kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

domingo, junio 20, 2010

La Familia Prizzi: Richard Condon

Charley subió en el ruidoso ascensor hasta la planta donde vivía Vito. En el trayecto recordó un artículo que había leído, según el cual sólo existía una relación imagina­ria entre el pasado y el presente. El artículo, escrito por un destacado científico, le había preguntado directamente cómo podía existir el presente cuando siempre, instantáneamente, se convertía en pasado. Charley podía mirar hacia atrás y ver los grandes momentos que había compartido con Vito pero, como sostenía aquel artículo, esas dos personas ya no existían, sólo habían existido mientras las cosas recordadas ocurrían realmente ... y sólo mientras ocurrían. El amigo de Vito que él había sido en el pasado no era el mismo Charley Partanna que estaba a punto de cargárselo. El Vito al que haría el viaje no sería el mismo Vito con el que había com­partido buenos momentos. Había cientos de Vito y cientos de Charley que existían por separado en el tiempo, extendi­dos como cuentas en sus memorias, distanciados como di­versos cuadros en un carrete irreversible y continuamente en movimiento. Charley ni siquiera había conocido al Vito que tendría que liquidar.

(...)

4

A sus veintitrés años y un mes, Mardell La Tour era sincera con respecto a sus fantasías personales y había encontrado la manera de llevarlas a la práctica. Su mejor amiga, Hattie Blacker, se devanaba los sesos intentando conseguir una licenciatura en sociología para poder hacer el doctorado ciencias de la conducta. Durante el último año Mardell había ayudado a Hattie investigando diversas formas de comportamiento humano. Hasta ahora, había sido una trapecista llamada Francie Braden; una mala tenista profesional conocida como Lally Ames; una luchadora en el barro en Hamburgo, Alemania, anunciada como Gert Schirmer, y una agente de prensa cinematográfica de Los Angeles, conocida como Janet Martin. Aunque no necesitaba hacer esas cosas ara ganarse la vida, estaba resuelta a ayudar a Hattie.

(…)

No lo tentaban los cuadros de los museos, los paisajes deslumbrantes, las mejores muestras de valor y fidelidad ni el éxtasis inmutable de la gran poesía: sus sentimientos profundos hacia la belleza empezaban y acababan con las mujeres hermosas. En este sentido, era uno de los hombres más sensibles del país y quizá, del planeta. En otros individuos, característica se podría haber considerado «romántico», «simplista», pero la adicción de Charley a la belleza era infinita. Mucho antes, al salir de la pubertad, la adoración de la belleza femenina se había convertido en una verdadera experiencia estética que valía la pena repetir incesantemente.

(…)

Los componentes del mercado de blanquilla tenían que ir muy de prisa para mantener el ritmo de sus vidas y de sus tarjetas de crédito. Tanto adultos como niños tenían simultáneamente dos trabajos para hacer frente a las hipotecas, los impuestos, los desechos tóxicos, las facturas de los dentistas y el resto del sueño americano. Necesitaban encontrar algo que les permitiera pasar de un día al siguiente. El alcohol les daba sueño y podía lograr que los echaran del trabajo. La hierba los llevaba a considerarse sexualmente atractivos cuando en realidad estaban agotados. Los medios de comunicación insistían en que la cocaína era una droga de socialización. En consecuencia, los Prizzi manejaron la parte mayorista a escala nacional, cogieron su participación y repartieron los beneficios con los concesionarios, que eran las demás familias de todo el país.

No hay comentarios.: