kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

jueves, octubre 21, 2010

M


Sub specie aeternitatis no somos nada…
Un infinito pasado y un infinito futuro se extienden ante nuestro presente, esa gota entre dos mares eternos!
Cuando fuimos lanzados a una realidad preexistente y subcontratados por las leyes sociales y demás, gritamos de alegría pero depois fuimos dándonos cuenta que el precio de la vida era muy alto, que habíamos consentido tácitamente a un contrato neoliberal, metafísico-neoliberal. Existencial-neoliberal: aceptábamos el don de la vida con el engaño teórico que podría durar intensamente hasta los 70 años al menos pero la letra chica decía mephistofélikamente que tmbn podría durar apenas 2 días!
I am the resurrection dice con su steel-guitar saltando sobre bolsas work-folkies Mr. Fahey, cada cuerda tensa hasta el infinito el tiempo finito de su música, trata de robar al tiempo tedioso su alma saraki viajera de la eternidad…Cazador Gracchus retornando como melodía polvorienta. Polvo riente…Espermatozoides de Woody en el torbellino de la nada fecundante, somos.
Pero los sabios mulasarvastivadinos como Milarepa y su escuela bka-brgyud-pa consideran -al igual que El libro tibetano de los muertos entre otros- ( pueblo realmente culto el tibetano y como muestra basta un botón: usan de un idioma que a mi parecer es uno de los pocos sino el único que ha dado a cada orificio de la nariz un nombre propio: narina derecha= ida, narina izquierda= pingalá) que el enemigo no es la muerte vulgar sino ese monstruoso ciclo sin fin de reencarnaciones, la maldita inercia samsárica que nos sume una y otra vez, corsi e ricorsi, en el sufrimiento y por eso obsesivamente buscan en su vida y enseñanzas orales y escritas la fusión con el uno, el vació nirvániko…Algo de eso se puede percibir en las voces de las “canciones”de los The Gyuto Monks.
Desde un punto de vista ideal, pongamos ke desde la lógica de Nagarjuna, en realidad todos ya estamos muertos -la humanidad entera mero conglomerado zombie fantasma desde el holoceno hasta hoy-, no somos más que voces fantasmales ecoando y reverberando en el vacío de la madre Nirvana.Como ondas martenot primitivas de un Thomas Bloch-solitario rascándose su ohm mántrico...

No hay comentarios.: