kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

lunes, agosto 09, 2010

Javier estuvo cerca de 1 libro entretenido con tema aburrido

Soldados de Salamina tiene 3 partes:

1-es un relato conjetural de una anécdota del falangista Sánchez Mazas (papá de Sánchez Ferlosio), lleno de ambigüedades e inseguridades historiko-epistemológikas, pero también de artimañas literarias, forzando al máximo la verosimilitud y la credibilidad de un lector necesariamente juguetón y tekoreí.

2-relato efectivo, históriko, aunke siempre oficioso tras el cotejo de varias fuentes y testigos directos de la misma anécdota y del mismo falangista.(Esto sería clasicismo, al no olvidar el primer relato, buska una continuidad de la historia, ke hoy según la posmodernidad está hecha trizas, despedazada, o imposible de hilvanar por inconmensurabilidades epistémicas o por su discontinuidad según otros como Foucault)

3-tercer relato sobre la fucking anécdota Sánchez maziana -sobrevivió a un fusilamiento acelerado ordenado por los rojos republicanos en su desbandada purgativa hacia la frontera francesa cuando los nacionales de Franco ya ganaban la guerra y depois en medio del boske donde huyó un ñatito no le da el tiro de gracia no sabemos porqué-, donde aparece el otro personaje -¿el héroe?- de esta enojosa anécdota falangista-, el soldado republicano ke no mató al falangista salamino?!

El libro iba a dejarme un buen gusto en la boca de la memoria evanescente si solo se hubiera detenido en la primera parte, en el relato conjetural. Creo ke fue forever un quid pro quo lo ke catapultó al éxito a este libro, en especial en España vendió mucho no por sus habilidades cercanas a Vila-Matas y cia -es decir hijos reiterativos y platónicamente degradados del padre Borges- sino porke era la enésima historia sobre la guerra civil, esta vez graciosa y medio revisionista, post-dicotómika, pero Cercas no tiene buen gusto y sucumbió al relato hegeliano de recuperación de todos los instantes de la historia dispersa para gestaltifikar una imagen heroica de la guerra civil...acaso…

No estoy de acuerdo con muchas afirmaciones ke hace el libro: por ejemplo con esta, que Sánchez Mazas es el mejor escritor de la Falange (ke en realidad no sabemos a ké alude, porke el libro, lleno de contradicciones insalvables, afirma en otro lado ke Sánchez Mazas no fue en el fondo un falangista?), eso es bola total, Giménez Caballero -el irrecuperable- es muito más inactual nietzscheanamente en su vida aventurera y en su escritura –traspasada de neologismos ke desartikulan la lectura cómoda, ke el cuarto falangista Sánchez Mazas.

Esa lengua koiné ke usa Cercas, inteligible en Sudamérika, Méjico, Cuba y en España al mismo tiempo sería una virtud durante la colonia pero hoy en día es un chiste...Carece de autenticidad lo-fi, de posicionamiento lingüístico, de aspereza lokal, de hecceidad dialectal, fundamentales para el feedback conflictivo de un mundo sin certezas más ke monetarias y apokalitikas...etc.

Es insoportable el Roberto Bolaño pintado como personaje, ojalá no sea el "real", cuando leí los libros de este Borges beatnik -definido certeramente asi x el escritor rapai Ronaldo bressane- ke intuitivamente los abandoné todos x dejarme un dejo a dèjá vu, x pleonástikos, verbosos, voluminosos, etc.- y en especial cuando discrimina la diferencia entre un hombre decente y un héroe...Cuando heroifika a Allende, etc., cuando termina moralizando el mundo en la dicotomía héroes y no héroes, etc. Esto dentro de la confusión interminable de este insoportable tercer y conclusivo capítulo, cuando define al héroe al dotado de virtud heroica, ke es irracional e impulsiva, es decir no es una virtud, un logro de la razón!!! Todavía me sigue sorprendiendo ke un escritor con certezas socialistas o allendistas (Boñano) pueda ser un derivado de otro escritor llamado Borges, ke no era nada más bien un eterno burlón o un desencantado sentimental (Farías) pero ke coqueteó con la derecha militar kurepa y la chilena de Pinochet...

Si el libro, repito, hubiera terminado con el relato conjetural de la primera parte, sería un libro muito entretenido y para pasar el rato. Acaso en la vida no nos gusta mucho más forever lo ke hubiera ocurrido ke la historia efectiva ?

pd.la peli, ke vi antes, realizada a raíz del éxito de ventas del libro, es muy mala!

15 comentarios:

Ana María López dijo...

Hola =)

Me llamo Ana María y soy administradora de un directorio web/blog. Tengo que decir que me gustó mucho su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Le cuento que me encuentro construyendo alianzas con webs amigas para así atraer más visitantes y poder hacer más conocida mi web. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

Si está de acuerdo. Hágamelo saber.

Suerte con su web! :)
Ana María

e. r. dijo...

Che, Kuru!
Yo quiero ver la película! Es largo el libro, 200 pp, no da.
Escribí pues una lectura de algún libro de Borges, para pasar el rato, así explosivo como este. "Historia universal de la infamia" me parece a mí una verdadera paja, es que vidas imaginarias es genial (es un cuentazo "hombre en la esquina rosada").
además no puedo releer nada, insoportable me parece la prosa excesivamente amanerada y mi memoria es fatal para recordar.
¡tanto brgs! Vos tenés teorías copadas, por lo menos para recordar, capaz que dé gusto otra vez después leer al tipo.
así nos va. brgs es como la virgen de caacupé! todos le hacen peregrinación! por qué pio así? la virgen no es taaan copada como dicen...
saludos

pd: esta noche vamos a lo de courthès!

KuruPicho dijo...

Ever, decile al franxute ke deje en paz a las virgencitas hovy del sexo merkenario, esas parawayitas de dios ke laburan la gota gorda del culo en Baires!!!
Ever, me metés en un compromiso, Borges...En general me gusta escribir sobre lo ke me copa, sobre lo ke me gusta, aka en el blog especialmente así me comporto, a veces, pra aklarar las íes poco klaras sobre un punto muy polémico, muy confuso, suelo sucumbir a textos "vidriosos"...En realidad me copó el libro de Cercas...hasta ke empezó la segunda parte, y kise aklararmelo y redacté hoy la reseñita, claro es muy bombástica y contundente...
pero como el ñato es del stablishmente literario, un intocable aparentemente, porké no decir uno todo lo ke piensa sin tantos miriñakes...
Obvio
ke sobre Borges -creo ya escribi algunas cosita aká mismo-, en general coincido con la weltanschaung de Victor Farias (su libro desmitifikador sobre heidegger y el otro sobre Allende, no sé...)...Me parece magnifico el libro, en al linea de el liberal Johnson, desmitificar a los grandes es su meta (el ingles solo a marxistas!!!jajaja, muy tendencioso)...
pero un día de estos emborronearé cortito sobre el topico Borges...te adelanto, es el genio argentino...el menos kurepa de todos...Lo ha copiado medio planeta y uf..Hoy en dia pienso ke La Loteria de Babilonia es su masterpiece...Su poesia casi nada me copa, y tiene ensayitos, non fiction, nunca repetidos en el mercado ensayistiko sudaka, ojo...es mejor escritor, menos oscuro en todo caso ke Barthes y Blanchot...del mismo nivel en cuanto ensayista...pero sigue siendo el de más ideas, cuando uno se topa con sus epigonos y admiradores...Ever, te recominedo ke leas el libro de Cercas, se lee de un tirón, y Bolaño "parece" ke lo kería...la peli, es muy mala...todo el cine español es malo, no?
Vos sakas opiniones muy idiosincratikas, muy tuyas, y eso es bueno, por ejemplo solo conozco a dos personas ke leen hoy a Francisco Ayala, vos y un español...derridiano y borgiano..creo ke es una buena senda, ojo, ke abandone x la mitad Los detectives salvajes no porke fuera malo, sino ke me cansó nomás...No es un mal escritor, y no se bien ke keiro decir con la frase, es decir si un chico me dice ké puedo leer -aka en py nadie creo me interpelaría sobre el punto!-, claro yo tengo mis gustos, mis cosas, pero para otra gente resulto muy bizarro, descolocado, entonces le diria, si ke lea Cercas, k lea Bolaño (las putas asesinas mbae, mas cortito), pero en principio creo ke no superó a Rayuela el chileno, attenti...no seamos superficiales...está sobredimensionado por la prensa, etc...pero tiene lo suyo...cum grano salis es la onda hina, bueno te dejo ir junto al Eric, buen plant y saludos a Natalia:)

Anónimo dijo...

