kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

lunes, noviembre 10, 2008

Canibalización de los popes del arte parawayensis de los ultimos 20 años en "Mesiteros" de Javier Rodríguez

Javier Rodríguez ha perpetrado una jIBARIZACIÓN (de los capos indiskutibles por más de 20 años dentro de la escena artístika parawayensis) con su mesa de souvenirs puro delmer y calle llamada "Mesiteros" presentado el sábado último dentro del marco de actividades de OJO SALVAJE. Reducción literal de cabezas, porke aká no se trata de esa ambigüedad posmo de amor-odio, homenaje-parodia, aká el escalpelo miniatu(tu)riza literalmente el Gran Arte de nuestros próceres, y en esa operación el cloroformo impregna todo lo poko de aura ke aún le kedaba, porke este troceo del Arte Molar en petits cuadraditos molecularizados del cómic a lo Debord, recordemos, ya había sufrido los desgastes naturales de todo objeto a la deriva del mundo del espectáculo, en el caso concreto de nuestro país ese proceso de diluición, de decuramiento (permítaseme el (des)parafraseo heideggeriano) de la gran obra de arte parawayensis se venía observando en los mueseos, en las salas de espera de sanatarios privados ultra chetos, en los lienzos de pared de los bancos desmontables al dos por tres, en salas de fumadores de rikachones extranjeros jubilándose de ocio en nuestra tierra y al otro día esfumándose sin pena ni gloria...Ya moraba en el reino de la descartabilidad, de la prostitución generalizada (sin el énfasis moralista marxiano en mi frase, ojo) del mercado del arte lokal. Si Monteverdi llevó en pleno 1500 la músika de los salones a la plaza, al ágora italiano, Javier, con un oído atentti a los susurros ke llegan del voceador callejero, asoma el hocico de la punta de su escarpín sobre el lodoso y bajo mundo callejero (para el arte nativo). Y, al mismo, tiempo hace mais explícita y machiembrada casi la relación entre el arte y el dienro, el mercado y la producción artístika. La mesa callejera ha abierto sus piernas mercenarias para exhibir y ofrecer la vagina dentata del arte canóniko nacional. A comprar, palurdos!!!

No hay comentarios.: