kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

viernes, enero 30, 2009

El Hocicón aklara ke no hay briga entre M.A. y G.C.!!!

ENVÍO DAMASATÁNICO Y KAPÚTICO PARA ESTE KURUBLOG

A) La misiva damasatánica:
«Estimado amigo KURU:

Hace unas semanas, habiendo posteado vuesa merced en su blog mi texto de presentación del poemario BATEL, de mademoiselle Giselle K., algunos comments parecieron querer sembrar discordia entre mi colega et moi con alusiones que podrían fomentar rivalidades fuera de lugar por enteramente ajenas a lo que se entiende en principio como literatura. Según G. y yo, por ende, es oportuno el reportaje que acabo de recibir desde Pelotillehue, reportaje hecho a mi colega y a mí por enviados especiales de un prestigioso medio de prensa de esa ciudad. En especial porque, habiendo hecho SPAM al azar hace dos días con dicho reportaje tras recibirlo, anoche, gajes del SPAM aleatorio, vino a visitarme un preocupado destinatario para “solidarizarse” conmigo por la, según él, malintencionada entrevista abajo adjunta. No diré el nombre del visitante porque los seguidores de vuestro blog podrían suponer que ha perdido completamente el juicio, lo cual sería terriblemente injusto, porque nunca lo tuvo. Atentamente, YO.»

B) La misiva kapútica:
«Oh estimado colega y cartonero editor: Cual dice Montse, “alias” Dama Satán, en el “ambiente” (del Buen Pastor), en ocasión de lo por vos posteado, algunos comments quisieron sembrar discordia entre nosotras fomentando rivalidades ajenas a la literatura. Craso error: no son en absoluto ajenas a la literatura. Esta postura es registrada en el reportaje que M. Á. tiene en sus zarpas y que os remite de acuerdo avec moi, G. C. Yo recibí el SPAM antes que cualquier otro, obviamente, y espero que acabe al fin con tanta culturosa hipocresía. (M. Á: el tipo de anoche no fue al depa por solidaridad sino por calentura; no te hagas la naïf: que no desearas que “justo ese” fuera al depa, o sea, que “justo ese (freakie)” a vos no te guste, es asunto de mala puntería, pero no de buenas intenciones. Apuntá primero y dispará después o vas a quemar la pólvora en pura Bala Perdida.) Atentamente, me, myself and I»

C) Y la entrevista:
«Desde Pelotillehue
REPORTAJE A POETAS G. C. Y M. A.
En exclusiva para El Hocicón
“La brecha entre ‘alta’ cultura y cultura de masas no existe desde los años 60 del siglo XX”, pontifica M. Á., “y las escritoras ya podemos dejar de fingir que nuestros móviles son más ‘inteligentes’, ‘nobles’ o ‘elevados’ que los de, por ejemplo, las vedettes argentinas”, afirma lúcidamente haciendo fondo blanco. “Qué oportuno”, tercia G. C. tras masticar un ácido, “que esta polémica revele que la literatura es un mero pretexto para dar rienda suelta a la rivalidad, la envidia, el odio, la traición y los celos que siempre fueron sus verdaderos móviles”. “¿Cuándo calentó en realidad el arte?”, desafía M. Á., esnifando una raya. “Lo que está en juego aquí es quién se mueve de modo más sexy y quién tiene más levante, cintura más elástica y las mejores lolas”. “Esto no es nuevo”, dice G. C., liando un porro, “lo nuevo es dejarse de hipocresías”. “¿Vos qué adicción tenés por la peluquería cuando hay que ir a algo como escritoras guaú que somos olúa?”, pasa M. Á. a la interpelación directa, manteniendo el erudito nivel de la polémica, desde el interior de un hule con cola de zapatero. “Y eso después de decirte que me trauma estar pelada; qué coincidencia, ¡arr!”, increpa, tajante. “¿Y vos por qué tan adicta a los zancos? Si ya sabés mi trauma de enana, olúa, y vos hasta descalza igual parecés jirafa”, replica, airada, G. C. clavándose la hipodérmica. “Hay que anotar, sin embargo”, retoma M. Á. serenamente el hilo conductor de este debate, “las obvias diferencias entre la mente obtusa, el mal gusto atorrante y la grosera vulgaridad de una vedette argentina analfabeta y ágrafa y quienes, como G. C. o como M. Á., o sea, yo, pluma en ristre tomamos tereré con Apolo y las musas cada siesta cuando nos estira. El refinamiento estilístico del inspirado vuelo del verbo literario, la elevación que alcanza en su experiencia estética el creador de una gran obra de arte están a una enorme distancia por encima de las ideas pedestres, vairas, rudas, estrechas y prosaicas del vulgo”, dictaminó, cerrándose el reportaje en ese preciso instante pues, al grito de “Vamo’ al mercado a comer soyo”, ambas entrevistadas desaparecieron velozmente, olvidando que estaban justo a punto de traernos la cuenta. »

2 comentarios:

montserrat dijo...

Merci, monsieur KURU! Vouz est très gentil,mais... ¿cabría, si no es abuso solicitarlo, poner las letras de la e-pístola de mi colega mademoiselle Giselle K. en un color algo más claro, a fin de que quienes somos algo miopes (tan sólo en lo tocante al ojo físico, de más está decirlo) no debamos pegar la nariz a la pantalla? Merci encore!

M. Á.

Mag dijo...

Arriba las chicas forever!