kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

lunes, diciembre 14, 2009

Cuchillos y bananas en la performance del "Hombre vegetal" Henrik, el rojo-amarillo

Cuchillos y bananas

El hombre vegetal podría ser llamado, como la song de Syd Barrett, el vestido de esta noche de Henrik, el rojo-amarillo.
Es un arbusto frágil y pensante como la caña-bambú de Pascal.
Abotonado de bananas con hojas de cinta scotch roja…y las bananas son amarillas…como soles falo-formes…
Un poco escorado por el peso de las bananas retoñantes, pero muy jorobado por la insoportable levedad del tiempo sueko ke komo skanias del futuro arremeten y arrollan todo sexo vegetal sobre sus asfaltos de macadam y abba…
Es un sexo plantado con toda su vegetalidad humana en la escalera de caracol de Planta Alta. Planta skandida por las nave-cisnes y los caballo-veleros del mundo hasta arraigar como ecce homo rojiamarillo entre las plantas del Paraguay.
Humor y vitalidad de los colores clowneskos, nada de sufridos colores en países sufrientes.
Se ha encaramado allí con sus ambiciosos brazos trepadores.
Su tronco arborescente rezuma de bananas-alfanjes, bananas-pijas, bananas-luz…
Hi ajú se dice en guaraní cuando un fruto ha madurado ya. “Se ha vuelto amarillo”.
Aun su boca atorada con una banana implika ke su transmutación ha sido total,
ha dejado atrás el estado de sufrimiento llamado humanidad.
Hay cruces rojas en su cara, lágrimas o sajaduras, signos de salud en medio de la guerra, gestos-suizas contra el muro de los suicidas ke es el mundo.
La mano, último enclave humano en la nueva planta, empieza a ejercer su ataque suicida: cuchillos de acero inoxidable maleados, templados y diseñados con manos humanas ya bailan su danza turka: el rito chamániko de cortar tanta vitalidad exigida para formar parte de la Sociedad de los Mutilados Felices.
La performance está vez resultó literal: ha sido la exposición de un instante intenso
sobre la piedra de sacrifico para formar otro man, podar el vello hirsuto de su vegetalidad, otro nombre de su vitalidad asocial, para ser aceptado de nuevo por sus congéneres escandinavos.
Cortar, mutilar, castrar todas las bananas sudakas ke no cabrían en el conteiner de las skanias…en el viaje de retorno a casa…
Ahora es un Sigurd ke ha tallado las runas de los partos felices (beorc, según los Eddas) sobre las ramas del abedul, su disfraz performátiko de esta noche, hasta beber su vino, sangre roja de cinta de empake en su escenografía de cartón piedra ceremonial. La runa de la banana ha sido mezclada con la runa del acero del cuchillo…
Ahora es un árbol primigenio maya-quiché, anterior al hombre, expeliendo a éste al mundo, ke kedará conectado a él ainda x mucho tiempo: el pedazo de madera en los labios o en el lóbulo de las orejas muestra su linaje hoy todavía.
Agora es una planta xavante y bororo surgido del contacto místiko con el rostro de las plantas.
cristino bogado

No hay comentarios.: