kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

lunes, agosto 10, 2009

Historia de los panfletos parawayensis

Mail masivo-spam-comunitario, eré-eraa direccionado por aratiri8@gmail.com me llegó esta la interesante polémika de paraguayos perseguidos por sstronistas exiliados en Baires:

Aratiri: ¿ Usted era el principal destinatario de esos libelos? Guillermo Weyer: Tengo pensado escribir la historia de los panfletos, de los libelos, que entre los paraguayos en el exilio existieron. Los tengo y los tengo en gran cantidad, de toda la época de la tiranía de Stroessner, y de antes también. Por eso te decía anteriormente de que Alberto Barrett es de poco vuelo y con informaciones falsas que le dieron de trasmano para su libelo.

(...) Rami Alvarez: Esas declaraciones están accesibles en el Archivo del Terror?. Guillermo Weyer: Si, entre otros varios documentos. Es tremendamente concluyente. Los policías paraguayos informan, posteriormente a su superior, que estuvieron en el Batallón 601, “El Olimpo”, y otros sitios y participaron de los interrogatorios a los paraguayos detenidos. Nadie salió vivo de ahí. Solamente Alberto Barrett. Ahora recién confiesa, pero muy al pasar, como quien no quiere la cosa, que fue el repudiado almirante Isaac Rojas el que lo sacó de prisión con un compromiso. Los informes de los policías paraguayos hacen un detallado relato de todo, y aparecemos en dicho informe muchos de nosotros. El único que pudo haber cantado, y cantado en forma y fondo, era Barrett. Se da la casualidad, que Barrett no es nombrado en el informe. Ni aparece. Es como que no existiera. Y en el informe estamos nombrados todos de aquel momento y con impresionante exactitud. (...)Rami Alvarez: ¿Puede responder a todo lo que afirma Alberto Barrett?. Guillermo Weyer: Pero claro que si. Lo que Alberto Barrett escribe contra mi son cuestiones que se caen por su propio peso, por incoherente y contradictorio. Es un taimado pero no es un innovador. No inventó el libelo, lo copia y lo copia mal. Hubo, sin embargo, maestros paraguayos eximios en el libelo. El mayor de todos, por lo menos a quien lo conocí, fue el secretario general del Partido Comunista Paraguayo, Oscar Creydt. Era un hombre inteligente y culto, pero tenía un problema mental que lo llevaba siempre a entrar en callejones que no tenían salida. Aparte de la línea política stalinista tardía que implementaba con fórceps en su secta de fanáticos e ignorantes seguidores. Y así murió. Lo último que hizo ya en su paranoia desbocada fue una carta abierta a Fidel Castro en donde le acusaba de querer asesinarlo. En fín, lo de Creydt fue un trágico problema mental sino entre la juventud de veinte años, treinta. Han sido inoculados por esta forma degenerada de elaborar política. (...)Guillermo Weyer: Le han acercado una gran partida de datos e informaciones falsos. Pero ridículamente tontos. Casi te diría que entregados por antiguos estalinistas, creydcistas, que vienen de antes. Sus informadores son realmente una partida de burros, rematadamente burros. Pero a mi no me extraña. Esta forma de acusación fue siempre la forma enferma en la que inició el Partido Comunista Paraguayo, prochino, con Oscar Creydt a la cabeza, como te he dicho antes. Sin embargo, Creydt era distinto, era una hombre enfermo de la mente, sufría de paranoia continúa y fulminante, fundaba y fundía todos los emprendimientos que emprendía. Era un hombre cultivado, inteligente y a la vez tonto, como muchos paranoicos. Sus seguidores, es fácil de comprobar si conversas medio minuto con alguno de ellos son una vergonzosa y burda caricatura de lo que fue Creydt. Rami Alvarez: ¿Le atacó a usted también? Guillermo Weyer: Pero si. Claro que si y en varias oportunidades. En Montevideo un hermano de Barrett era uno de sus secretarios y también Lita, la pobre y atormentada hija de Creydt. Aratiri: ¿ Usted era el principal destinatario de esos libelos?. Guillermo Weyer: No, claro que no. Su temática principal era el otro sector del Partido Comunista Paraguayo, el llamado en el Paraguay pro Moscú. El los caracterizaba como Partido Oligárquico Legionario, POL. Tengo en mi archivo, que ya lo conocerás, un panfleto en donde me acusa de ser informante policial. Otro panfleto en donde me acusa con otros compañeros, Tite Mora, Galeano y varios mas, de pertenecer a una “banda trotskista- policíaca”. Se lo hubiera prestado a Barrett para que tome datos de esos panfletos de Oscar Creydt de aquellos años. Que lo de Creydt era un ataque político, a una posición política encontrada, y no una sarta de mentiras de cuarta. Tengo pensado escribir la historia de los panfletos, de los libelos, que entre los paraguayos en el exilio existieron. Los tengo y los tengo en gran cantidad, de toda la época de la tiranía de Stroessner, y de antes también. Por eso te decía anteriormente de que Alberto Barrett es de poco vuelo y con informaciones falsas que le dieron de trasmano para su libelo. (...)Rami Alvarez: Recuerda a quien o quienes les hacía objetos de los libelos, como dice…. Guillermo Weyer: Pero, por favor!…No quedaba nadie en pie. Nadie que cayera en su atención, desde luego. El PCP Creydt tiraba un panfleto a cada momento. Con el único con el que no recuerdo que lo haya acusado era a José Asunción Flores, que en ese tiempo de la ruptura, el maestro Flores no quiso intervenir en las divisiones del PCP pro Moscú y el de Creydt. En el “guarará” como decía Flores. Manifestaba públicamente que no le metieran en los entuertos que se había desatado cuando la división. Pero los panfletos que tengo en mi poder fueron contra Elvio Romero, Juan Bautista Rivarola Matto, Miguel Angel Soler, Tite Mora y su hermano Lucho, Ramón Leiva, Ronald Gómez Ríos, Hugo Campos, Pololo Fernández, Daniel Aguilar, Marcelino Gamarra, Chilavert, Emilio Roa, José C. Acosta, Arturo Acosta Menna y de paso a su esposa Aurora. Cayó en la panfleteada también su concuñado Obdulio Barthe, y su otro concuñado, Alfonso Guerra. Todos, nadie que minimamente se le oponía, o le discutía, se salvaba. A Careaga lo hizo en varias oportunidades. A Esther Ballestrino le respetaba, pero a Raimundo no. Se enojaba, porque Careaga le decía cada vez que Creydt afirmaba algo. ¿Pero, de dónde sacaste eso, Oscar? Eso le enfurecía. Era una muletilla que tenía Raimundo. A todos nos decía de repente, lo mismo. ¿Pero, de dónde sacaste eso, Guillermo?,por ejemplo. A Raimundo no le inmutaba las rabietas de Creydt. Ni se mosqueaba siquiera. Se refería a él como “alemán tarová”. Esta expresión la tiene también otro socio actual de Barrett a quienes le dicen “tarová”. (...)Rami Alvarez: Recuerda a quien o quienes les hacía objetos de los libelos, como dice…. Guillermo Weyer: Pero, por favor!…No quedaba nadie en pie. Nadie que cayera en su atención, desde luego. El PCP Creydt tiraba un panfleto a cada momento. Con el único con el que no recuerdo que lo haya acusado era a José Asunción Flores, que en ese tiempo de la ruptura, el maestro Flores no quiso intervenir en las divisiones del PCP pro Moscú y el de Creydt. En el “guarará” como decía Flores. Manifestaba públicamente que no le metieran en los entuertos que se había desatado cuando la división. Pero los panfletos que tengo en mi poder fueron contra Elvio Romero, Juan Bautista Rivarola Matto, Miguel Angel Soler, Tite Mora y su hermano Lucho, Ramón Leiva, Ronald Gómez Ríos, Hugo Campos, Pololo Fernández, Daniel Aguilar, Marcelino Gamarra, Chilavert, Emilio Roa, José C. Acosta, Arturo Acosta Menna y de paso a su esposa Aurora. Cayó en la panfleteada también su concuñado Obdulio Barthe, y su otro concuñado, Alfonso Guerra. Todos, nadie que minimamente se le oponía, o le discutía, se salvaba. A Careaga lo hizo en varias oportunidades. A Esther Ballestrino le respetaba, pero a Raimundo no. Se enojaba, porque Careaga le decía cada vez que Creydt afirmaba algo. ¿Pero, de dónde sacaste eso, Oscar? Eso le enfurecía. Era una muletilla que tenía Raimundo. A todos nos decía de repente, lo mismo. ¿Pero, de dónde sacaste eso, Guillermo?,por ejemplo. A Raimundo no le inmutaba las rabietas de Creydt. Ni se mosqueaba siquiera. Se refería a él como “alemán tarová”. Esta expresión la tiene también otro socio actual de Barrett a quienes le dicen “tarová”. (...)

fragmento de EL LIBELO DE ALBERTO BARRETT Y RESPUESTAS DE GUILLERMO WEYER. * * * Buenos Aires, Mayo de 2009 "Aratiri", le ha solicitado a la licenciada Ramona Alvarez Fleitas que le formulara algunas preguntas a Guillermo Weyer sobre el panfleto distribuido recientemente por Alberto Barrett.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Dónde se consigue esta historia de los panfletos paraguayos?.
Marcial Samaniego Canillas

Gabriel Barrett dijo...

La Verdad sobre Alberto Barrett

Hace años que Alberto Barrett (nuestro padre) es víctima de una batería de mails, blogs, y programas de radio, en los cuales se dedican a tildarlo de traidor y delator.
En principio las supuestas pruebas están documentadas en un larguísimo mail que se extiende intencionalmente en busca de confundir con una cantidad de datos irrelevantes, y en algún párrafo incluye declaraciones y citas de libros, sin que se demuestre de ninguna manera la invocada delación.
Lo que es concreto es que Alberto Barrett fue brutalmente torturado en septiembre de 1978, mientras le preguntaban la dirección de varios compañeros, información que él tenía, como por ejemplo la de Nidia Talavera, pero ninguno de ellos cayó preso ni fue secuestrado. Miles de personas pueden dar fe de que Alberto Barrett salvó la vida de mucha gente, y de que hoy día, a sus 78 años, sigue luchando incansablemente: declaró tres veces como testigo en los juicios que se llevaron a cabo contra sus represores y torturadores, y continúa realizando la exposición de retratos de los luchadores asesinados intitulada ARTE Y MEMORIA, obra que también incluye ilustraciones y retratos de próceres y héroes históricos.
Podríamos agregar infinidad de datos sobre su vida, su obra artística, su militancia a favor de los más débiles, sus innumerables gestos de solidaridad y altruismo, o enumerar las veces que fue detenido y torturado, pero no queremos extendernos.

Con el objetivo de que los que luchamos por un mundo más justo no seamos víctimas de los intentos de fragmentación, agradecemos la difusión de este mail.

Gabriel Barrett Julián Barrett
DNI 23866718 DNI 28505122