kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

lunes, mayo 23, 2011

Kuru maquilado

Kuru maquilado
By
Dirty Von Garde
Para los que piensan que nunca he laburado, ni he sido objeto de explotación laboral, o conocido la sujeción capitalista, en su vertiente sudaka al menos, que no he gozado otras delicias además de las que mis enemigos me atribuyen incansablemente, que solo he pernoctado en el lumpen proletariado, vegetado en el paro forzoso sempiternamente, sucumbido al escepticismo físico de un Pirrón, fosilizado meramente en la inacción de la tempestuosa triangulación mundial… He aquí estas memorias de mi único avatar como obrero subempleado metido a las maquilas…
Corría –de nosotros- el año 86, aciago si los hay –argentina campeón del mundo en fútbol gracias a las malas artes connaturales a su cultura populachera-, el stronismo agonizaba en cámara lenta, las radios FM oficialistas escupían las voces pastosas de su locutores de éxito: Mario Ferreira (nunca perifonéo en su programa ya radial o televisivo I fought the law en versión The Clash), Rabón Rodríguez (locutor veleta en gustos musicales, entregado cual damisela feérica for ever a los vientos del éxito que soplaran entonces), Bruno Messi (mucho Soda Stereo con look clonado de The Cure, que empezaba a hacer furor entre los ambiguos sexuales) –esposo del hijo del Supremo colorado a la sazón del putismo klande semi-xururu, según rumores no propalados precisamente por espíritus áulicos… Moriangelina violada sistemáticamente su intimidad de mujer ciudadana con botellas de dom perignon por su marido impotente, presidente del olimpo del Humo negro y rubio nativo y políticamente ex yerno del futbolista número 1 de La Nación abroquelada toda contra los zombies y triffidos aun sin abatir por la guerra cool incubada en calle Brasilia, (esto parece demasiado una parrafada de El Pelirrojo –ir amontonando páginas y páginas de chismorreos sobre denuncias políticas indemostrables pero sabidas x por todos, quedando reducido el todo textual al plagueo vacuo o la reiteración fastidiosa-, sorry, pero de repente sirva para equilibrar mi también atacada egomanía escritural con fragmentos ñembo dialógicos de otros dominios que los puramente subjetivo-líricos de un yo absorbente y monológico que suele presentar, incluir en su exterioridad-interior extra-infradiegético parches de rumores vox populi, recortes objetivos de prensa, colectivo fantasmático que gusta al lector bien sentado, etc., ¿no, señor crítico?)…y yo acababa de dejar el colegio…una vez más. Prueba del anarquismo esencial que encebollaba mi caracú platónico, mi alma no-guaraní puréte en su anti autoritarismo de toda laya y colores.
Dejé el colegio entre otras razones más enjundiosas porque era un enclave fuertemente stronista –existen hoy políticos de peso y zoquete han sido sino condiscípulos seguro coetáneos o más propiamente co-colegiados míos en el mismo instituto: CNC-, además de ir siendo ganado por un fastidio ontológico, ovidiano en su exilio en los extramuros de Roma la imperial, debido a su vez a la explosión hormonal que había acaecido sobre mi cuerpo, un evento catasclimal manifestado por una sobreexcitación sexual, manual y seminal, la música que aún no escuchaba pero si oía en el medio ambiente no me servía de algodón contra la existencia de esclavo que llevaba, sí Dostoievski y sus raskolnikis y demonios, Dostoievski y su inquisidores y starets, pero del colegio nada había ni habría de aprender –minuto apologético (no de Apolo): hoy no necesitamos como nunca luego necesitamos de banderas tampoco colegios, todo cabe en un penn drive colgable del lóbulo de un ciudadano posmo---la biblioteca de babel de los sentidos y significados del mundo cabe allí, infinitesimal y laberíntico…-, apenas los tironazos de orejas y los castigos por indisciplina, humor tiránico intentado una y otra vez obliterar nuestra virginal vitalidad subatómica, no direccionada aun, ni taxonomizada por el régimen a sus servicios de pyraguetismo o/y obediencia sin cuartel. Entonces aún no había nacido Esperanza ra’ÿi, ese travesti ortizguerreriano (cuento de otro costal-costilla)…
Abandoné el colegio y caí cual angel fallen truxo al lecho despiadado y lovecraftianamente untuoso del capital más-débil-hau'ta. Caí en las instalaciones mezquinas de un coreano maquilero…tenía 17 años y el futuro –aun stronista- por delante.

1 comentario:

CRISTINO PRO-CRASTINA dijo...

Y cada vez llega
más gente a trabajar en las maquiladoras. ¿Sabe lo que yo haría?
No, dijo Amalfitano. Pues quemar unas cuantas. ¿Unas cuantas
qué?, dijo Amalfitano. Unas cuantas maquiladoras.