kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

martes, septiembre 21, 2010

a salto de revistas digitales ke citan a Danielewski

Mark Danielewski, en su laberíntica novela House of Leaves, aborda esta idea de un modo para mí magistral, hasta el punto que su libro me parece el mejor ejemplo de la nueva literatura fantástica. Hablando de una película que muestra una casa cuyas dimensiones cambian continua y misteriosamente, escribe Danielewski:
Sin embargo, para considerar cómo las distancias dentro de la casa Navidson están radicalmente distorsionadas, debemos aproximarnos a la más compleja idea de convolución, interferencia, confusión e incluso ideas decéntricas de diseño y construcción. En otras palabras, el diseño de un laberinto. Sería fantástico si a partir de la película ‘The Navidson Record’ alguien fuera capaz de reconstruír un plano de construcción de la casa. Por supuesto, esto es imposible, no sólo debido al movimiento de las paredes, sino a la continua destrucción de la continuidad en la película, los cortes frecuentes que impiden cualquier mapeo preciso. En consecuencia, el film ofrece en lugar de ello una presentación esquemática de habitaciones vacías y largos corredores sin salida, prometiendo continuamente, pero eludiendo para siempre, la posibilidad de una representación inmutable.
de Disparo en la red, nº 8, 2005,
Mark Z.
Danielewski en House of Leaves (2000) dinamita la página literaria rompiendo su continuidad, y la última novela de David Eggers, Ahora sabrán lo que es correr, prescinde de la imagen de portada, comenzando la narración en la portada misma. Ya no hay paratexto: las primeras frases dan ya esa imagen de marca buscada por la editorial y el autor. Todo esto da un poco una sensación de agotamiento constructivo que nos suena familiar: nos recuerda al agotamiento semántico, existencial, nihilista, de los últimos coletazos de la literatura moderna: Beckett, Kafka, Musil, Unamuno, Papini y un largo etcétera. El estilo de George Saunders ha sido así descrito por Jordi Costa: “estilo fracturado, en el que a veces las frases se mutan en interrogaciones inválidas”. Egolf satura sus interjecciones y sistemas de referencias hasta volverse ocasionalmente críptico. Obsérvese esta frase de Foster Wallace:
cuyo costoso Joysuit corporal con cuatro extensiones para apéndices humanos rápidamente dio paso (2014) al ya conocido "Polierótico Joysuit" de cinco extensiones y a la primera generación de Virtual Female DXF Meshes en tres dimensiones (KEY en JOYSUIT, POLIEROTIC; en TELEDIDDLER; en MESH, DXF; en MODELING NAUGHTY; KEY secundaria en Notas Históricas para DISEÑO, COMPUTADORA ASISTIDA; para FEMALE, VIRTUAL)
Los extremos se mueven entre el no-signo (lenguaje entrecortado y montado a lo Burroughs) y la no-significación (la oscuridad sísmica de DeLillo1), esto es, la disposición lógica de una frase que no quiere decir absolutamente nada, o no es su significado lo que interesa, sino sólo la disposición. Varios de los textos de Mark Danielewski en House of leaves ni siquiera pueden leerse porque están al revés, o superpuestos con otros, o tachados; otras veces su disposición recuerda a las de Leyner:
John day embalmed windows yore trespasses rectopathic elephants place de la concorde karmic opaque Cimmerian a person’s entity x-ray euphony Quisling ohms paralipomena stones hammers sea prolix tide norths spoons eels pompidou hints sour dolorously in red lines ostracized virgen.
Como vemos, una literatura de este tipo no está al servicio del significado, sino del efecto. Estudioso de las relaciones del cine con la literatura, Danielewski intenta llegar (como el Kubrick de 2001) directamente al inconsciente del lector, utilizando recursos visuales, relacionados con los massmedia, lo que significa, además de un intento de evolucionar los recursos literarios, la denuncia de la situación crítica de los mismos en una civilización audiovisual. Luego volveremos a este tema. 1-DeLillo, en una entrevista con Anthony DeCurtis, asociaba a la dificultad de la percepción de la verdad en la era de la sociedad de la información su propia dificultad creativa: “Siempre me ha gustado ser relativamente oscuro (…) Creo que es ahí adonde pertenezco, ahí es adonde pertenece mi trabajo”; cf. “Social and cultural Views of the Great Sixties in DeLillo’s Underworld: The Subversive Reality”, en Visiones contemporáneas de la cultura y la literatura norteamericana en los sesenta; Universidad de Sevilla, 2002.
de 33 y 1/3, revista y blog under cubano

No hay comentarios.: