kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

martes, octubre 28, 2008

Conocimiento gratirola ke proporciona la literatura

La literatura no es solo placer parami (y aun en Arami, ke solo fala guarani enlukecido a sus 3 cortos años), tambien es conocimiento. Diría ke 50 y 50 es el prorrateo entre ambos conceptos, sino más para el segundo. Aquello de Aristóteles -ke la poesía era superior a la historia porke nos se agotaba en la simple enumeración de hechos consumados sino ke se erguía hasta el pronóstiko o la previsión- solo es aceptable en este contexto. En el otro, el del partido de los vivillos kurepas yankeezados o europeizables, la de los apostadores boludamente paskalianos de ke el arte es arte antes ke crónika periodistiqa, historia, testimonio, diario intimo, en suma, preeminencia del referente extra literario por sobre lo estrictamente formal o parergóniko, merece de mi parte un rotundo fódase a su abuela! A quien le interesa la "ficción", ese juego onanista decadente y miopemente formalista? Claro, keremos historia, pero la mayoría ke circula con esa nomenclatura es apenas otra especie de "ficción" solapada, perspectivismo distorsionado, claro, pero también ideológikamente tendencioso, hermeneútikamente flojo. La literatura es conociemiento. Un ejemplo: no puedo tomar en serio a nadie ke después de la lectura de "El gran inquisidor" de la novela LOS HERMANOS KARAMAZOV, salga de su casa todas las mañanas e impunemente vaya a "laburar", o ke me enzokete en una amena charla de vagos asuncenos aplastados por bochornosos tempestades, de sopetón: kiero trabajar! Un poco más de seriedad, no puedes, tu lector interesado, lectora intimista y personal, escabullirte de la implicaciones objetivas de un texto: Dostoievski en ese en particular es un adiós rotundo a todo acto colaboracionista no solo con el capitalismo sino con la vida cotidiana en su forma como la vegetamos ad nauseam. Plis, déja un rato tu defensa del derecho privado de todo lector-a de gurecerse en su lectura íntima, no comunicativa, dialogal, soberanamente hermétika por no decir ñembo elitista. Ya sé, también se puede encontrar esa sabiduría dostoskeiana en las más o menos legendarias Vidas de Buda, en Lao Tzé, en Stirner, en Calicles, en Diógenes el perro, en esos sofistas ke fueron reinventados por Filóstrato, en Montaigne, y en un largo etcétera filosófiko. Sí, pero el punto en cuestión es ke la literatura además de entretener, excitar, catartizar, dar placer ( no barthesiano ni lakaniano, en mi caso) da, de yapa y sin figurar en sus cánones gremiales, conocimiento. He ahí el punto de discusión que olvidamos cuando mandamos a la puta a tal escritor nobelizado pero tachado de malo como escritor o aún tildado de no-escritor.Y eso que eu jamás pediría por la premiación de un Gelmán o un Rivera, semi-profesionales de la escritura ke da primacía al referente extralinguístiko antes ke al quiasma calo-ludiko-linguístiko ke suele denominarse arte, literatura.

1 comentario:

inx dijo...

Eso decía yo menos floridamente, ya no de la literatura, sino del arte. Conocimiento, porque eso es lo que hace mutar a un hombre, y no los premios, ni el éxito social, ni nada de eso que al instante se esfuma. Para salir de monos de una vez, decía.