kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

miércoles, diciembre 17, 2008

Carta de despedida dirigida por el muy bello y talentodo poeta Cavalcanti a una donna de la corte romana muy desdenhosa

Kerida donna mia, amtanho objeto de mis ruegos más profundos, escribo para informaros que desde adelante ya no os molestaré con la petulancia ansiosa de mis deseos y la rudeza de mis maneras, lamento cortar abruptamnete el tira y afloje de nuestro comercio moral -mera erotización de la cotidianité desublimada- sin haber alcanzado los picos más altos de la sexualidad dura pura y bruta que la ninha de tus ojos anoraba y temía al mismo tiempo, pero me desgasta el juego infatil a ke están tan fanatizados los miembros de vuestra corte y con la ke intentas envolverme, no sé ke piensas vos, mi senhora, pero yo no soy un principe Hamlet de la teatralidad, no soy ni eterno ni inmortal -como se declarara ese ex principe Nicanor, depuesto por los altos lakayos de ese papa con botas- no, soy apenas uno más en la corte de los ombres que kieren ser felices sin burocracias fosilizadas y aduanizaciones del placer, acaso sean eternos los instintos en ke me bato con Dios y el Diablo, sin perder ni un centímetro de su esencia mágika (oh mi kerida, como tu sacrosanto nombre ke oi guardo en el silencio), pongo en cada instante lo mejor de mí, no dejo al tedio ni al vyroreí ke me robe lo úniko eterno ke conocemos, nuestra miserable vida en la resolana del tiempo achicharrándose sin pietas, pero pongo pathos corazón y alma en cada pons sutil del mundo, de mi mundo, pongo mi locura y toda la inteligencia que pueda aún caber en la cabeza afiebrada de un ombre desdenhado por su amada secreta, no soporto verte y no amarte, no soporto que mis virilidades profundísimas sean arrinconados al desdén del onanismo o a la polución nocturnal. No soy inconstante ni libidinoso como vos mi señora piensa muy aviesamente de mí . Solo he kerido darte lo mejor de mí, recuerda que soy Cavalcanti (el ke cabalga yeguas y canta sin embargo), el bello e inteligentísimo poeta, la naturaleza suele ser mais prudente y precavida y menos generosa con los ombres, los de espiritualidad e inteligencia para las artes carecen de belleza físika y los bellos carecen de talento i de cerebro para levantar a la patria a las sublimidades del arte y a una vida más etérea, levitante de la vida corriente y más cerkana a las idealidades del maese Platón. Me desgasta la espera de tu entrega, tu frialdad confesa devotada a esa virgen de las brujas Diana, deberías rendirle tributo a un asado de supermarket depois de las horas del amor conmigo, mejor, mi cerebro se obnubila y la patria se desespera cuando su vate no le da esos regalos que enaltezcan la vida ciudadana. Mi señora, sólo kería darte mi petit kurupí mentolado, excavar con mis armas hasta el fondo de donde emana el aullido susurrante del orgasmo, metértelo dentro de tu cavidad húmeda y tibia, ni sikiera tengo esas aficiones perversas tan asiduas entre los de mi gremio: el gozo de excavar dentro de los mierdosos recovecos de lo contranatural y por donde el pedo satániko suelen transitar, es más en la antigua disputatio entre los enopotai i los hidropotai, los bebedores de vino y los bebedores de agua, siempre adscribí la posición mais radikal, la vitivinikola, hoy en el tópiko penetrativo que para vos no tiene atractivo alguno al parecer, asumo otra vez la misma radicalidad vaginal, tan periklitada en comparación con la devoción anal tan en boga entre y fuera de mi gremio. Pero si me lo pidiéreis, mientras te lengueteo el punto g, el punto pacheco y ese botón clitoriano podría para salvarte de esos antojos monalisianos mientras te penetro en tu humedad originaria soplarte el culo con un par de dildos-garanhones multicolores!!sin korte , porke mi deseo no era solo refocilarme sobre la incandescencias de tu cuerpo, sino satisfacerte, darte de beber de mi leche volcánica, ke seas mi Nora Barnacle en la delectación y disfrute de la galaktika polinización de tus entrañas como fuente nutricia del amor en un espectro que abarcase el cumshot, el fellatio mojado salpikante, el 69 restaurador de energías vampirizadas, etc. Ahora que me despido ya el cerebro trankilizado por la imposibilidad de poseerte, me dedikaré a terminar ese libro dedikado por entero a la teutona tetona algo guelfa pero nunka golfa, y aunke ya no sea tu ombre cohenianamente ya no volveré a cometer el error de mostrarme espontáneo y transparente contigo o con individualidades femeninas como la tuya asaz gélidas ideologizadas castradas en la cuna por ese trabajo de zapa familiar que debemos decirlo en tu caso ha hecho un trabajo perfecto de mutilación lamentablemente. Aunke según todas las estrellas yo sea tu ombre tú serás para mí la yiyi de mi frustración la yiyi eternamente no poseída pero no te idealizaré como el muyto mais ingenuo Aligeri con su Beatriz, esa turra de la literatura, turra-mito ke kiso elevar a alturas homéricas…como te venía diciendo, serás la prima donna ke no fue doblegada por mis armas, la yiyi de mi fracaso, mi filosofía te verá como la paseante baudeleriana ke una vez se cruzó en la multitud variopinta de la cittá con el poeta en su avatar albatros y se convirtió eternamente en mero recuerdo poetizable y luego un mar de olvido la cubrió cual amante necrófilo, así tú serás mi fracaso personal ambulante y cada vez ke aun siga viéndote tendré ke sufrirlo aun pero ya pronto recuperaré la calma necesaria para la creación de las grandes obras ke espera de mi la repúblika y su popolo y su príncipe, ojala no tuviera ke ir en buska en cabalgaduras ajustables a mio deseo sexual, ke el estatto refreske mis calenturas de bajo vientre y no sufra convulsiones en la apacible trayectoria ke debe tener la vida de un artista en su cittá… (sigue)

3 comentarios:

Vero dijo...

Me acordé de esa expresión del talentoso señor Cohen, dirigida de mujer a varón en este caso: "Ella no era Ofelia para andar a la rastra de príncipes balbucientes".

Mag dijo...

Tranki, decís vos.
Hay otras maneras de morir en el sentido que proponía shakespeare: escuchando un puente de Coming back to life, por ejemplo.

Edgar Pou, ratá pypore dijo...

very fuerte como el crack de los kapes de san fernando de la mora.
aavanti el kuru anti cutre, intifada anti fifi, anti culí, anti sudoral, anti marchantes y chikilinas malcriadas y lukeñitas ñembotímidas, dónde pio está esa voracidad de las ninfetas ahora que el verano saca sus mejores ofertas de colas tetas ombliguitos tantálicos ere ere, basta de godd manners,el yapiró es la mejor metáfora que nadie nos copiará jamás