kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

miércoles, diciembre 24, 2008

Marshall Berman barrial, passenger walk in silence

Marshall Berman tiene un texto muy conmovedor y poético donde relaciona la modernidad con las calles copadas de gente reclamando i peleando por sus derechos, sobre el dinamismo político y revolucionario y la calle como escenografía principal de todos sus avatares históricos. Creo que ha llegado el momento la otra noite remontando la empedrada calle de my favourite barrio, la de mi infancia akähatä, allí entre actual Lugoroga y Canal 13, vislumbré una idea cercana a la del escritor judeo-newleftiano pero menos bombástica, triunfalista, eufórica, forro democrátika, demagógika-populista (de magog el ke custodiaba las puertas fronterizas de las zonas bárbaras), mentirapiadosiana, apoteósika por reapropiación impensada de algo tan trivial como la calle (supongo que las lecturas de Pasajes de Benjamín tuvieron influjo, libro recientemente traducido por el glorioso pero carísimo Akal!). Lo mío es más íntimo, barrial, doméstiko, casi metafísico, boludo, aunke conclusivo, de balance de finde año, del mundo kapitalista, de una vida de caminante incansable. Venía arribando una de esas calles empedradas de Lamber city cuando mirando pequeñas innovaciones urbanísticas, parches de nuevoenrikecidos, adecentamientos mobiliarios, reposicionamientos infinitesimales de la clase social, ke héte akí que vislumbré mi “lugar” en el mundo, uf, por fin, che, me dije, ya era hora el cierre de tu eterna indeterminación, mi hic et nunc en el Py, mis raíces arraigando en la caminata, mi ser como eterno caminante, impensado judío errante de la mitología parawayensis, condenado a portar la cruz amarilla de la poesía nómada makaurbanizada, a no habitar (poéticamente) sino a desplazarme, Ahasverus makaurbanizando el mundo de los propietarios, trastrocando esa “mentalidad de propietarios” (Naomi Klein), esos otarios de “lo esto es mío”, que es el tardocapitalista consumista del neoliberalismo post-legitimante ya establecido asimilado aceptado e instalado como en su casa en el mundo-planeta nuestro, decía, que siempre he estado del otro lado de los inmuebles, casas, duplex, piezas, dos pisos, etc, mirando por entre las rejas de la propiedad de los propietarios enrejantes de la realidad, mirando ese mundo inalcanzable, siempre fui paseante solitario, nómade sin tierra ni techo ni propiedad terreno o casa hipotekable por cooperativas financieras usureras del Mercado 4 o bancos de la calle Palma, siempre estuve fuera, out, sin titularidad ni títulos, siempre fui el radikal sin proponérmelo ni pensarlo, apenas siendo, el ke pasa por las trotadas calles empedradas de los barrios parawayensis, por los derretidos asfaltados veraniegos, mirando el cambio de paisaje urbanístico o mobiliario movilizándose hacia la favelización o la residencia controlada vigilada prote(k)gida, vecinos en alerta, etc., el poeta pynandí sin casa en zona residencial asuncena y otra ñembo cottage en las afueras, zona central, seguro no soy ese espécimen sin semen ya oi en día, a punto de dinosaurizarse cada vez ke emborronea un nuevo livro, decía, soi el ke nunca entró, el ke se kedó fuera de todo, forever, ymaiteguivé, el Marshall Berman TÍMIDO, de bajo perfil, el sudamericano sudoroso, cosmopolita koyguá del mundo, digo, mi esencia siempre pasando walk away in silence

No hay comentarios.: