kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

jueves, octubre 28, 2010

fatrasia

la fatrasia es un tipo de pieza literaria claramente localizada en tiempo y espacio: aparece en el siglo XII (probablemente en la segunda mitad) y es originaria del norte de Francia (Artois o Picardie) y desaparece muito rapidamente. Sería tal vez dificil hablar aquí de género literario: sólo se conocen 2 colecciones, un total de 66 piezas, de las cuales 55 son anónimas. Pero esos textos se caracterizan por su notable fijeza, tanto en la forma como en el contenido: la fatrasia tiene siempre 11 versos, de esquema aabaab, babab, los primeros con 5 pies y los restantes con 7, por otro lado ella hace que "se cumplan de manera inverosimil o imposibble, acciones igualmente imposibles o improbables, por agentes que, en razón de su naturaleza o condición, son incapaces de cumplirlas"(Porter, 1960)
Li sons d'un cornet
Mengoit a l'egret

Li sons d'un cornet

Mengoit a l'egret

Le cuer d'un tonnoire

Qant un mors bequet

Prist au trebuchet

Le cours d'un etoile

En l'air ot uns grain de soile

Quant li abais d'un brochet

Et li tronçons d'ne toile

Ont trové foutant un pet

Si li ont coupé l'oreille

Extracto de las Fatrasias de Arras, anónimas, citadas por Porter, 1960

O som de uma corneta

come ao vinagrete

o coração de um trovão

quanto um morto salmão

prende no alçapão

o curso de uma estrela

No ar tira um grão de centeio

quando o latido de uma solha

e os restos de um pano

encontraram um peido trepando

se lhe cortaram a orelha

El sonido de una corneta

come a la vinagreta

el corazón de un trueno

como un salmón muerto

mantiene la trampilla

el curso de una estrella

En el aire tira de un grano de centeno

cuando el latido de una corteza

y los restos de una tela

encontraron un pedo trepando

si le cortaron la oreja

lunes, octubre 25, 2010

Cioran sobre Céline y "su" caniche

J.L.A. Usted ha escrito muy poco sobre el sexo.

E.Cioran:

Céline dijo que el amor era el infinito puesto al alcance de un caniche. Es la mejor definición que conozco. Si no poseyera ese doble aspecto, esa perturbadora incom­patibilidad, habría que dejar el asunto a los ginecólogos y a los psicoanalistas. En pleno delirio sexual, cualquiera tiene derecho a compararse a Dios. Lo curioso es que la inevitable decepción posterior no afecte al resto de la vida, que sea momentánea. A veces he pensado que se puede tener una visión postsexual del mundo, visión que sería la más desesperada posible: el sentimiento de haberlo invertido todo en algo que no vale la pena. Lo extraordinario es que se trate de un infinito reversible. La sexualidad es una inmensa impostura, una gigantesca mentira que invariablemente se renueva. Sin duda, el momento presexual triunfa sobre el postsexual: el infinito inagotable del que habla Céline. y el deseo es ese absoluto momentáneo imposible de erradicar.

La Secta de Los Fu Man Chu

domingo, octubre 24, 2010

Catuetê Curupira


Catuetê Curupira








Ontem pela Primeira vez apareceram
as primeiras rugas na face da terra
cheia de convulsões
as naves as águas se multiplicam descontroladas
Catuetê Curupira
as florestas chamam por ti
castigando os que derrubam e abatem os animais
desorientando as árvores
fazendo-as perderem-se sozinhas
no meio da mata
as árvores famintas
as árvores alucinadas
no meio da mata
no meio do cimento as árvores gritam por você
tamacuere yndaira Catuetê Curupira
muitas árvores encontradas famintas
semi-mortas
contam estórias assombradas e fantásticas
de cidades destruídas
são os únicos testemunhos vivos ou semi-vivos
do que está sobrando do homem
tim tim he tava boya
as sombras em curvas rígidas
os galhos secos nas extremidades
erguem-se colhendo os homens mais maduros
devorando-os
0 homem amedrontado continua
cavalgando nas motocicletas soltam um grunhido forte
antes de dar a partida
um grunhido forte e estridente
fazendo os animais fugirem
o homem amedrontado continua
a matar o verde
o verde continua a crescer no meio da poeira
nas árvores cobertas de parafusos e cal
o verde renasce na primavera
insistindo no seu ultimo grito.
Automóvel mais moderno
rosto sem cor e sem veias
os rios apodrecem
os velhos assistem assustados
o conforto e a fome das novas gerações
o mundo mostra suas feridas atrav&eacutes de um aparelho
que repete imagens de destruição.






       Catuetê Curupira
as florestas chamam por você.
 

Severino sobre Leopardi

Infine, Professor Severino, vorrei chiederle cosa, per Lei, ha ancora da dire l'opera leopardiana alla cultura occidentale? Se vuole rimanere coerente con se stessa, la cultura dell'Occidente non può che consentire con quanto dice Leopardi. Leopardi non è una stravaganza all'interno della nostra cultura. Egli è pessimista come lo sono i Padri della Chiesa, Hegel, Aristotele, ma lo è in modo più radicale di loro. Alla radice della cultura occidentale sta ormai la persuasione che le cose reali con cui abbiamo a che fare sono effimere. Possiamo anche tentare di accaparrarne e trattenerne presso di noi il maggior numero possibile, ma rimane comunque incontestato il fatto che non ci sono più i grandi dèi immutabili che costituiscono il senso stabile del mondo. Il messaggio che la nostra cultura trasmette all'uomo contemporaneo, è che tutto è nulla, nel senso che tutto esce dal nulla e va nel nulla. Mi chiedo, allora, se coloro che assumono atteggiamenti psicologicamente devianti, i pazzi, i depressi, coloro che non diciamo normali, non siano, in realtà, lungimiranti. Lungimiranti perché, con il loro comportamento, traggono la conseguenza inevitabile che si deve trarre dalla visione della nullità delle cose. A ben vedere, infatti, l'incitamento a vivere per quel tanto che ci è concesso, a organizzarci il più possibile, a resistere, a darci da fare, a costruire mondi, ad attraversare le galassie, è operato sulla base di una verità di fondo per la quale tutte le cose sono nulle. Questa verità non si esprime solo attraverso la consapevolezza che non ci sono più dèi eterni, ma anche nella tesi della cosmologia astronomica secondo cui all'origine c'è un nulla iniziale e tutte le cose sono soggette ad un processo entropico di distruzione. Il messaggio inviatoci dalla nostra cultura produce ciò che Leopardi chiama la "verissima pazzia". Tutto il resto è soltanto un tentativo di mascherare l'orrenda verità delle cose con alternative provvisoriamente devianti che non riescono a togliere dall'orizzonte dell'uomo la minaccia radicale della nullificazione che investe ormai tutto. Leopardi è un grande maestro del nichilismo. Prendere in considerazione Leopardi è importante nella misura in cui è necessario vedere se esiste un'alternativa alla storia dell'Occidente. Se l'Occidente incomincia così come è incominciato, la filosofia dell'Occidente è quella di Leopardi. Ma la domanda decisiva, anche e soprattutto nei riguardi di questo errore puro in cui consiste Leopardi, è se non sia da mettere in questione la fede nel divenire, da cui muove l'intera civiltà occidentale e di cui Leopardi è il seguace più rigoroso. Sulla base della fede costitutiva dell'Occidente - la fede nel divenire - è inevitabile la caduta di tutti i rimedi. L'esigenza stessa di un rimedio, sia esso rappresentato dalla filosofia, dalla religione, dalla tecnica, dalla poesia o dalla festa arcaica, è possibile solo a partire dalla fede nel divenire. Dobbiamo allora chiederci: si deve continuare a considerare la fede nel divenire come qualche cosa che sta assolutamente fuori discussione, fuori dell'ambito su cui si esercita il nostro spirito critico, oppure, essendo tale fede responsabile dell'intera storia dell'Occidente, occorre che ci si interroghi su di essa e sulla sua consistenza?
DANDY ANTE EL VÉRTIGO

sábado, octubre 23, 2010

Borges y el budismo mahayana de Nagarjuna

  • Si Pierre Menard es y no es autor de El Quijote, al mismo tiempo contradictoria y paradojalmente, si Pierre Menard volvió a escribir El Quijote y no volvió a escribir El Quijote..., si un El Quijote impreso en el siglo xx es el mismo o no que el impreso en el siglo XVII, etc. Estas aporías nos llevan a entroncar a Borges autor de Pierre Menard directamente con la lógica negativa de la escuela frecuentada porel budismo Mahayana y sobre todo con la vía media encabezada por el lógico de la sunyata (vacío), Nagarjuna, maestro de la reductio ad absurdum (prasanga)... Pero leamos lo que se dice en Majjhima Nijaya, sutta 63, donde el monje Malunkyaputta preocupado por el hecho de que Buda predica al mismo tiempo "que el mundo es eterno y que el mundo no es eterno, que el mundo es finito y que el mundo no es finito, que el alma y el cuerpo son idénticos y que no son idénticos, que el arhat existe después de la muerte y no existe después de la muerte, que ni existe y ni no existe..." En un texto del Mahayana primitivo, el Saddharmapundarika (Sutra del Loto) se dice que el Buda en su calidad de ser eterno, no ha conocido el despertar. En efecto, Buda no solo ha estado siempre Despierto, sino que no tiene nada de qué Despertar, pues el nirvana no es algo sustancial. Por último, para Nagarjuna todo lo que existe es vacío (sunyata), eso implica igualmente la identidad, en el vacío, del nirvana y del samsara:que hay cesación del ciclo de la reencarnaciones (nirvana) y hay continuidad del ciclo de la reencarnaciones (samsara) al mismo tiempo en la sunya. El rechazo de la lógica aristotélica, de al alternativa simple (si A no es verdadero, entonces no-A es verdadero) conduce a audaces especualciones que lo acercan hoy en día a los postulados no eucliadianos de topologías fantásticas como las del visionario de la Cuarta Dimensión C.H. Hinton, matemático y autor de romances científicos y de descripciones de objetos que enloquecen y de otros después bautizados con su nombre por ser el primero en describirlos como sucede con el Hinton's polytope (autor inglés a quien Borges por cierto cita en Un milagro secreto)

Ondes Martenot presentation (in French) by Thomas Bloch (TV)

viernes, octubre 22, 2010

Cielo e Infierno: Aldous Huxley





En la historia de la ciencia, el coleccionista de ejemplares precedió al zoólogo y siguió a los exponentes de la teología natural y la magia. Cesó de estudiar a los animales con el criterio de los autores de los Bestiarios, para quienes la hormiga era la encarnación del trabajo, la pantera un emblema, un tanto sorprendente, de Cristo y la mofeta un escandaloso ejemplo de lascivia carente de inhibiciones. Pero, salvo de manera rudimentaria, no era un fisiólogo, un ecólogo o un estudioso del comportamiento animal. Su preocupación principal era hacer un censo, coger, matar, disecar y describir cuantas clases de animales estuvieran a su alcance.

Como la tierra de hace cien años, nuestra mente tiene todavía sus Áfricas sombrías, sus Borneos sin mapas y sus cuencas del Amazonas. En relación con la fauna de estas regiones, no somos todavía zoólogos, sino meros naturalistas y coleccionistas de ejemplares. Es una desdicha, pero tenemos que aceptarla y arreglarnos con ella como mejor podamos. Por lenta que sea, tenemos que realizar la labor del coleccionista antes de abordar las superiores tareas científicas de la clasificación, el análisis, la experimentación y la formulación de teorías.
Como la jirafa y el ornitorrinco de pico de pato, los seres que habitan estas remotas regiones de la mente son estrafalarios. Pero existen, son hechos de observación y, como tales, no pueden ser pasados por alto por nadie que trate honradamente de comprender el mundo en que vive.
Es difícil, punto menos que imposible, hablar de los hechos mentales sin recurrir a símiles sacados del universo, más conocido, de las cosas materiales. Si he utilizado metáforas geográficas y zoológicas, no ha sido caprichosamente, por mera afición al lenguaje pintoresco. Ha sido porque esas metáforas expresan muy claramente la esencial diferenciación de las tierras lejanas de la mente y la completa autonomía de sus habitantes. Un hombre consiste en lo que podría llamarse un Viejo Mundo de conciencia personal y, más allá de un mar divisorio, una serie de Nuevos Mundos -las no muy distantes Virginias y Carolinas de lo subconsciente personal y del alma vegetativa-; el Lejano Oeste de lo inconsciente colectivo, con su flora de símbolos y sus tribus de arquetipos aborígenes; y, separado por otro océano, todavía más vasto, en los antípodas de la conciencia cotidiana, el mundo de la Experiencia Visionaria.

Si vamos a Nueva Gales del Sur, veremos a marsupiales desplazándose a saltos por el campo. Y si vamos a los antípodas de la mente consciente de sí misma, encontraremos toda clase de seres tan raros, por lo menos, como los canguros. No inventamos estos seres, del mismo modo que no inventamos los canguros. Viven sus propias vidas en completa independencia. El hombre no puede gobernarlos. Lo más que puede hacer es ir al equivalente mental de Australia y mirar a su alrededor.            
Hay personas que nunca descubren conscientemente a sus antípodas. Otras llegan a ellos de cuando en cuando. Otras más -muy pocas- van a sus antípodas y regresan de ellos a voluntad. Para el naturalista de la mente, el coleccionista de ejemplares psicológicos, la necesidad primordial consiste en un método seguro, fácil y de fiar para trasladarse y trasladar a los demás del Viejo Mundo al Nuevo, del continente de los conocidos vacunos y caballos al continente del canguro y del ornitorrinco.
Existen dos métodos así. Ninguno de ellos es perfecto, pero ambos son lo suficientemente seguros, fáciles y de fiar para que se justifique su empleo por quienes sepan lo que están haciendo. En el primer caso el alma es transportada a su distante destino con la ayuda de un producto químico: la mescalina o el ácido lisérgico. En él segundo, el vehículo es de naturaleza psicológica y el paso a los antípodas de la mente se efectúa por medio de la hipnosis. Los dos vehículos llevan a la conciencia a la misma región, pero la droga tiene más campo de acción y lleva a sus pasajeros más al interior de la terra incognita.  
¿Cómo y por qué produce la hipnosis sus observados efectos? No lo sabemos. Pero, en relación con lo que buscamos ahora, no necesitamos saberlo. Lo único que se precisa en estos momentos es consignar el hecho de que algunos hipnotizados se ven trasladados, en el estado de trance, a una región de los antípodas de la mente, donde encuentran el equivalente de los marsupia1es: extraños seres psicológicos con una existencia autónoma que se ajusta a las leyes de su propio ser.
En cuanto a los efectos fisiológicos de la mescalina, sabemos poco. Probablemente -no estamos seguro de ello-, causa perturbaciones en el sistema de enzimas que regula el funcionamiento cerebral. Al obrar así, disminuye la eficiencia del cerebro como instrumento para concentrar la mente en los problemas de la vida sobre la superficie de nuestro planeta. Esta disminución en lo que podría llamarse la eficiencia biológica del cerebro parece permitir la entrada en la conciencia de ciertas clases de sucesos mentales que normalmente están excluidos, porque no poseen valor de sobrevivencia. La enfermedad o la fatiga pueden originar intrusiones análogas de material biológicamente inútil, pero estética y a veces espiritualmente valioso. Cabe también que se llegue a lo mismo por el ayuno o por un período de confinamiento en un lugar oscuro y de completo silencio.
Una persona bajo la influencia de la mescalina o el ácido lisérgico deja de tener visiones cuando se le da una dosis grande de ácido nicotínico. Esto ayuda a explicar la eficacia del ayuno  como inductor de la experiencia visionaria. Al reducir la cantidad de azúcar disponible, el ayuno disminuye la eficiencia biológica del cerebro y permite que entre en la conciencia  material que no posee valor de sobrevivencia. Además, al causar una deficiencia vitamínica, elimina de la sangre ese conocido inhibidor de las  visiones, el ácido nicotínico. Otro inhibidor de la experiencia visionaria es la experiencia ordinaria, cotidiana, perceptiva. Los psicólogos experimentales han comprobado que, si se confina a un hombre en un "ambiente restringido", donde no haya luz, ni sonidos, ni olor alguno, y se le introduce en un baño tibio, con sólo una cosa, casi imperceptible, para tocar, la víctima no tardará en "ver cosas", "oír cosas" y tener extrañas sensaciones corporales.
Milarepa, en su caverna del Himalaya, y los anacoretas de la Tebaida seguían esencialmente el mismo procedimiento y obtenían esencialmente los mismos resultados. Miles de cuadros de las Tentaciones de San Antonio testimonian la efectividad de la alimentación y el ambiente restringidos. El ascetismo es evidente, tiene una doble motivación. Si hay hombres y mujeres que atormentan sus cuerpos, no lo hacen únicamente porque esperan así obtener el perdón de pecados pasados y librarse de castigos futuros; lo hacen también porque ansían ir a los antípodas de la mente y tener visiones. Empíricamente, y por los relatos de otros ascetas, saben que el ayuno y el ambiente restringido los trasladarán adonde quieren ir. El castigo que se infligen a sí mismos puede ser la puerta del paraíso. (Cabe también -este punto será analizado en un párrafo posterior- que sea la puerta de las regiones infernales.)
Desde el punto de vista de un habitante del Viejo Mundo, los marsupiales son extraordinariamente raros. Pero la rareza no es lo mismo que el desatino. Los canguros pueden ser inverosímiles, pero su improbabilidad se repite y obedece a leyes que cabe reconocer. Lo mismo puede decirse de los seres psicológicos que habitan las regiones remotas de nuestras mentes. Las experiencias que se tienen bajo la influencia de la mescalina o en una hipnosis profunda son ciertamente extrañas, pero son extrañas con cierta regularidad, extrañas conforme a un patrón.

VUELA A MI GALAXIA - PSIGLO - 18-12-2009 (37).MOV

jueves, octubre 21, 2010

M


Sub specie aeternitatis no somos nada…
Un infinito pasado y un infinito futuro se extienden ante nuestro presente, esa gota entre dos mares eternos!
Cuando fuimos lanzados a una realidad preexistente y subcontratados por las leyes sociales y demás, gritamos de alegría pero depois fuimos dándonos cuenta que el precio de la vida era muy alto, que habíamos consentido tácitamente a un contrato neoliberal, metafísico-neoliberal. Existencial-neoliberal: aceptábamos el don de la vida con el engaño teórico que podría durar intensamente hasta los 70 años al menos pero la letra chica decía mephistofélikamente que tmbn podría durar apenas 2 días!
I am the resurrection dice con su steel-guitar saltando sobre bolsas work-folkies Mr. Fahey, cada cuerda tensa hasta el infinito el tiempo finito de su música, trata de robar al tiempo tedioso su alma saraki viajera de la eternidad…Cazador Gracchus retornando como melodía polvorienta. Polvo riente…Espermatozoides de Woody en el torbellino de la nada fecundante, somos.
Pero los sabios mulasarvastivadinos como Milarepa y su escuela bka-brgyud-pa consideran -al igual que El libro tibetano de los muertos entre otros- ( pueblo realmente culto el tibetano y como muestra basta un botón: usan de un idioma que a mi parecer es uno de los pocos sino el único que ha dado a cada orificio de la nariz un nombre propio: narina derecha= ida, narina izquierda= pingalá) que el enemigo no es la muerte vulgar sino ese monstruoso ciclo sin fin de reencarnaciones, la maldita inercia samsárica que nos sume una y otra vez, corsi e ricorsi, en el sufrimiento y por eso obsesivamente buscan en su vida y enseñanzas orales y escritas la fusión con el uno, el vació nirvániko…Algo de eso se puede percibir en las voces de las “canciones”de los The Gyuto Monks.
Desde un punto de vista ideal, pongamos ke desde la lógica de Nagarjuna, en realidad todos ya estamos muertos -la humanidad entera mero conglomerado zombie fantasma desde el holoceno hasta hoy-, no somos más que voces fantasmales ecoando y reverberando en el vacío de la madre Nirvana.Como ondas martenot primitivas de un Thomas Bloch-solitario rascándose su ohm mántrico...