kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

sábado, agosto 29, 2009

Max Stirner, homenaje cartonero

Lo ha señalado Roberto Calasso, es su espíritu el que anima a los personajes “insondables” de tantos filmes de Orson Welles, el que inquieta en una infatigable transhumancia a los desasosegados vagabundos de Jack London, el que sostiene en su arrogante desafío ante la adversidad a los admirables hobos que retrata Robert Aldrich en esa película entrañable, El emperador del Norte, el que hace, en fin, musitar rabiosa y fríamente, con “furor y paciencia” baudelairianos, a ese tan célebre y temido hombre del subsuelo de Dostoievsky (quien, al parecer, conocía y apreciaba a Stirner) su terrible, grave, honda y monótona salmodia, salida del propio y negro corazón de los pocos que la leen sabiendo realmente comprenderla: “Soy un hombre enfermo, soy un hombre desagradable, soy un hombre malo”.
El ke bifurca a un mismo ente en Ret Marut/B.Traven y a veces en nadie, hace emerger las alucinaciones en las obras ficiticias y ensayístikas de Oscar Panizza...
La alucinación

¡Hombre, tu cerebro está desquiciado! ¡Tienes alucinaciones! Te imaginas grandes cosas y te forjas todo un mundo de divinidades que existe para ti, un reino de Espíritus al que estás destinado, un Ideal que te llama. ¡Tienes la idea fija! No creas que bromeo o que hablo metafóricamente cuando declaro radicalmente locos, locos de manicomio, a todos los atormentados por lo infinito y lo sobrehumano, a todos lo que dependen de “algo superior”; es decir, a juzgar por la unanimidad de sus votos, a poco más o menos a toda la huma-nidad. ¿A qué se llama, en efecto, una idea fija? A una idea a la que está sometido el hombre. Si se reconoce tal idea como una locura, se encerrará a su esclavo en un manicomio. Pero ¿qué son la verdad religiosa, de la que no puede dudarse, la majestad (la del pueblo, por ejemplo), que no puede atacarse (se come-tería entonces un delito de lesa majestad), la virtud, a la que el censor de la moralidad no tolera el menor ataque? ¿No son otras tantas ideas obsesivas? ¿Y qué es, por ejemplo, ese loco palabrerío que llena la mayor parte de nuestros periódicos, sino el lenguaje de locos, a quienes hechiza una idea obsesiva de legalidad, de moralidad, de cristianismo, etc. locos que no parecen estar libres más que por el tamaño del patio en que tienen sus recreos? Que se intente convencer a tal loco acerca de su manía e inmediatamente habrá que protegerse el espi-nazo contra su maldad; porque esos locos de grandes alas tienen, además, esa semejanza con las gentes declaradas locas corrientemente: se arrojan rencorosamente sobre cualquiera que roce su obsesión. Roban primero las armas, roban la libertad de palabra y luego se arrojan sobre nosotros con las uñas. Cada día muestra mejor la cobardía y la rabia de esos maniáticos, y el pueblo imbécil les regala sus aplausos. Basta leer los periódicos y oír hablar a los filisteos para adquirir bien pronto la convicción de que está uno encerrado con locos en una casa de salud. ¡No, no creerás que tu hermano está loco sino también que... etc.! Este argumento es necio y lo repito: mis hermanos son locos perdidos. Que un pobre loco alimente en su celda la ilusión de que es Dios Padre, el Emperador del Japón o el Espíritu Santo, o un buen burgués se imagine que está llamado por su destino a ser buen cristiano, el protestante, ciudadano leal, hombre virtuoso, es exactamente la misma idea fija. El que no se ha arriesgado jamás a no ser ni buen cristiano, ni el protestante, ni ciudadano leal, ni hombre virtuoso, está atrapado y confundido en la fe, en la virtud, etc. Así como los escolásticos no filosofaban más que dentro de los límites de la fe de la Iglesia, (y el Papa Benedicto XIV escribió voluminosos tomos dentro de los límites de la superstición papista), sin que la menor duda desflorase su creencia; así también, los escritores amontonan volúmenes sobre volúmenes tratando del Estado, sin poner jamás en tela de juicio la idea fija del Estado; y nuestros periódicos rebosan de política, porque están poseídos por la ilusión de que el hombre está hecho para ser un “zoón polítikon”. Y los súbditos vegetan en su servidumbre, las personas virtuosas en la virtud, los liberales en “la humanidad”, sin atacar jamás su idea obsesiva con el escalpelo de la crítica. Esos ídolos permanecen inque-brantables sobre sus anchos pies, como las manías de un loco, y el que los pone en duda juega con los vasos sagrados del altar. Digámoslo una vez más: ¡Una idea obsesiva es lo verdaderamente sagrado!
de El Único y su Propiedad, Max Stirner, asunción, Felicita cartonera, agosto 2009

5 comentarios:

e. r. dijo...

Con esta publicación, Felicita es la más grande.
Felicidades!

kurubeta dijo...

Ever, che duki, tenemos nwes, te escribo en tu blog en tu correo en un rato +!!!
yes, estramso inaugurando en feclita además una coletion "Borgina" del tipo "Pierre >Menard, autor de El Quixote" pero mais radikal porke los autores ke se apropian son tan reales como la sonras apropaidas !
Sería algo asi como:
"Cristino Bogado autor de 'La calle d elos jakarés' de Bruno Schultz"....
"Domadro de Jakarés autor de 'La Muerte de Virgilio'...", etc, etc

Anónimo dijo...

Pou
para usuario

mostrar detalles 21:25 (15 minutos antes)

prefiero ser una y mil veces un zoon erotikon¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
adorar la cumbia que es como clorofila para las pompis saltonas
de las zapatitos de cristal que corren por la pendiente del delirio
culos culos culos que estallan ante mis ojos sedientos
en mil flores lapachonas

montse álvarez dijo...

antes de lo importante:

mr. pou,las nociones "dama" y "caballero",pese a sus aspectos estúpi2,tienen 1 útil:evitar piropos q por grotescos son degradantes (ningún "caballero" hablaría así de una "dama").

las feministas me caen re pesadas,pero ud. es tan pesado como ellas,sólo q al revés.con razón machistas y feministas se pelean todo el tiempo:ambos desprecian por igual lo femenino.

espero q jamás se le ocurra verme como otra cosa q un encéfalo incorpóreo o,por mi intelecto,q ud. ha tenido a bien calificar en diversas ocasiones de privilegiado,como un hombre honorario.viniendo de ud.,verme de otro modo sería tan espantosamente ofensivo q no podría volverlo a tratar como un amigo.


atte. y s. s.,



m. á.

montse álvarez dijo...

ahora lo importante:amigo y editor kuru!ese primer párrafo de vuestro post lo reconozco como parte de una conferencia (creo q era una conferencia) mía! está por si acaso ese mínimo texto de la q esto suscribe incluido en la edición? salu2,



m. á.


(ps. xq,hombre,de ser así,al menos debiera ligar yo un ejemplarcillo,¿no os parece?aunque tmb gracias por incluir mi coso, si es q fue incluido.)