kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

viernes, julio 30, 2010

No me dejes morir solo, my dear Lambaré: Cristeeno Bogazmokoi

Todo aquel que nació durante el stronismo trajo consigo de contrabando existencial una excrecencia o joroba a'y: locura se puede llamar. Todos los nacidos en Paraguay antes de 1989 están locos, en suma. L a mía se llama Lambaré. Una yiyi hada o locura ectoplasmátika ke me persigue desde hace 4 dékadas… Sé ke tiene una vulva courbetiana, su boca felatriz como la Silvia Kristel, ojos de Nic Endo cuando grita, su culo es amerindio entre Jennifer López y madam Lynch, sus tetas son francesas, republicanas, liberales, toplessivas, embanderadas, tricolores, de barricadas orgiásticas y frankachelísticas, musicales, blancas como cal o tobatí, pre-siliconas, matricias casi, Candice Bergen o Ursula Andress o La Mujer Maravilla, su cerebro tiene el veneno de Lucrecia Borgia o la castidad de Lou André Salomé, su psiché es perversa y esquiza, post-Karenina, su voz candorosa como las mandarinas ke monda al silencio de cerezos en flor la reina del mandopop Teresa Teng,... :

lambada Lambaré bailaba sobre mis narices agitando sus polleras de pollita haku la hako sentía sobre mi aliento de procrastinator nato el termostato ke manaba infierno de su vulva courbetiana no mi vida nunca se pareció a un cuadro de realismo "licencioso "

ke pudiera ser objeto por ende de un ocultamiento tan riguroso un cuadro licencioso velado tras outro cuadro tranki aprobado x la massa damnata no mi vida: La trompeta de Lee ke lee las fatamorganas de su nombre en el silencio: Morgan...costumbre de ganar…no

No hay comentarios.: