kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

lunes, mayo 12, 2008

Sigue la línea del futuro, ogwaizemos nuestros mitos!

Ogwa Balbuena Flores De nombre Ogwa, ebytoso y perteneciente al clan posháraha, nació en 1937 en Puerto Caballo, en las cercanías de Bahía Negra. Es uno de los mejores difusores de la cultura chamacoco, tanto por su sabiduría y su erudición cuanto por su destreza como dibujante y su dominio del castellano y el guaraní, idiomas que maneja con fluidez notable. Iniciado en Puerto Diana a los 12 años, trabajó desde 1959 hasta 1969 como traductor de la Biblia para la Misión A Nuevas Tribus. Este oficio extraño a su historia y sus convicciones le llevó a un conocimiento sistemático de la lengua castellana y el credo cristiano; pero lo hizo sin menoscabo de sus certezas y sus saberes propios. Dejó la comunidad ishir, y actualmente, vive con su familia en Itá Anguá, Nueva Colombia. Se mantiene vendiendo en Asunción sus dibujos y las esculturas en madera que realiza con un hijo suyo.

el artista plástico chamacoco Ogwa

un artista plástico paraguayo de origen chamacoco, falleció esta mañana en el centro regional de Luque. Estaba aquejado de una enfermedad que lo había llevado al hospital en varias oportunidades. Sus restos serán velados en el Cabildo. Ogwa, o Pedro Balbuena, nació hace unos 70 años en Bahía Negra, departamento del Alto Paraguay, en el Chaco. “El no sabía cuantos años tenía exactamente”, manifestó a ABC Digital la periodista Judith María Vera, quien esta mañana se encargaba de realizar las gestiones para velar al artista en el Cabildo, en el centro de Asunción.Relató que Ogwa era muy reconocido en el exterior, especialmente en Francia, gracias a un fuerte apoyo que le dio la embajada de ese país europeo en Paraguay. Contó que el embajador saliente Denis Vene (reemplazado por Gilles Bienvenu) le ayudó a montar una exhibición en su país, que hasta ahora recorre varias ciudades francesas.“Tiene un estilo muy particular, muy apreciado por los extranjeros”, manifestó Judith María Vera. Contó que un productor cubano hizo un documental sobre la vida de Ogwa. Indicó que el Fondo Nacional de la Cultura y las Artes (Fondec) de Paraguay le ayudaba a comprar materiales de trabajo y a mostrar sus creaciones.Ricardo Alvarez, productor cubano que realizó el documental “Ogwa”, manifestó a su vez que Pedro Balbuena “era una artista de talento”. Señaló que en sus obras presentaba historia de los chamacocos. Se concentraba en los mitos de esta cultura que “se está perdiendo”.“Trataba de hacer conocer su cultura, era como un valuarte”, subrayó. Como autor del trabajo sobre la vida de “Ogwa”, Alvarez tuvo la oportunidad de visitar el pueblo en donde nació el artista. Indicó que deseaba volver en algún momento a su ciudad natal, pero por razones de enfermedad no lo pudo hacer.“Era un artista de valor para la cultura paraguaya. Valorizó sus raíces indígenas. Es una suerte que haya aprendido a trabajar en un formato desconocido para ellos”, reflexionó.Indicó que Ogwa vivió los últimos años de su vida en Luque, de manera humilde. Afirmó que sobrevivía vendiendo sus obras. “Era un artista indígena al que no se le valoró mucho, desgraciadamente. Nadie es profeta en su tierra”, añadió Alvarez.Indicó que el artista plástico también recibió mucho apoyo de la Alianza Francesa. http://www.abc.com.py/articulos.php?pid=414163&fec=2008-05-10&ABCDIGITAL=241e1dc90400ee74150ea017993b17c0

FALLECE REIVINDICADOR INDIGENA Ogwa deja un rico legado gráfico de su pueblo Ishir Tras padecer una larga y penosa enfermedad, ayer dejó de existir uno de los grandes referentes del arte de nuestro país. Ogwa Flores Balbuena, reivindicó con su arte al pueblo nativo, al tiempo de dejar patente en el papel su historia, sus costumbres y su mitología. Hoy será sepultado en el Cementerio del Este. Ogwa, en una foto de archivo, con una serie de sus obras, en ocasión de una muestra individual. El desaparecido artista plástico Ogwa Flores Balbuena es un pintor perteneciente a la etnia ishir (también conocida como chamacoco), que habita en el norteño departamento de Alto Paraguay, en el Chaco.Ogwa nació el 22 de setiembre de 1938 en Puerto Caballo, Alto Paraguay, y ayer falleció en su casa de la compañía Tarumandy de Luque, donde está siendo velado, tras sufrir una larga enfermedad oncológica, que en los últimos tiempos le llevó a hacer largos tratamientos.Hoy, desde las 9:00 hasta las 11:00, se le velará en el Centro Cultural La República El Cabildo, para luego partir hacia su última morada, que será el Cementerio del Este. La profesora Elizabeth Vinader expresó a nuestro diario su hondo pesar por el fallecimiento de este gran artista, “que siempre mantuvo su gran obra con mucha humildad, trabajando en silencio, pero muy sólidamente”. Por otra parte, la periodista y miembro del Fondec Judith María Vera, quien acompañó a la familia desde el momento de conocerse la noticia, dijo “que se va uno de los grandes artistas del Paraguay, alguien que dio mucho sin pedir nada”.Según la doctora Ana María Spadafora, antropóloga investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), de Argentina, la obra de Ogwa se destaca no solo por la creatividad con que el artista escenifica la mitología tradicional del pueblo ishir, los paisajes chaqueños y las diversas especies animales que lo habitan, sino también por tener el mérito de ser la primera expresión plástica figurativa de un pueblo cuyas manifestaciones creativas tradicionales se cifraron en motivos abstractos y ligados a la pintura corporal. Su creciente interés por la pintura también es algo que destacar. Ogwa comenzó a pintar incentivado por la famosa etnógrafa eslovena Branislava Susnik, quien en la década de los cincuenta llegó a Alto Paraguay en busca del pueblo silvícola, y a fin de recopilar sus costumbres y su mitología, le entregó, por primera vez, papel y lápiz incentivándole a pintar: “Pinta para tu futuro”, le decía.

1 comentario:

Anónimo dijo...

hoy dia 16 de marzo del año 2013, conocí a este señor gracias a un programa que dan en ARTV a las 9 de la mañana en chile, y ademas conocí a su gran amiga Lucy Yegros, grandes artistas del Paraguay, hombres u mujeres sencillos y muy queridos, bendiciones por su obra.-