kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

lunes, junio 30, 2008

Desorejado embajador yanki se jacta de cantar músika parawayensis (ohako'ó la diapasón la tipo!)

Según un artículo publicado por el diario Miami Herald de Estados Unidos, el embajador James Cason es “una estrella de la música en el Paraguay”, tras el lanzamiento de su disco “Campo Jurado”. El mismo lleva la firma de Benjamin Gedan y fue publicado el pasado miércoles 25. El artículo dice que “ser famoso en esta pobre y aislada nación no parece un enorme desafío. Pero incluso en este caso, el embajador de los EE.UU. James C. Cason parecía un candidato improbable para la celebridad nacional. Eso fue antes de que aprendió la oscura lengua paraguaya, el guaraní, registró un álbum de música indígena de las canciones populares y vendió 1.000 entradas para un concierto en un teatro del centro. Ahora, en el último año de su período de cuatro décadas de carrera diplomática, Cason se ha convertido en la joya del Paraguay, o, al menos, la más inusual estrella del pop del país”, dice el artículo, aunque el concierto se realizó en el Teatro del Banco Central, fuera del centro y la música paraguaya no se considera pop, ni es indígena.La nota cuenta cómo Cason aprendió guaraní en La Habana y continuó sus estudios en Asunción, con Benito Román.“Cantar en guaraní no se le ocurrió a Cason hasta hace unos meses, cuando su esposa Carmen le recomienda que contrate a su profesor de piano para unas lecciones de voz. Como Cason dice, su talento escondido fue descubierto pronto”, señala el artículo. “En la pequeña Asunción, parece que ser embajador lo ayudó a navegar por la escena musical. El profesor de piano resultó ser Benito Román, director del coro de la ópera UniNorte. Después de solo un mes de clases, Román mencionó a su nuevo protegido a la más célebre soprano del país, Rebecca Arramendi. En poco tiempo, un dúo se había previsto, en el anfiteatro en Itá. En el escenario, Cason advirtió a la audiencia que él era un aficionado”, dice la crónica. “Yo nunca canté en mi vida delante de nadie, en cualquier idioma”, recordó Cason. “Pero cuando canté la primera línea de la primera canción, todos ellos comenzaron a gritar y vitorear. Me dije, ‘Ok, yo puedo hacer esto’”, dijo Cason al diario norteamericano. El artículo completo en inglés puede leerse en

1 comentario:

Tamarit dijo...

No te puedo krér... De todos modos, como diplomático, debe tener, de rebote, buena cintura para el escenario.

Saludos.