kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

martes, enero 05, 2010

Viajeros y Maravillas: Vladimr Acosta

3. El Alejandro sabio, mistico y ascético del Iskander Namah de Nizami

Es ese carácter místico y ascético, esa conversión de Alejandro en un sabio islámico, sereno y maduro que adquiere casi rango de profeta como instrumento servidor de Alá, lo que domina aún más claramente en la otra gran obra de la literatura persa medieval consagrada a cantar la vida y las hazañas del famoso héroe griego transformado en héroe persa y musulmán. Nos referimos al gran poema de Nizami, compuesto en el Siglo XII, esto es, dos siglos después de la composición del Shah namah. Este poema, llamado lskander namah, es decir, Libro de Alejandro, hace definitivamente de Alejandro un sabio y asceta musulmán, cuyos gloriosos triunfos militares, cuyas diversas aventuras y expediciones y cuya curiosidad ilimitada acerca de las maravillas de la Creacón tienen siempre un objetivo principal y claro: la mayor búsqueda de conocimiento, la mayor ansia de acercarse a Alá, la más decidida y firme vocación de servir de instrumento a sus más elevados fines.
No conocemos gran cosa acerca de Nizami ni acerca de la elaboración de su poema, y como en el caso de Firduzi, la mayor parte de los datos que sobre el autor tenemos proceden de lo dicho por él dentro de propia obra. El Iskander namah todo caso constituye una parte, el quinto libro, de una extensa obra poética que conocemos como la Khamsa. El largo libro dedicado a Iskander o Alejandro, consta de dos partes. Una de ellas, la primera, mucho más larga y descriptiva, titulada Sharaf namah, y otra, la segunda, conocida como Ikbal namah, bastante más corta y cargada de reflexiones y contenidos sapienciales y místicos.
El Sharaf namah abarca la mayor parte de! poema, unos casi siete mil versos, y en él se describe la historia de Iskander, siguiendo en lo esencial los rasgos del Pseudo Calístenes, pero incorporando al relato muchos otros temas, que, como afirma el propio poeta, fueron tomados por él de narraciones y leyendas cristianas, pelvis o judías, logrando en obra fundidas en un todo. Nizami hace de Iskander un verdadero modelo de caballero medieval, de héroe caballeresco islámico, valiente y esforzado pero sobre todo cortés, generoso, dueño de sus pasiones carnales y fiel a sus amigos. Ello se muestra en la descripción de hazañas, en la actitud que asume ante los suyos, en su conducta frente sus mismos enemigos o adversarios, como Darah, esto es, Darío, y Kayd, es decir, Poro.
En el Sharaf namah se nos relatan los viajes, guerras y aventuras Alejandro, del que Nizami, continuando la tradición de Firduzi, hace un héroe nacional persa, hijo de Darah, hermano de Darío (Dara) y heredero legítimo del trono de los Aqueménidas, el símbolo de los cuales, también como en Firduzi, lleva en la frente. Y llevando a su extremo relato de! Pseudo Calístenes acerca de la conducta de Alejandro al morir Darío asesinado por los suyos, el Iskander de Nizami, como antes el de Firduzi, escucha de labios del vencido rey de Persia, que muere en sus brazos, palabras de reconocimiento acerca de su derecho al trono y acerca de su sagrada misión .
Los viajes de Iskander lo llevan por todo el mundo islámico y lo conducen a las fronteras orientales y occidentales de éste, lo que equivale a recorrer la mayor parte del mundo entonces conocido. Conquista La Meca para salvar el culto de Alá y expulsar del poder a la secta o familia de Khuza, que había pervertido la tradición religiosa de la Kaaba Conquista igualmente Egipto para imponer también allí un reino de paz y de justicia. Misionero del Islam, mensajero e instrumento de Alá para imponer su voluntad al universo, sus conquistas lo llevan a lo largo de: mundo árabo-persa hasta Andalucía al Oeste y hasta la India y la China al Este. El rey de la India, Kayd, curioso nombre con que Nizami designa al Poro del Pseudo Calístenes, vencido por Iskander, se convierte en se servidor y amigo. El rey de China, el Khakhan, es decir, el Gran Khan, también se le somete, aceptando así la voluntad y la religión de Ala.
Se suceden en el poema, narrados a veces con detalles o perspectivas originales, diversos episodios maravillosos que nos son ya bien conocidos: la reina Hushaba, es decir, Candaces, es protegida por Iskander de un ataque de los rusos; el árbol parlante pronostica al conquistador su cercana muerte; monstruos y pueblos extraños van siendo descubiertos y enfrentados, y algunos de estos últimos sometidos al Islam o destruidos; los pueblos de Yachuch y Machuch son encerrados tras la muralla que los aislará hasta que llegue el fin del mundo. La búsqueda, en fin, de la fuente de la vida, que como siempre halla el Khadir, resulta vana para Iskander, que busca, como en Firduzi, la inmortalidad que da la fuente sólo para servir mejor y por más tiempo a Alá.
El Ikbal namah, mucho más corto y más original, escapa no obstante su interés, a nuestro rápido estudio, pues su perspectiva poco tiene que ver con maravillas. Más bien en él, como remate de la descripción anterior, se intenta hacer de Iskander un sabio musulmán, un auténtico profeta del Islam. Rebosante de madurez y de sabiduría, ansioso de saberes ocultos y esotéricos, Iskander discute serenamente con los otros sabios que lo acompañan y muere finalmente entre ellos, rodeado de su ascetismo y acompañado de su resignación.
extractos pp. 145-47

No hay comentarios.: