kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

lunes, agosto 29, 2011

El sastre inmortal (cuento antiguo inserto en ARACELI)


Según un antiguo cuento, escondido en un bosque, hay un sastre inmortal que de día duerme encaramado en un árbol como los búhos, y de noche se pasea por los cuartos de algunos mortales elegidos por él, a los que les cose, durante el sueño, una camisa invisible, tejida con los hilos de su destino. A partir de esa noche, cada uno de los elegidos -sin saberlo- irá por ahí cosido vivo dentro de su propia camisa, y a partir. de entonces no podrá cambiársela ni quitársela de encima, tal como si  fuera su misma piel. Es más, ignorante para siempre del azar que le tocó -pues inmerso en el sueño no se dio cuenta de nada-, cada cual, de~. de la mañana siguiente seguiría luchando por su existencia como solía hacer, sin explicarse el porqué de ciertos sarpullidos, picores o molestias futuras de sus ignaros clientes, ríe a cada puntada que da.
El cuento no dice si el sastre al elegir sus clientes sigue un criterio personal o una regla establecida o bien se confía a la ventura o al capricho. Pero al final alude a la existencia de un cuerpo mortal milagroso, dotado de facultades excéntricas; por ejemplo, la de cambiar de piel como las serpientes, o la de escurrirse imprevisible mente de la propia camisa como un haba de su vaina, o incluso hacer que la camisa se es-fume, sin siquiera darse cuenta, con la acción natural de respirar. Pero son casos rarísimos. Y ese sastre inmortal, después de haberlos identificado, toma nota de ellos cuidadosamente, distinguiéndolos con particulares contraseñas de la normalidad general. En su "Lista Universal" de los cuerpos, sus nombres (ilustrados con las correspondientes posturas en los espacios nocturnos) van precedidos por la letra P (que puede significar "Paradoja" o "Privilegio") y seguidos de las siglas NSCF, que algunos descifran como "No sometidos a casacas de forzado" (o bien a "Camisas de fuerza").
Pero el sastre inmortal, dominado por una idea fija, no se conforma fácilmente con semejantes anomalías e insiste en encamisar de  nuevo los mismos cuerpos milagrosos ya vanamente encamisados con anterioridad aspirando a un éxito bastante improbable; pero parece que nunca haya tenido esa satisfacción. De modo regular y sin excepción alguna, aquellos cuerpos NSCF se van despojando de sus nuevas camisas, como si fueran enfermedades pasajeras, estacionales.
Como toda antigua fábula, tal vez también esta comunica algo de cierto. Y en ese caso a mí me comunica que yo, seguro, no soy un cuerpo milagroso. Si tuviera una senda adecuada podría volver a pescar en el fondo de mi pasado la fecha lejana de aquella noche en que me visitó el sastre inmortal. Desde entonces, entre las suertes indelebles de mi trama futura, ya cosidas dentro de mi carne, la primera decía:


Tú nunca serás
un objeto de amor
nunca para nadie nunca
 jamás tú serás un objeto de amor

No hay comentarios.: