kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

lunes, diciembre 21, 2009

El C Ku Estro de Cachito, el muñeko ventrilokual

Tamaguxi me esperaba con su chopp en el San Roke, pues habíamos kedamos en ke él pagaría la bebidas todo el tiempo diegétiko ke tardara en contarle -si yo le contaba- la legendaria historia del secuestro de Cachito…el muñeko ventrilokual.
Cuando entre topeté con el Xonguito del Xongo de Roa y el Kurepa Puto Sogue, dos personajes de la fauna local….y de otras historias ke tendré sí o sí ke contarles alguna vez, lector achispándose o desachispándose forever, me compren o no una birrita de arró-piré aunque sea para ello. Sonaba una versión de Pájaro chogüi de Los Destellos al pisar las baldosas del interior y la cara de Tamaguxi estaba agitada por las vicitudes miles del día más ke x la tensión de esperar para oír la historia. Nos saludamos y pedimos el chopp ke viene en las manijas del October Fest del siglo pasado, año 1998, orladas con dos tiroleses tratando de desestupidizarse con toneladas de cerveza. La larga mesa contigua reservada todos los luneró por el club de ex alumnos del colegio “Los Hombres sin Slip” estaba a tope, incluso un enano se había enkaramamado sobre una silla de bebé, la última ke kedaba en pie o no cojeaba de una de sus patas. En su rincón de siempre, el famosísimo profesor Re Erendo Bolú O estaba flecherizando su pollo con huesos al lado de su esposa, una especie de muñeca inflable envuelta en papel de celofán…
Otros contertulios eran los catalogables gringos aburridos de haber decidido pasear por Pesadilla Paraguay, pensando ke nunca habían conocido un abismo más grande entre teoría y praxis, promesa y realidad, desde los tiempos del marxismo -satelizado por las garras de oso de la URSS- de sus padres checos o polacos o alemanes!
Bueno, basta de críptika descriptiva lokalista: bueno estamos entramos directamente al año 1980, Lambaré ya no es la city del cacike de las flechas más certeras, sino las de Cupido, se la llama popularmente La Ciudad del amor, pues es el enclave de los moteles, donde la gente coge con sus amantes y keridas stronistas y curan sus heridas existenciales en el aceite más suave. Casi la prolongación de Asunción, un barrio más al parecer de la capital de mis amores amargos, con edificaciones nuevas, algunas pretenciosas, y en una de esas casas un niño nuevo riko, hijo de seccionalero colo’ó, está por festejar su cumpleaños número 6 con una fiesta a lo grande pero solo para chikos mita’í, con payasos, globos, regalos sorpresa, y la visita del muñeko Cachito y su papa-amo-patrón-ventrílokuo-mago Nizugan…Claro, yo residente hace una década por estos pagos abandonados por la guerra fría y el tráfiko de tulipanes, manejo la escenografía y la meteorología y aun la jerga local, no muy rika lexikalmente hablando, por cierto. El punto clave es este: todos los niños del barrio casi están invitados, pues el ruido y barullero fiesteril es tan pomposo ke rompe la quietud provincial y el largo letargo kaigueró vecinal del barrio –lagarto está flako el lagarto- ke la gente se agolpa con sus oídos alertas y los niños, panzudos por comer tierra y tïsyry eternos, literalmente delante de la muralla alta de miliko paranoide de la casa-mansión gua’u. De repente, ya no lo recuerdo con esa exactitud de los memorialistas políticos, soy uno de esos mita'í xurís, yo kise ser príncipe un día en el castillo mágiko, dejar de ser mendigo por unas horas y saltar la barranca y kaer en el altar de la vida plena…
Primero llegaron los payasos a eso de las 5 pm, la camioneta de churero Toyota hilux sin luz trasera y muy abollada en el capó, proclamaba entre anti-suegras y papel pikado con bacterias su nombre estelar: Payasos “Sí & No Sé”. Hicieron su rutina sin ruborizarse, todo el guionado estaba en español más o menos escolar o kurepizado, con mínimos caries guaranís, fonemas imposibles de reprimir, eructos vocales, sudores lingüístikos, desplazamientos atávikos sonoros…El hijo del nuebo riko ra’y es españolparlante, monolingüe a regañadientes y a cintarazos de payasos mercenarios!
La mayoría de las canciones eran canciones pop de lengua inglesa robadas devocionalmente para los cantos corales de la iglesia católika y vueltas a re-makear por los bailongos de payasos para deleite e ilustración infantil. Inglesa, iglesia e ingle de payaso era el itinerario discernible de la músika en esta era.
Después un chocolate-break, cuchipanda general, naranjil y torta mientras el número central, el broche de oro de Cachito aparecía sobre el escenario cumpleañeril.
(Acá hay ke hacer una pausa necesariamente. Pues la historia del secuestro de Cachito, nuestra historia, no tiene nada ke ver realmente con todo lo anterior, apenas un contexto explikativo aporta, a kienes sean muy jóvenes o no hayan tenido la suerte de crecer en Lambaré en las postrimerías del stronissmo. Paralela y simultáneamente ocurriría el secuestro de nuestro héroe del título, pero eso lo supimos después, nosotros los no-secuestradores. Imposible la omnisciencia narrativa del niño recordante y amnanésiko de hoy por birra repy hiari. Pues el cumpleaños nunca terminó porke el broche de oro jamás apareció esa tarde ochentosa. Nos atiborramos de la vida miserable con tazas y tazas de chocolate con maizena y torta como hoy lo hacemos con cerveza servida en manijas de chopp noventeras, del club alemán…)
Esa tarde el kombi de Nizugan estacionaba en la vereda de empedrado azul profundo de la calle Taruma y Chivato cuando vio ke baúl o pequeño sarcófago de su platamoganaha Cachito –instrumento de su vida laboral- no estaba súbitamente. Rebobinó los minutos en su retrovisor mental y apenas logró reskatar un momento lacunar donde pudo ocurrir la fuga del cazadorcito Gracchus…cuando bajó a mear dos cuadras antes de la residencia cumpleañera. Pero ni con toda la sangre del mundo transfusionada en su cuerpito de gutapercha y carey endurecido podría alcanzar el movimiento y la vida de autómata su petit peón. Tuvo ke ser ayudado, tomado por una tercera persona, ¿pero x kien? ¿Un zorro gris, un alma en pena despistado en estos barrios tujá y apenas urbanizados, su pomberito pichado porke le dejó en bola sin caña y cigarro poguasú la otra noite en Luke? Se supo, o se rumoreó –pues no consta acta de declaración policial, esto era stronismo no sovietismo-, ke cuando bajó a echarle un meo apurado el religioso y por litros terereuhá -con para-para’í ultra diurétiko- Nizugan, un par de tunantes del barrio, dos malandros de primera, salvajes niños del barrio, esos garroteados con typichá y flagelados con piola trenzado durante toda su santa inocencia infantil, esos pillos entre pillastres, decidieron llegado el momento de develar y alcanzar el saber úniko entre el piberío de si Cachito, tan vivito con la lengua ké tal andaba con el pilín! Aprovechando el lapso de desvigilancia sobre el ensarcofagotado como una guitarra en su estuche ensilueteado, los mita’í akähatä se hiceron con su botín y huyeron yuyal adentro…Acá empieza la más formidable y loca serie de chismes y leyendas sobre las horas de secuestro o rapto del muñeko por los dos mita’ís…Se dijo de todo. Que fue desnudado, violentado, agujereado y violado. Propalaron ke el muñeko no hablaba luego ni tenía pirulí, jajajaj, que su pelo era de cerda de pincel, que su zapato no era de cuero, etc. Nizugan pasó las horas más difíciles de su vida de bajo contínuo ventral, el alter ego por más de 15 años había desaparecido, raptado, y su boka sintió ke necesitaba a ese simulacro de niño, cuerpito de efebo eternamente efebo, para expresar su vientre, su interioridad más íntima. Pasó las horas en la cama, como afectado por una mutilación invisible, lakaniana, encurvado sobre su pena. Solo volvió aprobar cerveza cuando el broken doll, despojo punk, reliquia post-apokalíptika, volvió a sus manos, pasando por el taller para recuperar la voz y sus guiños de largas pestañas candorosas…El tiempo lo cura todo o vuelve loco definitivamente. Pasaron años hasta ke esta historia casi gore y mbore interesara de vuelta a alguien y mereciera la narración de la violación de un muñeko de trabajo de un ventrílokuo y tres pares de manijas de chopp de San Roke…
-Ké tal Tamaguxi?
-…Hum… creo ke mejoró al final, tomó más estro ke cerveza, ja’echupé! http://clasipar.paraguay.com/nizugan_y_cachito_420859.html

1 comentario:

Joaquin dijo...

Hola qué tal? estuve viendo algunas cosas en tu blog. Trabajo con posicionamiendo web y tengo una propuesta de publicidad : 50 euros cada mes por incertar pequeños links de nuestros anunciantes. Son 50 euros mensuales para cada blog que se registre con nosotros.Es compatible con publicidad de google-
Saludos -comunicate-