kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

domingo, diciembre 12, 2010

La paz desnuda: Fernando E. Bogado


Los ángeles de Dios 
 


"La tristeza es eterna".
Este parece ser el único pensamiento que me recorre mientras estoy sentado en el sucio banco de cemento de la estación de tren, mirando el vacío de una de las vías.
Todos los días solo ccntemplo la mañana para darme cuenta de todo lo indescriptiblemente horrible que sucederá en esa jornada. Todas las frustraciones, todos los abandonos, todas las muertes que se extenderán como las vías mismas en todas las direcciones posibles, recorriendo la ciudad por dentro como los ángeles de Dios lo hicieron en el Egipto de Ramsés, aniquilando la vida de todos los primogénitos locales. Todo es tan idiota. Existir es solo acostumbrarse al dolor lo mejor que s-e puede, solo para esperar un deceso falso en algún lugar no deseado, como tu casa, como el patio, como un restaurante, como la estación de tren o la parada de colectivo.
Di os y yo somos lo mismo, porque comemos del mismo cuerpo.
~.

Las trampas del mar


En cada esquina que doblo caminando, estiro un poco el cuello para ver si descubro en el horizonte el mar. Esa es la trampa del mar; creo que te la conté un día. Volvemos de nuestras vacaciones y estiramos el cuello todo el tiempo en cada calle, miramos el fondo de la avenida para ver si están las olas, y solo encontramos el cemento vil que se chupo en el mayor de los calores a cada auto.
Ahora que estoy mirando a través de la ventanilla el crudo paisaje de las casas desechas, estoy pensando en eso. No puedo dejar de recordar, es como si cada momento reclamara que yo recuerde algo de vos, o de cualquier otra cosa que sé que terminará en vos, porque de vos nace el Universo.
Tampoco puedo deja r de escribir. Mi mano derecha me exige sentir la presión de la lapicera entre mis dedos, arañando el papel, destruyéndolo cada vez un poco más. Pero no traje papel, nunca lo tuve, y menos una lapicera. Estoy .escribiendo en mi cabeza, estoy satisfaciendo a mi mano ya los recuerdos con mi pensamiento, que van tan rápido como el paisaje, a toda velocidad, y que sólo se detienen en las estaciones para juntar fuerza y seguir en esta caída que- termina en Lacroze, o quizás más allá, en el río.
Hablar de vos. Sí, ahora quiero hablar de vos, aunque creo que es lo único que he estado haciendo.
La obra manca


Dejando pasar el vidrio y los pestillos, el matafuegos y los carteles de la estación, descubro una pantalla donde apareces levantando cosas del suelo. Me cuesta horrores reconocer que estás alzando papeles, y mucho más tarde me doy cuenta de que esos papeles son textos míos, hojas tatuadas con la irregular forma de mi errático trazo de lapicera. Los tomabas como enojada a aquellos pedazos que constituían mi obra manca. mi parapléjica literatura de indecisión.
No puedo escribir. No sé escribir. Cada pal abra que garabateo no es propia, pertenece a otra oración de otro libro de un autor cuyo nombre es cifra del mío. Cada verso o idea es sombra del verso o idea de otra persona, y tan solo en el espacio vacío que los amplios anaqueles de la lectura universal pueden dejar mínimamente abiertos, te colás vos como secreto, como fuente de toda verdad: verte era leer, porque vos eras literatura, levantando los desparramados restos de una
, novela que trate de empezar, pero que termina en tus brazos largos largos, en tus piernas, en tu olor, en el sonido fantasma que el subte produce cuando, chirriando. me acerca más al puerto.
Tan solo faltan tres estaciones.


No hay comentarios.: