kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

martes, agosto 31, 2010

Sobre desnudos y desnudados

Hay una pornografía no censurada jamás, la políticamente correcta, que fotografía niños africanos bebiendo de un chorro de grifo placero (el chorro de agua es el pene del tecnócrata puto neoliberal –ver texto del link*) o de indias maka ati

Borradas al ser investidas (desnudadas) con un abalorio de penndrives…

Esta pornografía perversa increíblemente pasa desapercibida por el ojo cotidiano: desnuda y viola con su obturador del primer mundo despiadadamente cuerpos vulnerados victimizados desde su nacimiento, se calienta con lo débil y machucado, sadifika lo achichonado y tukeado y empobrecido…

Justine, la heroína de Sade es objeto de tales incidencias sádicas en la famosa novela epónima del divino Marqués…El sádico ama lo que le rehúye, le excita lo que le dice no solo no sino lo aplastado agobiado abrumado obliterado ninguneado por la realidad, de hecho el soberano de su sexo, el sádico perfecto es el poder (en cuando potestas romano no en el moderno sentido foucaultiano), el que tiene inmunidad para solazarse en sus enfangamientos proteicos…Pasolini los pinta en Saló.120 días de Sodoma.

En la era post-porno en ke vegetamos, en ke cuando abrimos la PC una teta ya nos salta a la cara para despertarnos del todo, en ke no necesitamos caminar para hallar pornografía, la pudibundez kiere emperrarse en sus leyes aun. Es la última inmoralidad del capital. Desnudar al tercer mundo alegando preocupación desde tu confort primermundista. Neocolonialismo del National Geografic. Excítales lo barato de desnudarnos y dejarnos en nuestras puras pieles y huesos tan fácilmente cual coristas amaestradas pra el striptease y el baile del caño.

La pobreza es en el fondo ya un permiso a la violación. Los europeos vienen a curtir el sexo fácil y barato al tercer mundo. La carne es barata con euro en la billetera. Les atrae nuestra pobreza y vulnerabilidad. El saber ke pueden comprarnos en un mal trance. Nuestros artistas, eternos vampiros del arte de Nueva York, Londres o París, adoptan tales posturas en sus viajes de mejoramiento artístico y de usufructo de becas al gran mundo. Terminan doctorándose en como violar a sus compatriotas…los pobres. Todo sea por el arte y su infinita evolución a su perfeccionamiento también eternos!!!

Desnudarse es nada, hoy.

Pero no desnudamos cuando hacemos arte a la esposa del milico o del teknócrata. Otra vez desnudamos al de siempre! No desnudamos a la yiyi del diputado o del artista, no, para el trabajo sucio está el modelo eterno del artista: el pobre, sogue, el indio, el niño de la calle, la putita de asuncionsex.com, etc.

*

http://www.letristefebo.deviantart.com/gallery/#/dkq5f4

domingo, agosto 29, 2010

Lorenzo Catán: Aníbal Miranda

Se le brindó ayuda. efectivamente. Mengel obtuvo la ciudadanía paraguaya nada menos que con la firma del presidente de la Corte Suprema. No presentó para ello, al contrario de la obligación legal, certificado de buena conducta o prueba de que hubiera residido en el país por el mínimo de tiempo exigido ni hizo antesala. Strangler había dejado instrucciones con el doctor Protasio, a quien conocía la debilidad por lo mozos jóvenes. Debilidad del presidente de la Corte que lo hacía vulnerable a la voluntad de Strangler, su dominador. A cambio aquél le prestaba absoluta obediencia. Otros criminales nazis como Martín Borfmann, Eduard Roachman y peces menores transitaron o recalaron en Paraguay., teniendo como refugio las estancias de simpatizantes o ex agentes en la comunidad alemana, el apoyo de la organización clandestina 'Batallón Araña' y la buena predisposición del compatriota presidente de la República. La seguridad en Paraguay era mayor que en cualquier otro país de Sudamérica. donde se concentró una buena partida de los refugiados nazis. (…)

Su Excelencia las prefería jóvenes, muy jóvenes. Por sus camas pasaron peluqueras, modistas, mozas de condición humilde, pero también damiselas de acomodadas familias que no pudieron resistir el celo presidencial. Por sobre todo, estudiantes de escuelas y colegios. jóvenes a quienes uno de los dos cazadores de presa tierna conseguía.

El principal era coronel del ejército, nada menos. Mantenía en una casa del barrio Sajonia un serrallo permanente de pre-adolescentes y adolescentes para el goce exclusivo del Excelentísismo y sus iniciados amigotes de farra. Pero era la concejala municipal, anteriormente profesora del Comercio Nº 1 y del Nacional de Niñas, quien abría al señor presidente los mayores placeres eligiendo ella misma las más frescas y lindas chicas de los cursos de secundaria y enviándolas en delegación para que Su Excelencia decidiera. Su decisión se hacía llegar a la concejala quien se informaba de los antecedentes de la agraciada: lugar de residencia, nombre, ocupación, filiación política de los padres, lugar de trabajo. Posición, en fin todo lo que hiciera falta a un pretendiente que prepara cuidadosamente el ataque. Se sucedían los obsequios de Su Excelencia para la pretendida. La concejala debía cumplir en ocasiones el papel no muy sutil de 'convencedora'. Hablaba dulcemente a la pretendida que se mostrara reacia sobre el inatajable galán y la admiración que en él había despertado. Averiguaba sobre la carrera del padre y sus dificultades. Le hacía entrar en razón sobre cuánto habría de ayudarle a ella y familia una visita que hiciera a tal lugar. Y todas aquellas cosas del corazón con etcétera que suelen mover a las inocentes. Y a las no tan inocentes hacia la aventura. Con presentes y halagos, promesas y veladas amenazas, dando tiempo al tiempo., la elegida iba siendo arrinconada hacia la libido presidencial. Por lo regular la presa era agarrada y devorada. La tasa de caída y recaída en cama era bastante alta, según vox populi. Para las que duraron en carácter de favoritas Su Excelencia no dejó de ser obsequioso. Le regalaba a cada cual una casa. Le facilitaba los negocios con créditos del Banco de Fermento y Fundo Ganadero (estatales), colocaba en cargos públicos a sus parientes cercanos y los empujaba por la empinada cuesta del éxito material. Una vez en la galería de las prendas de segunda que seguían adornando la libreta de teléfonos de Su Excelencia, por cualquier emergencia nomás, las favoritas pasadas podían aspirar a conseguir pareja estable. Su Excelencia ponía de su parte la influencia suficiente para convencer a quienquiera fuera seleccionado por la busca-marido y mandaba agenciar los presentes del caso. En ese sentido sus ex-amantes nunca dejaron de reconocerle buen tacto, discreción y notables dotes persuasivas. Varón que se negara a nupcial" corría el riesgo de ser despedido de su cargo, degradado o jubilado intempestivamente sin goce de pensión. O a recibir trato de insubordinado si fuera de los uniformados.

Por el circuito diplomático que se convierte en chismerío cuando se trata la vida íntima de los bienaventurados, circuló un tiempo la especie de los devaneos presidenciales con las niñas. En la casa regenteada por el sibarita coronel encargado de atender las inclinaciones eróticas del Líder Máximo, toda suerte de experimentaciones con jovencitas tenía lugar. En realidad eran perversiones mayores. El Excelentísimo visitaba asiduamente la casa junto a otros personajes de la rosca oficial, viciosos de refinada depravación. Un periodista americano cuya especialidad comprendía los exposés sobre personalidades del mundo político y las crónicas en torno a comprobados casos de corrupción en esferas gubernamentales dentro y fuera de su país se interesó por la versión. Evidentemente implicaba para Washington una cuestión digna de tenerse en cuenta. Todo lo que interesara en aquel centro de decisión mundial tenía su cuota de importancia en otros sitios. Sin que pudiera sacarse una sola línea de Asunción sobre mentado tema, el affaire Strangler -violación de niñas pre-núbiles se publicó no obstante en el Washington Ghost.

(…)

Después del estupor vino el enojo. Sospechó que algún poderoso le había enviado un mensaje a a vez de sacar del medio al bocón comprometedor. No lo dijo a nadie, naturalmente. En prevención reforzó su guardia e hizo remitir unos millones de dólares más a sus cuentas bancarias de Nueva York y Zurich. _El ministro de Hacienda, carcamán con las mismas inclinaciones que el profesor Protasio, no chistó ni se inmutó-cuando Strangler le mostró en un papel la cantidad que habría de transferir del tesoro. La seguridad del presidente cuesta cada vez mas plata, seguramente, se dijo para sus adentro s el ministro. Reprimió sus descon- fiadas especulaciones. Al salir de la audiencia fue a ver j directamente al presidente del Banco Central - no llamó por teléfono ni invitó a que lo visitara, como acostumbraba- de modo a formalizar la operación.

(…)

liberales fue solo más visible por el número de sus afiliados. En el otro extremo minúsculo, el Partido Comunista que no tuvo desde su fundación sino cortos respiros de actuación abierta, bajo el régimen stranglista fue ferozmente combatido. De escasísima relevancia en la política nacional, se dividió en una rama pro-soviética y otra pro-china. La pro soviética se destartaló al cruzar fuego los stalinistas, con el enfermo Oscar Creydt a la cabeza, y los reformadores. Las otras asociaciones pol1ticas visibles, dado su reducido caudal de seguidores y los cuadros regulares aun más contados, no pasaron por el trauma de dividirse formalmente. Las rencillas y los caciquismos, la incapacidad y los golpes bajos horadaron sus filas y les retacearon el apoyo de las bases. Strangler bloqueó toda competencia.

Cipayo, agente de la CIA, obstruccionista, enviado de Moscú, falsario puerco, bolche, rojo subido, rojo disfrazado, católico inquisitorial. mercenario del rubIo. saboteador, recolectar de dólares, provocador, rufián de opereta. subversivo extranjero. quinta-columnista. francotirador, badulaque, cloaquero. íncubo del régimen. espía barato,

franquista maloliente, intelectualoso repugnante, cristiano renegado y otras invectivas pesadas se lanzaron los contendores de partido. quedando diferido el objetivo de hacer frente al régimen. Cuando se pusieron de acuerdo cuatro partidos no colaboracionistas en los que las contradicciones internas pudieron ser doblegadas, se dio un importante logro. No fue chaucha anteponer un bloque unido a Strangler.

Lorenzo Catán, de Aníbal Miranda, 1989, Ñe-ëngatú, asunción-buenos aires

sábado, agosto 28, 2010

Juana Grisolía intervista a Cristino Bogado en Zona de OBras

Paraguay también cuenta con tres proyectos cartoneros que, a diferencia de lo que sucede en Bolivia no sólo tienen una excelente relación entre sí, sino que incluso comparten un mismo local en la ciudad de Asunción. Yiyi Jambo, Mburucujarami y Felicita tienen la particularidad de que en sus catákogos predominan autores locales de lengua guaraní, o un español híbrido. No es la única cartonera que saltó la barrera del español: también está el caso de la brasileña Dulcinéia Catadora, que por estos días cumplió dos años.

«Hacemos hincapié en autores inéditos, olvidados o arrinconados por la corriente de la oficialidad", se enorgullece Cristino Bogado, responsable de Felicita CarTonera. «No nos gusta ese novo kitsch de usar estuche cartonero de y para famosos y consagrados. Preferimos editar todo lo amorfo e incondicionado. En Paraguay hay dos esferas en el mundo literario: están los cartoneros, que son confundidos con cirujas del asfalto para emborronar sus textos pornos; y los otros, los chetos, que publican libros normales, son los serios e intelectuales ... También se vislumbran, en la neo-lengua que propala Felicita y las otras cartoneras paraguayas, las traducciones zafadas, las ediciones trilingües o plurilingües, lo macarrónico de vivir en las tres fronteras, etc. Tenemos un centenar de títulos, hemos copado pizzerías, galerías de arte, librerías de anticuarios, la red y las ferias de libros. El mercado es pequeño pero tenemos nuestro público, no nos quejamos. Aunque claro, esto no es un negocio ni un apostolado: es diversión ... ".

www.zonadeobras.com