kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

lunes, agosto 29, 2011

El sastre inmortal (cuento antiguo inserto en ARACELI)


Según un antiguo cuento, escondido en un bosque, hay un sastre inmortal que de día duerme encaramado en un árbol como los búhos, y de noche se pasea por los cuartos de algunos mortales elegidos por él, a los que les cose, durante el sueño, una camisa invisible, tejida con los hilos de su destino. A partir de esa noche, cada uno de los elegidos -sin saberlo- irá por ahí cosido vivo dentro de su propia camisa, y a partir. de entonces no podrá cambiársela ni quitársela de encima, tal como si  fuera su misma piel. Es más, ignorante para siempre del azar que le tocó -pues inmerso en el sueño no se dio cuenta de nada-, cada cual, de~. de la mañana siguiente seguiría luchando por su existencia como solía hacer, sin explicarse el porqué de ciertos sarpullidos, picores o molestias futuras de sus ignaros clientes, ríe a cada puntada que da.
El cuento no dice si el sastre al elegir sus clientes sigue un criterio personal o una regla establecida o bien se confía a la ventura o al capricho. Pero al final alude a la existencia de un cuerpo mortal milagroso, dotado de facultades excéntricas; por ejemplo, la de cambiar de piel como las serpientes, o la de escurrirse imprevisible mente de la propia camisa como un haba de su vaina, o incluso hacer que la camisa se es-fume, sin siquiera darse cuenta, con la acción natural de respirar. Pero son casos rarísimos. Y ese sastre inmortal, después de haberlos identificado, toma nota de ellos cuidadosamente, distinguiéndolos con particulares contraseñas de la normalidad general. En su "Lista Universal" de los cuerpos, sus nombres (ilustrados con las correspondientes posturas en los espacios nocturnos) van precedidos por la letra P (que puede significar "Paradoja" o "Privilegio") y seguidos de las siglas NSCF, que algunos descifran como "No sometidos a casacas de forzado" (o bien a "Camisas de fuerza").
Pero el sastre inmortal, dominado por una idea fija, no se conforma fácilmente con semejantes anomalías e insiste en encamisar de  nuevo los mismos cuerpos milagrosos ya vanamente encamisados con anterioridad aspirando a un éxito bastante improbable; pero parece que nunca haya tenido esa satisfacción. De modo regular y sin excepción alguna, aquellos cuerpos NSCF se van despojando de sus nuevas camisas, como si fueran enfermedades pasajeras, estacionales.
Como toda antigua fábula, tal vez también esta comunica algo de cierto. Y en ese caso a mí me comunica que yo, seguro, no soy un cuerpo milagroso. Si tuviera una senda adecuada podría volver a pescar en el fondo de mi pasado la fecha lejana de aquella noche en que me visitó el sastre inmortal. Desde entonces, entre las suertes indelebles de mi trama futura, ya cosidas dentro de mi carne, la primera decía:


Tú nunca serás
un objeto de amor
nunca para nadie nunca
 jamás tú serás un objeto de amor

martes, agosto 23, 2011

Sobre "El delirio de Turing" de Paz Soldán

Sobre El delirio de Turing de Paz Soldán

1. El número cabalístico del libro es el 2. Dos movimientos se perciben en él, hacia el pasado, los años 70, la dictadura, la pre-modernidad boliviana, el enfangamiento perpetuo y resignado del tercer mundo, y otro, hacia el 2002, donde campea el posmodernismo telemático y cibernético, la democracia neoliberalizante, el primer mundo aún como modelo válido para seguir.

2. Dos son los antihéroes del libro, encarnando las figuras del amo y el esclavo, subyugados en una relación sadomaso, un par que se reitera en otros con infinitesimales cambios: Albert y Turing. Albert elabora un delirio para Turing que éste pone en práctica al pie de la letra con tal de satisfacer cual sabueso obsecuente y devoto a su amo-dios. Pero Turing muere reconociendo su culpa mientras que Albert, como ejemplar del fanatismo, piensa que es inmortal, por ende, inocente, aún en su bisbiseo agonizante.

3. El amo medio nazi medio ex hombre de la CIA, contratado x la dictadura setentista de Montenegro: Albert, y su esclavo, discípulo-efebo violable a piacere: Turing…

4. La relación primer mundo y tercer mundo se reitera con el yanqui-boliviano Ramírez-Graham asumiendo el puesto de Albert, durante la era del Montenegro democrático.

5. Báez y Kandinsky son el par opuesto a Turing-Albert….la relación osmótica es unilateral aquí, Báez quiere succionar la identidad del adolescente, entrar en la historia robando su personalidad, mitologizándola con su sacrificio, y los dos son tercermundistas…

6. El juez Cardona, que ya no cree en el apotegma fundamental de la legalidad acuñada por Píndaro: la fuerza de la ley. Y en cambio adopta la vendetta como forma de justicia. Hay un dramatismo en su gesto redentor de la inocencia de su amor por la prima-hermana y muy cercana del final hiperbólico y trucho de Báez.

7. Kandinsky puede ser un héroe porque tiene la capacidad de distinguir realidades o delirios, saltar de una esfera a otra, y quedar indemne, apenas lesionado superficialmente en las manos. No baja la cabeza ante del delirio abrumador del primer mundo como Turing o el mundo virtual infanto-juvenil de la high-tech de Flavia, la hija hacker de éste…

8. Paz Soldán es medio delirante como Turing y no está atravesado de una ebriedad lúcida como Kandinsky pues su historia es en todo momento muy solemne, se mueve ultra concentrada en sus trucos de suspenso y atenta a la dosificación de la intriga, jamás recurre al humor que podría resultar un buen antídoto contra los delirios que obnubilan ciertas vidas: sangrientamente como en el caso de Báez, ahogándola en su encierro adorador como en el de Turing.

9. Llama delirio a la mentira, entonces si todo es delirio, todo es mentira, tanto las muertes de la dictadura, como los esplendores democrático-tecnológicos del Primer mundo, pero no va tan lejos en esto el autor, no llega sobrecodificar o cabalizar in extremis fuera de la cerrada estructura de la novela.

10. No es una novela ucrónica, ni futurista ni contra-utópica ni ciberpunk. Quiere ser, al parecer, una reflexión política, social, de la Bolivia de las últimas 3 décadas (1970-2002), en la línea de los libros de los 80 de Vargas Llosa (pienso en Historia de Mayta y La guerra del fin del mundo) sin la mala leche y la despiadada sátira de mala fe contra las supuestas supersticiones y taras eternas que neutralizan al tercer mundo para salir de su agujero de invalidez metafísica o económica.

11. Usa de un estilo internacional, por ende, canchero y americanizado, suelto y virtuoso en el delineado de la narración, un poco sobrecargado con la hojarasca -de verosimilitud- del mundo del criptoanálisis y demás yerbas del espionaje político, a veces insinuando áreas empáticas a la semiótica y la hermenéutica, otras apenas novelizando una historia de genios descifradores de mensajes. A veces hay incoherencias patentes: Río Fugitivo arde con las manifestaciones antiprivatistas de toda laya, con los embotellamientos y apagones pero los celulares y ciber-cafés ni siquiera parpadean…!? El lenguaje es poco boliviano, la música más bien yanquee o europea, para intensificar el aura techno del libro suponemos, pero en líneas generales planea un mirada distanciada y poco simpática sobre la realidad boliviana, sin olvidar un coqueteo anarka al centrar el libro en el atoramiento que significó el neoliberalismo en Sudamérica.

