kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

lunes, julio 20, 2009

Primer título de libro en jopara (mix de guaraný y castellano)

Los fundadores de la publicación fueron Antonio Zamora, un joven español que cumplía su aprendizaje de andinista en la falda de "La Montaña", y llegó a ocupar más tarde una banca en el Senado de la provincia de Buenos Aires y a controlar un frigorífico en la provincia de Córdoba, y Daniel C. de Rosa, encargado a la sazón de la reventa de "Crítica". Un año después de Rosa se separaba de la empresa y Zamora se convertía en deus ex machina de la misma asesorado por el poeta Gustavo Riccio.Riccio era un muchacho poseedor de una notable cultura general, un poeta inclinado a la caricatura sin deformaciones ni crueldad, dueño de una simpatía afectuosa que sabía dar a los transportes de la poesía y aún de la amistad una cadencia entre nostálgica y desilusionada. Melómano fervoroso, lector de varios idiomas vivos, se defendía económicamente ayudando a su padre en la relojería de la calle Rivadavia o llevando los libros de contabilidad de la Confitería del Molino. Fue Riccio quien recomendó la mayor parte de los títulos lanzados por "Claridad" hasta 1925 y fueron de su pluma los prólogos y las presentaciones de los autores. También se debió a él la iniciativa de la colección "Los Poetas" y la publicación del primer libro de Álvaro Yunque, ese generoso y genesíaco "Versos de la calle" que su autor había presentado con anterioridad a un concurso de la Editorial Babel y cuyo jurado, compuesto por Leopoldo Lugones, Rafael Alberto Arrieta y Arturo Capdevila, desestimó inclinando sus preferencias por "El Grillo" de Conrado Nalé Roxlo. Riccio, empero, no llegó a integrar prácticamente el grupo de Boedo y ni siquiera fue "Claridad" sino "Campana de Palo" quien publicó su primer libro. Minado por un mal incurable, el autor de "Un poeta en la ciudad" realizó en 1925 un viaje al Paraguay, de donde trajo los originales de otra colección de poemas "Gringo Puraghei", la salud más socavada y un deseo de soledad que se proponía dedicar a la ordenación de sus papeles y sus sueños, melancólicamente persuadido de que debía partir en plena juventud. Así fue. La vida de Riccio se extinguió en la puerta misma de su casa el 6 de enero de 1927. Tenía apenas 26 años. Una calle de Flores recuerda hoy su nombre. En ella vive el actor Roberto Escalada.

en Pequeña cronohistoria de la generación literaria de BoedoPor César Tiempo)

Versos al lago Ipacaraí

Ah, lago Ipacaraí,

tú tienes ondas que suben como el pájaro tiene alas;

cuando te enojas vomitas malas

palabras en guaraní.

Ante mis ojos adquieres todo el prestigio

de los valientes:

sobre tu lecho, medrosos, no abren sus piernas los puentes...

Eres un lago con gorro frigio.

Tú odias, yo sé, a los turistas que van cada año

a retenerte en el ojo de sus Kodaks y a tirarte

confetis de interjecciones: ¡ah!, ¡oh!... Tú, para vengarte,

le das a alguno un mordisco mientras le ofreces el baño.

Y frente a la poesía

de tus ondas que se enarcan como ballenas,

¿qué tiene que hacer, me digo, la gastada utilería

de las góndolas, los cisnes, las lunas y las sirenas?...

Tú, libre de la infecciosa literatura

que ha envenenado otros lagos, contemplas dos maravillas,

de un lado la luz eléctrica cantando en sus lamparillas,

del otro el tren encendiendo de ruidos la noche oscura.

Como tus antepasados, oh lago Ipacaraí,

que se adornaban con plumas de colores en el pelo,

te pones tú el arco iris, vincha que te ofrece el cielo,

y sueñas como los fuertes de la raza guaraní.

de Gringo Puraghei, 1928