Dossier’í borgiano del Kurupí
A lo largo de sus 5 años (en abril cumplimos 5!!!)
Todos los textitos son del autor del blog, mneos los 2 firmados por el colombiano Eduardo E. y el peninsular Antonio T.


martes, febrero 05, 2008
Adiós a lo alemán, a lo greco-alemán
" Doctor Farías, espero que perciba la profundidad de la respuesta que me ha dado. Estoy persuadido de que las lenguas latinas carecen d ela fuerza suficiente para entrar en la esencia de las cosas" ...(Martín Heidegger) de Jornal do Brasil, suplemento Idéias, 6-VIII-1988
Claro, la aseveración apodíctica en su momento del pastor alemán, hoy en día es un mal chiste ariogermániko apenas. Sabemos que la mejor filosofía de las décadas de la pos-segunda guerra mundial ha estado en manos francesas: Lacan, Foucault, Deleuze, Derrida, Kojeve, Ricoeur, Lyotard, Baudrillard, Attali, Bourdier, Nancy, Kristeva, Barthes, Levi-Strauss y un largo etcétera, como sabemos que hoy, 2006 la crema filosfika está en manos italianas (otra filosofia que esencializa en lengua de derivación latina): Negri, Perniola, Marramo, Cacciari, Severino, Pareyson, Vattimo, Rovati, Ferraris, Agamben, Virno, Espósito, Calasso, Magris, Asor Rosa...Los tiempos greco-alemanes quedaron atrás hace un montón de tiempo.
http://kurupi.blogspot.com/2008/02/adis-lo-alemn-lo-greco-alemn.html

Anónimo dijo...

jueves, octubre 01, 2009
El Borges joven anacronicamente critica al Borges viejo, dark y nihilista: Farías

• Víctor Farías, escritor chileno vuelto famoso gracias su libro desenmaskarador "Heidegger y el nazismo", perpetró otras dos conatos de desmitologizaciòn de idolos de la gran cultura y política: uno contra Allende y dos contra Borges ("La metafísica del arrabal", es una hermenéutica del proscrito -x propio autor- "El tamaño de nuestra esperanza" y "Las actas secretas", por su parte deconstruye -baste al modo como lo enseyó su maestro Heidegger -creador del método antes ke lo popularizarán los Derrida Ricoeur o Agamben- otros 2 libros proscritos de Jota Ele: "Inquisiciones" y "El idioma de los argentinos). El libro es muy bueno y hace una nueva e inesperada d electura d ela cantilena esa de los dos Borges, Borges, el escritor famoso, el otro, y el Borges escritor y pensador de laberintos especulares ke ahogan su vejez ciega a un Borges llamado Jota Ele, joven, dueño de su destino gozoso y felizmente inmanente, y el Borges ciego, viejo, depre, nihilista tan del gusto de los europeos desencatados de la posmodernidad (sic Farías). Es decir, es un libro serio, no como la fama publicitaria de solapas y reseñitas lo pontifikaba: feroz desollador del culto a la personalidad y archivero de actas y documentos delas metidas de patas de "los grandes hombres" (como estás ke cita en alguna de sus páginas no centrales:"los vascos me aprecen más inservibles ke los negros y los negros no han servido para otra cosa ke para esclavos" (...) O esta: "No creo ke nadie ambiocione ser esquimal o africano"(...) O la perla del quemo unviersal ke fue este exabrupto: "El ke tuvo la suerte de ser fusilado, el mediocre andaluz..."(...), y ke tuvo su rèplica en "mi ùltimo supiro", donde le amigo de juventud del andaluz garcía Lorca es defendido con valentìa y desdén:"Borges e sun buen escritor, pero conozco miles de escritores buenos". Insinuando rápidamente una linea demarcatoria entre a) genios -como sus grandes amigos Dalí y Lorca y, b) simplemte brillantes o el resto de artistas y escritores -como Picasso y Borges... Pero a Farías no le interesa reducir a tilinguerías de gagá esas expresiones polìtikamente incorrectas sino mostrar ke proceden de la ontología nihilista bien coherente ke sustentan las obras y declaraciones del Borges viejo, el concoido y admirado por todos, y explicar la automutilación de Otro Borges, la de las obras proscritas, esas 3 a las cuales ha dedicado sendos libros.







• Fuente: "Las actas secretas. 'Inquisiciones' y 'El idioma de los argentinos', los otros libros proscritos de Jorge Luis Borges", Víctor Farías, madrid, 1994, Anaya & Mario Munichnik
http://kurupi.blogspot.com/2009/10/el-borges-joven-anacronicamente-critica.html

Anónimo dijo...

Again el otro Borges, el viejo, metió la apta pata en su rara ideología sin negros ni indios!

Si se tiroteá forever contra un escritor "vivo" (Fogwill), yo, más susurrealista en esto de atakar, prefiero a los "muertos", no perdonar las metidas de pata de los muertos como ese Borges, el otro, el viejo, ya deconstruido por el astuto Farías...
Entonces, nada de piedad con el ciego de Ginebra, el ke kiso ser realmente europeo y mandó ke lo enterrarán en tierras con loess origianriamente germánikos, ke no lo confunden oké con ningún chinito, poor boy, con la cara de indio ke siempre tuvo!
En el ejemplar de Sur número 254 de setiembre-octubre de 1958, dedikado por entero a Israel (?!)-ya les escanearé la tapa para ke me crean- el Borges firma un artículo non fiction abriendo el dossier pro-Israel:
Testimono argentino se llama su artículo y extraigo para su delicia, señora, señor, niñito semianalfabeto, estas frases gloriosas del anti-indigenismo sudaka:
"toda perosna occidental es griega y judía"(...)
Somos irreparablemente judíos y griegos, o si se kiere, judíos helenístikos(...)

Anónimo dijo...

1-2 pp.
Bueno empecemos -no sé por donde, se me hace agua la boca india ke tengo, mi boca salivosa de maká jambriento, caníbal, resentido hasta los tuétanos- :
1-Borges olvida
a) ke Sudamérika no está probado o refrendado en ningún lado ke sea sencillamente parte de Occidente, en todo caso hay ke ponerle el diente -ke traba la armoniosa visión borgiana- indio al asunto. Para mí Sudamérika tiene más cosas en común con Oriente (por los coreano, chinos y libaneses ke pasan por Paraguay), el chaminsimo chakeño es ciento por ciento comprobado está emparentado con el siberiano (ver Eliade, Herreros y alkimistas). Las tibetanas y las bolivianas no livianas son un calco, con su gracia púdika y su sombrerito ladeado...
Para Hegel Amérika es la nada, y Cioran ke homenajea a Borges en sus Escritos de admiracióin, no pudiendo con su genio malvado dentudo de conde Drácula, de Nosferatu sediento de dañar, termina lanzándole una ironía a Borges y volviendo a Hegel, fala de la nada sudamerikana en ke habitó el argentino ...
Es decir, los propios europeos se separan de nosotros, de Borges, es decir, ni judíos ni griegos, indios somos!
b)sabemos el horror ke tiene Borges, alumno pulcrito y aplikadito de Sarmiento, a los indios, ya lo señalamos en este blog cuando comentamos su pésimo gusto en chistes de indios -cercano al wasp humour de Twain- en la conferencia sobre Xul Solar...
(Ver al final de este post o en sescción comentarios, danke)
Y el prestidigitador Borges, el viejo, manipulador ideológiko constante, incansable escamoteador de lo indio en sus teorizaciones gagá-ideologikas, como las citadas ut supra, nos lo muestran en su integridad conserva, legitimador de ideas cadukas, reaccioanrias, repulsivas, falsas.
Ni griego ni judío, mi kerido, se nos ve lo indio cuando damos el primer paso del día ñembo civilizado nuestro, soñadores eternos a una europeidad cualkiera, nosotros ke en realidad habitamos ese limbo ke Baudrillard etiketó de Cuarto Mundo, todos akellos ke no cumplen con el idela del Primer mundo, esos son del cuarto, los ironistas sin kerelo, por torpeza o esencialidad tricksteriana, como los kurepas como Borges, añorando la confirmación pontificial de su pertenencia a un primer mundismo ke los rechaza siempre a los arrabales metafísikos de la nada sin fundamento ke es Sudamérika para los primeros...clamando por la investidura a una edad por fin madura europea culta parte de la historia etc.
No Borges, ni Grecia ni Judea, la India es nuestra tierra perdida (ironía extrema, una India no aria, claro está), nuestro paraíso prístino, el yvy maranë'y ke buskamos en la agitación de nuestras ideas reaccioanrias, lo ke no keremos ver cumplidos o confirmados, nuestra reducción a indios, índigenas apenas neóliticos, comedores de maíz y fumadores de tabako, pety!
Esos seres ultra-poétikos ke el Borges del arrabal metafísiko, el viejo, el otro, no llegaba nunka a comprender, a esos ke tenían el infinito en sus pulgares.
Borges, te digo la verdad, ahora ke ya estás bien muerto, sos un indio, nde vyro!
http://kurupi.blogspot.com/2008/08/suborges.html


http://kurupi.blogspot.com/2009/10/again-el-otro-borges-el-viejo-metio-la.html

Anónimo dijo...

miércoles, agosto 06, 2008
Poor pobrecitos ustedes Suborges no arios ñatitos crasítos boliguayos
El indio Solari, el último sobreviviente de la masacre "civilizadora" emprendida en el siglo XIX kurepa, es nieto de Xul Solar, que es el tópico de una conferencia -que cayó en mis manos via courrier despachado por la socia-virtual Ayd- del invidente de Zurich: Jorge Luis Borges.
A pesar de su invidencia el ciego tiene gustos estétikos visuales ultra-hoolywudienses: dice que recuerda de Xul que era alto y rubio, y por ende que era apuesto. Nórdico de padre báltico y madre italiana del norte!!!
Paso por encima de las posibles lecturas homo y me kedó enfatizando sus debilidadesde por la cultura "anglo-germàniko", lo ario cultural, también muy 19.
Para dejar bien claro sus tendencias "sarmientistas", y "civilizadoras" decimononikas añade el chiste ke dice:
los tradicionalistas ke amaban la cultura de los pámpidos ke solían mencionar sus habilidades matemàtikas: cuentan a hasta los cuatro dedos i al llegar al pulgar lo llaman "muchos". Pobrecitos, no sikieran tenían un signo gráfico de la misma...
De una escucha rápida y dispersa del cedé me kedan claro los siguientes ítems principeskos:
El ancronismo del ciego.
Ama los prejuicios y mitologemas de comienzos del XIX alemán que se desmoronaron como las dos torres (junto con la poesía como dijo Adorno) en Auchstwitz, en la segunda guerra europa.
Sigue sosteniendo en pleno 1975 las tesis ultrpasadas del sarmientismo civilizatorio europeo occidental versus la barbarie índigena (hijas del positivismo y legitimadas por gente tan nociva como Ingenieros y los Bunge, y satirizadas por Saer en una novela ke ganó el Premio Nadal en los años 80).
Uno se pregunta si este Borges sonoro es el mejor Borges, el intelctual màs brillante de una generación mediocre y pretenciosa al decir de los diarios kurepas del bakakainesko (en guaraní kiere decir: Vaká: vaka y Kái: quema: es decir, vaka quemada!!!) Gombrowicz. Si se sigue sosteniendo ese punto de vista valorativo oi en día da para pensar qué ideas rondaran como fantasmas lakanianos por sus mentes subrillantes y suborgianas. Pobrecitos los suborgianos de kurepilandia, la city del kulto al ciego sin embargo enterrado en tierras calvinistas, todo un calvario aká kuadradado o pa'á edipiano para la intekectualidad actual porteña.
danke chera'ata ayd
de parte
del indio
desborgesianizado y caníbal con orgullo!
http://kurupi.blogspot.com/2008/08/suborges.html

Anónimo dijo...

martes, junio 28, 2005
Nadaista propina cross al santo invidente
Borges es uno de esos personajes inasibles que siempre vuelven a los periódicos, cuando ya comenzábamos a olvidarlos, a librarnos de su presencia avasalladora, como el Ratón Mickey, Marilyn Monroe, John Lennon, y la misma perra con distinta guasca. Cada año los profesores a todo lo ancho de la Tierra vuelven a topar el cadáver de Borges, si es de Borges, también puede no ser Borges, y trepan en éste, para soltar su propia perorata, un distinguido ditirambo, una exégesis del dios ciego, y revelar nuevas claves que nos permitan penetrar mejor armados en los lujos de su obra insondable, de registros plurales y tersuras de terciopelo recién peinado. Borges es un cadáver que se obstina en no dejarse enterrar. Un enorme estorbo esperando que le celebremos el aniversario de su ceguera, su primer diente, su primer verso y su último suspiro, al que es preciso rendir el homenaje de unas babas imprescindibles, de año en año. Hay algo en Borges, si es Borges, que inspira desconfianza. Borges tiene un no sé qué de falso ciego que se deja arrastrar. Es el único argentino, si se puede, además, llamar argentino, con el Che Guevara, que le disputa a Gardel la gloria del porteño universal. Borges se ha convertido a estas alturas en una religión menor, en el santo a oscuras de una secta de estetas con vocación de lazarillos. Y, como siempre, es lícito y saludable desconfiar de las iglesias, sobre todo si no han completado un siglo de existencia. Algunas personas escandalizadas con mi cisma personal, hicieron lo posible a todo lo largo de nuestras vidas, la de esas personas, la de Borges y la mía, por remediar una distorsión aparente e imperdonable en mis juicios literarios. Juan Manuel Roca, el poeta antioqueño, el hijo de Rubayata, por ejemplo, me regaló su obra poética completa hace años. Y Jotamario, su amigo, el hijo de don Jesús, le completó el regalo con la prosa en uno de mis cumpleaños. Javier Villa me prestó todos los tomitos grises que pudo, de los que publicó Emecé hace años, con los pasos, hasta entonces, del venerable invidente. Ficciones. Evaristo Carriego. Etcétera. Sin lograr aficionarme a la droga alcanforada de Jorge Luis Borges. Con Borges me pasó como con el mar, que de tanto esperarlo se me empequeñeció cuando fui a verlo. Y me pareció mezquino y ampuloso a la vez. No me molestó en Borges la incongruencia de haber sido antiperonista y dedicar, más tarde, su traducción de Whitman a Nixon y a Pinochet: estaba en su derecho de gustar de unos tiranos y deplorar los otros. Lo seguí leyendo a pesar de todo. Hasta que detecté, o hice consciente, o se me revelaron sus posturas de señorito, sus vicios de aristócrata, un aire de superchería en su escritura demasiado correcta, la ausencia de la vida, la falta de humanidad y de calor y verdad. Borges asombra como el prestidigitador, en un escenario iluminado con luces indirectas y telones bien dispuestos, pero no altera nada en nosotros. No interpela o maltrata.

Anónimo dijo...

Ofende al lector con su falta de confianza, su reticencia, su ocultación perpetua detrás de la telaraña de sus juegos verbales acerca de la incapacidad del castellano como vehículo de la poesía y los cincuenta años de soledad que alcanzó a leer, sobre la gloria, la fama y el tiempo. Aburre a la postre su adaptación frívola de Schopenhauer. Sus cuentos son cuentos de sombras, módulos intelectuales. Sus endecasílabos demasiado comedidos para servir de alimento o consuelo. Borges no es el Verbo. Es un orfebre distinguido, a lo sumo. La gran ausente en sus historias de criollo educado, es la vida. Sus calles, sus esquinas rosadas, sus escenografías de conventillo, son tangos de salón, a su pesar, a la fresedo. Todo es rigor en Borges, arrogancia disfrazada de modestia. Me pregunto, por qué un hombre que leyó tanto y tuvo tanto talento, nunca supo, que cuando la inteligencia se convierte en espectáculo es cómica y triste. De las virtudes del corazón Borges se reservó, si acaso, la nostalgia. Pero sus ironías carecen del sello del desengaño y de la amargura del verdadero conocimiento. Se parece a Wilde de lejos, en su anarquismo de dandy. Pero Wilde estuvo preso y fue radical y resentido. Borges, apenas el prisionero ciego de una imagen que creó para otros, para esconderse de los terrores de la experiencia. Por eso, en su versión de Whitman faltan la soltura, la fuerza, el músculo y el nervio del norteamericano. Borges es palimpsesto. Escritura sobre la escritura. Más que un erudito que hilvanó un sentido del mundo y un significado aunque fuera inventado de las cosas y de sí mismo, es un banco de datos elegantes, selectos. Libros sobre libros, es Borges. Opio rebajado. Numismática. Heráldica. Ideario de ideas olvidadas y deshechizadas ya: en suma, escolástica. Sus obras llenas de informaciones sin entrañas son las memorias de un bibliotecario, de un ratón de biblioteca cebado. Que finge la indiferencia cuando sólo está ausente. Borges deja al lector helado bajo el peso de su bisutería. No es el escritor posmoderno que sus turiferarios creen que llegó a ser: apenas un modernista cultivado con más esmero que Darío. Y de mejor familia. De una sensatez irritante en un mundo dislocado. Es imposible no admirar la pericia de Borges para frasear con discreción y parafrasear sin vergüenza; para insinuar, adjetivar y engañar con falsas pistas, como en un juego. Pero deja intacto lo demás, y sin usar el mundo. Sus inquisiciones místicas y teológicas son recensiones culteranas de un hombre al margen, incontaminado. Ni en el infierno, ni en el monasterio, ni en el escepticismo. En el autismo de los limbos en galería de la estética. Borges no consiguió hacer carne el Verbo. Su escritura siempre fue demasiado prudente, cautelosa y contenida. Como la marcha de los ciegos. ( De Prosas incompletas,2004, de Eduardo Escobar)


http://kurupi.blogspot.com/2005/06/nadaista-propina-cross-al-santo.html

Anónimo dijo...

FUNESTO FUNES. O LA ESCRITURA COMO JUEGO DE MEMORIA Y OLVIDO
Antonio Tudela

Permítanme ustedes que comience situándoles ante un cuento, ante un mito
incluso, que para frustrar la previsible expectativa lógicamente creada por ese «funesto
Funes» que encabeza el título de mi intervención, nada tiene que ver en principio con
Borges, sino con uno de sus más antiguos maestros: no otro que el «divino» Platón.
El cuento o el mito platónico frente al que les quiero situar, es justamente el de la
creación de la escritura, y como sin duda ya lo conocerán ustedes, me voy a limitar a
jugar el viejo papel del narrador por cuenta ajena, o del coplista ciego, o del actor que
glosa o mejor recita un papel que le ha sido dado. En otras palabras, me voy a limitar a
recordárselo a Vds., y al tiempo a recordármelo a mí mismo, ya que de esto quiero hablar
esta tarde, de la escritura como un ejercicio de la memoria, o su otra cara: el olvido.
El mito platónico sobre la invención de la escritura, como recordarán Vds.
conmigo, se encuentra en el diálogo Fedro, el diálogo al que, por cierto, la tradición
subtitular «O de la belleza», lo que no deja de resultar interesante, como verán. La verdad
es que esa misma tradición nunca ha hecho demasiado caso a este mito, que es uno de los
mitos propiamente platónicos, en el sentido de que el griego se los saca de la manga cual
tahúr de paseo por el Mississippi, o de la chistera, como suelen hacer los magos con los
conejos. Como saben Vds., Platón odiaba recurrir a los mitos, algo que desde él ha
mantenido la filosofía, o por lo menos la filosofía que se autodenomina «alta» filosofía, o
filosofía «verdadera», por mantenernos en los límites de Platón, hasta nuestros días: la
crítica o el discurso puro de la razón asedia sin tregua los cuarteles de la matemática, o de
la «alta» matemática, y abomina por tanto de cuanto huela a metáfora, ejemplo, cuento,
etc. La filosofía, y Platón como filósofo, abomina de la literatura, el logos descarta en su
categórica marcha recular hacia el viejo e impreciso mito.

Anónimo dijo...

Esto en teoría, porque bueno, el
mismo Platón reconoce que hay que ser didáctico, que de vez en cuando no viene mal
bajar la voz y susurrar un ejemplito literario, como hace también el profesor de mates en
la escuela cuando recurre a las manzanas o los trenes para hacer comprensible a los niños
2
el abstracto tópos hyperuranios de los números y lo que no son los números. Y aquí ya
esa curiosa contradicción del divino ateniense, porque resulta que son sus mitos, sus
fantásticas narraciones susurradas en plan condescendiente, didáctico, casi con vergüenza
de tener que recurrir a ellas, lo que en realidad recordamos de su obra: ¿a quién, aunque
no le interese siquiera la filosofía, no le suena el mito de la caverna, que Platón narra en
República, o el mito del carro con el auriga y sus caballos alados, que también en está
Fedro? ¿Qué hubiera pensado Platón de saber que en los colegios del siglo XXI es
decir, lo que para él, que era pagano pre-cristiano hubiera sido el siglo XXVal final
nos quedábamos con sus mitos? Suyos, para más inri, porque no solemos recordar los
auténticos mitos, los que eran moneda corriente en su época, a excepción quizá del de la
Atlántida en el diálogo Timeo, sino precisamente esos mitos que se inventa, que extrae
maravillosamente de su sombrero literario.
Pero discúlpenme la digresión. Me centro ya en el mito de la escritura, un mito o
un cuento de la fragua propia de Platón, pero que ha pasado casi desapercibido para la
tradición escolástica, ya que se trata de un mito breve y situado casi de refilón, al paso y
al final del Fedro, de un modo marginal casi, como una coda final, un estrambote, un
añadido o una especie de postre para relajar la altura de cuanto Sócrates ha hablado con
Fedro en el diálogo, donde tantos temas, tan capitales y tan bellamente debatidos. Este
mito, se pensó, es un pegote que sobra, que alarga innecesariamente el final del libro, es
un regalo, una gracia del autor que en realidad afea su diálogo sobre la belleza, cerrándolo
sin ninguna gracia. Vamos, que mejor hubiera hecho Platón con ahorrárselo a los lectores,
algo así como recientemente hubiera podido ahorrarnos Bush sus chistes y fotos sobre
Irak y el despacho oval.

Anónimo dijo...

Si a esto suman Vds. el hecho de que durante mucho tiempo,
desde Diógenes Laercio por lo menos hasta Schleiermacher por lo menos también, se
creyó que Fedro era un diálogo menor, inmaduro, la opera prima en realidad de su autor,
ya comprenderán la casi nula atención que se ha dado al mito al que llevo un buen rato
refiriéndome sin entrar aún en él.
Pero vamos por fin a ello. El mito platónico sobre los orígenes de la escritura
reproduce en realidad un diálogo entre dos personajes de un misterioso Egipto antiguo,
desconocido ya en tiempos de Platón. En una puesta en escena especular, Sócrates, que es
3
el personaje platónico que narra al otro personaje, Fedro, este diálogo entre otros dos
personajes, asegura que su relato se remonta a una tradición que viene de los antiguos,
mintiendo así, por lo que ya sabemos, como un cosaco. Pero olvidemos esto por el
momento y vayamos al diálogo dentro del diálogo. Los personajes del mito son un diosrey
llamado Thamus, al que hay que imaginar sentado en un elevado trono en medio de su
corte en la Tebas egipcia, y un dios-menor llamado Theuth, especie de divinidad artífice o
laboriosa, encarnación antigua del progreso, que se dedica todo el rato a inventar cosas
para el bien general de los egipcios, invenciones que le resulta obligado presentar a su
superior jerárquico, aquel buen dios-gestor Thamus, a fin de que éste dé o no su visto
bueno, una especie de derechos de patente previos a la comercialización. Y bueno, con
anterioridad al diálogo que Sócrates narra, en el brillante curriculum de Theuth figura la
invención de los números y el cálculo, la geometría y la astronomía, incluso el juego de
las damas y hasta los dados. Habiendo pasado todo ello por el juicio de Thamus de modo
exitoso, gracias a lo cual tanto en la Atenas de Platón como en nuestro propio mundo
disfrutamos de aquellas divinas invenciones egipcias. Pero el caso es que el diosecillo
inventor Theuth le presenta una mañana al dios-rey algo que Sócrates llama (D"<::"J",
esto es: las letras del alfabeto, o lo que viene a ser más exacto: los caracteres de la
escritura.

Anónimo dijo...

Y presenta esta invención, la escritura, defendiendo apasionadamente su
utilidad pública y la necesidad, por tanto, de que se enseñe en cada escuela con palabras
parecidas a éstas:
Este conocimiento, ¡oh rey!, hará más sabios a los egipcios y vigorizará su
memoria. Pues se trata del elixir de la memoria y de la sabiduría lo que con él se
ha descubierto.
Tras estudiar el asunto, el todopoderoso y juicioso dios-rey emite su dictamen,
cuya lectura me van ustedes a permitir también a continuación, porque no es demasiado
prolija y no merece tampoco ser destrozada por una glosa mía. Estas son, pues, las
palabras que Thamus dirige al entusiasta Theuth, una especie de jarro de agua fría, como
verán:
4
¡Oh Theuth, ingeniosísimo inventor de tantas y tantas artes! un inciso:
como verán Vds. ya aquí, en los viejos tiempos míticos, se comienza dando coba
cuando de lo que se trata es de poner objeciones: nada nuevo bajo el sol. Una
cosa es ser capaz de engendrar un arte, y otra ser capaz de discernir qué daño o
provecho encierra para los que de ella han de servirse. Y así tú, que eres el padre
de los caracteres de la escritura, de las letras, les has atribuido por puro cariño
paterno facultades contrarias a las que poseen. Pues tu invento producirá en el
alma de quienes lo aprendan el olvido, por el descuido del cultivo de la memoria,
ya que los seres humanos, al confiar en la escritura, recordarán de un modo
externo, valiéndose de unos caracteres ajenos a ellos; y no desde su interior y por
su propio esfuerzo. No es, pues, el elixir de la memoria, sino el de la
rememoración, lo que has encontrado. Es la apariencia de la sabiduría, y no
sabiduría verdadera, lo que procuras a tus discípulos. Porque, una vez que hayas
hecho de ellos eruditos sin verdadera instrucción, darán la impresión de conocer
muchas cosas, pese a ser en su mayoría unos perfectos ignorantes, y su compañía
resultará insoportable, al haberse convertido no en sabios, sino en tipos que
presumirán de serlo.

KuruPicho dijo...

http://kuruguayegoista.blogspot.com/2010/08/dossieri-borgiano.html