Resumiendo: Paz Soldán es un Vargas Llosa no neoliberal, o un liberal desencantado.

domingo, agosto 21, 2011

Brautigan y Percival Everett en Blackie Books







Decadencias
Richard Brautigan, subversión y trucha
Tiene muchos seguidores en el mundo, como la gente especial o las estrellas singulares. Para algunos (como el japonés Haruki Murakami) Brautigan es –él solo- un modo y un estilo de literatura. Aquí ya lo sacó, hace años, Anagrama con “Un detective en Babilonia” pero faltaba su obra central, una de las primeras, pero la que más éxito le dio a este ser excéntrico, divertido y desesperado, medio “hippie” y medio “beat”, que fue el norteamericano Richard Brautigan (1935-1984) con su peculiar, rara y pasmosa novela –que casi no parece una novela- “La pesca de la trucha en América” que acaba de sacar Blackie Books de Barcelona, para una casa editora un nombre no escasamente contracultural… Con una infancia infeliz y un paso temprano por un manicomio (al que mandaron al muchacho por tirar piedras a una comisaría) el destino marginal de Brautigan quedaría marcado por su lucha contra el fracaso y la realización en prosa o en poesía de una literatura muy particular, algo surrealista, bastante satírica y muy antinormativa con un pasmo irónico… Escrita en 1961 pero publicada en 1967, “La pesca de la trucha en América” vendió en pocos años millones de ejemplares, pero tras el éxito (en los años de la contracultura, con Ginsberg o Dylan, pero también cerca de Mark Twain y en parte del futuro Carver) Brautigan, que lo gozó con alcohol y mujeres, se dejó caer por la pendiente –alcoholismo, dos divorcios- y llegó al olvido y al suicidio un día del verano de 1984, cuando lo hallaron en una habitación en la que ya llevaba una semana muerto. Luego los fans lo recuperaron, crecieron y estalló el culto. Claro, “La pesca de la trucha en América”, aunque habla de truchas y de vagabundos que atraviesan pozas y arroyos de aguas salvajes, no es el manual del pescador perfecto, sino el nombre propio de un aficionado a la pesca y a la vida nómada que se llama a sí mismo La pesca de la trucha en América. Como a un colega de mundo raro y que va en silla de ruedas le llama La minipesca de la trucha en América. ¿Estamos ante una novela fragmentaria de crítica social, de pequeños guiños malignos contra el sistema, como las apariciones del célebre gánster John Dillinger? ¿O estamos ante los intentos de una narrativa nueva, por parte de un bebedor de oporto, que quizá le da también al LSD, sin dejar de admirar a Hemingway, cuyo suicidio también se reporta en el libro? ¿Qué es esta serie de vagabundeos, mofas, encuentros y desencuentros en la América profunda? ¿Un Burroughs más divertido, menos trágico, pero acaso no menos terrible o siniestro? En pocos libros como en este (con capítulos trabados y destrabados) debe el lector buscar el nombre del género, si le interesa. Porque la sorna, la deseperación, el amor, la protesta y la marginalidad asumida, todo eso se lo da (y bien) Brautigan, aparentando que es un señor al que le gusta pescar truchas en los ríos perdidos, y tanto que a sí propio -y a su sombra ocasional- los bautiza como La pesca de la trucha en América. Bien que cualquiera que conozca la época reconocerá el tufillo “beat” de Ferlinghetti y su librería, el San Francisco del gran cambio de los 60, y los afanes por cambiar la vida de “los hijos de las flores”, ello sí, con sorna, con autoironía, con parodia, y con mucha crítica camuflada en juegos y disparates. Una novedad genuina.

Decadencias, El Mundo. Abril de 2010


WADI 1981-1991/WADI GRAND CANYON 2001

miércoles, agosto 17, 2011

trampa de luz. matías capelli


Inauguración de LO QUE SE VA a la OCTAVA BIENAL



Miércoles 17 agosto, inauguración en PA 19:30 horas de Lo que se va, muestra colectiva de: Kaffi Wak, Claudia Casarino, Cristino Bogado, Daiana Stanley, Daniel Milessi, Edgar Pou, Enrique Espínola, Gabriela Zuccolillo
Hugo Cataldo, Javier Rodríguez Alcalá, Javier Valdez, Javier y Erika,
Juanchi Franco, Laura Mandelik, Luvier Casali, Marcelo Medina, Oz Montania, Sara Leoz, Ramiro Gómez, Sebastian Boesmi, Tony Roberto y Vidalistico. Ensayos de Geopoéticas
ADEMAS música de Jose Villamayor guitarra, Sariah Blanco cello.
Toda la noche con Betania Estrago djpendrive free pass
Bettina Brizuela F:595981555613 Skype: brizuelabettinahttp://www.flickr.com/photos/larissa_jimenez/ http://plantaaltagaleria.blogspot.com/ http://www.facebook.com/plantaaltagaleria

martes, agosto 16, 2011

Los palacios de la vida

Los palacios de la vida
A los azúcares y apepus de la infancia
Hace mucho mucho tiempo allí en la noche de las edades existía un país llamado Poroukuaa, habitado de dos clases de seres, férreamente cortado en dos mitades contrapuestas pero interdependientes uno del otro como lo están el ying y el yang, con una jerarquía que incluía a los dominadores, llamados vulgarmente padres, y a los dominados llamados niños o irónicos. Entre estos estaba uno que sobresalía por sus reflejos estroboscópicos pero opacados por una bilis atrabiliaria y congénita, el más ironista de los irónicos, el más niño de los niños, pues la afrenta de su madre vengativa y nostálgica lo había marcado de por vida con la estrella amarilla de un nombre de mujer: Kristal (Venganza de la madre contra los genes de su familia, donde predominaba absurdamente los xx y escaseaban los xy, mandaban los ++ y ni tenían voz menos votos los +-).
Kristal vislumbró la estructura subyacente de su país al topetar cada mañana con la realidad de ser un hombrecito con nombre de mujer. Vio que las apariencias ocultaban formas de vida más complejas e infinitesimales bajo su velo homogenizante y su red esclavizante. Esa estructura dictaba y rezaba que los hombres-niños maduraban al asumir su látigo dominatrix y las niñas-mujeres se resignaban de por vida a su bombachita de la verdad sojuzgante, bombachita-juvy. Pero el terso excluso del hombrecito con nombre de mujer era la forma viviente de la ironía dentro de ese mundo dicotómico de Poroukuua…
Kristal amaba a la niña de los apepus, cada vez que podía huía a su reino aromático y dulzón para soñar con la república de los tajys en flor, su sueño mayor y más ensalivado. Mientras tanto se materializara manoseaba su hilo de Ariadna, su tótem de carne y belleza: Luz.
Un domingo de futbol y misa aprovechando la duermevela de los dominadores que proporcionaban los veranos de la cerveza estatal Kristal se refugió en la casa de Luz, sobrevivió a su dilatación degradante bajo un resplandor inocente y voltaico. Su juego favorito era merendar cubos, terrones, tazas, bocanadas de azúcar bajo la mesa del comedor. Allí, guarecido de la luz ideológica obnubilante Kristal se encendía de Luz feliz y travieso paladeando azúcar soterrado en la lengua de la niña. Ella llenaba su boca de azúcar blanca y los entregaba a Kristal en largos y sofocantes besos que conjuraron ese domingo simulando una infinitud que no le pertenecía y sí adelantaba las de la república de sus sueños.
Los latigadores legales de Kristal peinaron y husmearon la región ese domingo y no dieron con el muchacho y lo consideraron prófugo. Es que la madre de Luz no conjeturó que su hija guareciera bajo su mesa de azúcar a ningún huésped con ínfulas de cortesano. Era el principio de una serie de fugas reales que iniciaba así su biografía con una fuga imaginaria, metafórica, malinterpretada.
Cuando volvió de la felicidad a la noche de la casa familiar, sus amos descolgaron la panoplia de cables, arreadores, cintos, etc. y pirograbaron sobre la piel del mita’í akähatä y distraído mensajes y ukases amoratados válidos de por vida.
El cuerpo ilustrado de Kristal se quebró de rizomas lacrimales sobre sus ojos hasta entonces aun obnubilados de vida falaz y vio, con la Luz de los azúcares amargos, disolviéndose en la fata morgana de sus dolores, los palacios de su vida de niño feliz floreciendo como república de tajypotys. Pero vio también a la antaño Luz de los apepus aromáticos casada temprano lanzando niños a su alrededor para formar un corá contra los embates de la alegría y, se vio incrédulo, a sí mismo en un perpetuo y amargo paseo solitario de soltero cruzando las calles del recuerdo sin dejar de chupar la sabiduría better de su niñez. Y más en segundo plano cual escorzo napoleónico a Poroukuaa en una distribución catastrófica de ruinas de Altamira, arrugándose en un mohín de asco ante los disyecta membra de su error metafísico.
Dirty Bogardo

domingo, agosto 14, 2011

El ruido de las cosas al caer (JG Vásquez) o la inverosimilitud como sostén de la narrativa realista tradicional


El ruido de las cosas al caer (JG Vásquez) o  la inverosimilitud como sostén de  la narrativa realista tradicional





a.       Una novela que apela descaradamente a crear una trademark, pongamos, la novela de la droga, generación narco, etc., como antaño diera tantos buenos réditos  la  etiqueta dentro del boom, ese subgénero horroroso  y cínico, La novela de dictadores.
b.      Sin embargo, es falacia pura, la droga y el tema guau narco recién aparece pasando la mitad de la novela, si se tratar de una porno y el pene y la vagina parecieran ese tiempo tan tardío ya la sala hubiérase vaciado…
c.       Supongamos que una generación nacida dentro de la dictadura stronista o en Paraguay o pinochetista en chile, alguna secuela visible pirograbada en ella, en sus miembros, esquizofrenia, manía persecutoria, etc., en la de los hijos de la droga y los capos de los 7, liderados en Colombia x el natural de Envigado pablo escobar, sus hijos, Antonio Yammara, por ejemplo debería empezar su narración en tono de fantasy gótico, con la desesperación el aliento de un Edgar Allan Poe, muertos de miedo y pánico, paranoia e inseguridad, eso no aparece en la prosa, más bien redactada de manera pulcra y pulidita, académica, sin contaminación mayores de colombianismo o jerga de drogón, nada…sin agujeros esquizoides de caso clínico que haya influidos en los juegos borromeico-lingüísticos del capo de Lacan…
d.      Es pura moraleja para que el público se  sienta seguro ke lee  aun autor serio tocando un tema grave y de terribles consecuencias para la sociedad, pomposidad e impostura, que es realzada x la falta total de humor…
e.      Los personajes, Yammara, el narrador, las 3 mujeres, Aura, su yiyi, a quien se convierte de procedencia familiar libanesa para solidificar la idea del que vivió su infancia-juventud entre el  mundo ascendente de la violencia de la droga y los que no, Elaine, la yanquee de Peace Corps, madre de Maya, que comparte esa familiaridad muy específica de los años de Escobar con Yammara, más que este con su yiyi.
f.        El intento de mitificar  a una medianía como Ricardo Laverde, esposo de la yanquee Elena y ñembo casi socio del narrador muertos en una balacera callejera con balas sicarias, una simple mula que quiso ganar guita rápido y termina preso 20 años…
g.        Esta medianía es quien compra la hacienda Elena donde Yammara escucha el pedazo del puzle ke ignoraba de la historia de boca de la hija Maya, y con quien sin pudor alguna termina en la cama, como si la resonancia interna ke los imanta no fuera de dudoso origen: sensibilidad exacerbada supuestamente x un mundo de pánico, y de corrupción, esa  hacienda e s frutos de dinero sujo del padre mula...
h.      Lo mejor del libro es de una inverosimilitud inocultable (como lo intenta el autor colombiano en las últimas páginas con una patética explicación escamoteada torpemente de la panoplia de un prestidigitador de cuarta - mejor hubiera dejado a la deriva de una licencia poética fantasiosa- : la transcripción de lo que se oye en el casete ke contiene la copia de los audios de la caja negra del avión que capotó con Elaine viajando en ella en el trayecto de Miami a Bogotá…
i.         Se trata de una novela realista, se alimentada del documentalismo del nuevo periodismo, y tradicional en su narración…la prosa es llana directa y comunicativa más que expresiva. Se jacta de algunos trucos del suspense y el desplazamiento de datos –aunque el lector atediado las adivina y se sonríe pensando ke inventara para solventar su verosimilitud realista.
j.        El tema no es buscar la respuesta a porqué el narrador fue tiroteado al lado de un jugador enigmático de billar ni entender la Colombia embarcada por el negocio de las drogas hacia la violencia y el pánico. Sino son 250 páginas donde jamás el lector queda convencido del argumento inverosímil en donde se nos dice que una mula llega a comprar la copia de una caja negra y hacerla pasar todo el tiempo x sus páginas como un unicornio azul y que nadie diga esto es una bobería incoherente. 



Elaine rasgó el papel de regalo, vio un diseño de nueve marcos azules de esquinas cortadas, y en los marcos vio campanas, soles, gorros frigios, esbozos florales, lunas con cara de mujer y calaveras cruzadas con tibias y diablillos bailarines, y todo le pareció absurdo y gratuito, y el título, Cien años de soledad, exagerado y melodramático”.





lunes, agosto 08, 2011

LO QUE SE VA en 8ª Bienal del mercoSur, (O)Porto Alegre

Proyecto Continentes, 8ª Bienal del MERCOSUR, Porto Alegre/Santa Maria/Caxias do Sul Larissa Jiménez Planta Alta Galeria Bar y Residencia para artistas ha sido invitada a participar a la 8a Bienal de Mercosur, para trabajar conjuntamente con el Grupo Sala Dobradiça, espacio de Santa María, Rio Grande do Sul una de las ciudades que acoge las muestras y proyectos de la 8ª Bienal del MERCOSUR La participación de Larissa Jiménez Planta Alta, forma parte del c ...omponente denominado CONTINENTES y consiste en la invitación a tres espacios independientes de Rio Grande do Sul (en tres ciudades: Porto Alegre, Santa María y Caxias do Sul) a ser anfitriones durante la Bienal donde recibirán, cada uno de ellos, a dos espacios de América Latina por un lapso de tres semanas. Viajaran por Larissa Jimenez Planta Alta Laura Mandelik y Wolfgang Krauch. Quienes llevaran a cabo el proyecto planteado para esta 8ª edición de Bienal del MERCOSUR Idea curatorial Activar la escena artística de estas ciudades mediante la presencia de artistas que trabajen en esos sitios durante tres semanas, por un lado, y establecer un vínculo de colaboración entre los espacios huéspedes y los espacios invitados, por otro lado, de tal manera que la experiencia no sólo genere algo concreto durante ese tiempo de estancia, sino generar un compartir estrategias de trabajo y de operar desde los distintos contextos. Al respecto Caue Alves curador que visito el espacio, considero importante el papel que Larissa Jiménez Planta Alta desempeña dentro de la escena cultural de Asunción. Se ha elegido como anfitrión de LJPA al Grupo Sala Dobradiça, grupo de artistas que se reunen para realizar acciones puntuales en espacios diferentes de la ciudad de Santa María tienen actividades tanto de artes visuales, teatro y música como LJPA. Actividades propuestas LJPA ha propuesto a los curadores Paola Santoscoy, Dulphe y al Grupo Sala Dobradiça para "Continentes" lo siguiente: Exposición: Lo que se va Invitamos a 25 artistas (artistas plásticos, video-artistas, poetas) para producir una obra relacionada a los temas propuestos por la bienal: sobre la territorialidad a partir de las perspectivas geográfica, política y cultural, cartografía y frontera, el Mercosur como construcción geopolítica. Con las obras, realizar una muestra colectiva en LJPA, a partir de la cual será re contextualizada a través de la reproducción fotográfica dentro del Espaço Recombinante como contenedor de la muestra, ficcionando el espacio LJPA a escala 1:1, impreso en soporte empapelado en el Espaço Recombinante en Santa. María. Así tanto el publico de Asunción como el anfitrión serán participes de la muestra. Podriamos decir que en simultaneo. Lo que se va será inaugurada el proximo 17 de agosto de 2011 en Larissa Jiménez PA, y permanecerá abierta en Asuncion del 17 de agosto al 29 de octubre de 2011 .La 8ª Bienal abre el 10 de septiembre y finaliza el 15 de noviembre del corriente. El Espaço Recombinante se ubicará en dos lugares de la ciudad de Santa María, en los espacios de la Secretaria de Cultura (Antigua estación del ferrocarril) y en la Plaza Central de la Ciudad de Santa Maria, Rio Grande do Sul. Los lugares han sido elegidos por la afluencia de personas. El motivo del empapelado además del reproducir el ambiente que planteamos en Asunción con sus exposiciones. Servirá de espacio simulado LJPA y el Grupo Sala Dobradiça para todas las actividades que se realizaran en Santa. María. Convivencia del Chimarrão y del Tereré, llevaremos un cargamento de yerba mate (Ílex paraguaiensis) de distintas marcas nacionales guampas y bombillas. Con el fin de realizar el encuentro de gestos comunes en la Region del Rio de la Plata que son la sorber la yerba mate sin descanso. Invitaremos a exponer / intervenir a artistas de Santa. María dentro del Espaço Recombinante, realizaremos eventos, como conciertos de músicos locales y visitas guiadas de escuelas para los que propondremos conjuntamente con el Grupo Sala Dobradiça una actividad (puzzle de mapa) Participan de la muestra LO QUE SE VA: Kaffi Wak Claudia Casarino Cristino Bogado Daiana Stanley Daniel Milessi Edgar Pou Enrique Espínola Gabriela Zuccolillo Grupo Sala Dobradiça Hugo Cataldo Ingrid Seall Iron Lobo Jr. Javier Rodríguez Alcalá Javier Valdez Javier y Erika Juanchi Franco Laura Mandelik Luvier Casali Marcelo Medina Oz Montania Sara Leoz Sebastian Boesmi Tony Roberto Vidalistico Pagina de la 8ª Bienal del MERCOSUR http://www.bienalmercosul.​art.br/ http://www.bienalmercosul.​art.br/blog/relatorio-de-v​iagem-paraguai/ Pagina del Grupo Sala Dobradiça http://saladobradica.blogs​pot.com/ Pagina de Larissa Jiménez Planta Alta http://www.flickr.com/phot​os/larissa_jimenez/ Paginas de los demas espacios que participan de esta residencia. Atelier Subterrânea (Porto Alegre, RS, Brasil) http://www.subterranea.art​.br/ Batiscafo (Havana/Cuba) http://www.batiscafo.org/ Proyecto Circo (Havana/Cuba http://www.proyectocircocu​ba.org/ y http://proyectocircocuba.b​logspot.com/ ceroinspiración (Quito/Ecuador) http://ceroinspiracion.org​/ KIOSKO galería (Santa Cruz de la Sierra/Bolívia http://www.kioskogaleria.c​om/ NAVI - Núcleo de Artes Visuais (Caxias do Sul, RS, Brasil) http://pt.wikipedia.org/wi​ki/N%C3%BAcleo_de_Artes_Vi​suais_de_Caxias_do_Sul