kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

sábado, octubre 31, 2009

Ni Schumann ni Schopenhauer IV

Por qué carajo tenemos que volcarnos hacia los bolches peruanos colombianos si queremos imitar ahí están los yankees en la tele en el cable tipos sencillos que nunca complican las cosas gente que mira hacia adelante trabaja todo el día sin enredarse sin meter lío llevan una vida ordenada cronometrada trabajo toda la semana sábado la familia y domingo la iglesia y otra vez trabajo no tienen ningún espacio vacío para molestar a los otros hinchar las pelotas cada um en a sua como dicen los rapai por supuesto no leen las musarañas a quién se le ocurriría leer esa esquizofrenia en acción sólo a mi hijita bobalicona se le ocurre andar con un pendejo que lee boludeces todos sus amigos del club se pasan la semana paseándose en mercedes y volvos pero ella boludita nomás siempre en el colegio también en la facultad ser objeto de triquiñuelas mujeriles la fiebre el fuego uterino dice la ciencia hoy me andaban detrás en síntesis querían levantarme gajes del oficio de picholo nato no hay caso cuando uno nace con suerte no hay caso aunque llore todo el mundo me acosaban que si me prestas no el cuaderno de matemáticas que si me llevas a casa que si me coges por el culo mujer es mujer sólo piensan en coger eso no va a cambiar hasta el fin del mundo pero mi hija va a tener que olvidar su boludez la voy a disuadir por supuesto como corresponde a un padre educado y con estudios terciarios hombre importante de dos o tres negocios fructíferos algunas acciones más desperdigadas por ahí anónimamente una mansión acorde con el estatus dos autos importados como todo hombre previsor no voy a soportar por mucho tiempo ese matiz estrafalario en mi hija si es para salir al cine y esas cosas nomás que levante a algún chico del inter (formadores de cínikos con principios makiavélikos-césarborgianos) o del san andrés (de donde era el nietito chúlina de S) chicos disciplinados y estudiosos algún hijo de milico de repente mi hijoobsecuente en cambio ha comprendido ya con diez y ocho años el modelo que mi persona mi rutina diaria expresa ha captado la onda como dice él cómo gira este loco mundo en que vivimos el muy vivillo inclusive a copiado las rutinas de su padre hace rigurosamente todo lo que le indico se mata estudiando me cuida la oficina los sábados a la mañana va a la iglesia estudia inglés y yo le presto el bmw último modelo a las noches y a barrer todas las hembras a abrir piernas a clavar a meter bola aprendió de su padre modestia aparte que el fin sin los medios es imposible que para tener lo que se quiere lo más de las veces disfrutar las cosas buenas de la vida tienes que romperte el cuerpo trabajando nada es gratis acá ni siquiera morir todo tiene su precio su esfuerzo su humillación pero el fin justifica los medios norma jesuita infalible para mi hijoobsecuente coger le cuesta sólo andar arrodillado ante su padre su buena suerte entrecomillas con las mujeres es gracias a su acatamiento y genuflexión ante la autoridad paterna y él sabe cómo es andar por ahí calentándose al santo cohete y sin poder ni cogerle a los pokyra los perro deambulando con apenas para el pasaje y las empanadas él sabe cómo duele ser hombre sin guita y ni qué decir sin auto auto chamigo para pasarlo bien tener el estómago fresco los riñones blandos los huevos bien puestos satisfecho ante la vida agradeciendo a dios y al diablo al papa y al presidente por tamaña concha abierta sobre nuestra miserable quijada pero la hijamimada no me va a salir loquita ella parece nomás se le van a salir las travesuras se parece tanto a su madre que con decir que en veinte años de casados que tenemos ni una sola vez la pobre me ha tratado siquiera de dejarme cornudo el rockanrolerito tiene el cabello largo por supuesto una remera blanca vaqueros y botas no es metalero al parecer esa onda satánica con ropa negra con algún dibujo kitsch estampado en ella es raro porque entra siempre detrás de hijamimada que lo conduce con esas grandes zancadas de gacela adolescente me saluda con cortesía luego echa un vistazo al mobiliario con los ojos verdes que abran seducido a mi hija sobre la chimenea saltando sobre los vinocolón y los mejorirse de manera algo insolente hasta alcanzar mi colección de cedés tengo una preciosa colección completa en edición japonesa del gran compositor romántico del siglo xix robert schumann según el catálogo bilingüe inglés-japonés y regresa de nuevo sobre mi su meticulosa y desganada mirada y cuando hijamimada ya lo empuja hacia su cuarto para escuchar discos de rock & roll entro en acción y tengo que decirlo picado de curiosidad por su ensimismamiento peculiar su obsesivo afán de reflexión interna su seguridad en el silencio y en la mirada la falta de temor ante mi presencia aún más al entrar parecía más preocupado en los objetos que llenaban el cuarto de la sala que en mí como si yo fuera para él una figura de poco interés o conocido familiar y lo extraño exótico oscuro significativo qué se yo pudiera situarse entre los muebles los cuadros los discos la decoración lo agarro y lo cacheo no es una broma en realidad le pido los discos que no son compac disc sino de vinilo le paro y le digo que no me haga el tonto que estoy enterado que no estoy desinformado de los avances tecnológicos en el mercado musical que sé muy bien que hoy en día todos los discos tienen una advertencia para los padres si el disco contiene palabrotas motherfuckers hijo de ... ndérakore y otras yerbas algún panfletillo contra los padres alguna insinuación hacia las drogas que es lo corriente desde que los chicanos han invadido los estados unidos no para trabajar sino para vagar y drogar a la gente pero le devuelvo los discos que no me acuerdo de sus nombres algunos me parecía que estaban en alemán no sabía que a los nazis les gustara el rock & roll mira vos no le veo a hitler goering goebbels y a toda la plana mayor de la ss saltando en una parada organizada en división del gozo cantando like a virgin like a virgin más raro no podría ser este pendejo de mierda que ahora que lo veo irse entrar en el cuarto color violeta apagado de mi hijamimada lo miro y me digo parece que éste ñato tiene dos caras o algo así definitivamente no tiene esa alegría de vivir vaya alegría de disfrutar de las cosas buenas de la vida de la mayoría de los hijos de la misma edad de nuestros amigos tiene un rictus que no recuerdo en qué película que vi con la vieja lo habré visto una vez pero eso sí me acuerdo que me parecía desagradable mórbido agrio como si el tipo tuviera una sed centenaria y mi adorable esposafiel que canturrea un bolero de éxito en mi oído para distraerme mejor para sacarme de la distracción en que me dejó el chico ese un bolero canturreado para mi oído y aun acaso también para mi corazón pero seguramente originado por el insoportable tufo de santidad que dejó el pelilargo a su paso pienso paranoicamente al ver a esposafiel en su papel insospechado de cantante vamp de pupilas simiescamente centelleantes afiebradamente acuosas desconocida con ese antifaz de cantante tan alejado de lo cotidiano y no desagradable esposa impoluta pero atractiva tanto que hasta al jardinero roñoso le he pillado una vez pajeando detrás de las palmeras mientras mi angelical esposa se zambulle con una inocencia rayana en la inmoralidad en la piscina de aguas verdeazuladas del jardín totalmente en cueros y le he gritado desde la veranda y al no obtener ninguna respuesta he salido al sol he cruzado el jardín hasta la piscina ella isla apiñada de palmeras al borde del muro de ladrillos de tres metros pero el jardinero había huido no tan hábilmente porque encima de una de las ramas que se había caído por efecto de su oscilación se bamboleaba una pesada gota de semen diría acaso un escritor como un huevo frito pero sin la parte amarilla la cabellera de esposafiel sus ojos de un azul que si hubiera estudiado bellas artes hubiera calificado de azul velásquez o azul rivera o algún otro sus pechos pequeños y duros naturales anasiliconados más hermosos sin sostén bajo una camisa de batista y ahí paramos nunca hubiera desconfiado de ella es demasiado hermosa para salir a buscar tipos u ofrecerse a cualquiera el jardinero es un campesino que sólo habla guaraní imposible el pelilargo es demasiado joven y muy poco simpático lanza rictus no sonrisas todos los pendejos que han tratado de cercar a mi hijamimada han sucumbido diplomática indefectiblemente y viene éste y simula más lejanía y señorío que el propio padre y esposo de las dos mujeres más hermosas que he conocido en toda mi vida de malcriado por la vida la conocí siempre demasiado vanidosa desde hace veinte años que llevamos de casados y a sus treinta y ocho no creo que cambie ella ama la vanidad el prestigio el lujo la plata y el hombre que tiene todo esto en su conjunto abarcándolos es decir su esposo otra vez ese ruido otra demolición supongo qué raro cuando compramos esta casa hace un año el prospecto de la transacción hablaba de su singularidad como zona residencial de alta restricción habitada por militares de alta graduación políticos adinerados del partido oficial eventuales socios más que amigos algún que otro comisario en síntesis gente tranquila que no molesta a sus vecinos es realmente raro hacer demoliciones por acá cuando que la urbanización es nueva recién loteada confiable y si la siguiera un día de estos porque facilidad de ponerme los cuernos tiene guita para levantar al pelilargo en el shopin también de hecho exagero mucho influjo de la tele dallas dinastía falcón crest etc en la realidad no puede ocurrir jamás todas esas cosas que muestran además los que se permiten aventuras en este país son los hombres al fin y al cabo somos los que trabajamos todo el santo día cumpliendo más que al pie de la letra los mandamientos bíblicos llevamos la carga sobre los hombros solos quién osaría cuestionar mis acciones si yo soy el fundamento económico de mi familia puedo hacer lo que se me antoja pero no lo hago por mi trabajo mis hijos por falta de tiempo porque asunción es tan chico y todo se sabe al fin las mismas mujeres hacen circular la información esas putas cazadoras de pijas pero podría hacerlo como dije soy el amo de mis acciones y de mis errores también porque yo soy el que produce las plusvalías como dicen estos atrevidos sindicalistas a mi me debe el culo que aún posee para levantar pelilargos en los shopin no pagaría jamás también por sus desviaciones matrimoniales entonces lo mejor le cierro su cuenta corriente no soportaría a ver cuándo fue la última vez que hicimos el amor guau pero si estamos haciéndolo casi solo los sábados después de las fiestas después de volver de alguna fiesta después de calentarme toda la velada mirando a las jóvenes esposas totalmente apetecillas en la liberalidad de los escotes y tajadas de sus vestiditos en la brutalidad de sus imposibles movimientos elegantes que las convierten en más apetecillas esa leve vulgaridad que siempre me ha atraído no sé tal vez en mi otra vida fui un mendigo a veces surge del fondo de mí debajo del traje elegante y caro más al fondo aún que mi camisa de gusano de seda después del perfume y la colonia y del anticaspa y del shampoo un sabor a barro agrio y terriblemente placentero a barrio el mismo sabor que siento en la boca cuando tengo aquel sueño que es más bien una pesadilla placenteramente terrible en que veo a mi esposafiel colgada boca abajo de los pies y sostenida de una soga asegurada a las vigas de un techo igualito a aquel grabado erótico creo que francés colgada boca abajo atada de los pies por medio de una piola fijada a la viga de un techo mientras yo me acerco a ese cuerpo levitado artificialmente cuerpo invertido y le emboco mi sexo durísimo como nunca en su boca flexible y húmeda como una concha hasta que salgo disparado de la cama porque otra vez la mujer invertida del sueño me ha mordido el sexo y ya en el baño en el trance de mojarme la cara sintiendo en la lengua el barniz del barro aún como si fuera una evidencia jurídica de la corrupción de mis costumbres nocturnas y no una simple visión alocada que se ha disipado con el agua sobre la cara sudada hasta que me recompongo y ya de regreso junto a esposafiel antes de volver a acostarme percibo la polución seminal sobre el vientre y los muslos y me siento terriblemente mal y avergonzado como un niño que se ha orinado encima de modo que tengo que volver al baño no a la ducha demasiado escueta para la sensación de suciedad que me corroe sino a la tina donde termino siempre durmiendo preguntándome y sorprendido al hacerlo que en estos últimos tiempos no me estaría extralimitando con el baño descubro que paso la mayor parte de mi tiempo en él más aun que en la cocina me despierto a la mañana con ruido de batacazos como si las demoliciones o lo que sea empezaran con la luz del día en el trabajo se me ocurre la bizarra idea de aparecer en el shopin y pescarla a mi sucia esposa no sé cómo llegó a fundamentarse esta obsesión absurda disparatada una verdadera chiquilinada
de Ni Schumann ni Schopenhauer, recuerdos del año 1993, Cristino Bogado

El Envigado de los Escobar

El Envigado de los Escobar

Apología de Envigado

Mi frondosa familia, Escobar y envigadeña, ha padecido los inconvenientes de las dos cosas. Los servicios de inteligencia allanaron muchas veces los hogares de mis hermanos y chuzaron sus teléfonos en tiempos de las guerras del narcotráfico. Y uno de nosotros, más bueno que el flan, estuvo detenido en el excusado de un aeropuerto centroamericano, mientras probaban que sólo estaba tomando unas vacaciones de pobre en Costa Rica. Porque era Escobar. Y había nacido en Envigado. No nos importa. Estamos hechos para sobrellevar los defectos de la vida. Para caminar como nos despatarramos al caminar. Y orgullosos del apellido problemático, semillero de artistas, locos y santos. Para empezar, somos conscientes del parentesco pánico que nos une con Daniel Escobar, llamado El Hachero, un muchacho envigadeño lleno de excelencias personales y virtudes sociales, menos la tarde miserable de 1873 cuando visitó a unos parientes suyos, comió con ellos, charlaron en santa paz a la sobremesa y después los picó con un hacha de leñatero. Así de simple. No se salvaron los tíos. Los primos. Ni la servidumbre. El hijo de una sirvienta sobrevivió, ocultándose debajo de un jergón, para contar el cuento. Nadie creyó en el alegato de la defensa. Era increíble que el ángel de dieciocho años sufriera un ataque de locura repentina. Las virtudes que lo adornaban en vez de ayudarle pesaron en su contra. Condenado, Daniel escapó de la cárcel valido de un recurso artesanal propio de la paciencia de los tiempos: por una escalera de huesos de marrano ahorrados al sancocho del presidio.

El cine era desconocido en la apacible llanura católica como en todas partes todavía. Sería injusto acusarlo además de plagiar el truco de una película de John Ford. La leyenda dice que herró una mula al revés para despistar los remordimientos y a las autoridades. Y que paró en Urrao. Donde se quedó a vivir el resto de una vida ejemplar. Dejando a su muerte un grato recuerdo como vecino, amigo, esposo y padre. Un buen hombre siempre. Menos aquella fecha enigmática. La tradición, para subrayar la bondad del carácter del asesino inexplicable, pone una nota piadosa en la biografía de mi absurdo antecedente: mientras huye hacia las vegas del Penderisco, el río más hermoso del mundo, fabrica una cuna de madera para el recién nacido de unos pobres que le ofrecen posada una noche de truenos; una cómica: cuando muchos años más tarde abrió su corazón secreto al médico de Urrao, dijo, relumbrando sus ojos azules y viejos y la voz helada, tuve una sed insaciable de sangre, y el doctor saltó por la ventana; y una técnica: habría inventado y construido una bomba de agua para la comunidad que lo acogió.

Ahora las ceibas que hicieron famosa a Envigado parecen menos altas, alegres y verdes. Antes, los palomares eran más abundantes y activos. Hoy se pierden en el retumbo urbano las voces de las viejas campanas del toque de ánimas en las torres blancas de Santa Gertrudis. En el pasado, los envigadeños hacían un alto en sus costumbres para paladear la eternidad y pronunciar una jaculatoria. Los primeros europeos encontraron en el pequeño valle poblaciones bien construidas, de gentes vestidas, a pesar del clima acariciador y los hábitos de sus vecinos desnudos. Pacifistas pero obstinados, se dejaban morir de hambre o se ahorcaban con sus mantas, por horror de la esclavitud, o por un agudo sentimiento de la debilidad de la belleza ante la alternativa de una guerra inútil y desigual. Y los miríficos aduares, como los llamó un historiador provincial, quedaron a la postre para un puñado de familias asturianas.

Los anales de la ciudad comienzan en 1775. Los documentos más viejos registran el nacimiento del esclavo Ángel de la Calle, un negro con nombre de radionovela, la sepultura de un tal Sánchez y el matrimonio de María Rodas con Pedro Cavaría. Amores. Nacimientos. Entierros. El ciclo eterno de la vida en cualquier parte hasta hoy. Con una diferencia. Que en Envigado todo es distinto. Por un montón de razones filosóficas, históricas, poéticas e inescrutables. Los antiguos imagineros envigadeños eran capaces de contar en un pedazo de palo una novela de Balzac. Pero para saber por qué, debemos olvidar los biscochuelos de la leyenda culinaria, las morcillas rabelesianas y el prestigio folclórico de los carrieles envigadeños.

Alguien dijo que si Beethoven no hubiera existido el mundo sería distinto. Colombia no sería igual si no hubieran fundado a Envigado en un cementerio de suicidas. Envigado no cuadra con ninguna de las máscaras de fantasía del subdesarrollo para consumo de las nostalgias internacionales de inocencia. En el canon del pueblo tórrido, aunque tuvo río y es exuberante e hiperbólica; en la atmósfera andina de los pueblos de tierra fría porque nunca deprime; ni en el idilio pintoresco y trivial de la joven novela urbana, aunque tiene ritmo y un bosque de chimeneas contra el cielo azul. Y a pesar de la experiencia de El Hachero y del cuento de José Cura, el primer sacristán, cuando Envigado recibió la digna visita de la comitiva de emisarios de una corte africana en busca de su príncipe sucesor, vendido en el supermercado de negros de Cartagena, llevado a Bogotá y regalado el día de su ordenación al padre Cristóbal Restrepo. El primer párroco de Envigado habría contado, pues, con el privilegio de un sacristán de sangre real. Y de fidelidad a toda prueba. Que cuando supo los motivos de la embajada, es decir, que pedían que fuera manumitido por el protocura y privado de la sacristía, José Cura contestó con la insolencia de la alcurnia que prefería ser esclavo de cristianos a reinar sobre infieles. Y los comisionados debieron regresar a su erial en Nigricia con los crespos hechos. Hasta hace veinte años, cuando murió el último Cura, en Envigado todos seguían saludando con el mismo respeto a los descendientes del príncipe Abdul Alí. Que era el nombre verdadero del sacristán.

En las postrimerías del siglo xix, con seis mil habitantes, Envigado conservaba la sencillez del xviii. Producía unos aguacates soberbios de los que se ufanaba, los más aguacates de este extremo de la Vía Láctea. Pero el 11 de septiembre de 1900 Rafael Lotero robó la custodia del templo, vendió la pedrería, enterró el armazón debajo de un árbol de preseas gratísimas y desde aquel año, el de la muerte de Federico Nietszche, los aguacates botan las flores sin fructificar. Algunos achacan el infortunio gastronómico a la malicia del diablo. Otros, al desgaste del potasio en los suelos y a la contaminación industrial. Todo cabe. La teología. La química. Y el humo inmisericorde del progreso. Envigado se parece a los otros pueblos antioqueños en los aleros de tejas españolas y las casas de tierra pisada. Sin embargo, debajo de la superficie de la arquitectura criolla, que subsiste a tramos, de la audacia y la urgencia modernas, del lustre de suburbio industrial, y de la violencia de fachada, resiste un vigor místico. En su destino de enredos, lo menos evidente es lo único que importa: la singularidad de haber sido en América el lugar donde el cristianismo dejó de ser trasplante arisco, sincretismo fatuo, forma estéril, norma muerta, para convertirse en una experiencia y un camino.

El milagro está realizado en la obra de Fernando González. Su cronista genial. Expresión de la inteligencia de la tierra. González, predicador nuevo con una túnica nueva, se llamó a sí mismo, cuya irradiación impregna el paisaje desde el museo abandonado de su casa en las afueras, pensaba que Dios había creado a Eva de catorce años y medio en un solar envigadeño. Y que Envigado merecía el honor y el pavor de ser la capital de la Colombia ilusoria de Bolívar. Lo primero, debe tomarse como una licencia poética. En cuanto a lo segundo, queda la impresión dantesca de que una vez en verdad le hubiera tocado la suerte incalificable de ser la capital invertida del país, el espejo deformante de la legitimidad: la celda del finado Pablo Escobar, en la cárcel de veraneo que le construyó a todo costo el presidente César Gaviria, ostentaba el número del avión presidencial: 001.

Abriendo un abanico de insondables analogías tragicómicas y de reflexiones arrevesadas acerca de las quimeras del poder y de la libertad. Contra los infundios de la desinformación universal que la satanizaron un día con el rango de enemiga de la humanidad, de Persia de las degeneraciones, Envigado pasa por la Mónaco de Sudamérica, se da ínfulas de ser el primer municipio colombiano sin huecos en las calles y la única ciudad de los Andes con analfabetismo cero.

Así, trata de sacudirse el sambenito de Wall Street de la cocaína, tan negativo que un alcalde yanqui llegó a considerarla digna del bombardeo imperial, como la venerable Hanoi y Bagdad y Panamá.

La notoriedad de Envigado data del día de su fundación (que los historiadores nativos comparan con candidez evidente con la de Roma, por las discusiones que la precedieron), junto a las corrientes minerales de la Ayurá, un riachuelo de cualidades genésicas comprobadas: Lucas de Ochoa, uno de los fundadores, engendró veinte hijos; honrando su nombre, doña Concepción Soto, parió treinta y tres; y un siglo después de que llegara el primer Uribe se contaban por cientos. Poco importan los cacharros de Peldar, la planta de vidrio plano, ni el sapo envigadeño que descubrió el tesoro de Pedro Luis Restrepo en los escombros de una cocina por las lomas de El Chocho.

Que antes de la fatalidad de verse asociada con los desatinos del narcotráfico, exportara flores cerámicas, lámparas, ideas, telas, zapatos de trabajo, músicos, imagineros, profetas, poetas, generales y sabios. Importa el aura insensible bajo el tráfago actual y la comedia de equivocaciones de la codicia, que sigue atestiguando la memoria de los tiempos cuando fue una aglomeración de familias entrecruzadas; los mendigos eran llamados por sus nombres y protegidos por la comunidad y había fantasmas y tranvía y un brujo escribiendo en extramuros, crucificando el estilo, reflejándola en prosa maestra, para que Envigado sobreviva a cualquier adversidad futura, ya que todo lo demás será un añadido a su gloria: incluso si se disuelve en la impersonalidad ramplona de las concupiscencias de la modernidad que amenazan todo con su contagio. En un sentido misterioso que trasciende el sentimiento por la patria chica, Envigado es simbólico para los que nacimos allá, no sólo la añoranza de la infancia de donde todos venimos. Y cuando debemos vivir lejos, flotamos en un morbo de exilio. Y nos preguntamos por cuál arcano, cuya clave conocía él solo, el doctor Francisco Restrepo Molina, partero de la mitad de los envigadeños que aún ruedan por este mundo, sonreía tan poco, y asistía los alumbramientos de luto riguroso.

de eduardo escobar

Editorial: Villegas Editores. Autor: Eduardo Escobar. ISBN: 958-8160-34-0. Presentación Tapa rústica. Número de páginas 480. Edición 2003.

viernes, octubre 30, 2009

Princesas de Barilaro y selenitas de Méliès: 1 mismo material los cubre: el cartón

La Princesa Primavera, un vestido hecho por el artista kurepa Javier Barilaro reciclando cartones. Está desde hace dos meses en Vintage Juan Perez, Marcelo T de Alvear 1441, Baires-Argentina
Prize: 10.000 de guaraníes

Yo mismo hice las maquetas de barro y los diseños de yeso...El coste total fue de 10.000 francos, suma realtivamente alta apra aquella época; los escenarios mecánicos y los trajes de tela y cartón de los selenitas resultaron muy caros...
fragmento de una carta de Méliès ke escribió en 1930 a Le Roy, que le pedía detalles sobre la realización de Le Voyage dans la Lune

jueves, octubre 29, 2009

Danzig se keda definitivamente sin su Biscuits

Una larga lucha contra un cáncer en la garganta, que finalmente le venció, fue el motivo del deceso, a sus 44 años de edad, del aclamado baterista Charles Montgomery, más conocido como Chuck Biscuits, quien lograra reconocimiento al grabar con Danzig los cuatro primeros discos (este trackazo es mi preferido:
http://www.youtube.com/watch?v=rc6h13wXXqEChuck
, clásicos de la banda y con la formación original (de 1988 a 1994). Si bien su muerte ocurrió el pasado sábado 24 de octubre, hoy recién se informa de manera oficial.
Chuck Biscuits born Charles Montgomery on April 17, 1965, was the original drummer for the metal band Danzig. He was most recently a member of the punk rock band Social Distortion.

Estupidiario filosófiko

Lo serio, ese síntoma evidente de mala digestión (Nietzsche)
Psicoanálisis:
una enfermedad ke se toma por su remedio (Karl Kraus)
Si la religión se funda en el sentimiento, el perro es el mejor cristiano (Hegel)
Mujer: se la dice fémina, se la difama
On la dit femme, on la diffame(Lacan)
Los hombres son chulos (cafixos) la mitad de su vida, capones la otra mitad (Schopenhauer)
Si hubiera un Dios yo no kisiera ser ese Dios, la miseria del mundo me destrozaría el corazón (Schopenhauer)
Amor: sentimiento ke ha sobrevivido al romanticismo y al bidé (Cioran)
Yo no tengo ningún gusto por la filosofía (Derrida)
Pero ¿hacia donde corría despavorido, en el momento de la muerte de su maestro, el gran ausente del Fedón? (Serres)
Si se corta la piel del prepucio, ella no puede volver a empujar, como tampoko podrían hacerlo la mejilla o el, párpado (Aristóteles)
Se le pregunto a Chirac si el comercio con las mujeres era malsano. El dijo: "No, siempre ke no se tomen drogas. Pero advierto ke el cambio es una droga". (Montesquieu)
Para tener una erección a voluntad, frotaos la verga con pimienta molieda en miel (Demócrito)
La esencia del mundo es la voluntad en el acto de copulación (Schopenhauer)
Por mi parte si yo fuera mujer, querría serlo en Oriente, como esclava, porke la condición pura y simple del esclavo es al menos algo
(Kierkegaard)
Vas a ver a las mujeres ? No olbides el látigo (Nietzsche, misógino insoportable)
El cristianismo de hecho pretendía enjudiar al mundo (Nietzsche)
Las otras partes del mundo tiene a los monos, Europa tiene a los franceses (Schopenhauer)
Cuando veo en Marx y Lenin la palabra espíritu , yo me digo ke hay mugre y revoltijo inmundo y ke Dios le ha xupado el culo a Lenin y ke así como ha pasado siempre (Artaud)
de El estupidario de los Filósofos, Jean-jacques Barrére y Christian Roche, Cátedra, madrid, 1999

miércoles, octubre 28, 2009

Lily Tuck llega hoy a Asunción

Lily Tuck llega hoy a Asunción para participar en seminario sobre literatura paraguaya. http://www.facebook.com/event.php?eid=183620686317#/event.php?eid=183620686317&index=1
Se trata de la polémica novelista de The News from Paraguay, novela premio 2004 del prestigisoso National Book Award, basada en la vida de Elisa Lynch, la ex yiyi del mariskal López (demonizado personaje decimonóniko por la historia a lo Bin Laden, ke durante la guerra de 1870 en la ke una alianza secreta unió a Argentina, Brasil, uruguay e Inglaterra sobre Paraguay, dirigió al país guaraní).
Aká fragmento de su novela sobre la Lynch: http://translate.google.com.py/translate?hl=es&sl=en&u=http://en.wikipedia.org/wiki/Lily_Tuck&ei=kG_oStyqNemPtgeLhY3_Bg&sa=X&oi=translate&ct=result&resnum=3&ved=0CBQQ7gEwAg&prev=/search%3Fq%3Dlily%2Btuck%26hl%3Des%26sa%3DG

y aká web del National Book Award y mirar la lista de premiados es impresinante, por ejemplo este año ganó el niño malo Dave Eggers en mejor ficción y Gore Vidal en contribution a las letras americanas (en 2003, T.C Boyle – Drop City fue finalista, poesía ganó por The singing C.K.Williams y finalista Charles Simic – The Voice at 3:00 AM: Selected Late and New Poems; en 2001 ganó x The Corretions, Jonathan Franzen y finalista Louise Eldridge, en 2000, In America de Susan Sontag, y así hasta podemos ir al año 74 y ver ke Thomas Pynchon fue el ganador ys finalistas, Mc Guane, Singer, Vidal, Cheever, Elkin, Gardner y en poesía Ginsberg!!! : http://www.nationalbook.org/nba2004.html

domingo, octubre 25, 2009

Empanada de ñato. O cómo hacerse rico cocinando carne yankee

La rutina de la secta klandé no ofrece nada de partycularmente atractivo.
Es mero expediente de teorías polítikas, puesta en praxis de ideas higienistas, no hay esteticismo ni hedonismo en su cumplimiento aun cuando la carne -su materia prima- tenga abundante pimienta.
Nos costó uniformizar nuestras fuerzas, concentrar en un solo punkt x odiado por unanimidad o mayoría simple al menos las diferentes posturas, matar u omitir la infinita variedad de potenciales ke ofrece el ser (asegún Hegel, ke para él sensu stricto ainda es Nada, solamente cuando se limite la actividad en una concreción, allí adkirirá la realidad de ser, existencia plena).
La secta tenía fuerzas ke pugnaban por movilizar estrategias de eliminación contra los españoles por ejemplo (traditio de al menos 5 siglos), o petit variación de ásta, contra los europeos en general, o contra los ganaderos y sojeros, plagas de esta nación, pero eu y otros secuaces más fuertes cerebralmente impusimos nuestra fobia particular: dedikar tiempo, sudor y vida en la eliminación de todo yankee ke se mueva sobre la fucking planeta tierra.
De día dormimos normalmente hasta muy tarde circa mediodía y asomamos nuestra jeta infeliz recién por la siesta. coto de caza del yacy jateré, famoso canibal inventado por Rosicrán, cuando la música suelta su bichitos noisientos y kyry'i kyry'i's, las yiyis enfundan sus shorts bien ajustados sobre los bollos de sus tatú ro'ós, el culo también apretadito gracias a la carne de la cual se aliementaban ellas y y gran parte de sus pobladores y ke procedía de nuestro estavlecimeinto, orgullo lukeño: "Empanada de Ñato, atención toda la noite".
Tres brigadas de 3 ñatos (detestamos la falange'i esa gay conformada de dos miembros del mismo sexo vulgarizado por los mormones- pero robada la idea a los jesuítas) circulan en rombos satíricos por la plaza de la city de la platería en plan de peajeros o violadores de chiperitas.
Cuando alguien tropieza con el objetivo manda un msm a la laptop de la empanadería y ésta automátikamente reenvía el poema de Jorge Kan Ese "Jetu'u Klub"a todos los celulares del gremio. La secta en ese punto realmente se despierta, ninguno de sus miembros keremos ser perezosos y distraídos con nuestra sacra misión, somos hermanos de ese mañana dudoso ke esconde la felicidad a mis nietos y mis biznietos, y de mí, de vos, depende hermano klandé ke demos un rostro sin yankees al mundo...Es nuestro granito de arena agustiniano en el absurdo infinito del mundo y cada víctima propiciatoria es un poema a la misma altura del creo aunke sea absurdo.Kill a yankee for Crhrist es el ululuar de nuestras gargantas cuando nuestras caras reciben el aliento vivifikanate de un msm positivo...
Decía, visibilizamos al objetivo, lo cercamos, tomamos contacto y lo likidamos. Ese es el plan -el bonísimo plan de nuestro mísero dia aun esclavizado por las leyes yankees ke domian y escarnecen al vida del mundo todo- llevado al pie de la letra todos los santos días desde ke la hermandad contra la vida y la cultura yankee se invistió del poder y la razón para aplikar su final solution ...
Si el objetivo es hembra, la violamos con godomiches, consoladores, dildos de variada y policroma diferencia de material, con bananas, con zanahorias de mueñeco de nieve, con penes de perros raviosos, etc,pero jamás un hermano de la secta osará enfangar su inmaculada y sudaka lingam introduciéndola en la catinguda vagina o ano satániko de la chusma yankee.Después del entremés con las yiyis, hacemos pedazitos de su carne gorda y porosa como las del chancho para guardarla mais failmente en hulecitos individuales en el freezer como si de la mejor carne de lomito se tratara. Si es man, lo matamos sin paliativos, secnillo,pues sabemos del poco buen gusto de su cultura, lo kitsch, pomposo y excesivamente dramático de sus gestos en ciertas circunstancias poco favorables. Les damos a entender ke si hubieran nacido gusano o sapo los hubiéramos tratado con menos rigor(Claro, alguna vez alguna de nuestras hermanas se endilda ajustándose a la cintura uno de esos dildos caseros elaborados en las horas muertas reacias al truko o al ajedrez y empieza a enkular al más pintado de los gringos, uf! uf! uf! como en aquél cómic donde Olivia le daba con todo a Popeye y este gozaba callado su súbita sodomización pensando tal vez ke el ke le montaba era Bruto). Mientras las torres gemelas de Usa estén en pie todo estará permitido (para nosotros, sus verdugos en las sombras de su patio trasero).
Si son menores, van al depósito de precios especiales: carne de hamburguesa para importar a las mamis xururú de Miami!
Así el van se estaciona con su cotidiana res recién cazada enfrente de nuestro local ke keda justo vecino al Mc Donald's de la city de la música -ke suscita nada de ideas sucias ni suicidas en sus habitantes caníbales pero ha logrado casi llevar a su competencia multinacional al borde mismo del debacle económiko-irónikamente pero nosotros nos jactamos de tener mejor carne, mayor volumen de ventas y una clientela más fiel sino fanátika.
La prensa afortunadamente no sabe de nuestra organización, ni los noticiarios nocturnos ni aún el cotilleo barrial, nadie sospecha ke cuando cualkiera en Luke corta un bife al caballo con abundante cebolla está colaborando en la extinción de los protocolos de Boston, ni el coloproctólogo más atento habrá vislumbrado en el colon de uno sus pacientes no-gringos el misterio ke rodea a la más ke buena pletórika buena salud bajoventral de ke gózanse sus ciudadanos, ni la lógika del comer y el matar vayan tan paralelas casi hermanadas sería mejor decir desde illo témpore por ersos pagos abandondos de la mano ke pueda ayudar a algun sujeto de nacionalidad USA cuando éste rekiera de su generosa ayuda imperial.
Debemos señalar ke la hermandad ya se ha extendido más allá de su sitio originario, es más solemos ir a celebrar en Trinidad con las yiyis makás -ellas tienen el honor de recibir nuestros penes piafantes de leche gozosa de eskupir su furia y tempestad tanto tiempo reprimida y obliterada por los imperativos de la causa ke nos guarece y justifika este día día ke nos toka vegetar-una de nuestras batidas de la semana, cuando el número de los caídos ha sido especialmente suculento y redentor de las bases sólidas ke sustentan nuestro trabajo de zapa klandé milagrosa shabatanaísta sagrada.
Seguiremos luchando até ke la cabeza del último Mr.taylor cuelgue de las tripas del último gringo.
de "Empanada de ñato", episodio de la nou-bella llamada Bin Laden, in progress, Asunción, 2009

sábado, octubre 24, 2009

Primer Svevo traducido al español en las manos de tijeras del kuru

Según informes pillados en google, el primer Svevo traducido en lengua española salió recién en lo años 60, una versión de la dona Carmen Martin Gaite,en tierras penisnsulares, y se trató certera y oportunamente de su masterpiece, La conciencia de Zeno...
Traducciones [editar]Las versiones españolas de Svevo se iniciaron en Barcelona (Seix-Barral, 1956; Plaza & Janés, 1965). La difusión de su obra principal tuvo lugar con La conciencia de Zeno (Barcelona, Seix-Barral, 1969, tr. J. M. Velloso; Bruguera, 1981, tr. C. Manzano); los relatos de Corto viaje sentimental (Madrid, Alianza, 1970 y 2008, tr. C. Martín-Gaite); su primera novela, Una vida (Barcelona, Barral, 1977, tr. F. Perujo); la segunda, Senilidad (Barcelona, Del Cotal, 1982, tr. F. J. Alcántara) o con título Senectud (Barcelona, Bruguera, 1982, tr. C. Martín-Gaite). Luego, tras cierto olvido, hubo traducciones al catalán y al euskera de sus obras; y hay que añadir los Escritos sobre Joyce (Barcelona, Península, 1990, tr. M. Cohen).
La última fecha, más alejada de las traducciones de la Martin Gaite, ke se suele dar remite a nomás de 1956....
Pero los wikepediantes no contaban con el sabueso de los libros usados, pues como veran en la ilustración, su servidor ha pillado esta traducción argentina de la segunda novela de Svevo, Senilita, ke viene siendo traducida, incluso la más reciente de Acantilado (2007) como Senectud, aká sin embargo, para resaltar su precocidad y singularidad extrema lleva el título de La Ultima Llama, buenos aires, noviembre de 1954, Agencia General de Publicaciones S.R.L. (ediciones agepe como dice en la portada).