kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

miércoles, junio 10, 2009

Para la antologia Llubia negra BLACK RAIN PROFUNDA

En pocos minutos la luz del dia abriu camino pa la oscuridade, lo que era dia agora es uma feroz noche, podemos ver solamente las luzes de los postes que empiezan a brillar en medio a la lluvia negra. John Huston habia vindo acompanhado de una hipopótama y uma elefanta que eram suas mascotas. La hipopótama era mansa y kuando abria su boca enorme, John Huston podia acariciarle la lengua. Ultimamente John Huston curtia andar acompanhado de animales rarófilos. La elefanta se había enamorado de John Huston. John Huston sabía donde estaba el punto G de las elefantas. Kuando John Huston le acariciaba el punto G a la elefanta, ella se sentia bem y le atajaba la mano com la concha para retenerle a John Huston. La lluvia negra continuaba a full. Muchos se cagabam de miedo. King Kong era el único a quem le parecia divertida la lluvia negra. King Kong bailaba bajo la lluvia negra onda Fred Astaire del Chaco’í. King Kong se fumaba um feroz porro poí de makoña nuebita recém cosechada de las selvas de Don Pou de Ñemby, abuelo del poeta mio broder Edgar Pou. El humo que hace King Kong fumando seu feroz porro poí de makoña nuebita dejaba hermosamente perfumado buena parte del paisaje de Asuncionlândia. Carla Fabri me había dicho que la gente dizia que la lluvia negra tinha olor a borracha quemada, pero em realidade se podia notar el olor a makoña nuebita. King Kong seguia enamorado de Jessica Lange y para ele todas las rubias de la Calle Última eram Jessica Lange. Pero la tarde se había conbertido em noche y King Kong estaba desorientado bajo la lluvia negra sin saber donde estaba agora la Calle Última. El poeta alemán Timolin Berger queria saber donde quedaba Nueba Germânia y me pagaba la gasolina para que lo llevase hasta alli. Yo le dije que deberia ser un lugar aburrido como todos los lugares aburridos del mundo pero avanti yiyis, gueys y kabrones. En Nueba Germania vivem Elisabeth Nietzsche, irmã de Friedrich Nietzsche, y suo esposo Dr. Behrnard Förster, el antisemita radikal apasionado por Wagner y el wagnerianismo. Yo queria na verdade era conocer las nietas del antisemita radikal Dr. Behrnard Förster y Elisabeth Nietzsche, las hermosas sobrinas de Friedrich Nietzsche. Volando bajo por la carretera empapada de lluvia negra llegamos a Nueba Germania. La lluvia negra inundaba las calles arianas de la pequeña ciudad. Los mongólikos ficabam mais turulatos ainda ante la inexplicable lluvia negra. Pero las hermosas sobrinas de Friedrich Nietzsche eram las indiecitas mais bellas del lugar. Las sobrinas de Friedrich Nietzsche eram lokitas y nos inbitam a bailar cumbia bajo la lluvia negra. Yo y el poeta Timolin Berger entonces bailamos cumbia bajo la lluvia negra com las sobrinas de Friedrich Nietzsche. El poeta alemán Timolin Berger estaba um poko assustado com miedo de los politzeis. Yo le dije a Timolin Berger que aki non habían polítzeis, solo voláis, y todo podia ser negociado. A las tres de la tarde nos escondimos nel Bayreuth Festspielhaus de Nueba Germânia que acababa de ser construído por um filántropo de Hollywood. El diretor de la ópera nos oferece um porro de makoña sanpedrana y nos conta el argumento del Super-Parsifal, ópera desconocida de três atos con música y libreto del compositor alemán Richard Wagner. El poeta kurepa Timolin Berger dice que non quere mais fumar nada y yo também agradezco el porro de makonha sanpedrana. La opera fue por Wagner escrita a pedido de Förster para ser estrenada algum dia nel Bayreuth Festspielhaus de Nueba Germânia. Pero era obvio que el Super-Parsifal jamas será estrenado antes del fim del mondo. El director de la opera disse que Nueba Germânia era um fracasso, pero em Nueba Germânia non habiam ninguno de los problemas que habiam en las ciudades mais importantes del mondo. Despues del fim del mondo, Nueba Germânia, que nunca hay existido, continuará a existir. Yo le inbitei a una de las nietas de Friedrich Nietzsche a ver si la llubia negra ya habia terminado. El poeta Timolin Berger seguia entrevistando el director de la ópera de Nueba Germânia. La llubia negra non habia terminado y la sobrina de Friedrich Nietzsche se levantaba la pollera pidiéndome con los ojos pa que hagamos el amor alli mismo parados. Yo le invito a conocer el galpón y entre los instrumentos musicales de la ópera de Nueba Germânia le hago el amor a la sobrina de Friedrich Nietzsche con la pollera levantada. Ella me dice que estaba realizando el suenho de hacer el amor com un Extraterrestre. Yo era um Extraterrestre y la yiyi sobrina de Friedrich Nietzsche era lokita y se habia dado cuenta. Yo le porongueaba lindamente hasta hacerle cosquillitas y escribir mio nombre com leche en suo korazoncito insaciable. La indiecita ariana dijo que habia sido tan bien porongueadita que se habia curado for ever del mongolismo ligth. Nueba Germania assim como miles de ciudades del mondo non tinham mais sentido. Yes yiyis, gueys y kabrones. El sentido se mandaba mudar. Se iba, assim, a la francesa. Las ciudades iban quedando en bola toditas kilombeadas y sem sentido. Manadas de aburridos and aburridas se aburriam todos los dias por las aburridas calles corriendo aburridamente em busca de dinero. El dinero corria mais rápido que Charles Bronson ou King Kong y nadie lo alcanzaba. Nunca la mentira habia dando tanto lucro. La mentira era lo que realmente daba lucro. La llubia negra confundia a putas, hormigas, antisemitas radikales, periodistas alemanes, politzeis, obispos, pomberos y aoo-aoos. Las ciudades iban perdiendo sentido y Nueba Germânia era una de ellas. Yo me quise esconder de la llubia negra y fui entrando en la concha juvenil de la Burrerita de Ypakarai. Yo entrei dentro de la concha juvenil de la Burrerita de Ypakarai y dentro de sua concha estabam escondidos todos los nazis del Paraguay. Los nazis correram atrás de mim com tacos de beisebol en las manos. Yo sali corriendo de la concha de la Burrerita de Ypakarai. Quando mirei para trás, los nazis estabam camuflados entre los pelos y los lábios de la concha de la Burrerita de Ypakarai para espionar mejor. La llubia negra seguia cubriendo calles, pátios, veredas, piscinas, jardines, kopetines, playas y kilombos de Asunciónlandia. ¡Ride, paggliachis! Yo les gritaba a los nazis. ¡Ride, paggliachis! Entrei corriendo entonces en la buceta de la Cicciolina Brasileña adonde estaba mais oscuro que Asuncionlandia bajo la lluvia negra. Prendi um fósforo dentro de la tatú guazú de la Cicciolina Brasileña y encontrei um chancho, um yacaré del pantanal sur-matogrossero, um perro pastor alemán y John Huston juegando poker a la vera de la Usina Hidroelétrica de Itaipú. Los 4 me convidam para jogar um pokerzito com ellos. Yo les kontesto que estoy sem dinero. John Huston me dice que banca la primera rodada. Yo acepto y gano sin corte 3 rodadas. Pago lo que le devo a John Huston y salgo de la concha de la Cicciolina Brasileña com unos dólares nel bolsillo. Encontro Charles Bronson bebendo uma botella de whiski en la vereda del Lido Bar. Charles Bronson me inbita para beber com ele y yo aceito. Charles Bronson me dice que John Huston habia vendido la hipopótama y la elefanta al jardim zoológico de Buenos Aires y agora estaba con dinero suficiente para filmar "Los Perdedores". La llubia negra había passado, la tarde era dia nuebamente en Asuncionlandia, las calles seguiam negras de la llubia. Charles Bronson me dice que hay momentos que todos tenemos la certeza de ser non mais que perdedores mismo estando confortablemente bem instalados como burguesitos yankees en la vida. Yo bebo um gole de whiski sem hielo y le digo a Charles Bronson que la koncha de la Burrerita de Ypakaraí estaba llena de nazis y que el kabrón que detenia los derechos de la fórmula de non-morir habia sido encontrado por Burt Lancaster flotando muerto en la lluvia negra.

de ¿Ke hacías vos kuando kubrió la yubia negra Asunción?, by Douglas Diegues, parte de la antologia VV.AA. editada por yiyi jambo, junio 2009, próximamenxi!

1 comentario:

e. r. dijo...

BUenísimo este cuento!
Pura poesía portunhoril,
saludos