kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

domingo, julio 11, 2010

UNILA en Tiempo Argentino

La universidad (brasileña) del MERCOSUR

Por Sergio Di Nucci

Es la primera universidad del Mercosur, gratuita y de “elite”, es decir que sus alumnos serán seleccionados entre los mejores. Pero fue fundada por Brasil con el propósito declarado de integrar culturalmente a los países que forman el proyecto regional. Entró en funciones a principios de 2010. La deliberación con que se eligió su emplazamiento resulta manifiesta. La Universidad Federal de la Integración Latinoamericana (Unila), diseñada por el centenario arquitecto Oscar Niemeyer, el mismo de la capital Brasilia, queda en Foz de Iguazú, desde donde domina la Triple Frontera. Del otro lado están la paraguaya Ciudad del Este (ex Puerto Stroessner) y la argentina Puerto Iguazú. En los papeles, el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva busca cimentar el bloque regional. Durante la ceremoniosa inauguración, Lula reiteró sus ideales de unión política, al mencionar la urgencia de votar un parlamento común y de acercarse a lo que sería, con suerte, el euro o moneda única en versión Mercosur.

Las incongruencias entre Brasil y los países vecinos resultan notables. El primer presidente obrero brasileño se queja de las desigualdades comerciales ante la primera presidenta electa argentina, mientras sus compatriotas prefieren comprar aceite de oliva portugués antes que el producido en Mendoza. La intención que expone el gobierno del Partido de los Trabajadores es la de combatir desde la cultura este tipo de desconexiones, producidas solo en parte por las llamadas barreras lingüísticas.

Tiempo Argentino dialogó con funcionarios y especialistas en educación para debatir un tema que está por detrás de las intenciones manifiestas. ¿Se trata de la creación de una universidad a la que anime un espíritu (brasileño) genuinamente integracionista? ¿O esta fundación pone de relieve la centralidad de Brasilia en el Mercosur y el avance de la fronteira viva en las áreas que ya son do portunhol salvagem?

Los consultados evitaron dudar sobre lo novedoso que representa esta universidad. Financiada en su totalidad por el Estado brasileño, ubicada en suelo brasileño, la enseñanza se impartirá en español y portugués. El cuerpo docente proviene de la Argentina, Uruguay y Paraguay, además de Brasil. Doscientos cincuenta profesores conforman la planta permanente y otros doscientos cincuenta son visitantes.

El 16 de agosto de 2010 arranca con seis cursos de pregrado, y serán seleccionados 300 alumnos de países del Mercosur. Aquí la paridad rige en estos términos: 150 estudiantes son brasileños y otros 150 son de Argentina, Paraguay y Uruguay. A partir de marzo de 2011, se abrirán 13 carreras más, y buscará contar con 1700 alumnos en las aulas. Las carreras ofrecidas en este primer momento entonan con estridencia un canto a la integración regional: Relaciones Internacionales e Integración, Ciencias Biológicas: Ecología y Biodiversidad, Economía, Integración y Desarrollo, Sociedad, Estado y Política en América Latina, Ingeniería Ambiental y Energías Renovables e Ingeniería Civil de Infraestructura. La inscripción para los alumnos “extranjeros” se realiza por convocatoria pública en cada país, durante esta segunda quincena de junio. Los candidatos serán elegidos por sus méritos en la enseñanza secundaria, y contarán con todo el apoyo básico para estudiar a tiempo completo: vivienda, alimentación, transporte y asistencia de salud.

El ministro de Educación brasileño Fernando Haddad celebró la creación de la Unila en estos términos: “Estamos seguros que promoverá una nueva manera de convivir. Nosotros, gente latinoamericana que tanta identidad tenemos, pero tan alejados hemos permanecido hasta la creación de esta institución que tiene como finalidad repensarnos, a partir de nuestras raíces, como un continente predestinado al desarrollo sostenible”. Por su parte, el rector de la Unila Hélgio Trindade declaró al diario ABC Color de Paraguay que “la universidad no consumará la integración latinoamericana, pero la beneficiará. Será por el conocimiento compartido y por la cooperación solidaria entre los países, que son desiguales pero que tienen voluntad de integración”. Respecto de los posibles recelos que genere este faraónico centro educativo para las universidades vecinas, el ministro de Educación paraguayo Luis Alberto Riarte coincidió con Trindade en que se trata de “colaborar de un modo tal que las universidades vecinas no se sientan amenazadas”.

Las repercusiones en la Argentina fueron menos inmediatas, aunque unánimes: en un subcontinente con poca experiencia en universidades regionales, la Unila tiene el mérito, al menos, de ser un desafío y una incertidumbre nuevos. El secretario de Políticas Universitarias Alberto Dibbern dijo a Tiempo Argentino que "habrá alumnos becados y las carreras tendrán en forma transversal una formación específica que hace a la integración de los países de la región. Es una muy buena iniciativa y estamos participando en lo que nos corresponde: colaborar en la difusión". Para la investigadora y doctora en Educación Silvina Gvirtz la Unila “representa un modo efectivo de integrar a los países de América Latina. No sólo en el terreno económico o cultural en términos amplios, sino el terreno de la producción de conocimiento, y en el de la formación profesional. Y además es bueno porque promueve un manejo lingüístico común un los propios estamentos profesionales, en el marco de la diversidad, y ubica con más fuerza a America Latina en tanto objeto de investigación. Sería bueno que esta iniciativa brasileña sea replicada en los países del Mercosur”. Coincide Ana Nonini, también doctora e investigadora: “La convocatoria a estudiantes de la región, los cursos que se ofrecen y el nombre de los especialistas señalan un comienzo auspicioso.”

Recuadro 1

Una burguesía de poco discretos encantos

La idea de Lula parece ir a contracorriente de las convicciones de un grupo de industriales paulistas (o paulistanos) adversarios del Mercosur. El miércoles de esta semana, Tiempo Argentino reprodujo las palabras de Rubens Barbosa, representante del sector: “A Brasil le queda chico el Mercosur, nos limita. Sólo la inversión de Petrobras para (el período) 2009-2013 representa más del 55% del PBI argentino. Si la oposición gana, será muy difícil mantener el grado de generosidad que tiene Brasil con la Argentina. Hoy Lula hace todo lo que quieren la Argentina, Paraguay y Uruguay, pero esta situación no va a repetirse.” Nadie duda del peso decisivo de Brasil en la región. Hablando de imperios y su relación con los países satélite, ¿resulta de hecho más benévolo, menos peligroso, el influjo de Brasil en esta década (y las que siguen) que el de los Estados Unidos en la década de 1990?, preguntó a este diario un industrial argentino, que prefirió el anonimato.

Recuadro 2

Niemeyer Superstar

Iconic Building llama el inglés al tipo de edificio construido por una verdadera estrella de la arquitectura. Niemeyer lo es, como el no menos famosos Frank O. Gehry. Precisamente fue por las obras de este último que se acuñó el término: refiere a la devoción por construir edificios vistosísimos, surrealistas e incomprensibles, donde importa más el exterior que lo que hay adentro (como sucede después de todo en los museos Getty). La Unila, que tiene sede provisional en el Parque Tecnológico Itaipú (en la gigantesca hidroeléctrica compartida por Brasil y Paraguay), será levantada a partir del mes de septiembre: contará con seis edificios diseñados por el veterano vanguardista, inspirados en el proyecto de la Universidad de Constantina, en El Líbano, que ideó el propio Niemeyer en 1969.

Recuadro III

Qué dicen los brasiguayos

En diálogo con Tiempo Argentino, el paraguayo Cristino Bogado resume la posición de los escritores o intelectuales llamados brasiguayos, que nacieron en la frontera, no reniegan de la confluencia lingüística en el español y aborrecen las nociones de pureza. “En principio esta universidad –señala Bogado- viene a combatir la demonización yankee de la Triple Frontera como zona roja, cueva donde incuban, desovan y se couvadizan terroristas y colaboradores o financistas de terrorismo. Pero en lo otro tampoco es el cielo, porque hablaríamos ahora de una zona de integración de enclave universitario, una especie de berkely sub-tropikal, internacional, bilingüe. Todavía hay mociones en el Congreso brasileño que deberán resolverse recién en agosto sobre la cuestión de la enseñanza bilingüe. Y el tema crucial es el programa curricular que tiene un toque claramente posmo, políticamente correcto, no simplemente formador de profesionales liberales como abogados y doctores, sino que busca universitarios neo-hippies sudacas. Si me preguntan (o me contrataran como charlista o profesor visitante) yo propongo un programa más atrevido. Introducción a la macumba, escrituras creativas triplefronterizas o en jopará guaraní, portugués y español, prácticas xamánikas semestrales, uniformes hechos de cannabis sativa, y tanto más”. El escritor brasiguayo Douglas Diegues, por su parte, admite que la Unila puede llegar a representar “una abominable ideología progresista pedagógica que se limita siempre a preparar alumnos para el mercado de trabajo, la servidumbre cualificada”. Otro brasiguayo que usa como nombre de pluma Edgar Pou dijo a Tiempo Argentino que puede tratarse de una universidad “lusófona instalada en la frontera de dos países que oficialmente no lo son y habla de Lula como nuevo bandeirante, sin imperio jesuítico que lo contenga”.

No hay comentarios.: