kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

miércoles, septiembre 22, 2010

Fragmentos de MARTIM CERERÊ en español

Iupirangáua ramê intimamhá pituna: ára

anhum opaim ára opê.

COÊMA PIRANGA (l)

En el principio del mundo

era sólo día. La noche no existía.

¡ La tierra estaba hecha de sol!

E igualmente, los hombres que había en la mañana llena de pájaros

eran de una raza

bermeja y bravía

a causa del sol que había.

Vivían en bandadas, jugando con las onzas en natural camaradería, bajo el mismo brasil (2)

y a la sombra del mismo follaje.

Pues en el principio era sólo de dia.

La noche no existía.

(1) Coema piranga: Madrugada roja.

(2) Brasil: Arbol. Pau-brazil: Paló del brasil. por el color de fuego de su madera al ser cortado.

AL PAÍS DE LAS PALMERAS

"i Y á Só pindorama koti itamarana pó anhatin

yara rama ae recê!" (1).

Así habló el hechicero, y sin más tereteté (2), tronaron los maracás (3).

i Todos los hombres que había

se pusieron en pie

sin saber por qué,

yara rama ae recê ¡, como toscas figuras de barro y de tinta

que se irguiesen de la tierra para escuchar el barullo

de la guerra

en la soledad de los planialtos.

¿Qué es esto? ¡Es el gran día!

¡ Y es ya!

¡Maracajá (4) saltó de la mata

de tajá (5),

y un bando enorme de onzas negras,

bermejas, amarillas, y de todos los colores,

saltó en el bosque con bárbaro alarido!

Y abrió en él una intrincada red de caminos:

eran gatos enormes, elásticos, que asombraban la selva con sus[saltos fantásticos!

Y detrás de las onzas negras,

bermejas, amarillas, y de todos los colores,

entraron caetetús (6), machacando con los dientes de fuera, y detrás de los caetetús entraron antas (7), i no sé cuántas,

rasgando en línea recta los primeros caminos.

¡ La tierra de cabellera húmeda y crespa

bajó la cabezota erizada de espinas!

Y detrás de las antas, ¡no sé cuántas!, por las aberturas del paisaje,

batiendo los maracás en roja alborada

y precedidas por millones de mariposas

y de araraúnas (8) que gritaban en bandos, entró el gran ejército salvaje

las tribus guerreras

como una tempestad de hombres que bajase de las cordilleras y que viniese marchando, marchando,

en dirección del país de las palmeras.

Parecía que la voz de la raza les hablaba

aún entontecida del rumor matutino:

¡Sólo no irían

aquellos que no oyen el llamado del Destino ¡

¡Los que no ven, los que no sienten nada

más allá de la floresta, más allá de la alborada! ¡Los que murieron en sí mismos

sin el ímpetu inicial de la caminata!

¡ Los que la distancia no convida

a conocer el otro lado de la vida!

¡ Los que el curiango (9) no espera, los que la ilusión no acompaña!

¡Los que se sienten presos en la montaña!

¡ 0h, bermeja mañana,

toda llena de uiáras (10)

con gritos de araras (11)

cuando todo el Brasil era un simple rumor de aguas claras!

(1) "Ya só píndorama kóti ... " Así en el original. Debe de ser un grito de guerra autóctono.

(2) T ereteté: Garrulería.

(3) M aracás: Maracas.

(4) Maracajá: Especie de gato bravo del bosque brasileño.

(S) Tajá: Planta herbácea de la familia de las arcídeas.

(6) Caetetús: Mamífero paquidermo indígena.

(7) Antas: Tapir, hipopótamo americano.

(8) Ararúna: Arafa, pájaro azul-pavo.

(9) Curiango: Buho, lechuza.

(10) Uiára: Deidad pluvial.

(11) Araras: Sinónimo de araraúna.

CURRUPÁ, PAPACO

Una criatura salvaje

llora en la hamaca de embira (1).

Y una india amorosa pide

al manso genio de la floresta

que le aduerma al pequeñito

que va a dormir en la cuna de follaje.

Entonces, el niño sueña:

Tamanduá (2) muestra un juguete.

Carcajada de marreco (3).

Cantiga de saracura (4).

Coruja (5), cara de gato,

Sapo verde cururu,

que vive al borde del río ...

diciendo que está con frío

cuando mira que la madre sale del agua del río ...

Los tucanos, muy bonitos,

como en los días de fiesta,

se visten de ropa nueva

y llevan los periquitos

a "pascar en la floresta

cuando el boi-úna (6) no viene".

Mariposas jugando en corro

en festivo vaivén.

Un picapau (7) leñador

agujerea en la cáscara

de un caviúna (8), que parece

que da gritos de dolor.

Un vivo bugrinho (9), alegre,

salta con pierna de mola. (10),

lanzando bolas de joá (11).

Andan ladrones fingidos

con sus curumins (12) golosos

comiendo mararujá (13).

Caxingüelé (14), de aquí para allá.

Serelepe (15), empujando bellaco.

Papagayo, pluma verde,

currupaco, papaco (16).

Cuando brilló boitatá,

boitatá cobra de fuego

y le quemó el juguete

predilecto.

¡Sal para allá,

boi-tatá!

¡Currupaco, estáte quieto ...!

(1) Embira: Fibra vegetal. .\ •

(2) Tamanduá: Oso hormiguero.

(3) Marreco: Ave del orden de las palmípedas, parecida al pato, pero un poco más pequeña.

(4) Saracura: Ave semiacuátiea.

(5) Coruja.: Lechuza.

(6) Boi-úna: Serpiente gigantesca.

(7) Picapau: Carpintero.

(8) Caviúna: Arbol.

(9) Bugrinho: lndiecito.

(1o) Mala: ... resorte, muelle ..

(II) Joá: Planta solanácea de madera muy leve, a propósito para hacer bolas, tacos y, en general, juguetes infantiles.

(12) Curumins: Rapacillo, golfillo.

(13) Maracu.iá: Fruto silvestre.

(14) Caxingüelé: Mono.

(15) Serelepe: Avispado, inquieto.

(16) Currupaco, papaco: Estoglosía.

U I A R A (1)

Y había

en el país de las palmeras,

que era todo un rumor

de agua clara

y de alegría matinal,

una extraña mujer muy bonita,

muy clara,

como nunca existiera en el mundo

otra igual:

cabellos verdes, ojos amarillos.

Llamábase Uiára.

(1) Uiára: Uiára es también, como Martim Cererê, deidad mítica.Uiára es ninfa de las aguas,

AMOR SALVAJE

Entonces un bugre (1) cazador de jaguar

fué a ver a la diava (2), y gustó tanto

del cabello verdoso que Uiára tenía

y de sus ojos de mirada de gato ...

que enloqueció de locura amorosa

y quiso casarse con la mujer más bonita

que en el mundo había.

Entonces la mujer más bonita del mundo

le dijo: -¡ Vea a buscarme la noche!

Sin noche no me caso contigo,

porque hace mucho sol,

la mañana es muy clara

y el día espía a la gente

por los vanos del follaje.

Y, finalmente,

sólo me casaré con aquel que primero

la noche me trajere.

Entonces él partió rápidamente cual flecha,

entró en los cafundós (3),

atropelló los jacarés (4),

recorrió el hueco del mundo

hiriéndose las manos y los pies

y anduvo dedo a dedo por todos los boscajes,

procurando la noche.

Y no la encontró.

pues en el principio no la había.

Era solo de dlía (5).

(1) Bugre: Indio.

(2) Dl'ava: Femenino de diablo. Se refiere a la (Iiára. También se llama así a una mujer terrible.

(3) Cafundós: Lugar yermo y lejano de acceso difícil, entre dos montañas.

(4) .jJacaré Cocodrilo brasileño.

(5) La necesidad de la noche, que la Uiára siente, parece ser el presentir presentimiento del pecado, atribuído a la mujer en todas las teogonías, y del cual, simbólicamente, es cómplice la oscuridad

LA CULEBRA GRANDE

Hasta que al fin de su camino

se le apareció la Culebra Grande.

Y la Culebra Grande entonces le dijo:

-¡ Yo tengo la noche!

(Y le ofreció

una especie de coco

erizado de espinas por fuera,

mas lleno de un enorme misterio

por dentro.)

La noche está dentro

de esta fruta del bosque,

y ella es quien da el amor.

Ve por este camino,

mas no violes el secreto

antes de la hora marcada

para tu casamiento

con la moza bonita.

Si no haces lo que digo,

tendrás este castigo:

La mañana cazadora

te espetará en el cuerpo

una flecha de sol,

y caerás ensangrentado

en el suelo, como un bicho,

tartajeando,

en la punta de un chuzo

encarnado.

¡Y se acabó! Todo será

oscuridad.

No se verá nada en la vida.

Ni el cielo. Ni el suelo.

Y en tanto que la Culebra Grande repetía su consejo,

un sol bermejo asomaba en la floresta.

La misma tierra era la ilusión festiva

de que un día de bravo fuego amanecía

en el bermellón de los pájaros caricatos

y de los tucanos matutinos.

Balbucían en la tierra ignorados destinos.

Los ríos formidables

remedaban brazos vagarosos

amasando el barro vivo

de la creación.

RELAMPAGO

La onza pintada saltó tronco arriba

como un relámpago de rabo largo y cabeza amarilla.

¡Zas!

¡Pero una flecha aún más rápida que el relámpago hizo

rodar alli mismo

aquel gatazo matutino eléctrico y bigotudo,

que rodó extendido en el suelo hecho un fruto de color que hubiese caído de un árbol!

No hay comentarios.: