kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

martes, mayo 26, 2009

III La Guerra Civil
(el orden stronista by julio benegas)
Abortado el movimiento febrerista liderado por el coronel Rafael Franco, el gobierno recae nuevamente en un “liberal”: José Félix Estigarribia, que gobierna con una carta política de fuerte corte represivo. Estigarribia, comandante del Ejército paraguayo durante la Guerra del Chaco, por ende un estratega de redes de distribución y desplazamiento, intenta abrir un camino con Brasil para un país cuya economía dependía fuertemente de las exportaciones de materia prima a la Argentina en yerbatería, talabartería, taninería. El jefe militar muere al estrellarse su avión, el 7 de setiembre de 1940, un día en que los brasileños festejan el primer “Grito de Ipiranga”, rito independentista. El camino a Brasil queda truncado. Lo retomaría Alfredo Stroessner en 1960 con “éxito”, con su “reforma agraria” y la “revolución verde”. Luego de turbulencias políticas, asume un gobierno de “unidad nacional” de gabinete integrado por liberales, colorados y febreristas, encabezado por el general Higinio Morínigo. Se abre un período de libertades públicas denominado en el tiempo como la “primavera democrática”. El período en que se preparaban luego de mucho tiempo una elección presidencial con distintos partidos en juego, se cierra abruptamente con la coloradización y la afirmación de un gobierno de facto de Higinio Morínigo. El golpe de timón dispara un alzamiento militar en Concepción; dándose inicio a la revolución de 1947. Son sus principales protagonistas colorados y liberales, antiguos contendientes, nacidos en senos de partidos que se erigieron sobre los escombros de la Guerra Grande. La guerra civil “la ganan” los colorados frente al bloque “libero franco comunista”, operándose la persecución política interna más grande conocida en la historia, con quema de ranchos, saqueo de haciendas y apropiación de bienes de miles de familias liberales. Si bien no existen estadísticas ni aproximaciones oficiales, mucha gente que sufrió el éxodo principalmente a la Argentina estima entre 400 a 500 mil paraguayos desplazados. Este es el inicio de la extensa migración que durante la dictadura stronista se tornaría natural, principalmente a Buenos Aires, de nuestros compatriotas campesinos. Allí, entre el trabajo de limpieza, cocina, albañilería, de su guaraní ancestral aprenden el castellano “porteño” y cuando vuelven con el “che” y el “cho” tan pronunciados son objetos de burla. La hegemonía colorada La victoria en la guerra civil es el inicio, casi fundacional, del largo período de hegemonía del Partido Colorado en el poder. Una hegemonía que tendrá en la dictadura militar de Alfredo Stroessner (1954-1989) como su más grande instrumento de dominación y a los “pynandy”, los campesinos colorados que reaccionaron contra los comandos revolucionarios, al “héroe anónimo” que dará cohesión al largo y hasta ahora reiterado discurso de los caudillos vencedores de la guerra fratricida. Los colorados habían vuelto al poder y no lo soltarían más. Un profundo pacto con el pueblo vencedor de la guerra y la exclusión de lo “otro” les dejaría el camino en soledad para administrar la cosa pública.

No hay comentarios.: