kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

viernes, agosto 06, 2010

Retrato de 2 artistas: 1 cachorro infeliz y 1 rottweiler mendigo

Haré una cita con la cítara

Si tardó en reflexionar en su arte fue por la muy plausible autocomplaciencia ke de ciencia no tiene nada, pero tampoco el medio le dejaba a veces observarse, mirarse de afuera como un objeto lanzado en un mundo turbio y caótico.

Su visión empezó cuando de chico kedó embuido por ese dispositivo llamado cultura clásica, por la contemplación distraída de esa Victoria de Samotracia sin cabeza, esa Venus de Milo sin brazos, etc.

El mismo proceso edukativo sufrió por ejemplo Picasso, ke nunca kiso la forma bella y perfecta porke siempre concibió en su verdadera naturaleza el arte clásico, paradojalmente recibidos en su mutilación, incompletud, ruinosa belleza mutante o platónikamente degradada. El español imbuído de todo eso pintó siempre mujeres feas, cortadas en pedazos cubistas, máskaras afrikanas bidimensionales, esquirlas de una realidad bella ke no logró atravesar enteros y perfectos el ojal de la transustanciación artística, etc.

Miglio Risa, su antecesor local, no es más ke una serie de dibujos misóginos, donde la mujer sino es risible es fea o desproporcionada, en todo caso alejada del canon o de la medida aúrea..

Todos estos ñatos eran coherentes al quid pro quo del arte clásico: lugar ideal de la perfección pero realidad ruinosa e imperfecta.

Alguna vez fueron completos y acaso perfectos, acordes a su pauta teórika, pero nosotros –contemporáneos de los museos ke albergan versiones degradadas e infieles a su original idea- nunca los vimos ni los podremos sancionar con nuestra aprobación, convertidos en entidades incorroborables cual big bang de la percepción estétika…

El cuerpo imperfecto de las esculturas de yiyis ke supuestamente adoraba como cualkier buen alumno del arte clásiko en realidad fue kien forjó esa noción perversa y morbosa del cuerpo incompleto chapí mutilado en su obra y en la de otros artistas conformando toda una escuela de huida del arte clásico lograda paradojalmente siguiéndola al pie de la letra!!

El ejemplo extremo es El origen del mundo del genial Courbet:

“la brutalidad del cercenamiento de piernas, brazos y cabeza (así Du Camp), forzando al espectador a situarse en un punto de vista inédito en la historia de la pintura”.

Un nuevo “clasicismo” ke lleve a la visión de lo inacabado, mutilado, pero asumido deliberadamente con voluntad de espíritu baudeleriano, moderno, schelegeliano, hoy lo podemos aprender en la extraña relación entre el cine y la TV, abierta y por cable.

1. cuando miramos cine de madrugada –hora nona ya sin tantos comerciales y podemos mirar con relativa fluidez un filme- siempre terminamos viendo pedazos de ella, el comienzo y el final, cabeceando un sueñito demorado o inalcanzable, pero no tenemos el itinerario completo, la obra.

2. cuando vemos cine en horario en ke arrecian los comerciales, entre pedazo y pedazo de película vamos al baño o a la heladera, y el conjunto último es un bric á brac hipertextual más ke “la puesta en obra de la verdad “.

Habituado a Ravi, esa ave sagrada que desplegaba su plumaje multicolor en ragas que bordeaban la onda alfa, siempre permaneció adormilado, en constante duermevela frente a los sucesos, acunando una membrana kunu’ú que forcluía toda filtración de lucidez ke pudiera servir de paltaforma coherente para entender su realidad circundante. Así primero obtuvo becas, viajes, premios y apoyo constante durante la época stronista primera, canónica y sangrienta (no hubo impedimentos pra sus desplazamientos tanto pedagógiko-edukativos como para los de estrictamente lúdico-expansivos) con el gobierno posterior ya hubo más uña y carne, colaboró activamente con la repúblika indigenista, nacional-autoctonista, dado su arrinconado nacionalismo-zurdo durante tantos años de dictadura y vida más o menos al margen, y ahora con el retorno de los colo’os kurepas sigue trabajando, consiguiendo lugar donde exponer, ya en sitios oficiales o no, privados o municipales, viajando, representando a la tierra guarani, etc. Claro su inmiscuimiento es menos directo y afectivo, acepta lo ke piensa ke favorecerá a su arte, o a su vida artística sin corte alguno. No pide mucho, sabe ke la cultura ocupa un lugar extremo e ínfimo dentro de la jerarquía de valores ke priman en el ambiente local. No se arrepiente hoy de haber salido a flote siempre en medio de tantas vicisitudes ke ahogaron a otros, en germen o ya consolidados, ke capeara lo ke hubiera y se presentara: golpes, motines, levantamientos, asonadas, conspiraciones, boicots, sabotajes, roscas, mafias mágicas y alegres, toda la ingente y embolismática terminologia oída desde chico pero incomprensible para su cabeza de chorlito de artista tout court. Y cuando tocó dinero forever invitó a sus colegas menos afortunados a alguna fiestichola con abundantes bebedizos y alucinógenos. Y su visión general del arte lo emparenta muy empáticamente con artistas puramente formales sin más intereses ke la luz, el color, las formas, percepciones en suma. No mató nunca a nadie, y por lo ke sabía él con certeza nunca colaboró para propiciar la muerte o el hundimeinto de otro colega, novato oscuro o veterano insufrible. Sí, sabe ke mucho del flujo de dinero contante y sonante ke llegó a sus manos mansamente en las transacciones sobre su obra vendible y merkable tenía fuentes negras, y qué?

Janós vive mudo mutando ya no recuerda su tiempo de la pureza y la imaginación del candor ke vuela feliz sin pensar en el lastre de la realidad ke kiere desbolar a todos, sakarles las bolas de levita volar viajar por los aires no por la roca de baires la váira segunda capital despois de Asunzión hoy lamentablemernte pero un artista del oficio u oficial no dice ni mu

Post-cyberpunk, no-geek, neolumpenfilia

Su mejor instalación puede ser descrita como sigue:

Simulaba Bingo Gazingo levantarse a las 7 pm de la mañana, teatralizaba ke desayunaba oyendo a Yolanda, improvisaba ke se vestía y salía a enfrentar el flujo sin fin de la calle bombardeada de ecos televisivos a tan temprana hora, para nada más percibir con reiteración monótona las plazas tofflerianamente vacías y desiertas, continuaría histrionizando ke esperaba en la parada de colectivos eléctricos movidos con energía itapuense hasta ke llegara uno de la flota y haría como ke seguía el juego cuando escalara los escalones no muy operístiko y ni sikiera musikalmente pasable hasta caminar al fin del corredor y sentarse al lado de una yiyi de minifalda de caraguatá rojo oscuro a todas luces vestimenta demodée hoy ke el revivalismo del ymaguaré y del fin del teko chy y el aroma del pindovy se agitaba muy lejos o solo vivía en la clandestinidad de las pesadillas paranoikas de los gobernantes akurepados más ke guaraníes, neoliberales-tecnócratas más ke neo-estronistas, seguiría fingiendo que tenía vida fuera del pasmo crónico ke lo inmovilizaba desde pequeño y ke los psikoterapeutas y demais post-gurus y xamanes-geek llamaban sin llama alguna en la entonación de sus dictamenes coincidentes de inclinación artístika frustrada (encerrada en su closet de miedo escéniko y no empujada a la estrada de la vida farandulera) o irrealizada o no promocionada nunca por la nación recientemente refundada nunca idealizada en su interior mais profundo y hosco que tenía derechos absolutos sobre su individualidad citoyeniana, continuaría con la farsa al bajar en un punto x de la city reacondiconada desde ke los estragos de la catastrofe natural y los excesos cometidos artificialmente durante las operaciones de reajuste gubernamental desde el revivalismo guarani al retorno del stronismo kurepa (cuyo acento marcaba un shibboleth apestoso para el más extranjerizante de sus conciudadanos, la impostación chillona, aguda, llorona y cínica del pillastre kurepa era insoportable en cualkier rincón desenconado como si fuera más plaga ke los detritus dulzones de Cateura o las del acantarillado asunceno cantando sus emanaciones mefiticas de nación mefistofélica), y seguiría el viaje eléctrico suponiendo sabiamente ke sabía donde iba: a la rutina de todos los días seguro, sin la ansiedad ke da enfrentarse a eventualidades, eso era lo superficial, a reinterpretar esa especie de muerte en vida, a representar su planta de pelele apelechado y zombie, a cumplir todo el círculo infernal previsto para él desde siempre, no solo agora ke volvieron los ke ayer nomás se habían ido, a manotear para salir de su invisibilidad y al mismo tiempo defenderla a capa y espada post-romántica, de jeito egoísta y auténtica actitud del héroe condenado a su rol de perdedor asumido dentro del contexto más profundo, latente, no manifiesto, ke era lo que decidía todo, incluso el gran guiñol que vivían y escenificaban con él sus amigos y familia y aún colegas ( pues tenía colegas…seguro), se autoengañaría una vez más, como otras mil veces ya lo había perpetrado con toda deliberación, encendidas todas sus neuronas no consumidas aun por el alkohol buen socio o el canavis de espíritu etéreo y planeante, falsifikaría sus papeles de civilidad nuevamente, pasaría por los peajes de control sosegadamente, sin temor al desenmaskaramiento y la denuncia de ninguno de los miles de pyragués que puntuaban su itinerario cotidiano y consuetudinario, en la vigilia de la mentira habitual y en la diuturnidad callada del conticinio –hora del inconciente ke satiriza todas nuestras falsedades moralístikamente-, porke su desplazamiento onirico o su onirización de la puesta en práctica diaria era vital pra seguir funcionado, sakándole membranillas sutilisimas a la cebolla quejumbrosa de la vida vegetada hasta ke el arsenal de variaciones de la ficción se deklare en bancarrota, la esfera de lo irreal sucumba a un cataclísmo impensado, el velo de maya sea desprendido de nuestras caras más tapadas ke las caras musulmanas esterotipadas, el tesapeá nos deje têtê a têtê oñotíre con el verdadero rostro del vacío bajo su máscara protectora, ni la verdad indirecta de sus anfructuosidades y alambicamientos para negar el teatro del mundo ke habitaba día a día (cómo aquella vez que presentó 2 obras en un espacio cultural municipal: una yiyi linda pero auténtica especie natural de la fauna callejera, barrial, de la comunidad asunzionista y en la otra pieza a un despojo humano con los ke kedaba de su vida post-hecatombe simbólica ya tal vez también literal: un zippo de cuando aun fumaba, libros ke paseó por más de 100 barrios pra salvarlos del pillaje y la quema, casetes de la década pre-Compac Disc, manuscritos emborroneados como abstrac de bostezos o scrip de proyectos sin nombre ni género, en un acto procesual de purga sacrificial, de suicidio proyectado en objetos ritualisticos, mágico-redenteros, rasgando los manuscritos, quemando los casettes para caxete que hacían aullar la flamante alarma al menor jugueteo de las volutas del humo ke soltaban en su pujo de prenderse y disiparse de esa agonía mise en scène, y aquella otra, en pleno verano parawayensis,elegido el día más bochornoso del calendario canicular, el 31 de enero o el 1 de febrero, un conjunto escultórico a la manera de los próceres de la patria americana esculpidos en las piedras rocallosas pero acá los próceres fueron moldeados y congelados previamente en un freezer casero y puestos en libertad, descubilizados en el día más negro para todo ser hielistico, toda materia ke del estado líquido pasara al estado del hielo, y puesto en libertad de derretirse de forma acelerada bajo los látigos termodinámico-entrópicos del sol cenital del infierno de la plaza uruguaya, los próceres eran fácilmente reconocibles: políticos claro, artistas ñembo independientas ke siempre se nutrieron del municipio o del estado –o del estado dentro del estado: Itaipu- y colegas bien muertos en vida pero por su obra no por su invisibilidad obligada…), persona adscrita a un guión, fiel a su falaz aventura, prevaricando obedientemente la vida dictada, soplada por los titanes de turno, iludido aparentemente de por vida, hipnotizado, programado, como sujetos condicionados a repetir comportamientos sin fin ni sentido real, productos de un código ke lavaba cerebros y cuerpos, monigotes de una biopolítica atroz por su falta de sentido, su nihilismo innato, su inautenticidad flagrante, yes Isabel es tan bella ke parece real en esta peregrinación fantasmagórica ke hoy como ayer hace movido por la fobia al agora al presente ke empuja a la realidad a la calle al ágora democrátic0 gua’u a él artista sin contrato ni sangre ni shylock en su entorno pero Jesabel de su obra paciente y casi nula es esa yiyi Isabel tan bela tan izada sobre las vulgaridades del día

Fragmento de Pindó Kuñakaraí, BogaDon Cellas ,AsunZión 2010

No hay comentarios.: