kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

lunes, octubre 11, 2010

Kuré Reví City


Kuré reví City
By
Dirty Bogardo
Abstract
Shadow boxing
Bandoneón ilumina con sus acordes cromáticos la noite hü
Ideología del te by Harina Ra(fa)eliana
Miss Muerte
Partido Titi Guasu
―Llegamos a Kure´Revi temprano a la mañana en un colectivo-sulky a tracción animal. Encontramos que las calles habían sido odorifikadas por caballos y vacas municipales asalariadas para lanzar grandes cagadas matutinas sobre el empedrado y el asfalto edil y así desinfectarlas de la plaga del dengue…El efecto colateral, aparentemente, ya no molestaba a los locales: apestaba y tuvimos que improvisar unas máscaras anti-gas mostaza para sobrevivir a sus mefíticos efluvios y desenredarnos de sus velos-agresiones miasmáticas.
―Mitaí Piedeo se guareció bajo la mole de silencio de sus auriculares curtiendo Young Marble Giants. Y se aplicó un touch de cola de zapatero sobre la nariz respingona cual crema-protectora de la piel contra las pestilencias ambientales, anti-ecológicas, promovidas por el propio alcalde akänë…Contabilizó traseros empinados y tetas opulentas (usadas como bolsillos naturales para acoger celulares, guita, cédulas de identidad, curundúes varios, medallas milagrosas, etc.). Grafiteó mentalmente cuerpos adolescentes y en edad de merecer (bola!), trepó ondas expansivas de mala onda, surfeó nostalgias y penas, paladeó, dentro de un globito de cómic de 1 Banksy sudaka, un vino en cartón metido de contrabando x niños aché desde Clorinda para el atardecer doméstico…
―Miss Muerte lanzó una última carcajada -extraída cual flechita kangylona de su carcaj llevada en bandolera hippie- al sulky antes de resbalar sobre la bosta impuesta con sus botas fashioned de gurisa del partido Titi Guasu, el que nos subcontrató para divertir un fragmento de realidad extramurística de la paqueta y semi-rural Kuré Revi esa jornada sabatina. Amaba los extramuros de las realidades, pero era caretona, las vislumbraba idealmente asépticas y sin drogas, ni niños de la calle y ululantes catervas de desahuciados, como una Ciudad de Dios laica y sososocialista. Conseguía fondos del Primer Mundo sin corte, pero sin tener que abrir las piernas para tal política social (los babosos y sexistas de su propio partido oficial decían que tenía un taturo’o tan suculento y achinchulinado que le llegaba hasta el culo de tal forma fenomenal que se consideraba que formaban un solo y gigantesco órgano sexual: un tatu-tevikuara; provista así de una concha-culo única en su género, más que dos orificios anatómicos independientes y paralelos como cualquier hija de vecino cristiano o no, irrumpía en todos los barrios miseria de todos los azimuts sin Azimov alguno para orientarse, sola ante el peligro, acorazada con la prepotencia de estadísticas y euros), era fría y asexuada, y por tal temperamento se había ganado su nome de action (y no por la peli de Jess Franco aunque algún parecido físico tenía con la musa del cineasta B), embutida sempiternamente en su traje (action suit) entre hippie trasnochado y étnica de boutique.
―Yo, que pasé en vela practicando shadow boxing con mi pared caleada recientemente para espantar la posibilidad de la muerte de mi horizonte y desfragmentando en el oído-bufer el bandoneón de Sixteen Horsepower que iluminaba con sus acordes cromáticos la noite hü de mi alma aprisionada en una cárcel hija del tiempo, bajé tras ellos con mi Ideología del té, de Miss Harina Ra(fa)eliana, bajo el sobaco, sobrio e insomne. Me sentía un héroe de la nada, un dandy truxo ante el vértigo de los pixeles de la vida deshaciendo su zurcido inconsútil y marranovilloso…
Si me aburría la visita a los extramuros del Bien, me engolfaría (aunque era un libro muy decente y tonto) en la lectura de ese bodrio de Miss Harina: famosa autora kurepa especializada en poesía neoliberal para principiantes y lectores de periódicos. Su broli era una especie de Mundo de Sofía literario, resultado de las transcripciones de twits que se mandaba a sí misma con un alias "científico-religioso" (Ra-fa-hel) y de mensajes de voz dejados en la contestadora de su línea baja mientras pasaba el día fuera dando clases. Había sido un best sellers pedagógico en Curaçao, la isla de sal recientemente independizada del flexible protectorado holandés. Al parecer la poesía neoliberal hacía estragos en la economía de otras poesías que se frecuentaron en la isla por siglos: el soneto y las endechas fueron a parar a la casa de empeño, la aeroépica fracasó estrepitosamente contra el Monte de Piedad!
―Kure revi City es la capital de los embutidos y las top models que empezaron con el batacazo causado por sus escenas sexuales caseras convertidas en dominio público, hijas de la common creative xxx, objetos parciales del flujo de fantasías que intercambiaban los celulares de tercera generación…Pero nuestra visita no era ni turístico-gastronómica ni sexual. No éramos personajes de Vázquez Montalbán ni de Houellebecq. Apenas angustia ante la falta de ingresos (para pagar nuestro pan del día a día hasta que la muerte diga ¡Basta! y a otra cosa mariposa de Chuang-tzé), voluntad agobiada ante el reclutamiento gubernamental, alegría contratada por estado siempre soso y aburrido, etc. Nuestra misión era ingresar hasta el añaretaí de uno de sus censados y perdidos barrios y simular atacar sus defensas, probando su capacidad de resistencia ante las maquiavélicas y viles argucias del Enemigo. En suma, la plata -de un pojerá innominado- que los galvanizara para alcanzar visibilidad social agora los usaba en un experimento perverso, sin precedentes, esquizo y undercovered para tal vez despojarlos de su deíctica generosidad y magnanimidad - asumiendo la posición hakembotiana del pojopy para ello- si no superaban la prueba. Éramos los ángeles de la desolación urbana político-social, los agentes-espías de la Mano Benéfica que desconfiaba de sus prohijados. Los buenos-para-nada buenos sino para destapar el mal y la doblez humana. Los hijos de puta movidos a euros, los falsarios, los justicieros xaxaxa del crack neoliberal…

No hay comentarios.: