kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

domingo, agosto 16, 2009

grosier march bípedas, plop plap plop plap y el grácile áireo displazamento monópedos, plup plup plup plup

Recuerdo una entrevista radial hecha en la ciudad de Córdoba a Sara (Gallardo), viuda de Murena, a poco de editar su libro de cuentos dedicado a H-A-Murena El país del humo. La entrevista era grabada, no en vivo, y el entrevistador propuso una suerte de juego de asociación libre: “Borges”, dijo. “Diamante”, contestó Sara. El entrevistador: “Sábato”. Sara: “Mamarracho”. La entrevista nunca fue emitida...

Endimás la mi folisofía disinteresada flaquecía mi servís útile et, naturalment, la mi soldada. Que non poedes riformar de noevo al homme et tambén rellenarte la bolsilla. Non poedes poroque con tu march folisófica non compites con tus colegos que láncsanse coal feras de cuatros patas ante el premier tilingrama. Nonostant, la mi mamucha cuascuna nocte con oportunas bifetazos ricordaba me la imporotancia que el argent denar tene entre los hommes. Ansí, inter acidenctes pidegógicos durant el día et bofitazos por la nocte, trascorría la mi vida. Memoraba haber travaillat para el partit conservater. Memoraba perseguer con crudelicia al opositer. ¡Oh homme cego et extraviat! ¡Agora entendía el sofro et corage del opositer! Puesoque coal rivolutioner yo era opositer. ¡Opositer contra tucto lo que huelíase pútrido en el homme y en el mundo! Opositer cuasi contra tudo. Isto daba me foerzas pra continare. Parlábale a mis colegos del mundo nuev del que seríamos pricorsores. ¡Nos, húmiles mensanjeros! Et la hommanitat recordaría nos. Et facería nos estatoas para nos desmortizar por la eternitat de semper. Et maguer rogase en mi endentro que la hommanitat fuctura posiese mult caritat en la estatoas de alguns de mis colegos, eles saltaban et borlábanse de aligría et jetábanme panes duros, cualcuna pietra, oevos et mesme imitaban la mi fuctura estatoa monópedas. Yo dexábalos se diverter, poroque sabes que con boroma encomienza lo serios. Cert, el mi camín fácilis non era. Que en mult ocasions, coando adelantaba me con mis artésticos saltits pra entregar el tilingrama al clente, mirábanme coal infermo o insoltában me o cerraban buruscament la poerta procorando me joder. Poroque no entendían. Y una vez un buruto fízome ruedar por las escalinas con un empellón. Temps pasando, lambiendo et gastando los pirijuicios, mis colegos habían percebido el aspeto estétaco de la mi poscisión, la dieferensa entre la pesad, grosier march bípedas, plop plap plop plap, y el grácile áireo displazamento monópedos, plup plup plup plup. Puesoque en los moments de acalma en el labor, coando el capatase hacía sonar su tímbire, eles acodían marchando sopra un sol pes. Iste trionf, iste princip chiquetito de trionf, servió nonostant pra aumenter la ocjerixa con que el capatase distenguía me en su oillo maudit et maldet. Oseruábame coal si se sentiese perro cane a puncto de latrare. Oseruábame fijo a dilinqüente. Oseruábame coidadoso a sobversore. ¿Et de qué foroma altr había de me oseruar? Pos yo sere revolutioner. Quel que plus inritábalo era la militans pacífica que cascún día contayaba a uno más de los mensanjeros. Verde la faz tornada, con su man de pietra daba puñitazos contra las paretes. ¿Haberá vislombrado el plus profondo? ¿El su corps de alámbere de tilíngrafo haberá sentido que sorgía un órdine noevo, un órdine nel que ni maquíns ni goibiernos ni casas pra dormire ni nulíus se constroiría como fino ahora? Un órdine que finiría con los amos atuales. En debajo su contieniente póbere et esqueroso ¿era el capatase un espión astut del conservatisme intemacionel? Poroque una mañana uguale a les altrs puso me de pes, los dúos, en la estrada, aligando que yo sere asez lerdo y basta que doyte un colpo con mi man de petra. ¡Hidepú! ¿Queres pensar de flor a la carriera march? ¡Hidepú! Sans mutarme en la rostros, bibí el copa de cicutas, com diz que fizo el mi magister folísofo Plato, ansí apelado por manyare mult. Isto es, enlargué la man únic que mi folisofía permetía me usare et tomé la noctificación de despido y adiós que non te congeles mas que te aplaste un terén. A mamán plúgole non mult aquest desenlazo. Et ya miraba cómo de noevo me enlazar fin que aportase a la poerta o poerto de notr casa el argent denar pra yantar. Emper altres fueran las mis idees. Puesoque un temps durant pensaba dedicare tudo el mi temps al discépolo unic que quedaba me, el mi predileto. Ráscatras. (…) De poronto oí, vi et comperendí. ¡El secret! El secret del homme tucto. Dico te que si en la notr familla Dagoberto el mayore birilaba coal prototip del homme de ación, estonce descobrí que yo sere el poeta. ¿El poeta? Poeta et folísofo, el verdader mago de la tribu. Poroque fui a lo hondos. Nonsé si ricordé la leción que antán mamucha diéranos supra la poscición. Non sé. Talavez tuctas isas noctes contemplando me los pes hobiérame perguntado, sin saberlo, coála era la poscición del homme en la terra. Talavez pergontéme poroqué nicesita el homme dos pernas. ¿Poroqué dos pes (con el dolore de uno me abastaba) para se sostener sopra la terra? Aquel nocte, sinembarg, non veneron a me perguntas. Veneron rispostes. Una luenga fila de rispostes lominosas que ruempíanse sin parare en mi endentro. ¡El secret! Multiplecitat: imperfesión. Duas pernas: el homme sostene se asez imperfetamente sopra la terra. Pensa, mas los sus dos pes delatan la su natur de fera animale que pensa ferinamente. ¡El secret! ¡Unitat! El homme, de bípedos, debe ser monópedos. ¡Simpile et, si permetes, genial descobriment! Coando el homme sere homme perfeto, sere monópedos, non pensará crímine et male et dolore, mas pensará pax et amore et leticia generales. ¡Aquels días! ¡Ah, qué días aquels! Agora lancé me a la prática y a la prédicas. Con la mi noeva, grácile, áirea march monópedas encaminé me hacia la centros del mogriento patios de la compagnie tilingráfica et, facendo boccina con la man destr, cridé hacia los mis colegas en el art de correre: ¾¡Venid, fretels! ¡Acodid a oíre la lingua de la buen noeva! En princip los mis colegos prorrompieron en caracajodas et roidos de isos que faz con la boca maguer semellan de altr part. Mas yo sabiba que taratábase de iespresón de entosiasm, puesoque la mi march habíalos sospendido el ánimo una poca. Et dixe: ¡Eh! ¡Eh! ¡Eh! ¿Qué vida del carail viudo es ista que llevas? ¡Eh! ¡Eh! ¡Eh! ¿Qué ecsestencia de la merd morta vives? ¡Sopra dos pes et sopra duas pernas! Et espiliquéles. Mas inspirábame. ¿Pra qué queres mesme duos bracsos? Jornada que sepas garrare ben, notarás mejor garrar con un solo bracso. Agora las guerras ruempen a tonar tururún tururún tururún poroque el homme hállase partido en duos. Et íste es de la destr et ístotr de la esquerd et litíganse con mult sangare. Mas si soprimes un bracso non queda estonce ni destr ni esquerd non. Non queda encluso centro. Et la guerra non puede plus sere. ¾¡Eh, fretels! ¡Ánimo con la ánima! Dexíales que abastaba con remontare una poca contra la mala corrente de la habitud. ¿Non ves? Cambeas el mundo. En un par de desgeneraciones los neñitos nascerían con una sola perna y un solo bracso. Dexíales ¿qué digo? ¿Tan sól los bracsos et las pernas? Non de non. Tambén oillos et orecas deberán pliegarse a la rivolutión. Parlábales estonce del cíclop. El cíclop sere un ideale calomniet por la invidia et la impuisiensia de non poter. ¿De dó vene la mervellosa foerza del cíclop? ¡De habere un solo oillo! ¿Et qué paresce te un homme con un solo oillo garande, bello, peleno de franquicia en medios del rostros? ¿Et qué paresce te homme con una sola oreca, ben rotonda, atarás, en la nuca de la cabecsa, si compares con los dos feos colgajes atuales. ¡La rivolution del rinascer perfetos! ¾¡Ánimo con la ánima, fretels! (…) [Apología de la saliva] Non pens, non credáis, ni timáis, endilgaroos un tractat sopra las difierentes escrementes que escreta el coerpo del homme. Mas vedréis que, comparada con la merda, la pis, la mucos de la nariza, la cera de la oreca o el peto del culo, la escopida es mult supierior. La merda es lerda en estremo y por su natorale va pra abaco, la pis, ben, la adiriges do queres, pero puede te faltar, para non parlare de la mucos y la cera, que crían se escasas como en soeños. En coanto al peto, vero es que en la mi esestensia trové magistros petorreadores de primera calitat, capaces de dar un concert longuísimo con piesas de todos los estils, coal si la su persona non foese más que un inorme e puro peto que a voluntade dilatábase por las arias. Pero, maguer la gracsia, ¿qué sea el peto si non sólo roído? Puesoque la olor por jediente que risolte non la comandas e disípase al poronto. Endemientre que la espetorasión de la escopida colpea allí do queres y en el instante que queres. ¿Non es la más antiga manifestación civile del hornme? Pero si es ato de protest, maguer cualcún háyala usado tambén como isturumento de aprobasión y agradeciment, que cosa cualquequier poedes aspetar del homme impulume. E como arma de protest es la más secreta, poroque la portas e niengún te la suspecta hasta que no la padesce, que la saliva de la boca non falta te. Aprétaste con la mosculatura del rostro, coal hace el conejo, las glándolas saliviales del endentro e pensas en un sucolento manyare que non manyarás e allénasete el ujiero de la boca con pura saliva. E goárdasla pelena aspetando tu oietif. Considera que la saliva es mero condutore, que descaragarás sin engredientes coando la protest sea leve. E poedes graduar la intensitat de tu arma asegún queras. Que la mesclas por primo con cualcuna flegma que atraes del tu estógamo e dasle con ello densitat mayore. Loego si boscas protest foerte sórbeste la mucos de la nariza e bátesla ben con la saliva ya realzada por las flegmas, que la mucos da cualcuna soliditat. Pero si el protest lo pensas como punisión e castigo, debes sere catarroso del boronquio del pecto. Agora atoses y rrancas dallí del boronquio varios pedacsos de catarro, que traen lentejuelas verdes e garabancillos grises e amarellos, e mesclas e tenes en el ujiero de la boca una vera minestra para disparar. (…) Mult et grand fue la mi pena en la espera que desespera de la frase et sententia del juex, que ataría con los vínculos de ferro mi poberecita vida. Mas ved que el Deus apiádase una poca e ben del ánima bena. Que coando arrejóntannos en garande copia de fucturos penados para reciber la punición, paréscese el juex tararareando una valse et tucto de balanco vestit. Disce nos que somos inormement malvats, asigún le contó el pacarit del fixcal del crímine, et que la suciedad de los hommes de ben debía amortirnos de fin. Pero que ele isa jornada es mult de apur, puesoque como important grand debe asister a una carrera de pulgas de insecto. Agora aquele día ele disce tener teres centos vente et duos anios et medio de punición de cárcere a repartir. El métese entre las filas de los penados dicendo, te, diez anios, te, quinces, no, aspera, diez con ochos, que non me gosta la tu narizas, et te, veintes et cincos, por enano, que te jodas más y no escurras coerpo et ansí. Coando llega me, que era el último de los finales, oh Deus de Deus, discopre que non quédanle más que tere anios y sete menses et dásmelos et vase et yo libero me de más de veintes anios, aleluia, aleluia, aleluia. (…) Emper la novedat foe que en el premier día o nocte o tiniebra intermedia ruempiéronme el cul. ¡Ajajay!, diredes. Ben. Yo no sabía nada de estes arts coando taraspasóme la cosa dura. Y al muevemiento del camín palante sumóse el muevemiento del camín patrás. Agora ¿conocéis cuála fue la novedat más nuevedosa? Que aquele gostóme de sabor et sencsación. Gostóme mult. Confésolo plenament, que inorábalo. Quien iniciome, credo, foe un veco calente por la mi joventud et terneza de carnes, mas non lo vide et sólo oí su vox que hacía oj oj oj, maguer en el pene tenía entosiasmo. Sólo rempróchole que habíaume preso por la nuca et coando acabóse en mí jetóme de un colpe al soelos, que sabes qué es. Iste inicio malo fue non. Puesoque instruyó me sopra la fesiología del placer másculo, que, como se vede, es tambén abastanza hembra. E non reputéis viceosa prática tale por el cul. Conque lí en el cárcere non cabe mojier y estonce arréglastela con el ujiero de hombere en la necesitat de la ocasión. Que yo non vergoncéme de isto, mas al contrer dióme un espásimo de delicsia a lo luengo de toctas las tiripas hasta la garaganta y el serebro, con lo que eiaculé la isperma ah ah aha aaac. Et credo que isa mesma nocte taráspaseme el cul de un chequito rubio, que muevíase coal odalisca de sietes cielos. ¿Has escandal de isto que coento te? ¿Pretendes qué en la vida torbia del apenado et rempróchasle el su único regosuyo et esparsimiente en medio de tant dolore? Si en más tale prática es progresista poroque promueve con el muevimento un uso nuevo del cul, que soele sere haragán y asez regalado. Et argomento que es ampliazón de la humanitat del homme, que sale cantando por otoras bocas. Y es sociabilitat comune et repartida poroque defícil de nunca que copuIes dos veces dos con la mesma creactura, con lo que estréchanse los lazos entre tuctos, encloyendo los perros canes, que son mult coriosos en su reIasón sensual del sexo con el homme. (…) El gentdarm non repilica et continúa la su labore. A poñetazo e ponción está metiendo me la comida en el corps. Pero no por la boca de manyar, ¡sino por la boca del cul! Maguer el mío cul sea ben rompido por las iesperencias que narreéos supra, angora isto duel et parte. ¡Eh! ¡Eh, malbaratán! ¡Eh! El gentdarm non pertorba se et depués arrempuja tucto padentro con una bastón rotonda et enchófame por más una tapones de cork, fin que non regüelde. Et vase. Pasaron días sin demasiada cuenta de hasta una semana. El gentdarm poroseguía enllenándome el cul, arrempujando con la bastón et remachando con el cork. La hambere sentíala menos, sí es. Per pergontábame coando reventaríame facendo ¡frashparabaspaspash! et cobriendo el cárcere de merd a cosa altr que atorábame endentr. Sinembarg, non fue. Una nocte, repentina, inopinada, siento cualcosa estranea, una espásimo, en el estógamo por primo, mas loego en la garaganta y... ¡Oh! ¡Oh! ¡Oh miráculos que Natur faz mesme con el cul! ¡Póngome a cagare por la boca de comer de la cabecsa! Merd abondante et copiosa, haberé cacado una hora pendiente con aliveo mult. Endepués regolaricéme de regolar. Cada día alimentábanme por el cul de cacar et cacaba por la boca de yantar. Metasbolism restaurat, natoraleza in órdine. Interrogábame si al cul nasceríanle dentes, mas non. En coanto a istraniar el sapore de la comida, taratándose de la comida del cárcere, preferibilis era perdello, si el de la merd risoltábame a me cada día más concetuoso.
Fragmentos de Folisofía, h.a.murena, caracas, monte ávila, 1976, primera edición postuma –aka v ala tapa si kieren tengo al edición digital escnaeadod el libro- (la segunda edición existente es :FOLISOFÍA, h.a.murena, baires, eudeba, 1997, biblioteca bodoni dirigida por el muneriano Guillermo Piro- en mi poder con su huachafa tapa rosa!!!, a disposición d elos amigos

No hay comentarios.: