kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

martes, septiembre 29, 2009

Rodrigo Lira: "un sabueso del rock o del jazz"(Lihn)

Su ejemplar de mi novela «La orquesta de cristal» corregida, más bien reeditada por él. Para operar con mayor comodidad había desencuadernado el libro, haciéndole poner un lomo de espiral de plástico; así le sumó páginas en blanco que se inundaron de las enmiendas, inserciones o eliminaciones y sustituciones, a que había sometido mi novela, a partir de un solvente trabajo de corrector. Sin ser un buen autor tenía yo mi singular y tenebroso lector. Algo que me halagó abrumadoramente. La correctiva lectura incluía el retoque humorístico de la portada d el libro, una reproducción parcial de «Les Musiciens à l’orchestre» de Degas y un proyecto ocurrente de portadilla: la célebre etiqueta del vermouth Cinzano en la que se había sustituido una leyenda por otra –la marca por el título de la novela- enmarcándolo con una guirnalda de las banderas de todos los países consumidores en el mundo. El reeditor espontáneo de «la orquesta» me aseguró que mi libro ni había llegado a su merecido público, debido a la forma indebida en que lo había publicado la editorial Sudamericana; doble enunciado en que tenía la mitad de la razón. Le pedía Lira el ejemplar de la novela para revisarlo, interesándome en conservar esa curiosidad, pero no me pareció que se tratara de una propuesta realista ni me detuve a considerar qué se ocultaba detrás de ella, cuál podía se r la meta propuesta. Estaban en mi casa Eugenio Dittborn y Oscar Gacitúa. Rodrigo Lira nos sorprendió, haciendo el gasto del diálogo a medias con Dittborn, un despliegue de erudición relacionada con viejos y nuevos autores americanos de tiras cómicas y temas antiguos. Era eso: un erudito de la contracultura, del pop y del pap art; en consonancia con el atuendo y la pinta -«la pelada y las chuletas»-, los anteojos de marco grueso, la gorra a los Sherlock Holmes: un sabueso del rock o del nuevo jazz. Rodrigo salió furioso conmigo de esa visita. Según le confidenció a Cacho Gacitúa, había esperado que contratara sus servicios comos secretario editor, corrector de pruebas y de estilo; algo que a mí no se me pasó por la cabeza pese a mi necesidad de que se me ayude a pasar en limpio mis resmas de papel escrito con esfuerzo y descuido.

http://www.letras.s5.com/lira190402.htm Y un anti-poema aká : http://www.letras.s5.com/lira1110.htm De Prólogo de Enrique Lihn en «Proyecto de Obras Completas», Rodrigo Lira, segunda edición, editorial universitaria, santiago, 2004

1 comentario:

Edgar Pou, ratá pypore dijo...

Trizte confesión de ninguneamiento por parte de Linhn, triste por tardía y por innecesaria.