kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

miércoles, junio 30, 2010

Felicita cartonera presenta (SIN) VOLANTE/Intervenciones:Colectivo OMNIBUS mañana jueves 1 a las 5 pm en chopin Marika López

http://www.facebook.com/event.php?eid=128453337193469#!/event.php?eid=128453337193469&index=1

domingo, junio 27, 2010

Tibor Déry. Querido suegro

Sí, hace mucho tiempo que vivo solo, en compañía de mi hijo; solos los dos, unidos en mis recuerdos calcificados y cada vez más escasos. ¿Acaso hubiera sido preferible no tener a Tamás junto a mí? ¿ Quizá totalmente solo me hubiera ido mejor? ¿Solo y con la esperanza de una mano ajena y caritativa que me enjugara los mocos y las babas a su debido tiempo?

Por el momento, no necesito el apoyo de mi hijo y tampoco lo deseo. Pero me sirve de patrón, de medida para verificar la decadencia de mi cuerpo y de mi espíritu. Si aún reconozco las necesidades vulgares, si comprendo cuáles son las dudas de mi cuerpo, quiere decir que aún estoy en mis cabales y sólo lentamente, con una marcha moderada como la de la araña descolgándose por su hilo, voy descendiendo hacia las rocas de mi futuro infierno. y así, viéndole, compruebo que Tamás se convertirá en un hombre sano, con un leve aire de

suficiencia, pues será un hombre vulgar, de aspiraciones mediocres, limitado por toda clase de barreras. Al menos eso deduzco de su manera de ser, y confieso que me asusta la honradez de su palabra. Espero también que con el tiempo se cure de su devoción exaltada hacia mí y que un día descubra cuánto he mentido en mi vida, sobre todo en mi juventud, cuando aún sentía la necesidad de mentir. Y que ese descubrimiento le haga ser más sano de espíritu, con lo que le predigo una larga vida, aunque probablemente será más corta que la mía.

Me emociono pensando en lo bien que me he comportado con él, después de la muerte de su madre, cuando era todavía un bebé, y también más adelante. Como si hubiera querido reparar todas mis culpas anteriores, es decir, compensar al niño-símbolo de todos los daños que se supone causé a la humanidad. Así, todos los días, puntualmente a las siete de la tarde, yo llegaba para estar presente en el baño nocturno del chiquillo. Y muchas veces, para llegar a tiempo, tuve que saltar de la cama de mi amante o abandonar la partida de naipes. También aguardaba hasta que acostaran al pequeñín, para que así se durmiera con la imagen presente de un padre que velaba sus sueños plenos de retortijones. Para no aburrirme, de vez en cuando yo mismo bañaba a la criatura, ponía la palma de mi mano bajo su nuca y, con precaución, dejaba flotar su cabecita en el agua, mientras contemplaba con asco moderado su rosado cuerpecito de gusano, sus movimientos, pataleos y convulsiones, escuchando sus chillidos, cuya tonalidad me recordaba los que profería su madre cuando, por las noches, en mi cama, quería alcanzar el orgasmo. Por un tiempo, ese recuerdo me divertía, pero acabé por dejar de asistir a su baño, y me conformaba con permanecer a su lado junto a la cuna y, después, junto a su cama: el sitio que corresponde al padre y cabeza de familia.

El chico era ya un poco mayor. Una noche estaba yo sentado junto a su cama, contemplándole dormir y dibujando los rasgos de su madre sobre su rostro, cuando observé que, un poco más arriba de su pubis, la ligera manta de verano comenzó a levantarse. Confieso mi sorpresa. Tanto, que sólo después de algunos minutos atiné a levantarme a mi vez y salir de la habitación.

Entré en el antiguo dormitorio de mi mujer y me detuve ante el gran espejo para contemplar detalladamente mi imagen, mientras del otro cuarto me llegaba la respiración regular del niño.

«Estoy acabado -me dije, atónito-: ya está dispuesto para la procreación ... Era el fin. El mundo había sido mío hasta entonces, y ahora, de pronto, irrumpía él. Era evidente que yo estaba envejeciendo. ¿Qué iba a ser de mí?

Intenté calcular mis años pero abandoné, desanimado. Las cifras corroboraban mi suposición. Seguí contemplando mi imagen en el espejo, porque las apariencias contradecían mis sospechas: mi edad biológica era, probablemente, muy inferior a la cifra de mis años. Era todavía una cabeza y media más alto que el promedio de mis semejantes, mi cintura se conservaba delgada, y mi porte y actitud, igual que en mis tiempos de joven teniente de húsares; ya pesar de que mi largo pelo estaba totalmente blanco, de vez en cuando quebraba los dientes del peine. Mi rostro seguía liso, sin una sola arruga, ya que las de mi frente sólo atestiguaban mi trabajo, y no mi edad. Y al observar mi ir y venir frente al espejo, cruzando impaciente la habitación, advertí que mis pasos seguían siendo elásticos y silenciosos: recuerdo que en los tiempo en que mi pobre mujer todavía vivía y yo entraba en su cuarto, siempre se sobresaltaba porque no llegaba a oír mi silencioso andar tras de la puerta. También mi voz era aún firme y sonora, joven como el filo de una espada, aunque ese filo empezara a mellarse.

Ahí estaba ahora, contemplándome en el gran espejo. Comprendí de pronto todo el significado de aquella circunstancia, insignificante, y me sentí aplastado porque era una puñalada por la espalda. Temblaba de indignación y, lo confiese o no, de miedo a la muerte. Estudié mi largo pelo blanco que se reflejaba en el espejo: eso no podía engañarme, y tampoco las patas de gallo junto a mis ojos, por finas que fueran. Aquella primera erección de mi hijo equivalía a una bandera roja que se levantaba ante mí señalando una prohibición: ¡cuidado! Cuidado en el camino que lleva al abismo. Como ante el semáforo rojo: hay que detenerse. Aquel pequeño falo resplandecía ante mí como una montaña, como una roca; era un cerrojo echado ante mis elásticos y silenciosos pasos hacia el futuro, que yo creía infinito. Por vez primera, sentí que iba a morir. Hasta entonces no lo había creído, Dios es testigo de ello, pero ahora, como un volcán en erupción, el pito de mi hijo quemaba ¬mi futuro.

Me faltó poco para sentir escalofríos. En casos semejantes casi siempre logro contenerme, y m~ máximo desahogo es un suspiro de ira o, mejor, de miedo. Entonces, me ayuda el apretar los dientes o pegar un puñetazo en la mesa. Pero en aquella ocasión mis piernas temblaban: cogí una silla y me senté frente al espejo para mirarme mejor. No, por fuera nada parecía haber cambiado. Pero aquel pequeño cohete, aquel misil oculto bajo la manta y dispuesto a dispararse, cambiaba todo mi ser interior. Supe y comprendí: lo nuevo devora a lo viejo. i Era mi fin! Tan horrorosos me resultaron aquellos instantes, que no pude decidirme a salir de casa aquella noche; me sentía incapaz de soportar la compañía de la gente.

En fin, espero que la hora de mi verdadera muerte la soporte con más tranquilidad. Claro que para entonces seré mucho más viejo.

Aquella revelación me despojó de mi humor por aquella noche. Me estaba tomando en serio a mí mismo y también al mundo que me rodeaba. Por suerte, mi ama de llaves, Zsófi, entró en el cuarto para preguntarme si debía prepararme algo de cenar, en vista de que yo continuaba en casa a aquellas horas.

-¡Claro! -le repuse.

-Entonces, ¿qué preparo?

-Si no quiere, nada. Dígame, Zsófi, ¿cuánto

dinero me sisa en una comida?

MARIANNE FAITHFULL - BOULEVARD OF BROKEN DREAMS

viernes, junio 25, 2010

radio Kurumirï 670 am

Héroe 1: Bela Lugo Si
Neurasténico a full time lector de huysmans dalí weininger y j morales sobrevive en AsunZión de una manera milagrosa gracias a ese dinero sujo ke lava en sus correrías crack-karaokeras por el down town nocturno todas las noites agitadas de sus días kaigués. Qué sería de la vida de tantas criaturas vulnerables sin el dinero mau black informal no tributado al estado etc.? Ya lo dice Peggy Lee en su track Bewitched :Dame un beso y te mostraré el cu…Kis con kiss se paga o trueca. Pero el dinero limpio no no lo es todo, está también el morbo, la fobia, el síntoma ke nos hace sufrir cada instante la vida hecha de obstáculos interminables como en una secuencia de teclados de David Mc Callum… La Human Jungle nos deja sordos con las sordinas de sus cobres y cuerdas! Pero Bela sufre una fobia especial, única, ke marca una hecceidad chic, estética. Como padece sin paz ni deskanso alguno de una misantropía densa engrudada casi material llega a convertirse en caso úniko y no catalogado de misántropo literal: no soporta ni una micronésima de segundos la visión percepción alucinación imaginación etc. de ningún bípedo del sexo masculino en denim o terciopelo llamado hombre en su universalidad humana.. Por eso ha tomado cartas sobre el orden en ke se sucederán las cosas por lo menos en los límites ke consume su realidad-consomé habitualmente: Su mucama es yiyi, madura y carnosa, la jardinera de dos veces a la semana también, jovencita y profe de kinder en sus horas libres, lo mismo la chofer de su mitsubitchi automático, y así hasta el último empleado a su cargo y sirviendo bajo su remuneración acordada en forma no flexible y neoliberal… Yiyis yiyis yiyis y nada más ke yiyis…permite ke le visiten solo parientes del cognomen femenino, tías primas yernas suegras kué etc., nada de ñatos bigotudos o pendejos imberbes bogotanos bogomiles tanos veganos…no hay excepción ni atenuantes ke alegar para su anakróniko y decimonóniko morbo psikasténiko… Fanny y Hole eran sus dos bandas de chicas preferidas. Concha y Agujero… Si un ladrón no-mujer escalara la murallita del terreno donde se erige su bungalow y encaramado al tragaluz de la cocina llegara a irrumpir e interrumpir su sueño ligero acunado con dosis de hachis y dionisiaka bebida mexikana o chilensis y vislumbrara la monstruosidad llamada criatura no-mujer, las secuelas serían catastrófikas: la última vez ke recibió el aluvión de una intuición empírica de lo masculino las ronchas le brotaron hasta en las orejas…y los huevos se le hincharon tanto ke un facultativo temió llegar a la emasculación si el susu’a -y su temói concomitante- no se mitigaba y remitía… Sus vacaciones son etikedas de: solo yiyis por los agentes de viajes, la hotelería esconde a todo su personal masculino cuando Bela llega a su hospedaje Hilton o Savoy… La calle la enfrenta con anteojos ahumados ke desvanecen automátikamente toda figura masculina empantalonada y solo deja filtrar y visualizar –en un arrebato a lo Zulueta- siluetas sinuosas y cuerpos con protuberancias en lugares coskilleantes: los pechos y las nalgas!! Ve a los otros miembros de la Secta a la cual se había llegado a adscribir x internet: Bela Bar Tok Tok y Bela Tin Tin solo en chat estrictamente enmaskarados (siguiendo la moda impuesta sin kerer por el Edgar Artaud) como también de la misma engalanura y tocado cuando surkan la city en su expedición crack-karaokera hebdomadaria, pero ama a la novia de uno de ellos, Rana, por más ke nunca se ha animado a participar de sus aventuras de recámara pues sospecha ke Tok Tok usa como señuelo a su yiyi, ke salta generosa y dispuesta al abordaje y conquista durante la consumisión merkera o crackera y regado con abundante cerveza te manosea a vos -tercero no excluso en este trip- los testiculos te calienta en otras palabras y el aliento a birra en sus besos te recalienta misión femenina encomendada soplada susurrada a la jersey girl por el trickster Tok Tok y por ende doble filo de su novio-marido, el socotroko sin embargo ya vencido seducido por tanta buena atención inmerecida y mientras lo ensalivas mentalmente para su inminente ensartamiento ya en tu imaginación sospechas que acecha por tu retaguardia la figura fantasmal sucuba de Tok Tok por detrás intentando sin tokar ni avisar permisoooooo una incursión anal! Una especie de hombre invisible estrictamente pro yiyi, enfermo de yiyi o mejor enfermo si no ve solo yiyis…Imagina un mundo al fin purgado y barrido de ñatos váiros y ke la neocultura amazónica o misofilika que surja entonces lo entronizará como el ultimo falo… La Secta no ha prescrito esta misión de manera explícita, tampoko él la ha intentado mocionar en los msm’s ke se envian con número privado a celulares extratégikos del gremio pues la Secta nunca se ha reunido, uno si es agremiado puede estar pateando x calle Palma por dar un ejemplo cotidiano y de repente romper la monotonía de la resolana de la siesta un ring tone de ska -skandido a la perfección (el ke prefiere para su móvil el inmóvil Bela Lugo Si)- y te saka de tu ensoñación peripatétika de shabateísta urbano y el visor muestra alguna nueva moción…En suma, las reuniones son más o menos on line pero nadie realmente está attenti solo hacen caso a los msm’s ke llegan precedidos del ring tone individual e idosincrátiko. A Bela le cuadra perfectamente ese Lugo Si cuando se envuelve con su capa heredada del abuelo gallego y gana la apostura gallarda de un mburuvichá de Transilvania… Bellas yiyis lugosinas, sus tías, hermanas del padre muerto decoran su chimenea espanta moskitos, algunas habrán sido succionadas de niñas por los chupacabras tan frecuentes dentro la mitología galaica. Su relación con la sangre gallega ha muerto y vive a horcajadas entre la sangre promocionada por la Secta –el del alma de la raza guaraní- y la de la de los ñembo stronistas proletarios venidos de kurepilandia, híbridos a cien metros de distancia, gallos truxos no de mi alquería, mbatarás sin vergüenza ni remordimientos , empezando por ese nauseabundo acento sin asiento en estas tierras adecentadas y humildes. Cumple una función de transfusión de sangre, mexclandolas indecorosa pero bellamente, saka sangre –guita, influencias en flor a los neo-estronistas del poder actual- y las traspasa en petits saches de bondad roja a los miembros de la Secta pro-Pindó, menos po pindá estos últimos asegún su modesto entender, aunke su cátedra y sabiduría principal no sea la ética… Mientras el Descendiente no delatara sus coordenadas gps la Secta cumplía a cabalidad su misión, aunque él tampoko supiera de su paradero y destino, y fuera muy responsable del sable insurreccional ke levantaba polvo de estrellas alucinógenas en la cabeza gubernamental… El niño salvado en el útero de Pindó Kuñakaraí -a su vez salvada al encaramarse a ese árbol de donde extrajo su apelativo simbólico- vivía la existencia latente de los cambios ke fermentan bajo la sombra, huido del ojo solar ke todo akello ke pisa el suelo lo kiere mostrar. Pero su inminencia no milenarista ni de héroe artúrico, su retorno cobijado y encouvadeado por una panda de losers citadinos, unos más makia Bélikos ke otros, es decir, ke tienen los reflejos bien aceitados para responder a las interpelaciones despiadas de la realité, pero todos al fin operando su emergencia poiética, su eclosión milagrosa sobre el grueso barro colorado… Él no vislumbraría nunca su rostro, velado o no, cubierto de hiak o piel de yaguareté, obedeciendo en este punto más a sus interioridades psico-biológikas ke a las utopica-politicas, ya lo sabía desde siempre, a no ser que virara de sexualidad súbita y disparatadamente.
Héroe 2: Geisha Gyechen
En la vida solo son posibles dos actitudes: la pereza absoluta del abandono, la del santo schopenhaueriano, el kaiguetismo de Pirrón, el preferiría no hacerlo de Melville, la anulación total de la voluntad, el estar tirado en la playa con la panza arriba como suprema utopía a lo Adorno (Mínima Moralia). O la inquietud resuelta en dinamismo infatigable, angustia de la sombra de la muerte cerniéndose sobre las horas del ñato, huida hacia adelante pascaliano, productividad máxima, gasto desenfrenado en orgías etílicas, sexuales, experiencia sin fin y adicción a drogas para cambiar cada día la perspectiva del horizonte….Sudor frío del eterno perseguido en el caso del héroe polanskiano. En suma, la alternativa es entre el abandono o el entusiasmo. Contemplación o militancia. Stimmung depre o hipertiroidismo anímico. Amapola o anfetaminas. Country agónico (Palace Brother, Cowboys Junkies) o bombardeo masivo de bpm (Ministry, Front 242). Todo lo demás es apenas inteligencia. Agua mineral o zumo de frutas (Philip Glass). La geisha Gyshen sabía sexplikar el bien y el mal, sexarmaría a ke aquel espía oculto bajo el disfraz de esposo sediento de sexo por tener a la esposa en cuarentena post-parto a ke sexamaría a María (su alias en el burdel en Sexonia), ke el espía amaría a María y ella le succionaría con su scanner incorporado a su dedo la info relevada en sus incursiones burdeleskas pro-neo-stronistas en noites de aguan na boca y de paranoia sin Nokias para comunicarse con la Secta pro-descendiente de Pindó Kuñakaraí. Su sistema de comunicación funcionaba como un mix de John Waters con un western karateka de serie z: un miembro de la Secta venía al bar de MonTeví y le bajaban birra y merka en el baño y luego sexo en el motel de horas, cuando pasaban a esta tercera escena, su enorme trasero godo pero jamais gordo era usufructuado en largas penetraciones ke emulsionaban al final de tal gimnasia la tinta oficial del gremio klandé y entonces se mexclaba ésta con sangre y con esa tinta mixta resultante escribían sobre la más tierna tabula rasa de carne humana consignas pro-Pindó y depois cobraba y se colocaba el pantie-pantaloncito y salía hasta ke otro ñato de la Secta venía y con anteojos de espía lograba leer en su culo oriental! Cualkiera ke no fuera de la Secta no podía penetrarla a lo perro ni opovo ni por el posteriori –oreja posterior- pero si suscitaba sospechas se le entregaba nomás para sortear suspikacias pero éste impostor o metiche oficialesko forever estaría ciego x naturaleza para las cosas esenciales –la rebelión contra los kurepa-colorados del gobierno- no descubriría jamás nada. Ella trazó un itinerario interior –en la línea de Los Discipulos de Sais pero en clave guarani- ke enlazaba en un juego de abalorios iniciátiko las poblaciones de Tapykue, Ka’aguy Porá, Kavayu Paso, Ayvu Rapyta, Yvy Rapyta, Ñu Apua, Mbói Kua, Alicia Kue, Paraje Puku, Jaguary, Toro Kangue, Guayaquicua, Mbarigui, Pindoi, Yeyu, Ypa’u, Remanso Toro, Bertoni, Maracana, Ovenia, Lima Guazú, Torres Kue, Ka’amindy, Yñaro, Pacuri, Pindo, Taguato, Pintoju, Mbói Ka’e, Cerro Gallo, Ko’eju, Jaguarazapa, Guyrapy… Pasó también por las técnicas de los beznachaltsi, de los klebovoltsi y de los bezmotivniki antes de ser reclutaba por la Secta, fascinada por su fama de curandera experta en el arte casi mitológico de la cocción del pindomata con la cual curaba no solo las irregularidades de la menstruación en las mujeres sino otras muchas afecciones sin cura en el mundo civilizado. La vida es una espina que me hace cosquillas decía Chinoy mientras ella succionaba un pene enhiesto en su boca visigótica elaborando una fantasía sexual muy repetitiva: ke el semen eclosionara sobre su cara depois de atiborrar su garganta y manara (como la pluma de Milo al dibujar cuerpos esbeltos) con tanta largueza y abundancia ke necesitara rebalsar la garganta y usara el culo, los oídos y aun los ojos para tan urgente e inoportuna situación. Desde su adolescencia había tenido esa fantasía inocua, sin mayores esperanzas de adquirir cuerpo, esa inundación lechosa de esperma que encuentra en el último minuto por donde filtrarse y asi solventar el atascamiento del fluido vital… La mujer había sufrido una relativa promoción durante el gobierno sandwich entre el régimen canónico stronista y el del neo-estronismo-kurepa actual, pero el sistema machista seguía oñemuña proliferando gracias a las predominantemente mujeril staff de maestras rurales…Un contrasentido vivido in situ por Gieschen durante el año sábatico ke pasó peregrinando por tierra adentro. Aprendió el desprecio del campesino hacia lo foráneo o exótico, mientras el indio era más tolerante, ya ke nunca se había sentido parte de ningún territorio ni nacionalidad sean estos teratológikos o simplemente paraguayos. Tuvo sexo durante ese año casi sin deseos o urgencias sexuales, solo usando una mecánica aleatoria para entregar – de forma paródica, kitsch, satírika, burlona- lo más preciado ke guardaba el sector de la ciudadanía a ke pertenecía, la mulher parawayensis, pilar de la sociedad paraguaya, y del machismo, su concha peluda y suculenta, penetrada por los más dispares y multicolores penes…para ella un pene es información, un microchip pre-tecnológico ke la máquina del cuerpo disponía para ke el cazador sutil lo estudiara más allá de su distracción copulatriz. Tenía su abc de sociología y antropología, su pocket book sobre realidad nacional, el avamba’e , el tupamba’e, el peso ficticio paraguayo, ke brasil y kurepilandia habían fundido nuestra existencia desde siempre casi, desde ke la colonia española caducó. Un ejemplo de colonización fantasmática argentina aun se podía leer aka: “Efectivamente de las 30 reducciones existentes en 1778, solo caían 8 en Paraguay, 15 en territorio argentina y 7 en en territorio brasileño”. Ella refutaba esta afirmación endeble y otras del mismo tenor chanta con los ojos cerrados de memoria sin necesitar consultar fuentes o exhumar citas de archivos muy polvorientos. En pleno 1767 cuando fueran expulsados del Paraguay estábamos y estaríamos aun hasta más o menos 1810 bajo la égida de la colonia española, lo paraguayo, argentino y brasileño (actual, 1967, año de la edición del libro en ke se hace esta temeraria y disparatada y akurepada afirmación) no existía nada real ke remitiera a esos nombres. Error por anacronismo se llamaba eso hoy y ayer -sabemos ke el peso fantasmal de Argentina (pues plata o argentum nunca hubo en las entrañas de sus subsuelos apenas deseo de plata, fantasma español de hallar plata en ella, y sí vaka muita vaka) es mayor ke el nuestro- pues los españoles y los guaranies y los jesuitas llamaban a toda esta región con el apelativo de Paraguay, suponemos por encontrar en el idioma guarani una lengua franca, una koiné muy práctica pra la recepción y la posterior seducción para la reducción a su religión y modos de vida, claro está-. Argentina o Paraguay recién se consolidó en sus territorios actuales, a su dimension mapal coorroborable –y no así a una esencia ke la traspasaría nomás uno entrara a su dominios- depois del despojo de la niña de sus ojos territoriales a Paraguay, post-guerra de 1870….Pelotudez ñembo akadémika ke enfurecía al más temperamental, pero ella fría como el témpano sabía asimilar estos golpes bajos procedentes del fantasma personal cual demon o pombero paraguayensis hasta el fin de los siglos: kurepilandia. El anterior gobierno, ke se atribuía un gobierno popular, antikurepa, antiforáneos, pro-campesinos e indios, implementó burdamente la división jesuítica de los avamba’e y tupamba’e. Quedó en el papel y en pequeños actos de corrupción. El imperio jesuita ke se había enriquecido con la parte del león del tupamba’e era un modelo no laico así ke fue muy difícil justificar ese tupa en la economía de tiempos del nuevo milenio.
Je Thames
La Seine está servida
Allmendares
Amazonas del cuerpo: teeschiste
Las reglas del Rin
Ganges Khan y sus hondas
Yang tse quien
Duvin Mecong rouge
Rhone, river, Rhone
Miss Issippi-Miss Ouri
Me río de la plata y orinoco
Ni lo azul ni lo blanco: Nilo sé co
Pot-au-mac
Col-au-radeau de laMouse
Part away Para nada
Este poema socarrón y lleno de calembour le parecía más revelador ke los textos eruditos sobre la esencia paraguaya. O sobre El río Parana Da que surkaba su país y cultura hace miles de años. Yo ko no soy Yoko (o no?) solía decíar tonteando cuando se kansaba de asumir ciertas cosas y jugueteaba con su godemiché-libro sin guantes hechos o comprados en guam o guantánamo. Como rock geisha eternamente stoned, ke había gozado del pene vocal de Bingo Gazingo en su fantaseo monte adentro tenía la solvencia técnica para inflingir una patada sin sombra sobre el bulto cansino y tórpido de un estereotipado espía machista colo-kurepa si asomada su bragueta delante de su narizita cuasi-oriental.
Héroe 3: Bela Tin Tin
Se gana unos pesos posando las 24 horas para una web cam pra aburridos cybernautas agorafóbikos ke no se cansan de verlo preparse un huevo frito o xupando cerveza todo el santo día en su casa… Sus seguidores y followers no saben ke tiene otro trabajo: ha sido contratado top secret para escribir las letras de un famoso star de la músika latina, ke es de la otra acera, así ke este fetiche del star-system o su solvente billetera le dejaba el oneroso laburo de imaginar una amada gramatical con que identificarse o emocionarse su público adolescencial, una “ella” verosímil para sus líricas y versos, forever con potencial comercial instantáneo gracias a la manipulación artera y descarada de la creedibilidad teen –esa edad tan confusa necesita una o dos verdades pop & mainstrem music- de sus oyentes… Pero últimamente un espía que gasta pomposamente un argot burdelesko ha ingresado todo un día en su sitio movido por la sospecha paranoika de ke sus letras -mercenarias pergeñadas para el artista de la muñeca torcida ke las necesita para seguir guardando las apariencias con esas letras ke adulan y enlabian y engatusan el imaginario informe de las niñas ninfetas y locuelas teens- incuban frases subliminales revival-guaranítikas y dan un respaldo tácito a su Secta y un guiñó cómplice a su guerrilla urbana y trabaja solapadamente por la entronización de su partido que conspira desde hace un buen tiempo (malo para ellos) desde la clandestinidad y proscripción obsesionado con el retorno del hijo descendiente directo del linaje de la sobreviviente de la calamidad natural la llamada xamana Pindó Kuñakaraí. Su sueño no partidario ni de subversión sino de tontería egoísta es elaborar libros de listas de canciones karaokeables…en el summun de la borrachera de las peregrinaciones de los viernes suele terminar comprando uno de esos mamotretos de lo kitsch (para mamar el pre-morfema de la vida lingual, el sonido inarticulado –pero ya arty- de un insignificante y milagroso tarareo ke es la gracia de la vida musical) o vademécunes de la nostalgia ilusoria (para vadear la luz ideológika ke su sensibilidad fotofóbika sufre de manera insufrible cada ñato día). Va saltando de karaoke a karaoke detrás de Rana, su musa en todas las canciones hits potenciables ke despacha por mail al laboratorio de mentiras de Miami…De un karaoke eminentemente castellano-setentista saltan a otro gay (aunke la musica ke curten no varíe mucho, donde se siente muy cómodo porke siempre es fácil levantarse lesbianas livianas de sesera ke piensan levitantes ke su ñato es otra yiyi engañados por el prestigio ke le confieren el largor post-flogger de su akarangue y les paga sonríéndoles con amor cósmico) a otro donde predominan las melodías de ayer y hoy en inglés… Una pila de diarios en el 67 en casa de su tía incrustada en la zanja de la Chacarita marca el inicio boehmesiano de su iluminación literaria, más del placer del texto ke del grado zero de la escritura. O ke el pindó karaí ke era bendecido cada domingo de ramos y en su espera de la resurrección pascual hasta el siguiente domingo vivía la ansiedad el niño ke detestaba ke le dieran las tías esa palmada de nalgas con tales palmas guaranítikas…De hecho en días de lucidez inusitada vislumbraba toda su corta y banal vida como un yo-yó ke iba y volvía alrededor de esa escena originaria: el hoy no era más ke el tiempo de la espera pascual sadomasokista de la palma ke daba palmatorias sin sentido en su humanidad primaria pero hipersensible, apo’oma ko che gritaba en su mudez estrangulada en su interior minado de sombras fantasmales. Nouveau roman polanskiana existencia de huida sin fin hasta ke toda la tortilla girara en una especie de invaginación telúrica, apocatástasis solo factible desde el socavamiento sigiceloso de una Secta ke tuviera raíces en la mitología política guaraní. Intuía ke crackaraokear era la forma manifiesta de un deseo más profundo y latente: encontrar al descendiente actual de la sobreviviente legendaria para entronizarlo a la investidura dura y peligrosa de nuevo mburuvichá de la repúblika. De niño creció bajo la palma pascual amenazante –esa época toda era un encierro de silencio en una camisa de fuerza, parecía un domingo eterno donde las golosinas eran la misa y el fútbol, odiaba todo eso hasta el asesinato-, pero existía más horizontalidad en la comunicación: con sus bichos domésticos, la gata, el perro, incluso ese niño, acaso su sobrino, ke pisaba dubitativo la tierra cuando caminaba pero ¡casi bailaba cuando corría! De los colorados le kedan las orejas de burro o conejo, alargadas de tanto tironeo escolar, su travesura era corregida instantáneamente como signos de rebelión profunda contra la autoridad y el orden. En el catecismo miraba a sus educadores como seres impresentables, sin sostén ni argumentación coherente, él se había tomado la molestia de tragarse toda la biblia pero el educador –un albañil o algo así- solo se morfó un catecismo abreviado así ke no podía contender en igualdad de condiciones con él. Ya había negado previamente algunos dogmas científicos: ke la luna girara como una tontuela alrededor de la tierra, las explicaciones científicas le parecían tan obcecadas y miopes como las bíblico-teológicas. Era más vivo ke el populacho, pero eso en vez de alegrarlo lo sumía en una melancolía de condenado a la peregrinación eterna por tierras frías y tempestuosas, una soledad sin paz ni descanso vislumbraba ya entonces en esa rara virtud de su mirada y perspicacia. Se sentía como un Heathcliff sub-tropikal, réprobo de su raza tan alegre y estoica. Descubrió ya entonces una clase intermedia, no tan ciega, pero aferrada a no desbaratar la estupidez cotidiana, sino mercar con ella, subir a costa de ella, manejarla según sus intereses y caprichos. Le decían los jóvenes representantes de ella: “Nambréna, decile ya ke sí, así pasamos a otra cosa y salimos ya de este clase aburrida”. Estos no venían para aprender, consolidar su fe en Cristo, o discutir, sino pra cumplir con los deseos de sus pobres padres, kerían salir indemnes de la obligación asumida allá en sus hogares, seguro, tendrían premios, viajes, ropa nueva, vacaciones lejos de casa, etc., si pasaban la prueba espiritual, de la ke los padres, unos palurdos sin poder deletrear el abc siempre temían como de bestias ke los devorarían sin piedad si no recibían de ellos su aprobación, para sus hijos, pero también delante de sus vecinos había ke kedar decentes y bien comportados. De esta clase de personas, inteligentes pero no keriendo imponer de frente su personalidad, cautos y astutos, estarán formados después mucho después los cuadros políticos de los colorados y aun de los revivalistas. Gente oportunista, sin visión del mundo más allá de lograr el confort ke anuncian los comerciales televisivos, ke kieran vivir o representar sus deseos por ínfimos ke sean, patanes de la superficie, inmediatistas avergonzados, ni sikiera eran cínicos siniestros como la gente ke respaldó a la dictadura militar. Con la Secta descubrió un puñado de criaturas disparatadas pero simpáticas, huidos de todas las empresas de reforma y exaltación patria, y desde ke los kurepas-neo-estronistas llegaron solo piensa en una cosa con obsesión enfermiza: le gustaría un país fantasma ke se interpusiera entre Py y Kurepilandia, esa abstracción política poblada de insufribles. También detestaba en el fondo al paraguayo medio, sea intelectual o no, no entendía cómo apenas un ñato y su pandilla salvaje estropearon la vida de al menos tres generaciones de jóvenes, ke nadie haya intentado solo ante el peligro de ser cazado enfrentarlo oñotïre y despenarlo…Su nihilismo no transigía en este punto: le dejaron demasiado tiempo a los pelotudos cumplir su agenda sadomasoquista. En algún lugar el hijo de Pindó estará oyendo su song hit de verano y saldrá turulato depois de su oída, sin saber bien porké, ké le pasaba, ké bicho le picaba, su esperanza de todos los días de su fucking y ajada vida era esa, despertar al niño dormido soñando bajo la sombra del paraíso -ese árbol tan parawayensis- que se transformará en niño con voz…Su último hit se llamaba “El niño arborescente”. .
Héroe 4: Rana, my yiyi saltarina
Rana salta de karaoke a karaoke todos los veneris dies –viernes de sombrero- con su novio-marido asido de su dedo árabe ke exhibe sus yemas iluminadas de pitillos de crack fantasmales. Pues los sábados de mañana ya no va al laburo ke la trajo por estos pagos. Su madre era una fatimita magrebí pero ella nació en la colonia española de Melilla y el padre gallego desapareció temprano de su paisaje infantil como buen gallo. Cuando puber dio otro saltó sobre el charkito ke separa Afrika de la península y ya acomodada a la ínsula en forma de pene o la ínsula ke da pena (según otros etimologistas más oscuros) trabajó en la huerta murciana con una panda de gitanos drogones recogiendo tomates (y nunca imaginó ke terminaría tomando mates en el mediterráneo guaraní), tarareó canciones del Camarón en la costa del ectasy mientras mercaba con ajorcas y tarots, vislumbró en la caja mágica empenumbrada de la capital a su padre –figura fast & fantasmática doblemente- en un fotograma sublinal de Arrebato en pleno proceso de separar gramos de nieve luminosa, se lió con un tío ke la llevó de weekend a París, donde sin embargo sobrevivieron a base de cuscuz y hachís todo un frío mes en la oscuridad de un barrio no de Arrabal (Francisco) sino en la banlieu, llevando una vida de petit fille brindezingue oyendo en la radio del vecino mientras cogían para no aburrirse y tener frío muito raïs y Noir Desir y Sticky Toys y Dutronc y Oum Kalsoum y Diabologum y Gainsbourg y Arthur H y Françoise Hardy… Su novio dice ke en los 90’s ainda frecuentaba las clases de Simondon (sobre el ke kería escribir una monografía, pero también le atraían el grupo μ, panda de belgas totalmente tarados), muchacho medio griot (lo que explicaría los poderes de curandera de las ke se jactaba ella y ke habrían sido aprendidas en cursos rápidos impartidos por su churro entre cópula y cópula), medio beur, hijo escapado en todo caso de los bidonvilles por la mueca ke siempre enrrigecía sus comisuras los domingos, conseguía un poco de parné para nutrición y embriaguez afroafrodisíaka con perezosas maniobras de interlope, actitud fuera de ley acorde con su filosofía anarka, su tercermundismo, su odio visceral al simulacro de visión de las lacras de La Haine, su amor de la belleza kanake de las yiyicitas de los cuadros de Gauguin… Ella aprendió el acento parigot sin dificultad por ser mais joven acaso, cuando se aburrieron empezaron a matar piafs desde bicicletas piafantes, o se encerraban en un amor total fugado de todo taylorismo social, apenas conformando siluetas copulantes sobre el papier-maché parisino como sino posible: un sí no eterno a las cosas… Cuando su churro oía Ali Farka Toure parecía ke sentía una especie de morriña, incluso anakrónika, ya amaba a Tinariwen y a Oumou Sangare y a Rokia Traore 15 años antes. Miraba a Rana y le susurraba entonces moussoulou moussoulou mousoulou. Rana se hartó rápido de Francia y deseó ardientemente estar perdida sin salvación final en el jardín de los tarots de una mañana solar, huir de su enamorado ke tenía una dependecia tan insuperable con lo francés ke se terminó hartando de él y al abandonar a uno dejó en realidad a los dos. En Hungría conoció a un ucraniano drogón con el ke se lió pensando ke era la vida perfecta pasarla con él. El ñato escribía novelas de sus experiencias drogueras, si era amapola, iba a Afgansitán, si era ectasy iba a Ibiza, si eran alucinógenos a Gran Bretaña, si era cocaína a Colombia, si era ayaguaska a Perú, si floripón y san pedro, a México, si era shabu a Filipinas, si era para parrandear con mariguana…Paraguay! En Chile chuleó de todo y probó la flamante mariguana transgénica preparada por la CIA pra enlokecer más ràpido a los adolescentes –no volvían a su casa depois de dos días y no recordaban los nombres de sus padres- y supuestamente asi, con esa metodologia poco ortodoxa y revulsiva disuadirlos de ingresar y permanecer en la tan promocionada vida bohemia y joincera… En realidad de Paraguay le copó la merka y sobre todo su rescoldo deleznable: el crack. Rana saltó nuevamente –otra vez llevando un ñatito montada sobre ella- y esta vez sobre el gran charko con intenciones de llegar hasta el Chaco pero llegaron a Cidade del Este. Con el ucraniano la cohesión se basaba en un juego perverso de te dejo libre pera atada a mi, te suelto pero vuelves a mí, con fantasías sadomasós y de menage é trois flotando en el fondo de sus cabezas drogadas. Rana ya era experta drogona cuando salió de la España de su padre, de hecho curtió el kif cuando pre-puber su primo la desvirgó con su dedo tomasino, ke hurgando y hurgando llegó a soltar amarras infantiles al sentir una nueva realidad hasta entonces desconocida para ella –el clítoris, víctima de la ablación más rutinaria en paises del Magreg (Egipto) y del bajo Niger…El primo la penetró depois salvajemente y bebió toda su sangre pubescente hasta emborracharse de tanto pene erecto y depois llegó la madre, vió la escena y la echó…En el colegio de monjas francesas, donde la enclaustró la madre chiíta pensando ke no sufriría nuevamente un estupro parecido, tambien fue manipulada por los dedos-godomichês de las monjas sonámbulas…A una, virago y lider de la banda de lesbianas ocultas bajo hábitos cristianos, le cortó una noche su mano, y a raiz de tal acto fue dada de patitas a la calle again…En sintesis, prefería las drogas y un laburo donde rekirieran de ella por alguna de sus habilidades: sabía idiomas, era muy hermosa, de prersencia física casi griega, simpática y dispuesta a una buena parranda pero solo a partir de los viernes a la noche… En AsunZión frecuentaron con su pareja drogón todo lo frecuentable ke pudiera insuflarles un hálito de dragones: vernisage de artistas conceptuales, pubs nazis, discotecas de alta y ruidosa bpm, locales de karaoke, panCheros merkeros, prostíbulos de coreanos, almacenzitos chakariteños con crack incluido, burdeles anclados a la bahia en forma de botes prostibularios chinos…y bebieron tekilas, whiskeys, cerveza a toneladas, y por supuesto merka y crack, las joyas de la corona. Bela Tok Tok fue reclutado por ella para la Secta, primero como otro juego más ke los entretenería los fines de semana en una city abandonada de la mano del dios consumista, faltaban lokales donde pasar horas y horas bebiendo y ke el insomnio y el aburrimiento no entorpecieran la vida tan breve y sosa y fastidiosa sin una copa de alcohol decente. Bajaban a la Chaca en general solo los viernes, así podían recuperarse bien para marcar tarjeta en el laburo el comienzo de semana laboral (llamado luneró –Blue Monday- por sus habitantes nativos) –Rana, pues Tok Tok era escritor freelance-, en principio solos, depois con algún amigo o conocido europeo como ellos y muchos despues se confiaron con otros personajes lokales. El número perfecto solía ser el 3, tanto pra Rana y para Bella Bar Tok Tok. No tenían el perfil de conspiradores, eran extranjeros, ké podían pintar en ella.¡¡¡Todo si había crack de por medio!!! Y se drogarían ab eternum y escribiría Tok Tok sus libros tras la experiencia, ké más se podía pedir…Echar al gobierno, y sí, no estarían en contra si el siguiente fuera más alegre y menos nazi, estaban de acuerdo. Sí señor. Rana fue encomendada a encontrar al descendiente ke debería tomar la silla presidencial. Le habían dado datos los de la contraliteligencia revolucionaria ke mirara por San Pedro, Canindeju, Amambay, etc., apenas eso, nada más (su empresa se dedikaba a limpiarle al culo a los gobernantes de turno: les proveían de toneladas y toneladas de papel higiénico chinos). Ni descripción física, edad aproximada, señas particulares, tendencias, gustos de consumidor, target comercial, horas predilectas para comer, etc. Y todo porke frecuentaban la Chaka, el lugar más conspiraticio del Paraguay! Por eso esa fama ke ningún presidente de la repúblika –ni el más zafado o prepotente como Stroessner- ha ingresado ahí ni con escolta ni cubierto o undercover bajo un disfraz conveniente (para pasar desapercido, de mendigo como acostumbraban a hacerlo el sultán o jeque asegún los cuentos persa-arábigos…(fuente: los libros de Ivo Andric o danilo Kis) de peajero monigoteando crack de sus bigotazos nocturnos. La primera vez ke fumaron crack lo hiceron con unos niños de dios te salve maría callejeritos ke juntaban calderillas en los semáforos para reskatar el preciado cigarro…Cinco mil un pitillo de un efecto ke duraba otros 5 minutos, orgasmo infantil era ese crack para el ucraniano y Rana, imaginemos ké efectos suscitarían en el organismo de unos niños hambrientos y abandonados desde la cuna…Niñitos casi ya crecidos sin haber aprendido la afectividad, ke uno pueda conmoverse o enternecerse ante ciertas presencias humanas o animales o ante las vestales del amor de Milo Manara, ke las reacciones posibles varien de la caricia al abrazo, ke no todo deba resolverse con patadas o puñetazos… “Quyero a mis n-migos, aunque no a la manera cristiana, me distraen y me hacen hervir la sangre. Estar siempre alerta, captar cada mirada, adivinar la significación de cada palabra, descubrir intenciones, frustrar complots, fingirse embaucado y, de repente, derribar de un solo revés el enorme y complejo tinglado de astucias y designios: eso es lo que yo llamo vida”. Peregrinando por estas tierras de excepción roja, ella ya no se hacía el indio, como cuando estaba aburrida y no pasaba nada allá en Ouropa, esa serpiente-vejestorio.
Héroe 5. Bela Bar Tok Tok
Bar Tok Tok tenía la rara virtud ke suele observarse en los animales domésticos: la vitalidad y el optimismo energético de sus patas y la alegría de sus orejas jamás se volvía cabizbaja y gacha, ningún tatachina exterior ennegrecía su vida preZente. Le bastaba carrar estentóreamente y levantarse a la vida cada coeju y listo, todo empezaba de nuevo, se kemaba todo fuego del resentimiento y los rescoldos de los pensamientos últimos y ya again…al socaire del ser feliz! Así había rekalado en la city morena hovy de Paraguay (desde ciudades tan poéticas como improbables en el itinerario y derrotero de ningún turista no accidental: Melitopol, Maputo, Piranae, Soroca –en la sensual Besarabia, donde la originariamente fatimita de Rana le cantó el juego de abalorios de besos árabes-, ….), con uno de los anteojos de su infinita colección bien calado sobre su estrecha nariz ucraniana (de padre serbo-croata y madre húngara o madre polaca y padre kosovar), a esta tierra estéril ke se convertiría en un par de años nomás en la tierra ucrónica de sus aventuras infanto-juverniles. Así frecuentaba la Chaca cada viernes de sombrero –viernes de soltero asegún el gracejo popular- a tomar unas cervecitas en uno de esos almazencitos acostados bajo el peso monumental del Palacio de govierno lopista, y fumar crack con los niños de la calle (él no necesitaba apilar monedas para hacer el trueke ni juntarlas en las semáforos simulando limpiar parabrisas), olfatear la pedofilia y/ o la pederastia –o la anulación de estados intermedios en la clase mob, chacariteña de paises del tercer mundo antes del fin en el 2012-, siempre acompañado de su yiyi Rana, chapoteando entre los charkitos de los bajos en su shortcito de vaquero coreano mau y algún snob aventurero ke kisiera desaburrirse en/de city tan pakata. Siempre se sintió un Bartok minimalista reiterativo y a eso se debía la elección de su nickname en los chats conspiraticios de la Secta, donde ingresó reclutado por Rana, ke le sabía políglota –los húngaros son los mayores políglotas de la historia-, y como el explicó: “Yo, al igual que los perros, siento la necesidad del infinito”, solo la Secta ofrecía la oportunidad ke los kurepa-kolorados-neoestronistas se vayan a otro lado a tapar el infinito… Bela hacía tok tok en la realidad de los niños de Paraguay pre-post-neonazi, los estudiaba cuando le lustraban el zapato en la vereda del Lido, cuando compartía con ellos su pitillo de crack en el almazén junto al palacio, etc. No tenía ningún alma de zen, era eslavo y por ende prágmatico y egoísta, pero los admiraba de cierta manera, su capacidad de enfrentar la nada cada bendito día -chamuscado de luz bella y cruel al mismo tiempo- sin enloquecer o desesperarse, tenían swing en medio de la miseria y el abandono de dios. Bela Bar vivió una temporada en Berlín, curtiendo Einsturzende Neubauten y a Nick Cave y Anita Lane, eran épocas de nihilismo extremo, salía una noite y terminaba copulando sin condón con una mujercita de la calle, jugando al suicidio por carambola, sin atreverse a acabar solo, nihilismo ke por cierto hoy se practica más rápido y precozmente en edad ya casi púber, rondando los bares y otros lugares con gente, no sabiendo lo que buscaba o sí, otra realidad que la reiterada ab nauseam, tenía dinero para comprar discos y/o xupar y coger en burdeles, pero el dinero tampoco daba para las dos cosas juntas, uno tenía ke decidir entre las dos alternativas constantemente, cada fin de semana o fin de mes, dependiendo del trabajo de ese momento, si estaba en algo temporal y de sueldo de jornalero o una maquila con un coreano en un subsuelo de un bote, el punto del conflicto era ke el dinero no daba para hacer las dos malditas y opuestas cosas. Cultura, bildung del espíritu al modo clásico o casi, cultura diskera, o destrucción, gasto y anarquía del cuerpo: alcohol y chicas…de la noite, de la larga noche berlinesa. Ahí empezó también su afición drogona, pastillas, anfetaminas, coca, hachís… Lo de los libros vino después de lo de los discos, cuando la cabeza tuvo una tregua a sus impulsos de exceso de vitalidad ke hoy él catalogaría como conatos torpes y patéticos de suicidio indirecto. Conatos ahogados en el gesto y el desplazamiento de un loco rondando la ciudad, viendo qué hacer, dónde meter el pito, olvidar lo real a través de sexo, drogas o alcohol, la fórmula de siempre, la sabiduría de mula humana era breve y concisa. Lo empujó a eso un viraje importante en su vida de zombie berlinés: la muerte de su madre. Tuvo ke volver al hogar, tratar de asimilarlo, entenderlo, escribirlo o forcluirlo. Eligió la escritura. Despellejar nuestras mentiras. Se volvió un autor famoso en su idioma eslavo en temas que inmiscuían a drogas y putas. Una especie de Céline juvenil y de Ouropa oriental. Cambió de ciudad, pero no de temas, si no era Ámsterdam o Barcelona, siempre eran putas y drogas, eso era invariable, siempre existía una veta oculta y aun inexplorada de nutriente de putas y drogas en alguna city, Singapur, La Habana, Wisconsin, Cartagena de Indias, Bogotá, Santiago, Murcia, Timbuctú, El Paso, Hong Kong, Kabul, etc. En AsunZión tuvo un cicerone fundamental en el Sr. Gabilondon –vasco ke nunca pisó en su fucking vida London- que entre otras y mil petits cosas le enseñó a bailar el londón karapé, danza fantasma ke figuraba en todos los libros de historia del país como surgida a partir de la parodia de otra danza decimonónika europea original entrevisto detrás de escaparates de gente elegante….(lo mismo en todos los lugares: Velvet Underground surgió cuando sus integrantes kisieron tocar igualito ke los Rolling Stones!). Se adaptó tan rápido ke se aparaguayó en menos de dos años (un ejemplo de aparaguayamiento manifiesto es el cambio operado en los coreanos cuando pasan del alto vértigo consumista de Corea del Sur sin siestas a las caniculares siestas paraguayas ke obligan a cerrar su comercio eskinero durante tan saludable práctica totalmente extinta en los países del G-20) Siempre viajaba con su colección de sintetizadores teclados analógicos: farfisas, melotrones, mini-moogs, "ThoWiephon", theremines, vocoderes…Como si temiera no volver a su tierra natal o ésta fuera a ser devorada por un diluvio o se hundiera bajo el peso de una bola de fuego espacial…Una noite de reseka despertó sacudido por una pesadilla post-apokalíptika: la España de su yiyi Rana había desaparecido del mapa, solo flotaba al garete un archipiélago hispanoparlante: la antigua Galicia vuelta isla, una especie de Antártida de la cultura peninsular, flotando como una verde Erin sobre el Cantábrico acompañado de islas cada vez más pekeñas, las Esporadas castellanas vueltas canicas…El País Vasco y Cataluña vueltos poräs del mare magnum. Peor en su tiempo de laburo laptopante, mientras escribía en esa lengua fino-ugrio barrabasadas contra la s pomposidades del medio, gustaba de paladear en radio Kurumirï67am ese programa altamente edificante llamado "Cómo aprender a robar libros” que en ese preciso momento esta instruccionanado a su petit comunidad de lectores voraces osbseso-cleptómanos: "por ejemplo si tu amigo ves ke tiene un Saramago bajas hasta el esso shopp de la eskina y vuelves con dos cafés purétes y en minutos su poder diuretizante mandará a los fondos a tu friend y aprovechas allí la ocasión y pillas el mamotreto luso-nobelizado y cargas con ella hasta la librería de usados de don Gómez en herrera y ee.uu. y trócalos por un Wilson bueno, brinks ke siempre kisiste y recién agora podrás tener…aunque no lo leas, tener es un estado poétiko tan real como la de la electura de nuestras lecturas, ya lo decía el tano Calvino en su celebérrimo libro Si una noche de verano sueñas a una yiyi con Shakespeare…”

Fragmento de Cons Pirando a full mientras suena Goran, Príncipe Tambor y Tembor, ke próximamente será publikado en Belgrado, Serbia