kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

martes, junio 14, 2011

una de las 40 biografías de PINDÓ KUÑAKARAI

Mitre-López-Dante

Y pensar ke el florentino plagió la idea a un árabe y se hizo adalid inmediatamente del cristianismo como después en la versión de Mitre éste llegaría a convertir el poema en infierno de tiranos. Dante metió boca abajo de cuatro con los brazos atados o no en total bola en poses humillantes patéticas y viles a todos sus enemigos políticos con su prodigio de invenzione infernal y la traición de la versión de Mitre trocaría esos enemigos del florentino x enemigos del prócer sudamerikano. Entre estos, el más rarófilo, es el considerado en la époka kurepa el Bin Laden sudaka, el tirano de los tiranos, el malo x antonomasia, esa masa de rumores ke carcomen y al mismo tiempo consolidan la fama infame de los hombres: era el Mariskal.

El Mariskal tuvo el privilegio de ser incluido en una de las glorias creativas de la humanidad, es cierto, le tocó uno de sus departamentos menos habitables y confortables, el infierno, pero es de entre los territorios disponibles en el mundo dantesco el más conmovedor a decir de genios incontestables como Schopenhauer…

Mitre lo tuvo entre ceja y ceja hasta la versión final de su traducción, no lo soportaba ni un minuto circulando fantasMalmente x el mundo civilizado con su petisidad cumbiambera, su karapetismo satiriásiko, su lujuria retakona, debía solventarse el ajuste moral de la historia reciente con la pluma señera de uno de sus observadores y testigos más nobles y objetivos. Todo poema es una polítika de la mentira inocente hasta ke un traductor lo llegue a mondar de su película candorosa.

El mariskal y su algarabía guaraní, su arbitrariedad de mburuvichá intocable, su solipsismo impenetrable, su codicia impresentable, su silvestrismo hirsuto, todo estaba pintado en la divina traición del señor Mitre.

Mitropoulos se atuvo a su bolsillo aunke el libro salió tan gordo como el de Petete.

¡Oh! ¡qué gran maravilla en sus despojos,

Cuanle le vi tres caras en la testa!

Una delante, de colores rojos,

Y otras dos, ayuntadas con aquesta,

Que desde el medio de cada ancha espalda

Ser eunían en lo alto de la cresta.

La diestra era entre blanca y enttre gualda,

Y la izquierda, cual son tales y cuales

Los que del Nilo nacen a su falda.

Llevan las tres dos alas colosales,

Cual do tamaño pájaro en el vuelo.

¡Jamás el viento infló velas iguales!

Eran sin plumas, mas tenían pelo:

¡Murciélago infernal!, ¡ con que aventaba

Tres vientos varios de perenne hielo,

Con que el Cocito todo congelaba!

Por seis ojos y seis mejillas llora,

Y mezcla el llanto a sanguinosa baba.

En cada boca un pecador devora,

Con sus colmillos, de espadilla aguisa:

De un alma es cada boca torcedora.

La del frente algo menos martiriza,

Pero su garra, cual de acero dura,

La piel hace pedazos triza a triza.

Aquel que sufre la mayor tortura

Dijo el maestro “es Judas iscariote,

Cabeza adentro y piernas en soltura.

De esos cabeza abajo, en otro lote,

El que pende del negro befo es Bruto,

Que sufre sin que el albio queja brote.

El otro es Casio, fuerte como enjuto,

Mas ya la noche viene y es la hora

De la aprtida, en la mansión de luto.

Me abracé a mi sombra protectora,

Y al tentar Lucifer un nuevo vuelo,

Piso el lomo con planta provisora:

Y en seguida, pisando pelo y pelo,

De vello en vello descendiendo fuimjos,

Entre la helada costra y denso pelo.

Cuando el anca del monstruoso descendimos,

En donde el muslo a compartirse empieza,

En angustia, mi guía y yo nos vimos;

Él puso el pie do estaba su cabeza,

Y del pelo se asió, cual si volviera

Una vez más al antro más aprisa.

“¡Guarda!”, me dijo, “¡que no hay más escalera!”,

Como hombre que perdiese ya el aliento,

“¡Partir conviene de mansión tan fiera!”

Por peñasco horadado en su cimiento,

Salió, y al deponerme al otro lado,

Me dio la explicación del movimiento.

Oje oheá pe tipo (homen Ajeado), enYaguarse el perro!

Esa city kaigue obtusa bárbara machista Atenas ante la profecías milenaristas…

Si en el plano demagógiko, superficial, muchedumbresko y popular-mediátiko Francia fue el modelo de héroe stronista y el Mariskal el modelo opuesto y nativista, el actual sistema -por regla básika de tres- neo-estronista originado por mentes aliens de colo’s -no precisamente colosos de la ideología- exiliados en Kurepilandia, reivindikaban a figuras recogidas por porteños en una calma chicha previo a todo coup d’etat, y fraguaron un rabioso y torpe anti-Mariskalismo vía las obras de Mitre, su rival durante la Guerra de la Triple Alianza.

No hay comentarios.: