kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

sábado, mayo 30, 2009

ke hacía yo cuando la yubia negra?

La espía tortillera

La norteamericana, espía y lesbiana, aunke ella siempre rechazaría ser espía, y por su trabajo tuvo ke hacer de Matahari creole o chica Bond en más de una cama, especialmente usando esa arma de desorganización masiva del cerebro ke dios no la CIA le había otorgado como basa para matar cuanto y cuando kisiera: un par de kamas Ñandejara graciaité, en guaraní titi guasú, ¡tetas del demonio!, la norteamericana del demonio yankee hacía su rutina espiatriz cada mañana, posando chic laptot y trasero sobre la madera barnizada de las sillas de la biblioteca de la Manzana, la pequeña, allí donde un tal Ever había leído los 3 libros anagramátikos de Vila-matas, allí donde vegetaba, como comida guardada en tupper, el Holandés errante , cada vez más nostálgiko del mar y hipersensible al calor de su novela interminable de la paranoia local, la norteamericana y su laptop con disko duro ciátiko, de la agencia central de inteligencia del planeta, claro eu, estaba también yo, ese lapsus cálami que un demiurgo beckettiano había borroneado kon la última punta de su lápiz myky, sufriendo la apertura de ventana en una de las PC antediluvianas, ke los malditos nipones habían donado “generosamente” a la biblitoteka tercermundista, la norteamericana, espía y lesbiana, el Holandés errante corrigiendo su novela de ambiente local, yo esperando conectarme a Meebo y chatear con el universo ke me kería con una antigualla lo fi, la lesbiana ke chupaba la información sobre mí o sobre la novela del Holandés, sobre el crack en la Chaka, o los libros en las 3 fronteras del MerkoSur del Amor Cumbiambero, con su notebook tuneado en las oficinas novayorkinas de la CIA o en una de sus subsidiarias jamesonbournianas, ella tenía, seguro, conexión directa al mar de su deseos, o a los de sus patrones ciátikos (eso morbo muy siglo XX ke amenazaba continuar su metástasis hasta alcanzar nuestros sesos salvajes), ya sabía seguro ke el Holandés andaba todo el santo día, arriba y abajo de las calles ultraccidentadas de Asunción, con su remera de Bin Laden mercadocuatrensae, ke mi papiamento iba ir creciendo en su léxico makarrónico, kon vocablos árabes, escamoteados del cyber libanés de Sajonia, del sueco oído al Sueco, puro tak su performance asunceno, pero mi paranoia reposaba a veces, no bien devanaba mis horas no bien veía chorreando a la espía yankee tortillera sobre mi jeta tercermundista, soñando con los 3 agujeros de su cuerpo, cuerpo no vigilado pero contactado vía móvil Pantech, Nokia o I-phone, por medio de la conexión wireless de su Mac personal, con la agencia central, seguro, si al momento de hacerla mía, de roer biscoitos a la nada, ellos sabrán todo lo ke kieren sobre mí, oirán mi respiración bakuniana, la pulsación del mal terrorista, la música agitada de un corazón subversivo, criminal, patológico, casi alienígena…
fragmento de "La espía tortillera", cristino Bogado, en Ke hacías cuando cubrió la yubia negra asunción?, VV.AA., Yiyi Jambo, junio, 2009

viernes, mayo 29, 2009

Ké hacías Pou cuando la yubia negra?

Ciao ciao (cyber cuento al vuelo mientras espero en la Terminal de Asuncionlandia)

Iba a hacerlo ya ese lunes. Pero C. no me llamó. Yo ya estaba muy impaciente y por sobre todo hambriento, desdichado y cada vez más pelotudo por la rabia inútil, por ese dèjá vu de la impotencia, por el no tiempo de la miseria. Pasaron unos días de tensa espera. Hasta que una tarde cuando hacía un frío de mierda me llama C. y escuetamente me dice que tenía poco menos de una hora para ir hasta la casa, forzar la puerta y sacar un montón de joyas y unos miles de dólares. Prepararme y estar a la espera fue uno: llevaba las herramientas adecuadas, la barreta de hierro torciendo, el destornillador grande de mi hermano y un mazo bastante pesado. Me bajé del colectivo unas cuadras antes, tenía una gorra azul oscura y trataba de caminar como un albañil cansado después de un día bien podrido. Más bien parecía un ciruja bisoño y bastante desnutrido. El frío que hacía daba dentera, pensé en armar un porro pero luego dudé, con este frío no pega me dije. Calculé vagamente que ya estaban transcurriendo unos 20 minutos, Apreté el pasó, al legar a la calle miré a mi alrededor y por primera vez me di cuenta del tremendo frío que se abatía sobre la ciudad. Y como no vi a nadie por la calle ni en las ventanas ni en las veredas pensé en inventar un mantra contra la soledad. Al llegar al portón estaba todo muy oscuro y callado. Me acerqué decidido y tiritando a la puerta. Puerta placa, terciada de cedro 9,5 milímetros me dije recordando vagamente mis lecciones de carpintería de obras en el colegio técnico. Dejé la bolsa de herramientas en el piso y extraje el destornillador y el martillo. La barreta era para después. Al primer golpe oí los ladridos melifluos del perro a través de la puerta. No te va a molestar me había dicho C. En todo caso dale un martillazo me recomendó. Eso duró unos segundos creo: bueno, eso de recordar lo del perro y seguir dando los golpes para forzar la puerta. Pero la maldita no se abría. Entonces usé la barreta, hice palanca y además le encajé una patada ruidosa sin preocuparme por si los vecinos me escucharan. Al abrirse de golpe sentí que me sofocaba y estuve a punto de arrojar la barreta hacia cualquier lado y llevarme las manos al pecho. Tranki me dije. Me abalancé hacia el centro de la pieza, el perro apenas se movió y dio su último gruñido antes de esconderse bajo la cama. Abrí el ropero y empecé a arrojar todas las ropas por el piso, algunas caían en la gran cama que ocupaba casi toda la pieza, si bien C. me había indicado el lugar preciso donde estaban guardados el dinero y las joyas no quise dejar pasar la ocasión de revisar todo. Según mis cálculos disponía de unos 40 minutos todavía. En el bolsillo de una campera de cuero me topé con unos 300 $ bien doblados, tenía una textura firme y olía bien, sí olían a cena con mis hijos, vino, música, libros, viajar far away me dije sonriendo y recordando a medias un poema del Kuru. Pero después ya empecé a impacientarme terriblemente. Me entró un pánico súbito y hasta quise tirarme a la cama a llorar. En ese momento, afuera empezó a soplar un fuerte viento (sur frío. me dije) que hacía golpetear las ramas de mango contra el tejado de la casa. Era como estar en la panza de un perro apaleado pensé y miré hacia donde creí que debería estar el perrito. Di con sus tristísimos ojos mirándome desde la penumbra. Solo el money le susurré, en ese idioma que solo ellos y yo entendemos. No tu vida perrito. Al final llegué hasta la famosa cajita que me había indicado C. y tal como me había anunciado encontré las joyas y uno 5.000 $ arrollados y bien atados con una gomita. También olían bien, como andar desnudo por las selvas me dije y ahí ya no pude contener una carcajada, a mis espaldas el perrito gimió una vez más. Al salir apagué suavemente la luz de la mesita que había encontrado encendida al entrar. Caminé lo más normalito que pude, por suerte no bien llegué hasta la parada ya venía una línea 38. Del trayecto no recuerdo nada, solo me pareció cruzarme con un alucinado mazakaragua’í en el cuello de un ñato, y después el colectivo, su vientre atiborrado de viajantes agotados por el capital y el trabajo de vivir, moviéndose con un aliento letárgico, como si demorara en desperezarse de un mal sueño, acaso inyectado por manos turbias con combustible trucho… Una media hora más tarde ya me encontraba en el cyber de la Terminal de ómnibus de Asunciónlandia repartiéndome el botín con C. Creo que había más de lo que calculaste le dije. ¿No importa verdad? me dijo sonriendo y yo reí también. Unos 20 minutos después nos despedimos. Yo empecé a pensar con una extraña y frenética melancolía en el perrito. ¿A donde vas a ir le pregunté a C.? A Uruguay me contestó sin darse la vuelta. "¡Ha muerto Benedetti!"me gritó ya en los primeros peldaños que le llevaban hasta las oficinas de venta de pasaje. Ah...dije por lo bajo......y yo sin poder recordar de qué color era el perrito. Al salir a la doble avenida, no se veía nada, aunke no era solo la noche: qué pasa le pregunté a un panchero: es la lluvia negra, al fin me contestó y ya no+ empezó a reír descontroladamente. FIN
de Ke hacías cuando nos cubrió la yubia negra?, by Edgar Pou, parte de la antologia VV.AA. editada por Douglas Diegues, yiyi jambo, junio 2009, próximamenxi!

Bernhard sopla tu castillo de arena formalista

Como conocía la forma de ser de kien la había escrito, "un ser muy sensible", dije, la obra me gustaría sion duda y me daría algo agradable en ke pensar. de El italiano, Thomas Bernhard, madrid, alianza, 2001
-Esto me parece un argumento contundente para mandar al carajo toda esa defensa jactanciosa de tesis demodé del formalismo, del estructuralismo y de la nueva crítika, en su hora, kince minutes apenas, hegemónikas, ke ve todo en el texto y nada fuera de ella, ke el contexto es superfluo, etc. Para mi ver, es totalmente al revés, en especial en tiempos finales, alejandrino-posmodernos ke nos tokan, en el todo gua'ú ya fue dicho, el contexto es lo primero, de hecho lo ke escribimos no es nada sin este humus inconsciente precomprensivo.

miércoles, mayo 27, 2009

Somos Gay.org

en la foto aparecen: Jorge Luis, Samuel, Vladimir, Edgar Pou, Simón (presi de la org.), Wilma, Janis (la tribu Cazal en pleno ñembyense!!!)
Creo ke el sueño de los aulladeros cioranianos se había cumplido como se ve captado en el en vivo in Paris de Camarón de la Isla.
(-verán ke como sus ervidor kurubloggeriano, nació también en 5 de diciermbre! -participa en la película Casa Flora, protagonizada por Lola Flores. -En 1979, bajo el nombre de Camarón, sin la referencia a su ciudad natal, pública La leyenda del tiempo, disco que supone una auténtica revolución en el mundo del flamenco al incluir sonoridades propias del mundo del jazz y el rock. -En 1989 graba Soy gitano, el disco más vendido de la historia del flamenco, en el que colabora el guitarrista Vicente Amigo. De 1992 data el último disco publicado en vida de Camarón, Potro de rabia y miel, que contó con las guitarras de Paco de Lucía y Tomatito. La grabación de este disco tuvo que ser interrumpida debido al diagnóstico de un cáncer de pulmón, ocasionado por su grave adicción al tabaco, que, junto al consumo de drogas, acabaría con su vida unos meses después, tras viajar infructuosamente a Estados Unidos en busca de una posible cura. -Su féretro fue envuelto con la bandera gitana. -Su vida fue llevada al cine en 2005 por el director Jaime Chávarri en la película Camarón, protagonizada por el actor Óscar Jaenada y la actriz Verónica Sánchez.)

martes, mayo 26, 2009

Un Ben Traven bakunizante

-Los he devuelto a la eternidad de donde vinieron. Mi kerido gales, usted no sabe la felicidad que un man experimenta cuando destruye algo que considera perfecto. la dicha de destruir mis libros solo es comparable a la de escribirlos y leerlos. precisamente el mal de los humanos consiste en ke no destruyen lo bastante, dando con este acto cabida a cosas y sistemas absolutamente nuevos y quyzá infinitamente superiores a los destruidos.
-Si no lo ha hecho, pruébelo una y otra vez. Si todo lo hecho por el hombre y la mujer, digamos hasta el siglo 17, hubiera sido destruido por una gran catástrofe; destruido en forma tan absoluta ke ningún humano pudiera recordar el aspecto ke tenía una rueda de carreta o si la venusa de Milo había sido una pintura o una yiyi cuerona, un poema o la killa de un barco, y si las democracias o las monarkías jabñian sido nombres de comestibles o campanas de algún templo.
de El visitante nocturno, B.Traven, Fondo de Cultura de México, 2002
III La Guerra Civil
(el orden stronista by julio benegas)
Abortado el movimiento febrerista liderado por el coronel Rafael Franco, el gobierno recae nuevamente en un “liberal”: José Félix Estigarribia, que gobierna con una carta política de fuerte corte represivo. Estigarribia, comandante del Ejército paraguayo durante la Guerra del Chaco, por ende un estratega de redes de distribución y desplazamiento, intenta abrir un camino con Brasil para un país cuya economía dependía fuertemente de las exportaciones de materia prima a la Argentina en yerbatería, talabartería, taninería. El jefe militar muere al estrellarse su avión, el 7 de setiembre de 1940, un día en que los brasileños festejan el primer “Grito de Ipiranga”, rito independentista. El camino a Brasil queda truncado. Lo retomaría Alfredo Stroessner en 1960 con “éxito”, con su “reforma agraria” y la “revolución verde”. Luego de turbulencias políticas, asume un gobierno de “unidad nacional” de gabinete integrado por liberales, colorados y febreristas, encabezado por el general Higinio Morínigo. Se abre un período de libertades públicas denominado en el tiempo como la “primavera democrática”. El período en que se preparaban luego de mucho tiempo una elección presidencial con distintos partidos en juego, se cierra abruptamente con la coloradización y la afirmación de un gobierno de facto de Higinio Morínigo. El golpe de timón dispara un alzamiento militar en Concepción; dándose inicio a la revolución de 1947. Son sus principales protagonistas colorados y liberales, antiguos contendientes, nacidos en senos de partidos que se erigieron sobre los escombros de la Guerra Grande. La guerra civil “la ganan” los colorados frente al bloque “libero franco comunista”, operándose la persecución política interna más grande conocida en la historia, con quema de ranchos, saqueo de haciendas y apropiación de bienes de miles de familias liberales. Si bien no existen estadísticas ni aproximaciones oficiales, mucha gente que sufrió el éxodo principalmente a la Argentina estima entre 400 a 500 mil paraguayos desplazados. Este es el inicio de la extensa migración que durante la dictadura stronista se tornaría natural, principalmente a Buenos Aires, de nuestros compatriotas campesinos. Allí, entre el trabajo de limpieza, cocina, albañilería, de su guaraní ancestral aprenden el castellano “porteño” y cuando vuelven con el “che” y el “cho” tan pronunciados son objetos de burla. La hegemonía colorada La victoria en la guerra civil es el inicio, casi fundacional, del largo período de hegemonía del Partido Colorado en el poder. Una hegemonía que tendrá en la dictadura militar de Alfredo Stroessner (1954-1989) como su más grande instrumento de dominación y a los “pynandy”, los campesinos colorados que reaccionaron contra los comandos revolucionarios, al “héroe anónimo” que dará cohesión al largo y hasta ahora reiterado discurso de los caudillos vencedores de la guerra fratricida. Los colorados habían vuelto al poder y no lo soltarían más. Un profundo pacto con el pueblo vencedor de la guerra y la exclusión de lo “otro” les dejaría el camino en soledad para administrar la cosa pública.

el bushiento montesino yora en gua'í?

me dijo Danny Durand de Chapitas ediciones en váiralandia ke ser montesino es ser caverníckola sin cola! (La yiyi Juliana Bernardini ya habia cantado la pelota: se trata dum kurepa mala querendo hablar como la mascarilla del nene bueno)

lunes, mayo 25, 2009

El cerebro o el laboratorio, novelas policiales cerebrales y series de TV químico-materialistas

Lo bueno del género policial, su única basa para aspirar a algún estado de bondad en el aprecio humano, es ke no era real, apenas literatura, ficción. Lo ke pasaba en la realidad desde ke Napoleón inventó la censura policial, el cuerpo de espionaje con Fouché a la cabeza (de donde saldrán todos los pyragués del mundo, frío, tivio o hot calentísimo) y finalmente la policía ke cuida del ayercito no+ flamante citoyen tricolor. Su ficcionalidad en dos sentidos. -Ke el género policial, la literatura policial, no intenta sikiera representar o reiterar una situación o escena real. Su sendero es el de la abstracción pura y dura, el juego de la imaginación, el ping pongeo de las conjeturas y soluciones imaginarias. Los Dupin y Poirot y sus creadores Poe y la gata inglesa Christie sabían de ké iba su juego. Por eso hoy kedamos atontados cuando la serialización telepolicial de la última hornada, tipo C.S.I.-Las Vegas, hagan un uso y abuso de la high tech, célulares, la telemática, y sobre todo del análisis kímico, vemos ke el género policial ha sufrido dos desplazamientos absolutamente heterónomos y extraños a su prístina esencia literaria: -piensa ke la conjetura será más contundente e infalible con los gadgets posmos de la tecnología de punta en su favor. -intenta una homologación, una ajuste casi escolástico (la verdad y la realidad coinciden-adequatio entre verdad y cosas) entre la ficción y la realidad, el género literario y la situación de la calle. Descubrir todos los crímenes de la humanidad capitalista a través de la tecnología de punta y no por medio del simple y concienzudo trabajo el cerebro humano inmediatamente acarrea algunas consecuencias interesantes de señalar: -la panoptikocización de la realidad tiene uno de sus tentáculos no sólo en la visualización constante de lo real para ke no tome atajos no aceptados por la ley capitalista, onda robar, violentar, TRANSGREDIR, ETC, SINO también en la idea de ke es prácticamente factible forever la transparencia total de un suceso acaecido en el pasado, sea o no delictivo. Moraleja: tu potencial criminal, hoy apenas simple degenerado lombrosoniano parapetado ahora gua'ú en un perfil de citoyen kaigue y laburador, achtung!! O te metemos en la cacerolita! El tema del encierro, con el cual se cerraba el telón de las novelas policiales de antaño, las cerebrales y puramente lúdicas y las panoptikales, las de cobertura de análisis químicos, las materialistas, digamos para diferenciarlas de las anteriores, las de serie-televisivas o teleabusivas de la tecnología, también, keda encerrada en una epojé nunca sikiera debatida.
II
El orden stronista
La Guerra del Chaco
(por Julio Benegas)

El país se enfrenta a una segunda guerra en 1932. Una guerra impuesta por la penetración imperialista de EE.UU que por esa época ya se disputaba los negocios más importantes del continente con Inglaterra. De acuerdo con datos de la época, EE.UU. contaba ya con inversiones de 1.200 millones libras esterlinas en América Latina, mientras que Inglaterra se retrasaba a un segundo e inmediato lugar con 900 millones.
El control del negocio petrolero del Chaco y la necesidad boliviana de acceso al río Paraguay se conjugaron en una absurda contienda entre pueblos que apenas sabían de sus respectivas existencias. En EE.UU., la voz del senador Long (una calle en Villa Morra lleva su nombre), retumba en una caja hueca contra la guerra, a la que denominaba un crimen por intereses mezquinos de la Standard Oil (Exxon actualmente), a cargo de los Rockefeller. Huey Long murió asesinado y el hijo del patriarca, David Rockefeller, visitó Paraguay en 1972. Bolivia no accedió al río, pero la zona de exploración de petróleo de la Standard Oild quedó en “sus tierras”. Los estudiantes del Colegio Nacional de la Capital, ahora un colegio mixto, se manifestaron contra el famoso empresario y el régimen de Alfredo Stroessner los reprimió.
Este trasfondo económico imperial de la Guerra del Chaco ya es observado y denunciado por la Conferencia Sindical realizada en Uruguay, en 1931, un año antes del inicio formal. No todos van a la guerra alegre, heroica o resignadamente. En Asunción y otros núcleos urbanos se desarrolla un movimiento antiguerra que denuncia el trasfondo ruin de la cuestión. El Partido Comunista sostendrá una verdadera aunque enmudecida campaña por desenmascarar los intereses del embate imperialista sobre tierras chaqueñas. Cuando el pueblo andaba todavía en su esencial emprendimiento de reprocucirse sin Estado que lo cobije ni registro para los hijos, de nuevo avanzaba sobre nuestras poblaciones la movilización general de los mayores de 18 años. El ejército regular, de escasos hombres, aunque triunfante en Boquerón, pronto queda diezmado.
El pobre volumen en dinero que brinda una economía de subsistencia, de extracción netamente agrícola familiar y ganadera, brindará, como dijimos, muy pocos recursos a los estados liberales para desarrollar un proyecto de modernización, como también impedirá o amortiguará el desarrollo de conflictos de clase de envergadura. A punto, sin embargo, de constituirse la primera central obrera, llegaban la prohibición de José P. Guggiari y los tambores de guerra del Chaco, apagando nuevamente el conflicto para unir a la gente ante un “enemigo externo”.
En la guerra del Chaco el pueblo peregrina una tierra de arcilla y jukeri, de hambre, sed y calor seco, tan distinto paisaje a la de la Selva Central que cruzaba Paraguay o de la Selva Atlántica que surcaba tierras rojas fértiles, irrigaba chacras comunales y haciendas libres. De una región Oriental bendecida por los ríos Paraguay y Paraná, formando llanos y valles de pocos accidentes geográficos, al martirio épico. Un esfuerzo extraordinario que curte el cuerpo y el espíritu de los guerreros, antaño humildes, contemplativos y laboriosos campesinos. En este tiempo, el Estado construye un ejército de dimensiones populares, con enormes cuerpos de Ejército, divisiones, regimientos y compañías que hasta hoy, por lo menos en el organigrama, se mantiene. En la guerra se encuentra una clase dirigente que entiende que era hora de ejercer el gobierno. Es así cómo, al término de la contienda, un grupo de coroneles y jefes militares asesta un golpe de Estado incruento, casi hablado, terminando, en 1936, con décadas de gobiernos liberales. Este grupo, encabezado por el coronel Rafael Franco, esboza un proyecto de grandes reformas sociales que será truncado un año y medio después. “Realizaremos con método, serenidad, el programa de reformas sociales más profundas que permita la evolución política de nuestros tiempos en América del Sud”, sostiene en su discurso de ascenso al poder el coronel Franco. “Vamos a la liberación de las clases trabajadoras del campo y de las ciudades, pero tal propósito no significa de ningún modo un atropello inconsiderado al capital que este país necesita arraigar, defender y estimular para el aprovechamiento útil y fecundo de sus grandes fuentes de producción y para el fomento vigoroso de sus fuerzas económicas”, diría luego en su discurso por el Día del Trabajador, un primero de mayo de 1936 Con la separación del postulado comunista, Franco encarnaba un movimiento regional que en América Latina tuvo exponentes de gran peso. Es un movimiento de carácter popular y nacional que encarnaría en Juan Domingo Perón (1945-1955) su más emblemático ícono. “O gobierna el Estado o gobiernan las trasnacionales”, reza una de las tantas frases adjudicadas al polémico ex presidente argentino. Esta frase es tal vez definitiva en la concepción que ese movimiento, en general, quería significar en dicha época en oposición de muchas décadas de gobiernos liberales: la construcción de un Estado administrador y regulador del capital y las relaciones socioeconómicas.
En Paraguay no se puede desarrollar este movimiento. También se lo aborta en Colombia al matarse a su líder más representativo, Jorge Eliécer Gaitán, el 9 de abril de 1948, retomando este país un período de grandes convulsiones y guerras internas que hasta ahora determinan un presente fragmentado. En Brasil la oleada la encarnaría Getulio Vargas y en Bolivia el Movimiento de Izquierda Revolucionaria, ascenso abortado, y retomado ahora por el Movimiento Al Socialismo. Todos estos movimientos en ascenso serían enfrentados en el tiempo por las dictaduras militares propiciadas por las oligarquías locales y promovidas por EE.UU. en el contexto de la Guerra Fría.
La base de apoyo de Franco era el movimiento sindical no comunista en un país de relaciones muy artesanales y agrícolas, con un grupo de poder económico principalmente de extracción ganadera. En esa fragilidad del movimiento obrero por la composición económica del país de agricultores y artesanos habría que buscar algunas de las razones por las cuales este movimiento regional no logra hacer escala en el país y, por lo tanto, no logra construir un sistema para pensar fuera del ángulo liberal y el perseguido comunismo. No había, en síntesis, una base material que pudiera disparar la construcción de un estado de carácter socialista, aunque mechado con una vertiente nacionalista.
Al igual que durante la Guerra Grande, el poder movilizador de la Guerra del Chaco utilizó el guaraní para irradiar patriotismo y encarnar la misión nacional. Los temas de Emiliano R. Fernández en jopara recogerán y extenderán la épica romántica al frente de las batallas y al regreso acunarán ensueños de grandeza. Al término de la guerra, muchos de nuestros padres y abuelos no se resignarán a volver sobre el arado cansino, a la espera contemplativa de la lluvia de las estaciones, del sol de las cosechas. Necesitan contar, rememorar la épica y lo hacen en tabernas, almacenes o garitos improvisados para el truco, el bojo y el aguardiente, con facón en la faja, caña blanca y en disposición de “hombres” de buscar o no rehuir pendencias. Se reforzaba nuevamente la peculiaridad del “macho paraguayo” que emergiera “triunfal” luego del exterminio de la Guerra Grande. El arriero, ese hombre vagabundo y descomprometido en el imaginario colectivo de otros tiempos, sería encarnado como modelo social en relación que reforzaría cierto despotismo judeocristiano en su relación con la mujer, a la que llamaría “che servi ha” (la mujer que me sirve).
Así como el Estado no lograba extender el servicio público a los pueblos y compañías ni en rutas, centros de salud, escuelas, así también el modelo de relaciones judeocristianos no podía extender el matrimonio por Iglesia y el Estado por el registro civil. El amancebamiento o el concubinato se extendieron como relaciones normales entre los pobladores del país, como dijimos, mayoritariamente rural. El Estado, que se conformaría de espaldas al pueblo y por lo tanto a su idioma y su historia, calificaría de “naturales” en sentido peyorativo a los hijos nacidos fuera del matrimonio legal.
En este período, Natalicio González intentará darle grado de ser particular a la “raza guaraní” en su libro “Proceso y formación de la cultura paraguaya”, emulando a Fitche que en Alemania sostuvo como ontológica la superioridad del “ser alemán”. El tratado de González, más allá del pretendido nacionalismo “superman”, es una exposición importantísima para entender el carácter mestizo de la sociedad paraguaya cuyo Estado se esquilmara en la Guerra Grande. Y también para comprender la imposibilidad con que se encontró la Colonia Española para reproducir sus instituciones clásicas como la discriminación social por oficios o por linajes.

sábado, mayo 23, 2009

miserable republica paraguaya

Dictadura de los cientificos: una ciencia venerada sin ser comprendida, seria una sociedad de bestias y no de hommes. Seria una segunda edicion de la miserable republica paraguaya, ke durante tanto tiempo se sometio a la regla de la Compañia de Jesus. Tal sociedad se hundiria rapidamente en el mas bajo estado de la idiocia.

de Escritos de filosofía polítika I, M.Bakunin, Madrid, Aalianza, 1978

(Bakunin)

Moda especular

Los chamanes Lengua pegan espejos en la cara delantera de los tarugos (o discos de madera que ambos sexos insertan en los lóbulos distendidos de la oreja), a fin de ver el reflejo de los espíritus.
de Etnografía del Chaco, A.Métraux, Asunción, 1996

viernes, mayo 22, 2009

El orden stronista Julio Benegas Vidallet
I
Durante el genocidio de la Guerra Grande (1864-1870)
Paraguay, el único país que por entonces había desarrollado un proyecto nación de gran autonomía económica, fue devastado literalmente. De una población de un millón de personas, aproximaciones estadísticas posteriores cuentan la supervivencia de unas 140 mil personas, mayoría niños, ancianos y mujeres. El ejército esclavista del imperio brasileño de entonces ocupó el país convirtiendo al estado paraguayo en un apéndice de su política expansionista. Paraguay pagaba caro el costo de haberse sustraído del modelo criollo oligárquico que emergió como poder en los recientes estados “independizados” de la Corona Española. En Paraguay, por razones geográficas y composición etnográfica, había construido una economía de subsistencia de la mano del dictador Gaspar Rodríguez de Francia (1814-1840). Argentina y Brasil se desarrollaban sobre la base de la explotación esclavista, latifundios, la banca y el comercio dominados principalmente desde los intereses imperiales de Inglaterra. Por estas épocas, en Buenos Aires se contaba con un registro de cerca de un millón de “vagos”, término que se acuñara para calificar a la gente desocupada, expulsada de las extensas tierras adjudicadas arbitrariamente por los “conquistadores” o desahuciada de las epidemias, guerras y la primera gran ola capitalista en Europa. En Paraguay las tierras del Estado eran haciendas comunes. En 1840, a la muerte de Gaspar Rodríguez de Francia, proclamado dictador perpetuo del Paraguay, el país, sin deuda externa ni interna, con un implacable manejo austero de las finanzas públicas, se encontraba en condiciones para sumarse a la primera revolución industrial y consumar en consecuencia el proyecto modernizante desde su condición de estado nación mestiza. El gobierno constitucional de Carlos Antonio López (1840-1862) abordaría este desafío contratando técnicos europeos, construyendo el primer ferrocarril y la primera fundición de hierro, bases fundamentales del desarrollo industrial de la época en Europa. No en vano, el ejército de ocupación destruye la fundición de Ybycui, señal inconfundible de la razón principal por la cual se había atacado a este país tan lejos del mar y tan cerca de sus verdugos, infiere el periodista argentino de La Nación, Jorge Zárate. A los ajustes geográficos propios de la decadencia colonial y la delimitación de los estados nacionales, la Guerra Grande significaría una enseñanza mortal para cualquier país de la periferia de Occidente que osara acometer una economía de carácter autónomo, con desarrollo industrial incluido. Era un tiempo en que para nuestros países se había delineado la tarea de explotar materia prima para su posterior procesamiento en los centros industriales de Inglaterra, Francia, Alemania y Holanda. Extraviada la conciencia pública sobre el estado nación, el país se debatirá en el futuro en los escombros de la moral política, comenzando un período de grandes entregas y robos del bien colectivo. Este cuadro es descrito magistralmente por el cronista y gran dirigente anarquista español, Rafael Barret, en su libro el “dolor paraguayo”. El nos legó este y otros artículos, y a su hija, Soledad, un símbolo del espíritu revolucionario contra la injusticia, ejecutada en Uruguay en el marco del Operativo Cóndor. Al Estado se lo ata a la deuda, rematándose para el efecto, entre otras cosas, once millones de hectáreas para producción de tanino, yerbales, obrajes y maderas, a empresas de capital extranjero, afincadas en la Argentina, como los Casado, La Industrial Paraguaya y otros, como bien nos describe Carlos Pastore en su libro “La lucha por la tierra en Paraguay”. Las dos grandes selvas que cruzaban nuestro país, la Selva Central (Asunción y los distritos del hoy departamento Central) y la Selva Atlántica (Alto Paraná, Itapúa y Canindeyu) cubrían un país bordado de arroyos, ríos, calor, tierra fértil y animales silvestres. La grandiosidad de la flora y fauna del país atrae a uno de los cientistas naturales más importantes del mundo, Moisés Bertoni, que llega a registrar múltiples especies para un mundo científico que se desarrollaba en otros países y se anulaba en el país. En este paisaje, tan bien descrito por nuestros poetas y músicos en las guaranias de José Asunción Flores, las polcas de Emiliano R. Fernández o los incisivos poemas canción de Teodoro S. Mongelós, entre tantos otros, el pueblo vivía alejado de cualquier noción de Estado. El Estado era una cuestión de los letrados, que hablaban castellano, manejaban los papeles y delimitaban las tierras. “Ne jodéta siempre ikuei (siempre se burlarán de uno)”, sentenciaba en vida Olegario Achucarro, cuyo rancho fue quemado y sus tierras usurpadas por los vencedores de la Guerra Civil de 1947. Pastore lo escribe: “La ley del 2 de octubre de 1883 fue sancionada y promulgada en momentos en que se repuntaba el valor de la propiedad inmobiliaria en el Paraguay y en que comisionistas del capitalismo extranjero visitaban el país y adquirían tierras con praderas para ganadería y con bosques para la explotación forestal y exportación de maderas”. La ley del 11 de julio de 1885 autorizaba al Poder Ejecutivo, entonces al mando de Bernardino Caballero, a enajenar todas las tierras del Estado. Antes de la Guerra de la Triple Alianza, la superficie del país era de 16.590 leguas cuadradas, de las cuales el Estado poseía 16.329 leguas cuadradas. Dentro de esta inmensa superficie había 840 leguas de yerbales. En las nuevas explotaciones se reclutaban campesinos para trabajos esclavo. Ingresaban a reducir montes, cortar quebrachos, cuidar la yerba en un régimen que impedía el permiso laboral por supuestas deudas contraídas por la comida y las bebida diarias. Sin medios de comunicación, del padecimiento en los yerbales y quebrachales existía conocimiento popular a través de compuestos y juglares como de cuestiones ocurridas en remotas e ignotas tierras. Algunas esporádicas denuncias llegaban al Parlamento sin producir eco importante. Augusto Roa Bastos recogerá este pasado-presente con gran maestría en su trazo “El éxodo”, de Hijo de Hombre. Luego de la derrota del proyecto modernista, el universo citadino se fue conformando, fuera del hogar, con exiguos médicos, algunos abogados que atendían en tribunales litigios menores, estibadores, ferroviarios, panaderos, talabarteros, orfebres e imprenteros. En una economía, en fin, casi artesanal y de intercambio directo. El Mercado Guasu de Asunción era un pulmón de distribución y relación de productores rurales con sus patrones citadinos. Este modelo se reproducía en todos los pueblos. El mundo campesino no era un mundo lejano ni remoto. Era casi el universo total de pobladores de nuestro país. La mayoría de los “pueblos”, como en nuestro país se denominan a los pequeños núcleos urbanos, conservarían por décadas su fisonomía colonial, albergando a los “patrones”, a quienes nuestros compatriotas del campo proveían verduras, frutas, pieles silvestres, carbón y otros recursos y recuerdos de la tierra. Toda la cobertura del Estado terminaba en los “pueblos”, donde funcionaban las escasas escuelas públicas, los centros de salud, los juzgados de paz y las escribanías. El mundo campesino se recreaba sin Estado o con un limitado Estado liberal de una economía tradicional de abastecimiento familiar y con asistencia escolar inexistente o muy escasa que ayudaba en pocos casos para aprender las primeras letras y los números y ecuaciones básicos. El Estado tenía recursos solo para mantener la mínima burocracia, incluidos los servicios mínimos de salud y educación, enfocados éstos, como dijimos, en los habitantes de los “pueblos”. En este paisaje de aldea urbana, los trabajadores buscaron forma de organización en mutuales, asociaciones y sindicatos. Con libertades siempre restringidas y vigiladas por el Ministerio de Interior, se crearon sin embargo sindicatos de distintas ramas de la producción por destajo y escasos asalariados. Obreros marítimos, gráficos y ferroviarios llegaron a movilizar importantes discusiones y protestas de porte. Este cuadro de organizaciones obreras y mutuales recientes aparece muy bien descripto en “Obreros, Utopías y Revoluciones”, de la historiadora Milda Rivarola y en “Introducción a la Historia Gremial y Social del Paraguay” de Francisco Gaona, dirigente sindical de entreguerras. El gobierno liberal de José P. Guggiari (1929-1931) proscribe por el decreto 39.436 los sindicatos, “aunque antes y durante el período de la Guerra del Chaco, las organizaciones gremiales se hallaban en plena clandestinidad”, nos cuenta Gaona. Como en la dictadura stronista (1954-1989), las organizaciones obreras y campesinas más perseguidas resultaron ser los movimientos apuntalados por dirigentes comunistas.

http://siemprespero.blogspot.com/2009/05/en-sonando-cristino-b-proposito-de.html

no es una boutade

A los boskes me interno yoooooooooooooooooooooooooooooooooooooo! (a los boskes de mayo de la ilusión, darling) En la distancia te qiero másssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss! (sí mi socio, Los Destellos –digámoslo ya, uf, saltemos rápido la boutade- es la mejor banda del mundo, tarde pero cierto –unos os mutantes tiernos como el agua de la sierra, amable como la lengua hormiguenate de diminutivos ke falan sus moradores ke inhalan y exhalan huaynos en su respiración cotidiana ke es un espíritu suertudo ubérrimo ke los abriga y protege) Con la distancia te adoro mássssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss Perdonaría cualkier ofensa pero olvidarte jamás jamás (y ahí entre el chasquido de los cubiertos en la mesa de la vida feliz pero hudiza ke son las punteadas de su guitarras, esa psicodelia ahuaynada, ké belleza, yiyi mía) En el mundo estás, donde te vas a irrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr! (proclamación destellante de su filosofía de la inmanencia mavant la leerte!!) Los destellos de los ojos de Upa revelaban inteligencia y pillería fellineska…por ejemplo minetras escribo y emepetreo chicha puréte ella me ronronea en al pierna velluda: «Yo me tumbo en la cama porke como en Ulises, es el lugar central de la casa, de la vida, del mundo, si aun está es ke todavía no se han ido, no me han dejado abandonada mi suerte cuadrpeda con cola prensil, a mi pokita cosa, a mi nada enbigotada…». Nunca vi gata con argumentación tan dupineska, suena como a la farfisa ke usaba la cumbia peruana en los 70, suena contundente y verídica. Sueña sueña qinceañera cuando despiertes ya serás mujerrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr! (vuelta de tuerca de la bella durmiente romanticoalemanesko, rulo serrano de una leyenda germánika) Yora yora pastorcitaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa Pidele a dios ke vuelva por la mañanitaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa (el milagro cotidiano depende de una pobre y arrinconada pastorcita….metafísca coketeante con las heterodoxias léo bloyanas, de touch cabalizante, desesperadamente shabattanista, los mendigos son en realidad los príncipes del mundo, el sultán vive disfrazado en el rincón de un baazar empilchado de ciego morabito canettiano, son pobres graham. greeneskos, entrarán directo en el reino de los justos en el fin de los tiempos, la kasbah ke guarece y encuba el mal y las miserias del mundo está en los shopines argentinos, etc.)

jueves, mayo 21, 2009

Soy una no-semana sin meses ni años ni estaciones!

Blanqui ingenió y creó una Sociedad de las Estaciones, cuya unidad básica era "la semana" -seis hombres y un jefe llamado Domingo-combinándose cuatro "semanas" hasta formar "un mes" a cuya cabeza estaba Julio; cada tres "meses" formaban una "estación", acaudillada por Primavera; cuatro "estaciones" constituían un "año", a cuyo frente estaba el mucho más prosaico agente revolucionario.
de Rebeldes primitivos, E.J.Hobsbawm, ariel, barcelona, 1974, segunda edición, p. 252

mensajeamena de Javier Viveros, kotedía pyharé hina los perros!

http://www.abc.com.py/2009-05-21/articulos/523689/hoy-se-lanzan-dos-libros
Hoy Juéves 21 de mayo, a las 19.30 hs, en la Biblioteca Pública "Augusto Roa Bastos" de la Manzana de la Ciudad, la Editorial ARANDURÄ lanzará el nuevo poemario MENSAJEÁMENA del escritor JAVIER VIVEROS. La presentación estará a cargo de la escritora Maria Eugenia Ayala.

miércoles, mayo 20, 2009

Comprá tu Ut Eros

Amigos, el libro está en venta en: -Oficina del libro, 25 de mayo casi antekera, edificio garantía, entrepiso, tratar con Lic.Aquino -Planta Alta, de mierkoles a sabados, 17 pm a 24 pm., con Bettina Brizuela -Librería Comuneros, cerro corá e iturbe, con Sr.Rolón.

foto captada parado! por el fotomatón Edgar Pou

http://www.abc.com.py/2009-05-20/articulos/523317/presentaron-el-libro-ut-eros-en-la-manzana

es really el narrador Ever Román el poeta cuyo alias es-era Gabriel Mersault?

Los talleres de poesía, cuento, teatro y filosofía organizados por el Centro Cultural de España Juan de Salazar, entre los cuales el de poesía es el más antiguo, lleva cuatro años desarrollándose una vez al mes con el nombre de Ara Saty, resultan de una importancia relativa. Asisten al taller de poesía gente de diversas edades con la condición de que no hayan publicado en libro individual. La encargada de la coordinación es la escritora Susy Delgado y, hay que decirlo pues ella misma lo ha reconocido públicamente, en ese rol (el de orientadora crítica) no mantiene exigencias, por lo tanto la escritura resultante es reflejo de esa permisividad. Aun así hay algunas voces que podrían desarrollarse con mayor profundidad entre los participantes, quizás con una actividad más intensa, lecturas mejor orientadas y un nivel de exigencia más profundo conseguirían una expresión poética que pueda ser considerada. De todos modos aparece como la más orgánica de las manifestaciones: generada por una institución de prestigio y coordinada por una poeta de renombre. En los encuentros del taller comparten un mismo espacio gente proveniente del círculo de “El Yakaré”, del “Club de Filosofía”, de las “Academias literarias” y de otros sectores. Se yergue entonces como una especie de punto de encuentro mensual. Entre los participantes pueden mencionarse los nombres de Gabriel Mersault (seudónimo de Ever Román[1]), Mohema Zaz[2], Sara Cañiza[3] y Gloria Bazán[4], en cuyos poemas podemos encontrar elementos que indican una diferenciación del resto.

[1] Ever Román (1981): “ARTE” – El hombre no puede pintar, hacer o pensar más que el hombre. (R. W. Emerson) – Un hombre que busca a un hombre / buscando un hueco en el vacío, / un hueco que roce lo hondo, / un hondo hueco. // Un hombre que husmea a aquel hombre / que husmea su hueco: / un hondo hueco. // Un hombre escondiendo un principio. / Un hombre escrutando a ese hombre: / un hombre sin nombre ni medio, / un hombre que guarda un comienzo: / un hombre / que soy yo, / con un lápiz y una hoja: / la llave / del cofre de todas mis sombras. [2] Mohema Zaz (1978, probablemente se trate de un seudónimo): “2” – El ómnibus que partió y que jamás volvió / Las rosas que caían marchitas / Mis impulsos atropellando tus discursos / El pecado original / Tres noches sin vida / Los relojes que existen en mi cabeza / Los planes que no se cumplieron / y los que nunca trazaste / El futuro como trompo inmóvil / Mi perdición por las manzanas verdes / Tu perdición por las hierbas verdes / Y el olvido inexistente / La puerta que se va cerrando detrás de ti / La guerra entre el frío y el fuego / La excusa del invierno / y todas las demás excusas / El adiós al que no te atrevés / El adiós al que no me atrevo. [3] Sara Cañiza (1970): “BELLEZA II” – El andar, / los pasos de su presencia. / La marca sutil de su territorio. / La caza de sus / presas, / de sus diminutas presas. / El juego de su mundo, / la elegancia de sus descansos / hace pensar en la descripción / de su lejana tierra Indochina, / en la ferocidad de la pequeña, / de la bella fiera. [4] Gloria Bazán (1979): “BESUQUÉAME”- Besa mi cielo dormido / con la manta de tu calor. / Besa mi risa desnuda / en el balcón de tu boca. / Besa mis manos tibias / junto a las tuyas. / Bésame sólo un poco / antes que viva la luna. / Luego, bésame de nuevo / hasta que mis ojos / derramen una lluvia de deseo.
de OUROBOROS PARTIDO AL MEDIO. La poesía paraguaya de fin de siglo y sus proyecciones 1977-2004, Jorge Montesino 2004

jueves, mayo 14, 2009

mejor peli en lengua foránea (checo) de 1967

maravillosa escena en la ke el factor Hubicka va sellando el culazo edéniko de la hermosa telegrafista Zdenicka http://www.youtube.com/watch?v=Sp-u2HCyZac

inauguración de La Comuna

¿Fecha? Este sábado a las 19 horas. ¿Lugar? Cerro Corá 1564 entre Perú e Irrazabal. Inauguración del centro cultural y biblioteca anarquista, feminista y demás "La Comuna de Emma, Chana y todas las demás" (abreviando, "La Comuna"). Habrá música, cantina y fiesta.

martes, mayo 12, 2009

Joubert: o la negación a producir esa obra muy bella

Joubert muy pudo haber sido codificado por Vila-Matas en su Bartleby y cia, reune largamente + de uno de los rekisitos del autor catalánido: es autor sin libro, es un escritor sin escrito.
Sus Carnets, editados postumamente por su duki Chateaubriand, han pasado por la historia normalemnte erróneamente como obra de uno de los moraliatas franceses ke le enkantaban a Nietzsche. Pero como dice Blanchot en su El libro que vendrá (monte avila editores, caracas, 1992, segunda edición) en realidad es un proto-Mallarmé. Dedicar toda su vida a la busqueda exclusiva d eun solo libro, sin ablandarse por las sugerencias de los amigos, de publicar un fragmento, etc.en suma, ser escritor hasta la muerte sin haber publicado ni una frase. Vivir "atormentado por la maldita ambición de poner siempre todo un libro en una página, toda una página en una frase y esta frase en una palabra"...
Su mérito -recalca Blanchot- es haber reconocido primero, en el arte y en la poesía, un modo de afirmación diferentes a la razón y la sensibilidad: una necesidad de relaciones aún más rigurosas que las de la razón, pero puras, livianas y libres(...)

sábado, mayo 09, 2009

hermanos Grimm de Terry Gilliam

-Para los hermanos Grimm de Gilliam el mundo es un boske encantado, adormilado por el hechizo de una reina de Turingia bella como Mónica Belucci pero vanidosa hasta el fundamentalismo hipersensible. La telaraña de la ilusión ke su baba durmiente exhuda nos inmobiliza en una maya budista-shopenhaueriana YAMADA VIDA, araña negra tejiendo su engaño cósmico, nos keda besar hasta ke despertemos, besar hasta despertar...a ke?
-el franchute interpretado por Jonathan Pryce es de los racionalistas ke kieren romper el hechizo de la vida kemando el boske, el lugar de la ilusión por antonomasia -y akaso poner en su lugar sojales, kilómetores y kms de sojales-, incendiar su oscuridad...

viernes, mayo 08, 2009

Sumo oníriko y bitter

Ayer ví la peli Luca, sobre la vida del líder de la banda Sumo, gracias a un regalo de Vero.
esta es una mis song preferidas de Prodan:
http://www.youtube.com/watch?v=hEpIv5PMB2w

jueves, mayo 07, 2009

Fragmentando a Sorokin, el pez dorado

En aquellos remotos tiempos

en la Santa Rusia no había cuchillos

por eso los mujiks carneaban a la ternera

con sus propias vergas

pp. 36

Una parodia semi-porno de la célebre escena de la literatura rusa del siglo XIX en ke Raskolnikov hachea a la usurera.

“El hacha cae como una brega enorme sobre el cogote de la vieja buscona, que sin duda hubiera preferido estar de frente y no de espaldas para recibir la descarga en el hocico desde su pequeña estatura de chupavergas arrodillada. Más que quejarse, suelta un gemido gutural, como de vicio, y se derrumba toda ella como muerta de gusto en el suelo después del, revolcón, y antes de irse del todo aún le da tiempo a la muy puta de levantar sus manos meneadoras hacia el mástil goteante y acercar su mascarita de perra rancia y malcogida”.

pp. 88

Un ácido posmoderno de circulación klandé, shabatanaizado, reactualiza químicamente una leyenda de la santa Rusia.

Padre se inclina sobre mi mano igual que Sabaot. Y arrima la bola divina a la hinchada vena. Veo cómo se aquietan los pececitos, balanceándose levemente en su acuario. Y cómo uno de ellos se lanza hacia la vena apretada con la bola. Mueve su cola diminuta, barrena el cristal dócil y se engancha a mi vena. ¡Ya está! ¡Loado seas, Dorado esturión!

Y en el pliegue pálido del codo, justo en la vena hinchada sobresale la diminuta, la milimétrica colita del sollo dorado.

¡Oh Divino instante de la entrada del peje radiante en el lecho sanguíneo! En nada comparable a ninguna cosa terrena, sólo te asemejas al placer de nuestro primer antepasado, al arrobo de Adán en el paraíso cuando saboreaba las frutas nunca vistas, creadas para él solo por el Sabaot de blancas barbas.

Colea y desaparece en mis adentros la esplendente larva. Y fluye por el cauce sanguíneo. Del diminuto orificio brota, finísimo, un hilito rojo. Aprieto la herida, reclino la nuca en el blando cabezal, cierro los ojos. Siento cómo nada en mi sangre el sollo áureo, cómo viaja por mis venas cual si remontara el Volga madre en primavera hacia el desove. ¡Arriba, arriba, arriba! Tiene dónde precipitarse el sollo dorado, su meta es mi cerebro, mi cerebro suspenso en la gran espera henchida de promesas, dispuesto a recibir el fecundo obsequio, las huevas divinas del sollo hechicero. Nada, nada, oh pez dorado, alcanza tu meta sin obstáculos, desova tus pepitas de oro en mis fatigados sesos, y que de ellas nazcan los Grandes, Maravillosos, asombrosos Mundos que resuciten mi mente toda…

Y con los labios resecos cuento:

Uno.

Dos.

Tres…

pp.98

Por fin la encuentro a la mujer rubia de treinta años acurrucada en el baño entre la pared y la máquina de lavar sólo lleva la camisa las rodillas desnudas patiabierta de espanto estupefacta me mira con ojos redondos sin apresurarme olfateo su olor a sueño y pesadilla me aproximo más y más y más de cerca la miro con ternura mi nariz roza sus muslos abro abro abro y luego lanzo mi llama más fina mi fiel espetón lanzo a su matriz lanzo y lleno su horno tembloroso con el espetón de fuego ella grita con un grito inhumano mientras mi espetón se enhorna a fuego lento se enhorna hornea forneciendo sus entrañas forniendo fornicando candente el espetón fornido en su nido encendido mi vara CLAVACLAVACLAVACLAVACLAVA.

pp.106

De El día del opríchnik, Vladimir Sorokin, Buenos Aires, Alfaguara, 2008, 49 pesos

Actualidad de la cumbia peruana

acá podés bajar un par de buenas compilaciones de chicha, http://www.vagoneta.net/2008/10/21/chicha-for-the-jet-set/ http://www.vagoneta.net/2008/09/17/disco-del-mes-roots-of-chicha/ en roots, la versión de destellos de "fur elise" es sensacional. y juaneco y su combo es la masa: "vacilando con ayahuasca" es de otro planeta. claro que todas las demás tb, son una locura, de los mejores discos que escuché. en el 2007 editaron esta primera compilación en nueva york y pegó como es debido en la prensa musical:
la historia de estas dos bandas pioneras (hablamos de Los Destellos y de Juaneco y su Combo), así como de otras cuatro agrupaciones (Los Mirlos, Los Diablos Rojos, Eusebio y su Banjo y Los Hijos del Sol) aparece en “The Roots of Chicha”, disco editado por la estadounidense Barbés Records y aclamado por la crítica especializada como uno de los mayores eventos discográficos del 2007. Sin ir muy lejos, Robert Christagau, crítico que durante décadas editó la sección musical del célebre semanario neoyorquino “Village Voice” (en la actualidad hace lo mismo en el portal web de MSN), dijo: “Se trata del subgénero más emocionante que aparece en la música en los últimos años”.