kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

jueves, junio 17, 2010

El Busto de Bastos

El busto de Bastos

by Procaz Osti Nato II

Quelle belle chose que de vivre! Quelle chose merveilleuse et sublime! …"Oh! Douce habitude de l’existence!" s’écrie le héros hollandais de la tragédie.

ETA H.

Tuvimos ke dejar calentando la sesión de cine mudo japonés (kurutta ippeji) y volar con los ojos enrojecidos de pena hacia el diario: allí nos dieron la info, nada gore ni trashento apenas un escamoteo, el juego de manos rutinario de la humanidad manoteando hacia un busto de muerto: el del celebérrimo señor Bastos. Yo de bastos solo sabía en el truco o la escoba vernácula. Ese día dormitamos sobre las empanadas de ñato y las PC rekalentadas aburridos de nada (por teléfono no logramos falar ni con el Hijo del Hombre para ensayar su versión del suceso). Mi yiyi de Kaaguasu me esperaba a la salida del turno de 6 horas en Tok Tok (ensayando su versión karaoke de daddy yanqui), kería probar con ella el comprimido enviagrante ke un socio me trajo de contrabando hormiga desde Clorinda. Pero la yiyi de Titiguasu llamó en ese lapso de ensoñación (en ke el humanófobo brota y asoma su hocico) y me conminó un polvo inmisericorde en el estacionamiento cual personaje de Boris Vian homenajeando a Billie Holliday…Aunque antes de pisar la cemento del subsuelo de las romances noir fui tironeado por las garras rougentas de mi yiyi de Tatuguasu y todos los planes se arreMolinaron hacia el abismo abierto por la ley de k….

To be or not tube mañanero, he ahí la duda existencial de toda criatura resakeada con tristeza post-coitum…Aká deslizaremos contra el canon narrativo en boga una referencia musical: My sister, my clock! Oh my dEUS, eres mi salvación en medio de este vacío ke estremece los cimientos de tu nada (ke inalha como niño de la calle tu Nada drogón)! Desayunamos café (con leche orgánica ella: semen en cucharitas, yo café negro puro, soy un cuadrado). Mi celular ringringtuneó a eso de la hora del tereré rupá dos veces y contesté a la tercera: uno apurado por levantar money para el vino en tetra del mediodía me citó en la plaza uruguaya para contar la historia del raptor del busto. Le dije ke pasaba por el cajero y ke no moviera el pie antes de ke yo llegara con mi edecán, ese sabueso holgazán fungiendo de fotomatón ke siempre se arrastraba cual golem sonámbulo tras mis pasos de Deep Troath subtropikal…

El testigo nos narró en prosodia pyraguereante la crónica barrial de un vecino rarófilo:

“hei artista ha pero mbavavea ndo cre’éi chupe”. Que vivía solo amasando tobatí y picando arenisca. Que levantaba niñitas de Paraguay con colaless y chupetín color cereza en la boca succionada por una oralidad inextinguible. Que las desnudaba y reproducía en barro, palpándolas de vez en cuando, cuando sentía la duda de la creación digital, o cuando dudaba de la realidad de tal borde carnal, que las sopesaba pero no penetraba con dildo o arab strap alguno…En suma, sospechoso nato! Por no coger a las yiyis-modelos. Qué vulgaridad, su idea del arte (la del cronista vitivinícola) no era más ke una trapisonda pra ver desnudas las carnes mujeriles…Nos desenredamos del ñato dejándole suficiente viru pra reskatar vino en cartón durante ese día al menos.

Fuimos al barrio del informante, usamos el método de acercamiento practicado por el FBI (disfrazarse de ocasional maniaco de la quiniela, nos camuflayamos de aburrido tomador de tereré en hora fija, etc.), echamos mano del equipo de electroluz y tocamos el timbre sin más preámbulos suspensivos al mediodía (hora nona de todo pervertido según el pocket book the best of perverted).

El tipo nos mandó de patitas a la calle aunque falando sinceramente me parecía exagerada la conjetura ke lo implikaba como pervertido ke rapta busto de bastos y lo devuelve un mes después mutilado sin su prominente apéndice, más pene ke nariz ke caracterizaba al perfil del premio Cervantes…Para mi estaba limpio de polvo y paja (bueno, alguna paja se dará para sedarse post-visita modelil y seguro se pagará un polvo vía paraíso de Mahoma de asunciónsex.com, estilo canónico de los humanófobos).

Mientras la mayoría seguía amasando el morbo de ke un pervertido x el lenguaje artístico había escamoteado el busto del señor Bastos, mi línea de investigación se bifurcó por otros jardines: la del ministro de cultura, un orwelliano nato (famoso en la falsificación de originales en el mercado negro) y la del concejal oficialista, un goebeliano pero apenas con pistola de agua carnavaleska.

Entrevistamos al Hijo del Hombre durante una de sus sesiones de masaje, arropados con toallones la cabeza incendiada de fantasías, una coreanita sobándole los garañones y otra kebrándole las falanges griegas, contó que su padre, en piedra, Petrus pater, nunca se había dignado moverse hasta la misteriosa desaparición de hace un mes. Que toda la plana mayor de la intelectualidad local le rindió tributo consolatriz, incluso viejos rivales literarios habían depuesto su animadversión en esta hora suprema de torres abolidas y cabezas decapitadas, desnimbamientos leninianos o descerramientos lambareño-stronistas…

Aturrullamos al autor del busto conmemorativo, el porfiromaniaco herr Bockmann, contó ke el gremio artístiko estaba plagado de maniacos de la pata de cabra, del remo nocturno, de la canzone social Ur Vana, etc., pero no conocía ninguno aficionado a coleccionar narices de bustos famosos (categoría inédita en nuestro país, pues en kurepilandia se conocía al castrador de efebos de yeso de las plazas públikas, el destripador de semáforos

inteligentes, al ladrón de señalizaciones de tránsitos, todos representantes de un arte post-avangarde sin parangón).

Visitamos al mayor exegeta en Bastos el señor intendentable y eterno vividor del cuento chino (lo conocen, no?, pues se los cuento again: vamos en una diligencia cruzando el wild far west decimonóniko sin ningún jim west a 10 kilómetros a la redonda solo desierto y más desierto proto-pre-cataclismo atómico, siguiendo la línea imaginaria del antiguo pony exprés, los durmientes chinos de la pre-ruta 66, etc. y en la próxima parada sube un gordo sin su flako y empieza a contar el cuento del chino y así sufrimos hasta California, cada vez ke paramos sube un no-chino ke cuenta otra vez el cuento del chino ke dice asi: ke les mandaron colocar durmientes para vías de tren de costa a costa y cuando llegaron a la vera del mar preguntaron los chinos e irlandeses a su patrón wasp, ké hacemos, éste, sokarrón respondió marktwainamente: pues ké kómo ké hacemos pio, pues ke sigan, construyan un puente y así llegan hasta su patria, jajajajaja) Don Marmona: inmediatamente acusó a todos los chongos de Chong el coreano ke ya no le dejaba rayar más su whiskey de cidade del este en su negocio izquinero…

Agotado x estas preliminares terminé acostando mi cabeza zumbante sobre el busto de mi yiyi de Titiguasu con la intención de old Vidar la vid de esta vida amarga hecha de argamasa mau y klandé hasta ke sonaran las trompetas verdaderas…

(to be continuated!!!)

No hay comentarios.: