismo”: El último vuelo del pájaro campana de Andrés Colman Gutiérrez


Unidad III: Asunción me mata.

La nueva narrativa de ficción urbana. Servicios, niños y criados favoritos: El perro prole (2009), de Cristino Bogado. Una literatura “internacional”: las clases medias, el relato fantástico, el clasicismo “de exportación” y el rechazo de un programa nacionalista en Clonsonante, libro de cuentos de José Pérez Reyes. De las ciudades del Paraguay a las de África, ida y vuelta: de un triste tópico a otro en Urbano, demasiado urbano de Javier Viveros. La ficción de Montserrat Álvarez. El intimismo de Milia Gayoso. La novelística “cinematográfica” de Mónica Bustos: de León Muerto (2003) a Chico Bizarro y las moscas (2010). Disidencias sexuales, disidencias lingüísticas, disidencias narrativas del poeta Joaquín Morales: Historia(s) de Babel (1992). Barrios bajos, personajes bajos, lenguas altas: El rubio (2004), novela urbana del folklorólogo Domingo Aguilera.

Unidad IV Otras voces, otros ámbitos, nuevos medios.

La “puesta al día”, el “aggiornamiento” narrativo como programa en El invierno de Gunter (1987). De la pantalla al cartón al podcast, idas, vueltas y revueltas. La literatura como forma, como ámbito, como canal, y como negación de la agitación cultural. Los géneros del país de las fronteras y el contrabando, de las copias sin originales, de las ciudades mercado, de Mercado 4 a Ciudad del Este. Una visita por la blogósfera y otros formatos paraguayos. Los pseudónimos múltiples, los heterónimos, las versiones sucesivas y simultáneas. Selección de textos, narraciones, intervenciones, manifiestos, poemas narrativos de Cristino Bogado y Edgar Pou.

Unidad  V:Religión y secularización.

De la teocracia jesuita a la presidencia rebelde del obispo católico Fernando Lugo en el país mariano: Concepción, Encarnación y Asunción, las tres mayores ciudades. El discurso religioso como opositor y mesiánico en la narrativa de la “tierra sin mal”. De la fascinación con el culto espurio y comercial en el Augusto Roa Bastos marginal de Borrador de un informe” (en Moriencia, 1969) a la novela eclesiástico- política El rector (1990) de Guido Rodríguez Alcalá.

Unidad  VI:  Fronteras y migraciones.

Fronteras entre lenguas: La literatura, escrita y “oral” brasiguaya en “portuñol salvagem” del narrador, poeta, artista y performer Douglas Diegues en el norte lindante con el Matto Grosso. La novela de la marihuana, límites y renovaciones, tráficos y descubrimientos:   Fronteras literales / fronteras entre géneros: poesía y narración en lupa (2009), “novela-en-verso” de Lía Colombino. La literatura de la proliferación perversa polimorfa de las identidades reversibles, fluidas y hostiles en el escenario de colonización y descolonización en la Triple Frontera: novelas, cuentos y ensayos narrativos de Damián Antonio Cabrera. Una literatura de la migración a Argentina, destino mayor, en identidades étnicas, culturales, nacionales, lingüísticas, onomásticas distorsionadas, permutadas y confrontadas en ámbito boliguayo y villero: El frasquito (1973, hay reediciones aumentadas desde la década hay reediciones aumentadas desde la década de 1980) de Luis Gusmán, Bolivia Construcciones (2006) y Grandeza Boliviana (2010) de Bruno Morales y las narraciones en diversos formatos de Washington Cucurto. El exotismo del Paraguay mágico en El mal menor (1997) de C. E. Feiling. 


4.-
Unidad I.-
Bibliografía obligatoria .
- Gabriel Casaccia, La babosa. Buenos Aires: Losada, 1952. Hay reediciones argentinas y paraguayas.
- Osvaldo González Real, El Mesías que no fue y Otra vez Adán. Asunción: Servi Libro, 2010.
- Nicolás Granado, Que un robot haga origami con mi piel. Asunción: Ediciones de La Ura, 20
- Guido Rodríguez Alcalá, Caballero. Asunción: Servi Libro, 1986 (existe edición argentina, por Sudamericana).

               Bibliografía complementaria

- Gabriel Casaccia, La llaga. Buenos Aires: Kraft, 1963. Hay reediciones argentinas y paraguayas
- Hermes Giménez Espinosa, Asunción bajo toque de siesta. Asunción: El Lector, 2007Guido Rodríguez Alcalá, Caballero Rey. Asunción: RP Ediciones, 1989
- Raquel Saguier, La niña que perdí en el circo. Asunción: Servi Libro, 2009.



Unidad II-
Bibliografía obligatoria .
-Maribel Barreto, Código Arapónga. Asunción: Servi Libro, 2005 (2ª. Ed. 2007).
Bibliografía complementaria
- Esteban Cabañas, De lo dulce y lo turbio. Asunción: Sudamericana, 1998.
- Esteban Cabañas, El dedo trémulo. Asunción: Arandurã, 2002
- Andrés Colmán Gutiérrez, El último vuelo del pájaro campana. Asunción: El Lector, 1995

Unidad III.-
Bibliografía obligatoria
-Nicolás G. Recoaro et al., Los chongos de Roa Bastos: Narrativa contemporánea del Paraguay (Buenos Aires: Santiago Arcos, 2011)
-Domingo Aguilera, El Rubio. Asunción: Servi Libro, 2004
-Mónica Bustos, Chico Bizarro y las moscas. Asunción: Alfaguara, 2010.
-José Pérez Reyes, Clonsonante. Asunción: Arandurá, 2007.
-Javier Viveros, Urbano, demasiado urbano. Asunción: Arandurá, 2009.

                   Bibliografía complementaria

- Mónica Bustos, León Muerto. Asunción: Ko’eyu, 2004.
- Joaquín Morales, Historia(s) de Babel. Asunción: RP Ediciones, 1992.

                   Unidad IV

                   Bibliografía obligatoria .

- Selección de textos, narraciones, intervenciones, manifiestos, poemas narrativos de Cristino Bogado y Edgar Pou.

                   Bibliografía complementaria

-Juan Manuel Marcos, El invierno de Gunter. Asunción: Criterio Ediciones, 2ª edición, 2009.

                    

                   Unidad V

Bibliografía obligatoria .
-Augusto Roa Bastos, Moriencia. Caracas: Monte Ávila, 1969.
-Guido Rodríguez Alcalá, El rector. Asunción: RP Ediciones, 1990.

                    

                   UnidadVI

                   Bibliografía obligatoria

-Lía Colombino, (lupa). Asunción: Ediciones de la Ura, 2009.
-Washington Cucurto, La máquina de hacer paraguayitos. Buenos Aires.
-Bruno Morales, Grandeza Boliviana. Buenos Aires: Eterna Cadencia, 2010.
-Luis Gusmán, El frasquito. Buenos Aires: Legasa, 1984




5 .- Bibliografía complementaria general


-          Teresa Méndez-Faith, Diccionario de la literatura paraguaya (Asunción: Servilibro, 1996; hay otras ediciones)
-           José Vicente Peiró, La narrativa paraguaya actual (Asunción: Uninorte, 2006).
-          Rubén Bareiro Saguier, Literatura guaraní del Paraguay (Asunción: Servilibro, 2004).
-          Nicolás G. Recoaro et al., Los chongos de Roa Bastos: Narrativa contemporánea del Paraguay (Buenos Aires: Santiago Arcos, 2011)
-          Mar Langa Pizarro, Dos orillas y un encuentro: La literatura paraguaya actual (Alicante: Publicaciones de la Universidad de Alicante, 2005)
-          Hugo Rodríguez Alcalá y Dirma Pardo Carrugati, Historia de la literatura paraguaya (Asunción: Servilibro,2004)
-          Guido Rodríguez Alcalá y María Elena Villagra, Narrativa paraguaya (1980-1990) (Asunción: Don Bosco, 1992)
-          Susan Smith Nash “Prólogo” a First Light: An Anthology of Paraguayan Women Writers (Norman, Ok: The University of Oklahoma / Centro Cultural Paraguayo Americano / The Arkansas Review / Texture Press, c. 2000)
-          Ignacio Telesca, Historia del Paraguay (Asunción: Taurus, 2010)
-    Sobre literatura paraguaya en general, el Portal Paraguay de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes (www.cervantesvirtual.com) incluye completas obras de un centenar de autores.
-    En www.portalguarani.com y en letrasparaguayas.blogspot.com hay información actualizada sobre novedades bibliográficas. Para los textos en guaraní, el sitio de Wolf Lustig (www.staff.uni-mainz.de/lustig/guarani) es el más actualizado.
-    AAVV Asunción t’ mata (Asunción: Felicita Cartonera, 2009) y Lluvia negra (Asunción: Yiyi Jambo, 2009).
 -    El número en prensa de la revista Def-Ghi, publicada en la Universidad de Santa Fe (Argentina), contiene un importante dossier “Religión y secularización en el Paraguay”, centrado en sus implicancias para la cultura y la literatura. 


6.-  Carga horaria

Cuatro horas semanales.

7. - Actividades planificadas
-    Presentación y análisis de los contenidos del programa presentado por parte del docente
-          Exposiciones personales y alternadas por parte de los alumnos.
-          Informes escritos quincenales que sinteticen las líneas de lecturas, análisis y debates que se susciten en el desarrollo del seminario.
-          A fin de lograr las actividades señaladas con al menos una semana de anticipación se entregará la bibliografía correspondiente y líneas de análisis sobre el material.

8. Condiciones de regularidad y régimen de promoción

El seminario se dictará en no menos de 4 (cuatro) horas semanales y los alumnos deberán  asistir al 80 % de las reuniones y prácticas que se establezcan en el régimen cuatrimestral.

El profesor evaluará la participación de los alumnos con una nota. Esta nota será el resultante de la evaluación que el profesor realice sobre las presentaciones de informes parciales, exposiciones orales individuales o grupales, lecturas, síntesis e informes bibliográficos, etc. Si ésta fuera inferior a cuatro puntos, significará un aplazo en el Seminario. Separadamente, calificará el trabajo monográfico. Si éste fuera rechazado, los interesados tendrán opción en este caso y por única vez a presentarlo nuevamente antes de la finalización del plazo fijado en el apartado IV (esto es, dentro de los dos años posteriores a la finalización el seminario). La calificación final resultará del promedio de ambas notas.




Susana Santos. Prof. Adjunta
    
.

miércoles, octubre 26, 2011

The Manchurian Candidate, guardada 2 décadas x el affair Kennedy, hoy es una master piece del cine pavloviano del siglo xx


Deux thrillers à l'affiche : Frankenheimer et Polanski

Le Thriller a fait récemment un surprenant come-back ¬bien dans son genre-, culminant dans la sortie de deux films :  The Manchurian Candidate, de John Frankenheimer, redistribué par Orion vingt-cinq ans apres sa première sortie, et Frantic de Roman Polanski ; les deux marchent bien. La vraie surprise, c'est le Frankenheimer. Échec en 1962, attaqué par des critiques comme  Bosley Crowther, Arthur Knight et Stanley Kaufman pour « irresponsabilité » politique, il fut retiré de la circulation a cause d'une bagarre entre son producteur, Frank Sinatra, et les Artistes Associés. Lors de sa reprise, ce tres étrange film en noir et blanc, qui mélange les conventions du genre avec leur parodie baroque, a captivé le public et la critique, et semble encore plus moderne que lorsque, teenager nourri de littérature de l'absurde (le film est tiré d'un roman de Richard Condon), mais ignorant en cinéma, je l'ai vu pour la premiére fois. Apres des années d’invisibilité, il a plutôt gagné en intérêt, non seulement a cause de sa prophétie de l'assassinat de John Kennedy, qui a pu contribuer a la réticence de Sinatra (ami de Kennedy, qui l'avait encouragé a faire le film) par rapport a la diffusion du film, mais à cause de ce que nous pouvons y lire de l'influence souterraine qu'il a exercée sur des films aussi divers que Orange Mécanique, Voyage au bout de l'Enfer, et A Shot in The Dark (le spectaculaire combat de karaté entre Sinatra et un valet de chambre oriental sinistre).
J'espere qu'une reprise française donnera bientot aux Cahiers l'occasion de discuter en détail un chef-d'oeuvre que la revue a négligé en 1962, préférant le classicisme de films tels que L'Homme qui tua Liberty Valance - bien que rétrospectitivement le film de Ford et celui de Frankenheimer semblent bien appartenir au même moment cinématographique : celui du démantelement critique des conventions de genre dans des films ou ces conventions continuent à fonctionner et à donner du plaisir. Car paradoxalement, le retour de The Manchurian Candidate, film qui fait exploser le genre thriller, participe de la vogue pour les thrillers que a fait de Jagged Edge et de Fatal Attraction des « hits ».

C'est I'histoire d'un héros de la Guerre de Corée (joué par le regretté Laurence Harvey), programmé par ses ravisseurs communistes pour commettre des assassinats politiques, et renvoyé en Amerique pour accomplir une mission importante. Inspiré des mythologies du lavage de cerveau issues de la Guerre de Corée, mais aussi de la démystification gauchiste de la tecnologie insidieuse de la publicite americaine, The Manchurian Candidate fait de son héros programmé une métaphore du spectacteur d'un film hollywoodien (je dois cette perceptIon á I'indispensable Jonathan Rosenbaum), ou plus spédfiquement, d'un thriller. A peine quatre ans plus tôt, Hitchcock expliquait a Truffaut dans leur fameux libre les mécanismes par lesquels il avait réussi a manipuler le public au cours d'une carriere consacrée a inventer des variations sur ce genre. Par extension, les efforts de son copain de l’armée (joué par Sinatra) pour dé-programmer Harvey, representem a stratégie du cinéaste pour libérer le public, mais tandis que des procédés littéraires comme l'absurde (la scène où Harvey rencontre accidentellement la reine de carreau, carte utilisée par ses maîtres pour le contrôler, e exécute la « commande » d'un garçon de cafe qui s'adressait à un client), et l'hyperbole (l'aparition de sa petite amie costumée en reine de carreau gigantesque) jouent leur rôle dans cette stratégie, tout aboutit finalement au stratageme de la carte forcée. Essayant de dé-programmer Harvey avant qu'il puisse accomplir sa mission, Sinatra utilise un jeu de cinquante-deux reines de carreau, et son ordre à Harvey de «débrancher les circuits» implantés en lui par son conditionnement, participe d'un paradoxe évident. Sinatra utilise le conditionnement pour conter un conditionnement, comme Frankenheimer, qui s'appuie sur une compréhension sophistiquée  du suspense et des techniques de choc (glanée au cours d'une dizaine d'années de réalisation de dramatiques télé), afin de déranger les réponses habituelles du spectateur aux conventios du thriller (surtout les réponses qui ont une signification politique), et termine ensuite avec une citation étonnemment  efficace de la séquance de l' Albert Hall de L’Homme qui en savait trop.
Ce grañd_film d'Hitchcock est également a I'arriére-plan de Frantic, mais Polanski, dont l'intéret pour les codes des genres  et les mécanismes de la perception est bien connu, est plus proche des psychologues de la Gestalt (comme I'était Hitchcock  lui-même) que des théories pavloviennes évoquées par Frankenheimer. Dans son autobiographie de 1984, «Roman»,  Polanski dit que le livre de R.L. Gregory, « Eye and Brain » :  The Psychology of Seeing (L'reil et le cerveau : la psychologie de la vue »)*, qui critique mais aussi étend l'usage des théories de la Gestalt, l'a fortement influencé á I'époque où il faisait Rosemary's Baby. «Gregory soutient entre autre que nos perceptions sont façonnées par la somme de nos expériences visuelles. Nous avons l'impression de voir beaucoup plus de choses que nous n'en voyons effectivement, parce que nombre d'impressions visuelles passées sont emmagasinées dans notre cerveau. Cela explique en partie sans doute ce qui se produisit quand le film fut projeté en public. Un grand nombre de gens sortaient de la salle persuadés d'avoir vu le bébé, ses sabots fendus et tout et tout. Enfait, tout ce qu'ils avaient vu, et pendant une fraction de seconde, était une image subliminale surimposée des yeux de chat qui foudroient Rosemary pendant son cauchemar au début du film. » («Roman », Ed. Robert Laffont).



 Bill Krohn  (Traduit de I'américain par Dominique Villain) 

















Dos películas de suspenso que muestra: Frankenheimer y Polanski

El Thriller recientemente hizo una reaparición sorprendente ¬ bien su clase, que culminó con el lanzamiento de dos películas: The Manchurian Candidate, John Frankenheimer, distribuido por Orion veinticinco años después de su primer lanzamiento, y Frenético, de Roman Polanski 
y funcionan bien. La verdadera sorpresa es la Frankenheimer. El fracaso en 1962, atacado por los críticos como Bosley Crowther, Arthur Knight y Stanley Kaufman de "irresponsable" la política, que fue retirado de la circulación a causa de una pelea entre su productor, Frank Sinatra, y United Artists. Durante su recuperación, esta película muy extraña en blanco y negro, que combina las convenciones del género con su parodia del barroco, ha cautivado a público y crítica, y parece más moderno que cuando, la literatura adolescente nutre del absurdo ( La película está basada en una novela de Richard Condon), pero ignorante del cine, vi por primera vez. Después de años de invisibilidad, que obtuvo un mayor interés, no sólo por su profecía del asesinato de John Kennedy, que pueden haber contribuido a la renuencia de Sinatra (amigo de Kennedy, quien le había animado a hacer la película) con respecto a la distribución de la película, sino por lo que podemos leer de la influencia que ejerció en las películas underground tan diversos como La naranja mecánica, Viaje al fin del infierno, y un Disparo en la oscuridad (la espectacular batalla entre el karate y Sinatra reclamo valet oriental).
Espero que pronto volverá a la francesa Cahiers la oportunidad de discutir en detalle una obra maestra que la revista no en 1962, prefiriendo las películas clásicas como El hombre que mató a Liberty Valance - aunque 
la película de Frankenheimer rétrospectitivement y Ford parece estar en el mismo momento cinematográfico: el desmantelamiento de la crítica de las convenciones del género en las películas de dichos acuerdos o de operación, y para dar placer. Pues paradójicamente, el regreso de El mensajero del miedo, una película que explota el thriller de género, parte de la moda de los thrillers que se Jagged Edge y Fatal Attraction "hits".

Que l'histoire de un héroe de la Guerra de Corea ((interpretado por el difunto Laurence Harvey), programado por sus captores comunistas para cometer asesinatos políticos, y regresó a Estados Unidos para cumplir una misión importante. Inspirado en las mitologías de lavado de cerebro de la Guerra de Corea, sino también para desmitificar la izquierda de América Tecnologie publicidad insidiosa, El mensajero del miedo hace que su héroe en una metáfora para el espectador programado de una película de Hollywood (se lo debo percepción I'indispensable Jonathan Rosenbaum), o más spédfiquement, un thriller. Apenas cuatro años antes, Hitchcock explicó a Truffaut en su famoso liberar a los mecanismos por los cuales se las había arreglado para manipular al público durante una carrera dedicada a las variaciones de la invención de este género. Por extensión, los esfuerzos de su ejército amigo (interpretado por Sinatra) para de-programar Harvey, director representem una estrategia para liberar al público, pero al mismo tiempo los recursos literarios, como el absurdo (la escena en la que Harvey se reúne accidentalmente Reina de Diamantes utilizados por sus maestros de control, e ejecuta el "comando" de un camarero que hablaba con un cliente) y la  hipérbole (la aparition su novia vestido de la Reina mosaico gigante) juegan su papel en esta estrategia, pero al final los resultados en el esquema obligó a la tarjeta. Tratando de Harvey-programados antes de que pueda cumplir su misión, Sinatra utiliza un conjunto de cincuenta y dos reinas de los diamantes, y su orden en el Harvey de "circuitos de desconexión" implantado en él por su presentación, parte de una paradoja obvia. Sinatra utiliza envases para contar acondicionado, como Frankenheimer, sobre la base de una comprensión sofisticada de suspenso y las técnicas de choque (recogida durante una década para lograr TV dramático) para alterar las respuestas normal a la película de suspenso de las Convenciones espectador (sobre todo las respuestas que tienen un significado político), y luego termina con una cita séquance sorprendentemente efectivo el Royal Albert Hall en El hombre que sabía demasiado.
Este Hitchcock grañd_film es también un plan de I'arriére-frenética, pero Polanski, cuyo interés en los códigos del género y los mecanismos de percepción es bien sabido, Este Hitchcock grañd_film es también un plan de I'arriére-frenética, pero Polanski, cuyo interés en los códigos del género y los mecanismos de percepción es bien sabido, se acerca más a los psicólogos de la Gestalt (como yo " Hitchcock era él mismo) que las teorías de Pavlov mencionado por Frankenheimer. En su autobiografía de 1984, "Roman", dijo Polanski que el libro de RL Gregory, "los ojos y el cerebro": La psicología de ver (de lo programado, y el cerebro: la psicología de la vista "), * sino que también critica se extiende el uso de la teoría de la Gestalt, fue fuertemente influenciado I'époque donde fue La semilla del diablo. "Gregorio afirma, entre otras cosas, que nuestras percepciones están determinadas por la suma de nuestras experiencias visuales. Nos parece ver mucho más de lo que realmente vemos, porque muchas impresiones visuales pasado se almacenan en nuestro cerebro. Esto probablemente explica en parte lo que sucedió cuando la película fue mostrada en público. Mucha gente salió de la sala convencidos de que vieron al bebé, sus pezuñas y todo eso. De hecho, todo lo que habían visto, y por una fracción de segundo una imagen subliminal superpuestas ojos de gato que Rosemary devastar  en su pesadilla en el principio de la película. "(" Roman ", Ed. Robert Laffont).
 

martes, octubre 25, 2011

domingo, octubre 16, 2011

Los chongos de Roa Bastos en Villa Ocampo: 5 noviembre, 4 pm



Chongos terminan dentro de V. Ocampo





También tenemos fecha de
 presentación de



LOS CHONGOS DE ROA BASTOS



 en VILLA OCAMPO 



en 05/11/2011,



 sábado a las



16.00 hs.




http://www.villaocampo.org/cas/primavera/agenda.html



Como notarán estamos a full. 



Creo que llegó para un caTetering 



el día de la presentación, 



invitar al cónsul, al gobernador, virrey y





 la corte del Paraguay,Arnado André



 y cuanto amigo se quiera acercar :



 es motivo de alegría y difusión.



Organicémonos para romperla 





el 5 de noviembre: 



llevemos la bandera paraguaya y hundamos 







nuestros pies descalzos en la gramilla de la 









finca de la divina victoria.







Salut!





mkl


http://www.abc.com.py/nota/arnaldo-andre-ya-ostenta-el-titulo-de-embajador-turistico/