kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

martes, septiembre 07, 2010

LA MALETA DE GOETHE seguido de EL DISKETTE PERDIDO DE DERRIDA

LA MALETA DE GOETHE seguido de EL DISKETTE PERDIDO DE DERRIDA

by Prístinos Cris

Cuenta Eckermann la bella historia de la maleta encontrada x Goethe, la historia impensada de una maleta ke Goethe le cuenta una noche a su amigo y secretario Eckermann y éste transcribe la anécdota, scripta manent, para ke nosotros hoy falemos de ella. Goethe es empleado entonces en el principado de Weimar, en Francia están soplando los vientos republikanos, el silbido de la guillotina descabezando testas reales, mojadas de sangre azul, la diáspora ahora a países ke mantiene el anciene regime es la tónica de los viajes de la época (Eckerman frecuenta a Goethe entre 1823 y 1832, ke es el año de su muerte, entonces esta historia tiene ke ser del siglo anterior…)...Mientras Goethe pasea buskando piedras o haciendo experimentos para su Teoría de los colores cerca de la frontera francesa es ke tropieza con una maleta. Abandonada en el polvo del camino en la precipitación de una fuga por algún viajero franxute. Él, akaso compadecido por la suerte de su dueño, la recoge y vuelve con ella a Weimar. Se encariña tanto con ella ke un día usa al objeto fetichizado en una obra de teatro -devolviéndole su esencia utilitaria- ke representan en la ciudad principesca. En medio del públiko alguien grita e interrumpe la obra. Salta y reclama la maleta del plató un forastero. Discuten acaloradamente en escena sin seguir el guión de Goethe y al final el forastero sale con la maleta mutis x el foro y vemos ke reaparece en la platea -ke ya a olvidado el hilo de la obra- para hacer entrega del tesoro a una dama de perfil normando... Durante el ínterin entre el hallazgo misterioso y la aun más misteriosa escena de recuperación, ké contiene la maleta...no nos cuenta nada de ello Eckermann o Goethe. Este texto, oral si creemos a Eckermann, salva a Goethe... Y a mí ke kiero divagar sobre él, entre el semitono de la meditatio en voz alta y la historia paradojal de un relato demorado...

No hay comentarios.: