kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

domingo, febrero 21, 2010

medio-pro-logo a "La Salidera" de Sebakis

No la Argentina Oficial: la violencia cernida como raining stones sobre sus hijos de plata. No. No hace falta reiterar Caparrós ni Asher Benatar (ni el terrorismo ni el kínder). Nadie de afuera -ese vecino intruso- “pidiendo” ser seguido con sus Fanny games. Sí un Huis clos kurepa. El triángulo edipico del horror no tiene puertas ni ventanas. Monada de mónadas ke se regodean con su propio espanto. Sebakis muestra microclimas de terror doméstico. Sus héroes son Padre-Madre–Hijo. Nadie más. Ni Estado ni la malvada Inglaterra ni la Triple A ni la Junta de Reconstrucción Nacional escribiendo su terror policial. El flujo de la violencia es una trasfusión que pasa de padre a madre y de madre a hijo, postas de la violencia actual y primigenia, profana y sagrada a la vez. A veces el doble del padre o de la madre, los abuelos, también participan como partes de la family extensa. Otras veces, el hijo sufre (+) el doble con el nombre de Hija. Sadomasokismo a full, de sol a sol. No hay mentiras ke contar. Psicoanalizar la letra keda. Ángeles y bestias, dañar y ser dañado. Empecemos a ser…La salidera es de un encierro perfecto sin salidas. Los mirlos no entrarán jamás por aká. Porque Los pájaros son internos…viven chocando contra la botella de vidrio…esto parece un Ballard (o Hichtcock) introspectivo. Un despectivo del exterior. Un Wittgesntein sin escalera, una colmena humana de la mítica aldea primordial como su moska!
Kuru Bogado AsunZion, 21 febrero 2010

miércoles, febrero 17, 2010

Ministro de Minas y Cervezas: Cristino Bogado pra Anto Birrera

Ministro de Minas y Cervezas
Embriagaos de miedo y seréis borrachos perdidos sin beber
En el año 2050 Pou Tercero acababa de visualizar La Jetée transparentada sobre el culo de su yiyicita mientras se calentaba pra joderla por el ojete cuando el celular Nokia incorporado sub-cutáneamente como un tatuaje cumbiambero en zonas inguinales hizo un zum de recepcionar un msm intempestivo ..Mientras la Geisha Gieshen decodifikaba su msm, Pou 3 fue a mirar su Coca Cola gato de Cheshire vespertina en el azulejo del boudoir. La república indie de cumbiamberos –ke abarcaba la mayor parte de la Amazonia, poblada de todos los cholos de la ex sudaka, mientras las zonas andurriales, bárbaras, frías la ocupaban guetifikándola todos los caucásikos ke aún malvivían, tuchaite kaure forever, después del tunguskazo, ke ningún satélite antimisil olió sikiera, ke había reacondicionado el mapa real politik del sub-continente- copaba casi todo el espacio inalámbrico – “el espectro de frecuencias inalámbricas es finito”- donde a duras penas se hacían paso las ondas de los celulares privados, ke llegaban con un código idiosincrático pra ke el estado total no los espiara. Gieschen kedó helada cuando se enteró que en el 2025 aún se bebían cervezas, hoy totalmente prohibidas como cualkier otro bebida, excepto el agua guaraní Parati de Patiño… Las suscripciones a banda ancha móvil en República Cumbiambera ke subieron de 150 millones desde 2014 al triple hoy día+ el uso indiscriminado para matar el tedio de video móvil y los juegos online devoraba más amplitud de banda que las llamadas de voz o los mensajes tradicionales de texto y ni los 800 mega hertzios adicionales de las frecuencias para las compañías inalámbricas licitadas recientemente entre mafiosos de las frecuencias dominadas por canales de televisión, empresas de comunicaciones por satélite y agencias federales como el Pentágono o Cocamacha daban abasto. Leer msm era un bodrio pero el mensaje llegado a su móvil sub-cutáneo leído en sus manos por transparencia la sakudió como un volcán altiplániko: «Agencia Klandé Resistiendo el Marikhanato (AKRM): Boletín semanal---El interregno de Lugosi el vampiro de san Pedro fue breve e insignificante por los graves acontecimientos sucedidos a posteriori. En ese entonces sus seguidores usando la jerga oficial falaaron de apocalipsis o juicio final dependiendo de la posición politika y social ke ocupara el demandante. Todo ese caos indeterminado fue sofokado de un manotazo salvador por el mariscal de turno ke decretó la era del mariskal y de su mariskalato en especial. La metáfora publicitaria y nacionalista cobró cuerpo de forma siniestra e impensada. El salvador llamado mariscal duró casi 3 lustros imponiendo su viejo juego escénico soso y letárgico mientras la mafia apretaba sus armas en un telón de fondo ke ni la prensa lograba cubrir o vislumbrar… Lo ke nadie esperaba fue el giro del mariscalato a su signo contrario el marikanato, nomenklatura erigida en honor de su guru genial el descendiente de ucranianos encarnacenos, el Profesor Vladimir Mari Kaki, eminente científico, discípulo aventajado de la escuela químika Canese Krivoshein, licenciado con los más altos honores y nuevo tendotá adorado x las masas hambrientas de libertad cuando fue again demolida la efigie del mariscal de 3 lustros de su cerro Lambaré, forever lugar de devoción del jefe de turno. Mari Kaki afianzó su ascenso vertiginoso yuxtaponiendo ciencia y política: fue el patentador de la primera cerveza ideológica El estado del marikhanto -ke aun nos asfixia hoy- instaló sin licitación previa canillas de cerveza estatal al lado de la de agua potable en todas las casas y la bebida ke, chorreaba de ella full time, según afirmaciones maquiavélicas de cámara de la corte adentro, transmutaba la sexualidad de su pueblo, ke, sic, volvía puto (como si el ir fuera hetero su volver por lógica implicara un homosexualismo!!). Su aforismo inspirador estaba en la p. 108 de El antiedipo, donde deleznablemente un Wattari afirmaba ke el homosexualismo era la sexualidad auténtica del hombre…ese ente jeyma. Este Mari Kaki solucionó el acuciante problema malthusiano de la región con esta religión cervecera, makilló además el ancestral asuntelli de los cacikes, curas, pilinchos váiros, habituados a llenar de hijos a sus no-mujeres, y todo el concomitante pleito de la herencia paterna recurriendo al truco dórico, sexo sin secuelas, cogiendo solo por el posteriori y ke el estado seleccionara a sus hijos para ke todos no solo nazcan con la cara de su líder –iracunda ventolera yankee- sino ke tuvieran apenas un único y estéril sexo y una únika i monótona sexualidad…Oh, los niños del marikhanato! De Ministro de Minas Y Cerbezas estales eskaló hasta encaramarse a la silla curul del Marikhanato, como Julio César había inventado el cesarismo Mari Kaki hizo otro tanto derivando el Marikhanto de su solo nome ilustre...» Pou tercero recordó su miedo cerval a beber -yendo y viniendo sursum desorsum en su cubículo- y deconstruyó su etiología súbitamente hallada en un msm perdido en las frecuencias pedorretas de la república, msm-botella lanzada al vació del tiempo saturado de música hertziana de saurios y camaleones! Y pensó, muy pero muy al fondo, ke se animaría beber esa fckng birra sin miedo alguno a kedarse con la muñeka karé que auguraba su delirante científico loco, un Jerry Lewis del pasado viviendo ainda su alucinación en las fisuras de las ondas sin posible desagüe hasta el agujero negro nos llegue a comer. Estaba harto de mirar, de emborracharse tántalikamente, ke liberaran ya la birra los putos ,no temamos más al contagio y a la trasmutación, alicias y mr. Hides sufriendo este futuro abstemio infinito hasta hoy ke el msm misterioso develó la farsa, la supuesta genealogía del mal y el tabú asociado al hecho de beber de sus contemporáneos... Bah, dijo, la Geishen, con su desparpajo de geisha, contumaz bebedora de cerveza klandé, es pura simulación del estado cumbiambero pra mantener el temor de beber birra en la gente…, inventar tabús, como cuando mi mamá me decía ke si me masturbaba me volvería loka, no creo ke estos –video-msm se anden perdiendo en el espacio indie,además toda esta serie de republiketas post-Paraguay tuvieron una influenza muy michimy depois del anschluss a ke fueron sometidas por los cumbiamberos,jaja, vente conmigo primor, y te dejaré beber de mi canilla-concha la birra mas ambarina de la frontera….sino aun no te animas a beber directo de la lata, claro. Solo tendremos ke pasar el mercadito 2010 donde venden muñekas inflables con la cara de Lugosi, Tizio, Mboure, antiguas figuras carismátikas de la imbecilidad populachera.Bamos...:)

martes, febrero 16, 2010

Pro No-logo de ANTOLOGÍA BIRRERA

ProNo-logo
En el año 93, según las estadísticas, se consumieron 2 millones de litros de birra en Paraguaylandia, eso da una relación de dos ñoños por cada cabeza de familia. En el año 99 arriban al puerto de AsunZion tres container con 24 mil cajas de cervezas Tembo, provenientes Lambarenê, Gabón, que fueron incautadas por la fiscalía en un aparatoso operativo a las tres de la madrugada, ante la mirada triste de los estibadores de turno. El 12 de junio del 2001, la poeta Yiselle K., resbala en la vereda de en frente de la Facultad de Filosofía al pisar una tapita azul brillante de PilZen y se tuerce el tobillo. Tres hechos aislados en el tiempo y en el espacio que conforman la trama variopinta que podrían llevarnos a cualquier concluZion. Preferimos ésta: una coletánea de escritos que buscan emborrachar con la más hakû literatura ñembo goliarda, que ricochetea desde el barrio Santo Domingo de Lambaré hasta la tovasy Berlin de Alfred Döblin, pasando por el barrio añaretaí kanibal de SubPalermo de Uruguaylandia, rebotando nel viejo Manhattan atestado de culonas boricuas y rozando haverê el Obelisco Macedónico de kurepilandia hasta aterrizar en tuas manos sedientas de espuma , mi Afro Dita!
AsunZion, ferbrero 2010
Pou & Bogado, editores de Felicita

domingo, febrero 14, 2010

EL PORO'UÑOL ES LA LENGUA DEL FUTURO DE LA POESÍA

El poro’unhol es la lengua del futuro de la poesía paraguaya By Kuruney
revista La Migra, Baires marzo 2010
Después del trasiego pantagruéliko de jugo loco las lenguas se trabaron en una batalla de dimensiones apoteósikas y el resultado de siglos de lucha sigilosa y agazapada fue el poro’unhol de las poesías mais limadas y piradas de la actual poesía parawayensisis: Pou, Diegues, Bogado. Sus fuentes verídicas son JMorales y Jorge K., el uno poeta adscrito breve y tímidamente al Ortiz Guerrero y el otro es el autor del último libro etiketado por una fatwa policial paraguaya (stronista): Paloma blanca, paloma negra. Hijos setentistas de la fraternidad con touch zurdo y seres vulnerabilizados por kerer seguir caminos non sanctos de la poesía aislacionista. El tercer autor disparador del poro’unhol es Giménez Caballero, diplomático falangista exiliado a tierras del ñaupa llamado Paraguay en las décadas del 50 y 60. Trajo un lenguaje de la euforia nunca conocido en estas tierras (fuera del ardor bolche-revolucionario), libertad lingüística no compatible con los casticismos peninsulares, maestro de los neologismos, del lapsus linguae entronizado en verbo milagroso recién horneado por el estro sub-tropikal… El poro’unhol no solo mixtura fluidos sanguíneos sino la amable corriente de las lenguas en su devenir habla, fala, castillos de fonemas, reflejo verbal del pueblo luego. Es una bolsa de gatos donde el español da las disposiciones pero el guaraní las desobedece bellamente y el portugués sucumbe a sus cercanías como doble infiel…Incluso el omnipresente inglés asoma su larga nariz dólar-homosexual a veces, ese imperialismo econo-libidinal ke nos deja impotentes y estériles. Súbitamente revela su esencia, su nuce atomístico: es un contrabando de fonemas, una salivación mau, una rumia falaz y hablante x sobre los puentes de la burocracia y los pasaportes de la mentira política. Bichos-lenguas ke se deslizan sin prótesis ni gramática institucionales, sin reales ni peniques, apenas solos de lengua sobre el tamboril de la palabra amaneciente del chamán karaíva y su vuelo de yaguareté hacia la alucinación del Yvy marane’ÿ… Pou escribe un poro’unhol donde las intertextualidades se alimentan de voces callejeras del Abasto o de la jerga dialectal ñembyense hasta estirarse a un inglés de letras de rock y sus voces salidas de una mente de alien. Diegues pirutea entre Sosandrãde y Bueno, saltando la frontera seca de Punta Porá, esa city brasilera con su lengua oficial sin embargo se yergue con su bello nombre jopará (Punta está en español y Porä en guaraní ke es bello).Un coketeo con la línea poesías 3 fronteiras ke el último Kanese, el ke va desde Venenos a Pelar la banana, formó virtualmente en un blog yamado precisamente p3f junto a Marcelo Silva y su Chamame (novela delirante en portunhol con guaranises). Bogado sokava el guaraní de su posición polítikamente correcta de lengua violentada, conkistada, ninguneada, arrinconada x el español mais sub-continetal y oficialesko, harto de esa pose ya no avá de lengua-víctima ke gusta demasiado curtir y de la cual vegeta y vive succionando las canonjías estatales una cohorte genuflexa. Perevierte un zumo ácido ke fagocita lcon ademán so'ó los solecismos naif, los barbarismos de los de a pie, y las metátesis de una boka deskiciada x la esquizofrenia de la realidad diglósika del día a día parawayensis. Y el juego de espejos de hacerle pito catalán a su primo o medio hermano el portuñol selbagem de Diegues. Música y errores, errancias del fronterizo entre un país y otro, metidas de pata del poeta volador (ser sin patas aptas) en una lengua oficial pra no caer en el otro, ricocheteos de un código a otro, un código plantea una pregunta pero otro lo responde caricatureska pero poétikamente. La poesía se disfraza de cumbia para entrar bíblika en las estradas del amor a la lengua, esa pija dela boka innata porovokadora… Cosmos de cómo es la red de voces de múltiple procedencia, claro el resultado no es como el clasicismo donde la idealidad destruye la realité, las pijas de los fisikones penetrados de amor dóriko tienen pilines en vez de zocotrokos…En el poro'unhol la pija es una ofensa de carne enrevesada de venas azules hinchadas de semen-sangre explosivas… El poro’unhol creció entre el post-jugo lokismo y la hornada de yiyis como Marta Mondrian, una MA con moxila al hombro. Su conducto principal fue allí en la cartoneras parawayensis surgidas desde setiembre del 2007 hasta hoy. Yiyi Jambo, Felicita, Mamacha, etc. El inédito x décadas, Pou, sakó su gostosa y tesuda ópera prima en Yiyi Jambo: Hamburguesa de Moñái. En su siguiente livro de aliento libre de de-generaciones aparecido en Santa Muerte cartonera (Mx, diciembre 2008), EL Quinielero patafísiko, uno de sus poemas da la clase de sus intereses:
Chura chura chura (el churero en sidecar) chura chura chura/ mondongo criptonita/ aleja chongos de capa y bombachita/ rompe azuza pubis perö/ viagrampa tétricos tembó puro output/ librillo amoratado turbará ese kangy furtivo/ que atenaza tu carnaza/ chinchulín pálido helicoidal/ chinchulin que encebolla/ la mansedumbre de tanto pasto muerto/ kü mátare sin responsos ni retórica/ mugidos de Spandau o de Riga/ ipokué misterioso - senderos perdidos/ hígado prometeico/ riñones desenfrenados/ chura chura chura/ perevy si te falta algo/ (un coturno, un desabillé, el na'ápe en tu punto G)/ y curarte esa fisura/ sana sana con pikana/ korazó tuyakué/ tripagorda selbagem/ bofe sin grisallas/ cuajo para el bienamado/ futuro kezito (do you like posición candado?)/ neike neike toro bola/ vade retro vare'á sempiterno/ koa hína ñande bezoar/ los 4 estómagos kele'é/ las metáforas jatebú/ las estrofas tembonë/ el ADN añarevikuá/ de la poesía del jopará/
El Pombero tamaguxi y Mantra karapé son los últimos libros, perepepetrados x el ñembyense. Diegues trajo un guaraní hurgado y cazado en los diario Popular y Crónica (sus biblias del lenguaje) y otro erudito y enciclopédiko, el del Ayvu Rapyta, cocteleados kon la angostura, específico infaliubeu, del oportuno portunhol fronterizo a la AsunZion del 2007 cuando presentó por la indie Jakembó editores su Rocío:
EL VERANO 2007 LLEGA SALBAJEMENTE Y ROCIO ES LA REYNA DE LAS KOLAS PARAGUASHAS KONTRA EL KANGYLON Las Yiyis de Pilsen,/ en polleritas jeans desbotadas,/ cabellos negros luminosos,/ son hermosísimas Hadas/ de la Fauna del Amor Paraguayensis,/ pero Rocío es la que mais Impakta./ La Vicerreina del Paraguay y las Yiyis/ que se empaparom com Crema de torta italiana/ en Punta del Este, son muy bellas y muy ousadas,/ pero Rocío es la que mais ti Chapa./ 700 millones en el pozo./ che rembo remoi Milionario di berdadi/ Nim Miss Tanga nim Miss Tonga./ Yiyi del Néctar de Yégua./ Cumbia Kachonda./ Karen festeja sus 15 anos/ en colorinche Noche Kaliente./ Todas las Chicas que muebem las Kolitas son muy hermosas./ Pero Rocío es la Mais perturbadora./ En Katuetê desfilam hermosas quinceañeras./ Es lindo encontrárle a uma amiga perdida./ El Verano Paraguasho puede ser la Sukursal del Inferno./ Pero Rocío es la rima Tetas y Miel con Queso./ El Inbentor del Amor Amor le Inbentou a Rocío y las Paraguashas./ Brócolis y Tomate ajudam a combater Males de próstata./ Hacen la Elección de la eterna Kola matadora del Verano 2007./ Rocío, obviamente, vence el konkursetti./ El Sucesso es una Droga pesada y peligrosa./ Cruzam el Paraguay unas Bolas Voladoras./ Todas las Yiyis, mismo las feas, tienen sus Bellezas./ Pero Rocío tiene la Kola yasiyatereízadamente Perfecta./
Cristino Bogado al frente de Felicita cartonera desde 2008 ha publikado como editor a medio mundo: Marta Mondrian, Giselle Caputo, Mónica Britos, Ever Román, Carlos Bazzano, Mónica Kreibhom, Oscar Fariña, Marcelo Silvaconcha, Pou, Diegues, Kanese, Morales, Damián Cabrera (ke práctika la variente “portunhol xiru” desde su Minga Guasú natal)... Tanto en su blog www.kurupi.blogspot.com como en ediciones cartoneras de Perú (Sarita), Kurepilandia (Ñasaindy, Cartonerita Solar, Textos de cartón), Uruguay-paraguay (Caracoles y Kurupis) o en indies como la no-editorial Milena Caserola (Amor karaíva, febrero 2010, buenos aires) ha seguido tirOteando su escritura-caínbalista sin pudores ni escrúpulos introyectantes. El siguiente texto sirve de presentazione estético-existencial al mismo tiempo ke la de su particú lenguaje menor: Bogado portátil para torpes y principiantes Me declaro en contra de 3 enemigos bien claros. El Estado (anarkismo) El capitalismo (anticapitalista) La civilización (curtir apenas desnudos entre los yuyales y chirkaty cual dorados de avatí Catherine y Heathclift sub-tropikales, salvajes hasta los bajos!) Mientras, voy tirando, sin tierra ni techo, como los pieles-maká de la vida negada reprimida, forcluida, quid pro quotizada, anacolutizada, desbakuninizada, forzada, pax neoliberalizada. Me niego a colavorar con el Estado (trabajar en ANDE que roba la luz de la Itaipú titánikamentre del hígado prometeiko de todo parawayensis pynandí), con el capitalismo (no ke no empuñe el trabajo pero no vendo mi sacrosanto y metafísico tiempo libre, ese tekó kuaá con horas para el entaninado y el Kentucky mau de l’amour mortal de las yiyis), con la civilización (ñembo summun estado pinacular y supremo de la racionalidad humana, prefiero literaturizar su puesta en práctika grotesca cotidiana aburrida, delirar por sobre sus irrealidades estatizadas en la vigilia repititiva, automatizada, posfordista, japirolizada, uf!, catacresizar la piedra de tu vida desgranándose en los ojos de mi reloj de arena vital). Mientras, no tengo ni encontraré en ellos mi lugar, nevermore, vivo descentrado, excéntricamente, arrojado en la derelicción periaxial del mundo fantasmal. El lenguaje, la poesía, la escritura, la literatura, la catacresis, el arte, su superación o no cumplimiento, su casi/arte, su post-poesía, siempre intentando matar con su letra levitante sobre la alfombra mágika parsi de ese trapo en tropa trópika y sub-tropikal: catacresis: o por ejemplo, ke una frase irónika, sangrienta, al límite del cinismo dandy i parrésiko, que exceda y exacerbe las relaciones y urbanidades de la pax neoliberal, de again ñembo amistad o policía social: eso y nada más. Parodiar la “literatura” oficial: ese hablar ideologizado de los zombies llamados ciudadanos parawayensisis. La palabra debe penetrar como un falo o dildo, omokyry’i haguá pe nde py’á mirï, el lenguaje trata siempre de envolver a su yiyi de turno y cabecera, falar sin interés y pathos de conkista es nada, periodismo, filosofía española, etc. No tengo amigos sólo deseo coger el mayor número posible de yiyis entaturo’oizantes antes de reventar, colgando de la cuerda de un tetrástiko poe-post-apokaliptiko-maya. Si hay un riko, cheto o burguesito on the road culíes delante de mí, ke espere con certeza el escupitajo verbal que mi apunkada vara de karaíva arlekinesko otorga espontáneamente (el falo del peludo kurupí silvano, el nombre de mi estúpido padre!), de todos modos si se salva de mi “propaganda con hechos”, no podrá escabullirse por mucho tiempo de este testamento-koan de corte filosamente schopenhaueriano-bernahardiano que todo poeta-mendigo donará a la masa damnata que vegeta y prolifera en su patria y aledaños de nombres repugnantes. Títulos, investiduras, roskas, constituciones, instituciones, cargos, sinecuras, niñerías caprichosas, sentimentalismos patriótico-morales-generacionales-sexuales, chau che, no son nada para mí. No me comprometo con nada, no kiero nada, excepto, mallarmeanamente retro, a esa yiyi, Beatriz post-prístina, la Nada. Entre vivir y morir (infinitivos infinitamente tristes) elijo siempre, ucrónikamente, esa tercera vía imposible: no haber nacido. Mi pistola o mi bomba es mi palabra, no ñe’ë yboty, nada DE NAIVETES DE GANCHERAS, SINO BOMBA-ÑE’ëS TENGO PARA los entelevisados, entelenovelados por el kulo, esos amantes del excremento, coprofílikos hasta la heces de su secta, los excavadores de kakas, los entarkinados adultos-niños no de Crumb ni de Freud sino de Bob esponja!! Mi yboty jamás brochará, mi pene carcajea salivante como un caballo loko de la tarde sexual, ¡avanti abatí! Última-primeras palabras enjoparaizadas de la historia de la no-poesía del bloggerío puniversal….en esta hora de pikitos sonzosonoras en su desembotellamiento lingüístico. Nokiados por la ceguera del logos cotidiano doblemente digital, el polvo infalible del Olvido tarda en llegar en cubrirnos. Nuestro problema es el Olvido, no la plata ni el maldito PARNÉ AL FINAL, no sabemos Olvidar, no somos generosos en dar Olvidos, deberíamos de aprender aunque sea en el umbral del alzheimer, olvidarnos que prestamos plata y ke el banko nos matará o confiskará la kasa-vida, olvidarnos a la esposa, hermana, amante, hija incluso: cogérnoslas sin pietas ni piri, hasta que las coyunturas se reacomoden en sus crujidos, olvidarnos los pantalones en la lavandería o sobre la cama de la amante y así peatonizaremos al salvaje novo makaurbanizaado con su yiyilandia abierto, osado oasis anti Las Vegas, en un recoveko, un alegre beko a la Nada: oasis de risas y cum shots asfixiada de sojales y paramilitares Columbo-norteamerikanos. Pero tranki, nosotros sobreviviremos con la nutritiva harina semita de nuestros panes aflautados en su desmigajante musickalidad arrinconada amortiguada, amor aguado mas no mortal y espantosa pantomímika, pantisocrátika AsunZion del poder iróniko ja’e chupe. Merece mencionarse, antes de acabar este petit esbozo de la fluidifikació del poro’unhol, ke ya ha encontrado figuras empátikas en el “portunhol xiru” de Cabrera en el este de Py y en Satori Márquez en Uy (como se ve muy bien en la novela-chat a dos manos llevada a cabo por Hotmail con Bogado y dio el impagable Caraco putea coreanos al ritmo de FM Pesimismo (2009).
AsunZion 14 febrero 2010
Notas: a- Introducción a Años de Jugo Loco. Última Poesía parawayensis (1996-2997) La poesía paraguaya ha sido producida en el aislamiento, editada en libros en su mayor parte ya fuera de catálogo cuando no permanece inédita. La poesía paraguaya del período de tiempo que ha intentado abarcar esta pequeña muestra continúa siendo clandestina. Durante su vida los poetas no son o no han llegado a ser conocidos, y ni hablar de reconocimientos. A pocos se les ha entrevistado; apenas alguna reseña en un periódico para los más suertudos. Paraguay no considera parte de su orgullo nacional a sus poetas. Rara vez una calle lleva el nombre de un poeta salvo las excepciones de los poetas populares, más conocidos cuando se les ha puesto a sus versos alguna melodía en ritmo de guarania, polka kyre’y, jahe'ó, etc. «No hay lugar para un poeta en la sociedad paraguaya», declaró Xorge Kanese. Aislamiento y desdén olímpico es su horizonte cotidiano. Cualquier antología de poesía paraguaya —tan breve como esta— no puede jactarse de ser una muestra objetiva o democrática de lo que se está escribiendo en el país ahora. Solo, apenas, una selección, acogotada, limitada al número de sus páginas (se han privilegiado, onda gato por liebre, los textos inéditos, mantenidos así por falta de guita, editoriales interesadas, apoyo monetario, etc., pero ya hartamente leídos, mostrados, circulados, grabados incluso), algunos poemas (sobre todo) de poetas que el editor, admira. Dime qué lector eres y te diré de qué poemas hablamos. Antologías hay tantas como lectores. No hay ambición de representatividad o definitividad (a pesar del título), pero esta selección tiene coherencia. Sigue ciertas líneas: incluye a poetas llegados de fuera del país, a poetas post-kanesianos, inéditos (boutade contra las antologías canónicas). Es un boceto de una obra mayor, apurada y adelgazada por los imperativos crematísticos. No intenta formar un grupo generacional o de tendencias pero los poetas seleccionados se conocen, se han leído, acaso de repente hasta se respetan, han tomado jugo loco juntos al menos una vez en la década. La aspiración es mínima. La década (1996-2007), falsa, idiosincrática, subjetivizada, cortada de los últimos años del siglo XX y los primeros del XXI, trae a la memoria —desde Lito (Morales) a Lía (Colombino) y Mónica (Britos), desde Malurinvé a este libro— el intento de golpe del general Oviedo, los sucesos trágicos de Marzo 99, mezcla el fin del boom (ilusorio) consumista y la agitación política, los secuestros, el cine paraguayo trepando por vez primera a Cannes. Morales sale de su silencio y edita dos libros guardados por más de 10 años por Jakembó y adelanta su libro pos-Morales con sus Diglosas, Casco, además de encerrar al Niño en una TV pública poemas, Álvarez es editada fuera del país (Buenos Baires, Lima y México) . Montesino después de organizar dos «Poetas en la Bahía» toma distancia en su retiro de Villarrica pero sin olvidar la escritura. El blog de Álvarez sufre deserciones al final del año (http://kurupi.blogspot.com), Colombino y Casco se mueven en el ambiente más arty de Asunción, Montesino práctico del ambiente mesopotámico, extra-Paraguay, se vuelve de tierra adentro, Morales sigue aislado pero ya pública, Álvarez es redescubierta fuera del país como paraguaya. No aparecen nuevas revistas literarias de la importancia de El augur y de Cabichuí 2. No figuran en el Diccionario de Méndez-Faith, Montesino (en la 1ª edición), Álvarez, Colombino y Casco (ni en la 2ª edición). Lecturas en Bar Espacio Sajonia (Álvarez) -de donde procede Méndez, y fueron transdefenestrados Viveros y Britos-, De la esquina (Casco y Montesino), Morales no lee ni se fotografía. No hay tribalismo como en otros países, esa balcanización por grupos étnicos, lingüísticos, preferencias sexuales o psicodélicas, situación geográfica, política… Esta “última” anantología de poesía paraguaya de fin de siècle so’o y resakeado despertar del siglo XXI, va desde Malurinvé (1996), año del intento de golpe oviedista, que nos fisuró con jugo loco los años cerveceros de Wasmosy, de las quiebras de bancos, hasta las Diglosias, entre otros inéditos como Virgen Mosca, Cordero, Lupa, Pombero Tamaguxi, Temworeí, etc. Enfatiza poemas como Mirlo literario (2001), hit memorable que insinúa ideas de chamanismo y sus espíritus ornitomorfos. Pero El mirlo es aún todo un canto de la patria por aquello que Paraguay ha jugado en el imaginario internacional siempre con los pájaros (Pájaro Chovy, Pájaro Campana, Che pykasumí). El mirlo de Casco pasa a sumar y desfigurar al mismo tiempo esa imaginería nativista del Paraguay, acribillándola de ironía y carcajadas. La Lupa de Colombino refracta las esquirlas de esquizofrenia que flotan sobre Asunción, Diglosias erige una poesía sinfónica que no reniega de lo narrativo ni de las crónicas, Montesino hipnotiza con su maraca al Cordero que como Agnus Dei ya tenía una vida paralela en el folklore, Álvarez se desborda forzando las márgenes, como si quisiera obliterar los blancos con balas… Canese que publica desde los 70 no sólo ajusta el tuneado de su nombre (Kanese), luego neonado por la dictadura, sino que factura su mejor libro en 40 años de escritura: Temworeí. Gana un discípulo, que se declara así impúdicamente, toda una petición de principio poétiko-anarquista: Edgar Pou. Para éste, aunque como dice Panero, la escritura del cuerpo, el gesto ahogado en el aire cotidiano, era un viejo oficio ya, cuando se desplazó al fin a la escritura de poemas-mail, poemas-msn de textos. Fariña, afincado estratégicamente en la villa 1-11-14, Bajo Flores, un Cucurto más hardcore (ese falso paraguayo sin máquina), hace de doble agente de la poesía, como un Maxwell Max sanpedrano, con su zapatófono guaraní, bucheando sobre migración, cola de zapatero, todo la taturo’ó porteño. Méndez es el más prolífico del grupo sajón o yakaretesco. Una especie de Moncho Azuaga de comienzos del 2000. Incansable pasta para la paranoia de la urbe asuncena. Britos, las palabras no son para ella más que la continuidad de los teclados pero por otros medios, una hermanita de Sacher-Masoch y Mary Shelley subtropical. Viveros revisita tópicos borgianos, endecasílabos amatorios, o pasa por la bombilla cientificista o folklórika, haikus. El resto es temboreí… Cristino Bogado Asunción, 7 de noviembre 2007 b- Así reza el encabezado del blog kurupi: kurupí, último bicho pilingüe y velvet-maká-urbanizado ke hala y fala en este blog su secreción linguístika, ese poro'unhol (portugués 10 % español 70 %; guaraní pikante 20 %) sería en el fondo definible como un san culottismo poétiko, grito a calzón kitado, pene erectismo full time, una falange anarko-para-militar de la letra, una alucinazione paranokia-krítika del das kapital yankee, y su mayo del 68 un tsunami-yiyismo sin bombacha pra xuxu, un baile de san vito tevinandí paguasu!!! c- Douglas Diegues, uno de los fundadores junto a su broder, el denominado Domador de Yakarés, dice que, al alero de Yiyi Jambo (versión paraguaya de Eloísa Cartonera) y otras editoriales independientes, han publicado más de diez obras en portuñol selvagem. Cita autores y libros. Entre otros: Caballeros solitarios rumbo al sol poniente, de Xixo Sá; Cada vez que ella dize x, del Capo Ronaldo Bressane; Pombero tamaguxi, del poeta Edgar Pou, Transportunhol borracho, de Joca Terron; Dandy maká, de Cristino Bogado; Sonetos soretos, de Marcelo Silva, correntino, único argentino que ha publicado en portuñol selvagem. d-Prólogo Tamaguxi Edgar Pou es un poeta que habla la lengua rarófila de los hongos de los pastos y playas de Areguá, la lengua de los abaporo'ús de Ñembylândia, la yopará lunfardezco y enkurupizado de guaranise el idioma-indioma de Rana Verde, el inglish del Mercado 4, el aváñe'ë de los Pomberos Tamaguxis, la lengua carnicera de los Aô-Aô, la jerga de los Kúrus que andam como cucarachas sonâmbulas, el guaranhol de los Paradisos Artificiales de Don Fernando de la Mora. Edgar Pou es vida nueva en la selva de la literatura paraguayensis. Hablar blablablás sobre su poesia neste momento em que sale de la tumba de las nadas el Pombero Tamaguxi seria traicionarle. Non vale la pena. Lo que vale la pena es leer lo que dice el Pombero Tamaguxi. Sus mentiras cortantes como navaja de caballo loko. Sus verdades mentirosas que non te deixam en bola. Douglas Diegues City Morena, febrero 2008. e- http://felicitacartoneranhembyense.blogspot.com/

viernes, febrero 12, 2010

Segundo conto pra Antología Birrera. Esto no es un cuento by Edgar Pou (mariskal kué de la tikichuela)

Suplemento Cultural del Diario Tarde 7 Publicamos a continuación el cuento ganador del Concurso organizado por la Municipalidad de Asuncionlandia y que pese a que el resultado había sido anunciado por todos los medios , los organizadores aún siguen buscando afanosamente al o los autores para hacerles entrega de los 5000 dólares de premio y organizar los actos correspondientes, edición, lanzamiento, etc.

Esto no es un cuento

por Pakito Uruzú & Miss Lexotan
Como este no es cuento, pese a que narra una historia, lo importante es que recibas el mensaje que queremos trasmitirte amiga M. Es una carta cuento si así lo prefieres, ya que sabemos que eres muy puntillosa y hasta maniática en las definiciones. No es fácil hablar del pasado ahora que vemos, Yoryi, Xeba y yo que todo lo que alguna vez creímos indestructible se está deshaciendo como un castillo de arena, ahora que ya no estás con nosotros, ahora que quien te ve y te oye sonreír es nuestro mayor enemigo, el terrible Domador de Yakarés, ese maldito pintor que te ha engatusado con suas boliñas colorinches. Pero el no te quiere, bien lo sabes querida M. aunque a vos eso te tiene sin cuidado, a vos lo que te importa es que el esté a tu lado y te dé placer selbagem, ya lo sabemos, tranki. Esa es una historia que no puede cambiarse. Pero aunque ya no estés acá, aunque solo el silencio responda cuando te llamamos o te escribimos, sabemos que para que funciones normalmente necesitas algo más, vos que sos tan hermosa, super mabareté poeta, vos que con solo pestañear tres veces podes hipnotizar a cualquier bicho que camina, tal como lo descubrimos esa noche, la gran noche que precedió al gran golpe, en el Bar Kartonero, cuando el mozo nos trajo la cuenta y vos le miraste con esa suavidad mojada que parecen velar tus ojos de kamaleona en las noches sin luna. El pobre hombre te iba decir algo y vos lo miraste, pestañeando tres veces y el tipo se desplomó como árbol fulminado por un rayo. Escándalo en el bar. Gritos, llamadas, un mar de gente se junto en un sapyaite al jere del person que parecía occiso. Vos saliste corriendo sin que nadie se diera cuenta. Los paramédicos que al rato acudieron a socorrer al mozo, no pudieron reanimarlo, está bajo hipnosis dijeron severamente, quién lo ha hecho preguntaron, alguna chismosa, una de las tantas que llenaban siempre ese bar, nos señaló acusadoramente con su dedo índice. Nos limitamos a negarlo con nuestro silencio. Tampoco había pruebas, solo que a los últimos a quienes atendió antes de caer en ese estado fuimos nosotros. Y así estábamos, clavados por la mirada de 33 pares de ojos linchadores cuando volviste a entrar al bar, sin que nadie se diera cuenta y te acercaste al tipo, lo tocaste en la frente y murmuraste una palabra extraña que nadie llegó a entender. En ese instante el mozo se levantó de un salto y dijo: aquí tiene su cuenta señorita........ Pero eso es ya algo que pertenece al pasado, el presente es más urgente y menos romántico. El presente es un poco de rabia y más que nada decepción kerida M. y en este presente debemos aclarar algunas cosas. Cosas importantes para el futuro. Y el tiempo no está a favor de nadie y eso te incluye, aunque ahora te creas más poderosa que antes, más inspirada, más hermoza. Y en este presente debo recordarte el pacto que hicimos, el pacto de lealtad que vos has tirado a la basura, con la complicidad kunu'ú de ese maldito Domador. Todo habrá empezado esa noche. tras salir del bar Kartonero. Íbamos hacia la Plaza Kuruguaya, todos callados, vos al frente, fumando tus interminable kentukis. De repente te subiste a un banco y nos empezaste a recitar uno de tus últimos poemas, era sobre unos gatos que invaden la ciudad y crean un bello caos que al final acaba con la huida de todos los pobladores, nos gustó mucho, estabas exultante. Tus rojos labios bebían la oscuridad oxidada de nuestras miradas y el embeleso despertado fue roto de golpe cuando anunciaste abruptamente: tenemos que planear un golpe, chichos míos, un gran golpe. Fue así como nos contaste la historia del gordo testaferro. Lo que sucedió fue que al caer el mozo, te atemorizaste tanto que saliste corriendo y entraste en el primer bar que encontraste. Donde te topaste con el odioso gordo testaferro, un personaje inmundo del mundillo político que vivió en el mismo barrio de tu infancia y el cual siempre te trató como una princesita, pero nuca le tomaste en serio. Y al verte entrar así como un torbellino de humo y ropas negras, collares de piedras y una mochila repleta de libros y papeles, parecías una yboty arrojada desde el pasado, el gordo testaferro casi gritó de alegría: hermosa niña, tanto tiempo¡¡¡vos lo saludaste con un escueto qué onda' y te acercaste a la barra a pedir una cajetilla de kentukis. El Gordo, apestaba a orines y sobre su mesa había dos champañeras con 8 botellas de Pilsen vacías, alrededor y como unos cuervos esperando la orden para levantar vuelo estaban sus secuaces y gurdaespaldasespaldas, la peor calaña que se pueda encontrar en la Técnica de la Policía, que era donde el Gordo Testaferro tenía algún oscuro cargo con cierto poder..... El Gordo Testaferro te miraba las piernas, te lamía la espalda con sus viscosa mirada sartriana y sus cuervos hacía lo mismo pero sin emitir ningún comentario. Al darte vuelta para salir, te llamó. Un momento niña, me pode atender un ratito noma, te dijo con una voz que parecía escapar de una caverna repleta de picanas eléctricas y piletas sanguinolentas. Disculpe, no tengo tiempo, le dijiste. ES solo un rato, esto es algo que hace mucho guardo para vos , en realidad era para tu papá pero como no lo encontramos nunca creo que sos la más indicada para recibirlo y decidir qué hacer dijo y te entregó un sobrecito amarillento, que mucho después, sola ya en la calle, pudiste abrir y ver que contenía una escueta nota que decía "En el armario ropero de la casa abandonada de la calle O’Leary 1785 casi tercera, esta la caja de herramientas donde guardamos tu parte de los 2 millones de dólares incautados de la casa de Tacho Somoza" Firma Timbuk 3 ………….. Y fue esa misma nota la que nos diste a leer esa noche insomne. Ninguno creyó que esa información fuera cierta, ninguno se atrevió a decírtelo y ninguno dijo nada cuando empezaste a explicarnos el plan para entrar a la casa esa misma noche sacar la caja con lo que quedara del dinero aquel. Y es en esta parte de la historia donde entra a escena nuestro fiel amigo Boris, el que quizá ha decidido el destino de todos nosotros, casi sin proponérselo querida M. Él fue quien nos ayudó a entrar y llegar a hasta la desvencijada caja de herramientas que estaba cubierta de una montaña de madera podrida de lo que alguna vez hace más de 20 años habrá sido un ropero de un solo cuerpo. La pieza tenía el tejado destrozado y evidentemente la lluvia de años había arrasado con todo el mobiliario del lugar, del que no quedaba más que ese montón de madera podrida. En la semioscuridad hacíamos un ruido asqueroso como de huesos pequeños descuartizados cuando caminamos por la pieza escarbando en pos de la caja. Al fin la encontramos y la abrimos con unos cuantos golpes de piedra, dentro había un bolsa de hule negro con 850 mil dólares americanos que desprendían el más delicioso olor que he sentido nunca en mi puta vida…… Pero es un tiro al aire, una mbore pérdida de tiempo seguir contando una historia que en gran parte vos la escribiste y crees, seguís creyendo que la escribiste, es inútil pero no puedo evitar recordar aquellos tiempos en que vos eras nuestra kapé, hubiésemos hecho cualquier cosa por vos, ere erea. Por eso es importante contarte que tu perro, el simpático Boris, está con nosotros, lo rescatamos del aburrido mundo del Kuru, ese astrologo al cual creíste que teníamos tanto miedo. Pero un error lo comete cualquiera, ahora eres parte del juego y has dejado de ser la creadora de esta historia que por obra de este inmenso azar que nos trajo al Boris también hará que nos entregues la parte del dinero que nos corresponde, que si mal no recuerdo eran 400 mil dólares. Pero eso no es todo querida amiga M. Como ya nos hemos entregado totalmente al dios azar, tampoco nosotros queremos sustraernos, nos parece imposible) a sus designios y hemos puesto este mensaje dentro de este cuento que no es un cuento y que solo si gana el maldito concurso podrás leerlo. Mirando el espectro de posibles opciones, pareciera que el problema se reduce a dos: ganamos y llega a tus manos el cuento y decides cumplir con tu parte del trato o perdemos y nunca logras leer el cuento y así jamás sabrías lo que le pudo haber pasado a este bello animal que es como un duende de tus sueños, este Boris que quizá ya no sea el mismo Boris de aquella fantástica vez. Pero no todo se reduce a esas posibilidades: podría ocurrir que pese a leer el cuento decidas no cumplir y seguir tu vida loka por las calles oscuras de esa ciudad reluciente, junto al terrible Domador de Yakarés. Esa resplandeciente ciudad que no sabemos dónde queda y tampoco nos importa. O podría ocurrir que pese a ganar nosotros, nunca leas nada porque la muerte se haya adelantado a todos. Lo cual no alteraría el simple hecho de que tampoco sabrías lo que pasó con el Boris. Así que , pretty M, las cartas están sobre la mesa, te toca jugar, pero antes, repítelo…a ver…a vos que nunca te gusto que te dijeran lo que decir, lo que hacer, lo que amar, lo que respetar, lo que olvidar, repítelo despacio ahora que estás leyendo este cuento que no es un cuento, en una historia que nos lleva y nos trae como la tapita de Pilsen en las aguas grises de la bahía, repítelo porque quizá sea lo único que aun puedas tener de él: Boris, Boris, Boris, Boris, Boris…… FIN

jueves, febrero 11, 2010

Primer texto pa ANTOLOGÍA BIRRERA: GUSTO A CONCHA EN TODO by Ney (el rugbista yuruba mais famoso del Canibalismo de Uy)

Mi chica chuponeaba con olor a cerveza cuando yo estaba sin tomar alcohol por las pastillas. Cuando más rato había pasado mejor era el gusto. Si se lo comentaba quería ir a lavarse los dientes porque tiene la costumbre de creer que todo lo que sale de ella es horrible. //Gusto rico a cerveza vieja// lo interpreta como gusto a podrido. Cuando hablo de sus dientes de arriba, grandes y con las encías a la vista, cierra la boca con una ironía de personas heridas que toman el pelo al agresor. Unas veces le dije que tenía el monte de Venus muy lindo, abultadito, como concha gordita, y en ese momento pasó a percibir y sentir que las mejores conchas eran las chatas. Así con la nariz, con su trabajo, con lo que cocinaba y eso. Después ya volví a tomar cerveza, y a ella sí le parecía un asco el olor a cerveza vieja constante en mis dientes, y también la ausencia de algunos dientes. Y el olor a sobaco. Me dijo que era una mierda todo lo que escribía, pero al cabo de unos días sin vernos le parecía bien y así con más cosas. La ultima vez que me habló de algo parecido fue por correo electrónico, me dijo que estaba estudiando unas cosas que escribí para piano, de las que había dicho antes que eran una basura y que por qué me creía un genio en todo y capaz de hacer todo, por qué no era un poco más humilde y dejaba el piano para quienes hubieran estudiado veinte años con una correa puesta hasta la mano de los profes. Al principio iba yo tomando agua y café por bares y casas de amigos, y ella se iba un rato a tomar una cerveza y volvía. Después dijo que la cerveza era muy cara y la dejó, por un juego de nutrición y economía en el que vivió inmersa unos meses. Nos juntábamos a tomar vino, pero apenas un poco más tarde ya creyó que me estaba volviendo demasiado alcohólico y debería dejar el alcohol del todo. El 24 de diciembre del año pasado hablaba en la fiesta de navidad con unos amigos de mis padres, hablábamos de que había sido la peor navidad en años. Dieron los regalos a las once, por lo que nadie entendió nada, todos comieron con cara de culo. Pocos querían saludar a nadie ni nada. Hablaba con estos tipos y llegó mi padre, madre dijo que éramos iguales, yo dije que no, y planteé diferencias de un tenor muy ajustado a la realidad, él era feo, facho, negro, puto y más viejo. El tipo no pudo tomarse eso como chiste, ni aún desde la intención de mantener esa armonía de navidad deprimente. Tiró una silla al suelo en un gesto de película de acción que tan feliz me hace, como cuando lo oigo trastabillar al discutir, y quiso pegarme, cosa que no pudo hacer porque siempre está a punto de perder el equilibrio. Bueno, me fui, caminé hasta las 8AM por la mierda que es Montevideo y la mierda que es la navidad y me dormí a esa hora en lo de mi abuela, acaso la única despierta de toda la gens. Una vez en la casa de mis padres, ya casi estaba dormido, se había quedado la mujer esta (la niña, chica, mi novia, siempre las manera s de mencionar la relación que empleé le cayeron mal) a dormir en casa y me estaba por ir a lavar un poco. Fui al baño, abrí la canilla, y entró el Padre a vomitar, hecho un nudo de carne, un paladín del postperonismo que Uruguay importó siempre, desde antes de Perón. Esperé a que vomitara para lavarme las manos y el loco me miró, apenas pudiendo sostener la mirada en algo y casi sin fuerza o agudeza como para tirar palabras. Dijo //qué estás esperando// o algo así (blablabla), me pegó una piñita de muerto. En eso salió su mujer, paradigma del sometimiento, y lo defendió. En año nuevo mi hermanito empezó a tomar cerveza. Y quiso pegarme y me fui, entonces le pegó a mi padre. Cumplí años el tres de enero y preparé pizzas. Mi madre me preguntó cuántas cervezas había que comprar. Mi chica dijo que era preferible no comprar cerveza, hixo unos gestos que nada expresaban, ni aún por caminos oscuritos o raros, dijo que prefería no meterse porque me iba a enojar, que hiciéramos lo que nos viniera en gana. El ocho de enero, antes de irme, escuché a mi madre hablando por teléfono con mi hermana. Le decía que esta mujercita mía hacía mucho venía diciendo que nunca tendría que haber vuelto a tomar alcohol.

miércoles, febrero 10, 2010

ANTOLOGÍA PERSONAL: JULIO RAMÓN RIBEYRO

Al pie de la letra
AKITO KAMURA, un japonés de treinta años, estudia en La Sorbona Literatura Comparada. Sus profesores lo aprecian, pues es un alumno brillante, no así sus condiscípulos, que lo consideran distante, desdeñoso, demasiado imbuido de su valor intelectual. No se junta con nadie y jamás deja pasar la ocasión de mostrar que sabe más que todos. Detalle importante: Akito mide apenas un metro cuarenta, es flaquísimo y de una fealdad que da miedo . ..
En su departamento del Barrio Latino -su padre le envía de Tokio una buena mesada- pasa la mayor parte de sus horas libres escuchando música, leyendo, escribiendo una tesis erudita sobre las figuras de retórica en la literatura amorosa. Parece aceptar la soledad no como un castigo sino como un signo de superioridad espiritual, pensando tal vez, como ese personaje de Ibsen, que" el hombre más fuerte del mundo es aquel que está completamente solo".
En el transcurso del año se inscribe en su clase una muchacha holandesa guapa, cordial, sin pizca de malicia y muy dispuesta a la amistad y la comunicación. Este pequeño oriental tan inteligente, solitario y feo despierta su curiosidad. Es la única que lo saluda, que cambia con él unas palabras entre dos cursos. Akito, al comienzo reticente, acepta un día tomar un café con ella, luego a dar un paseo por el Sena, posteriormente a ir de vez en cuando al cine. Llegan a ser, sino amigos, al menos buenos camaradas de clase.
Akito le hace un día una invitación formal: venir a cenar a su departamento. Elke acepta y se presenta llevándole de regalo un libro de sonetos de Ronsard y una rosa. Durante la comida hablan de literatura, de pintura, composición floral, costumbres japonesas y holandesas. Akito es una verdadera enciclopedia, sabe horrores de cosas, le recita poemas de Shiki y Onitsura, le lee una parte de su tesis.
Después del té, continúan conversando en el sofá de la sala.
Sólo que la conversación cobra un giro inesperado. Akito empieza a disertar sobre la técnica del amor y en su apoyo le muestra un libro de estampas eróticas. Luego le coge la mano, trata de besarla y sin eufemismos le propone "ir a la cama". A Elke esto le parece fuera de lugar, coge su bolso y se dirige hacia la puerta. Akito se excusa, trata de reteneda y finalmente le dice que lo espere un instante, que va a buscar su llave para acompañada hasta los bajos.
Elke se entretiene mirando los grabados de Hokusai que hay en los muros. Al sentir las pisadas de Akito que regresa da media vuelta. No tiene tiempo ni de gritar: Akito está en medio de la sala apuntándole con una carabina. Una luz, un estampido y luego nada.
Elke está tendida en el vestíbulo del departamento, un orificio en la frente. Akito la jala de las piernas y la coloca sobre el sofá. Sin prisa la va desvistiendo: los zapatos, las medias, la falda, la ropa interior. Cuando está completamente desnuda la contempla, la toca, la acaricia y bruscamente trata de comérsela, empezando por un pie.
Apenas logra desgarrarle la piel de un dedo. Huesos, tendones y nervios ofrecen resistencia. Intenta hacer lo mismo con una mano, pero renuncia. Se pone entonces de pie, se desnuda y cubriéndole la cara con su camisa se extiende sobre el cadáver aún caliente.
Despierta de madrugada, tiritando, sobre ese cuerpo ahora helado. Viene a su mente un extraño hai-kai de Shiki:
"Una vez muerta la araña, el solitario,
fría es la noche".
Lo primero que hace es meter la ropa de Elke en una bolsa de plástico. Luego lleva el cuerpo a la cocina, tirándolo de las piernas. Trata de meterlo en una maleta de viaje, pero no entra. Busca entre sus utensilios un cuchillo de cortar carne y le secciona la cabeza. La sangre semicoagulada, apenas ensucia el piso. Ahora intenta seccionarla por la cintura, pero calcula mal y tropieza con el hueso iliaco. Comienza más arriba, corta músculos y órganos y al llegar a la columna vertebral recurre a una pequeña sierra. Trae una segunda maleta y antes de meter el cuerpo en ambas, separa con el cuchillo las partes más blandas: un seno, un pedazo de nalga, el interior de un muslo, pedazos que coloca en una fuente y guarda en la nevera. Luego de meter en las dos maletas el cuerpo despedazado se pregunta qué hacer con ellas. Pero ya la ciudad despertó. Por la ventana entra la luz y el ruido del tráfico matutino. Se recuesta esta vez en su cama y se queda profundamente dormido.
Al atardecer está ya levantado, vestido. Ha limpiado las huellas de sangre y metido en el cubo de basura del edificio la bolsa con las ropas de la víctima. Espera que anochezca para llevar las maletas a un lugar apartado. Como siente hambre, abre la nevera, saca un seno, lo calienta al vapor y se lo come . ..
Entrada la noche llama un taxi por teléfono y desciende por el ascensor con las dos maletas. Las mete en el cofre del vehículo y pide al chofer que lo lleve al bosque de Boulogne. Mala suerte: esa noche primaveral es cálida, parisinos y turistas retozan en la yerba o se pasen por senderos y avenidas. Imposible bajar del taxi para deshacerse de las maletas. Tiene que regresar a su casa.
Pasada la medianoche, desciende con su macabro equipaje, detiene un taxi en la calle y se dirige nuevamente al bosque de Boulogne. El lugar está ya desierto, salvo uno que otro sátiro o exhibicionista emboscado entre los árboles al acecho de una víctima. Ordena al taxi detenerse en un lugar sombrío y despachándolo se interna en la espesura, una maleta en cada mano.
Dos días más tarde un guardabosque encuentra las maletas sangrientas. Imposible identificar a la víctima, de la cual no hay prenda ni documento. Pero nada más fácil que identificar al victimario. Akito no es un asesino profesional y no ha hecho más que dejar por todo sitio huellas y testimonios de su crimen. El más imbécil inspector de policía descubriría al asesino en menos de veinticuatro horas.
Por lo pronto las maletas¡ que a pesar de no llevar etiquetas ni iniciales¡ son maletas japonesas¡ lo que permite orientar las pesquisas. Luego los choferes de taxi que lo condujeron al bosque de Boulogne. Por último el inevitable testigo¡ un vecino insomne que lo vio descender del edilicio con su pesada carga.
Una sola inspección bastó a la policía para confundido. Se encontraron con un japonés enano, hosco, nervioso, que no supo dar cuenta del empleo de su tiempo en las noches anteriores y en cuya casa descubrieron carabina, cuchillo, sierra y pedazos de carne de origen evidentemente humano. Al cabo de diez minutos de interrogatorio confesó su delito.
El crimen de Akito es horrible, nauseabundo, pues acumula asesinato ilia canibalismo. No es mi intención justificarlo. lmplemente tratar e encontrar e una explicación. Se pueden utilizar dos tipos de razonamiento.
El primero pertenece al campo de la sexología. Akito es un handicapé sexual, es decir, pertenece a esa minoría de personas que encuetra dificultad o se ven excluidas de todo tipo de relación sexual regular y normal. Clasificar a los handicapés sexuales sería temerario y aburrido, pues sus causas son físicas¡ mentales, culturales, sociales, etc. La gama comprende desde los minusválidos en el sentido corriente (paralíticos, cojos¡ ciegos, débiles mentales) hasta los que sufren enfermedades repugnantes o deformaciones inaceptables (lepra, elefantiasis, obesidad, macro-cefalia). A lo que se puede añadir los presos y los locos; las minorías de trabajadores migrantes; los vagabundos y pordioseros; los enanos y los gigantes. Y las personas de una fealdad intolerable. Todos esos sujetos tienen en común el verse privados de una de las funciones más necesarias y gratificadoras de la especie, como es la relación sexual¡ con todas las consecuencias que esto puede traer sobre su equilibrio y comportamiento. Sólo en ciertas socie-dades avanzadas, en particular en los países nórdicos, se han preocupado de encontrar una solución a este problema, sobre todo tratándose de recluso s, enfermos mentales y rninusválidos físicos. Pero fuera de estos países y casos, el handicapé sexual queda librado a sus inhibiciones y fantasmas. Para volver a nuestro personaje, Akito, por enano, feo, enclenque e incluso extranjero, podría acogerse al estatuto del handicapé sexual y hacer valer en un momento dado las ventajas jurídicas de su situación.
Pero es el segundo razonamiento el que más me interesa.
Akito, como queda dicho, era un estudiante serio, inteligente, con una cabal conciencia de su rendimiento intelectual. Era además un hombre ecuánime, prudente, que sabía perfectamente distinguir lo lícito de lo ilícito y que hasta los treinta años no había nunca violado el pacto social. Su inducción hacia el crimen tiene una raigambre literaria o si se quiere lingüística. Estudiante de Literatura Comparada, estaba familiarizado con las metáforas amorosas y conocía en consecuencia las figuras retóricas que asocian amor a manducación y, a un nivel más profundo, Eros a Tánatos. Estas figuras pertenecen al ámbito de la literatura popular (cuando el amante le dice a la amada "quisiera comerte"), pero también en la culta se pueden encontrar ejemplos de esta misma pulsión expresada a través de imágenes de una factura más elegante.
Lo que sucedió con Akito es que, por uno de esos cortocircuitos de nuestro mecanismo mental, el plano del lenguaje se fundió o se confundió con el de la realidad. Cesó de haber diferencia entre la expresión metafórica y sl! referente. La humanidad había tardado milenios en sofocar impulsos culturalmente aceptados en sus orígenes (la antropofagia, entre otros) para recuperarlos mediante fórmulas del lenguaje poético o familiar. Ya nadie se come a su amada, se lo dice. Ya nadie mata al amigo, ni siquiera al enemigo, durante una polémica, lo amenaza con "aniquilarlo" o "hacerla papilla". El lenguaje permite realizar simbólicamente pulsiones que, primitivamente, podían cumplirse sin infringir la norma. Decir es una cosa, pero hacerla otra. En Akito el decir y el hacer recobraron su unidad original. Su delito consistió en haber tomado una metáfora al pie de la letra.

pp.119-123