kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

sábado, febrero 16, 2008

Dos renacimientos

Primer renacimiento: idea robada a una de esas pelis que pasan de madrugada -hora innona e innoble habitada solo por insomnes que aman la vida hasta en sus momentos más callados-, por ende ficticia, no autobiogràfica, en ella yo salvo la vida de una yiyi (ella venía a cobrar un cheque a ese banco que justo le tocó en suerte ser asaltado por nosotros en ese momento), mato a mi colega delictual cuando después de raptarla kiere despenarla porke ha reconocido su cara. Como yo me he enamorado instantáneamente decido por ella y el dinero. Vagamos, huyendo del pasado de violencia fundacional que nos ha unido de por vida, por el mundo gastando el botín y ella se pliega a mí en una suerte de esclavitud sexual, una mujer Venus de Milo (sin abrazos para defenderse de mis travesuras infantiles, de mis perversiones oligofrénikas), de por vida me debe su vida y me la paga con una unción amorosa-religiosa-sexual total. Moraleja: Exclavitud al Otro, al salvador, fidelidad a la memoria de ese hecho milagroso. Perspectiva del salvador, del polo positivo, ganador, del neurótiko realizado... Segundo renacimiento: como está basada en un hecho autobiográfiko entra dentro de Memorias de un jointcero: Durante un paseo dominical por el sitio veraniego llamado Pirá Retá o acaso Chololo, soy succionado por un pozo de agua sin apenas haberme sumergido ni un ápice durante toda la jornada en ese arroyuelo alcahueteador de la juventud stronista ansiosa de sensaciones verdaderas...El pozo me absorbe hasta profundidades abisales...siento que algunos han notado mi inexplicable desaparición o la presencia de esa sensación de que mi cuerpo no haya vuelto a flotar después de su "zambullida". La mayoría intenta sakarme, pero como la desgracia es disgregadora, altamente destructiva, lovecraftianamente caotizante, kiero llevarme conmigo en mis desesperados manotazos de ahogado impenitente a quien diera lugar. Una pizca de lucidez permite que mi cerebro ya hidropésiko de la orden a mis manos robotizadantes para tomar la mano de uno de los reskates y pegoteándoselo como papel con goma aràbiga a mi cabellera (¡hay felicidad del avuku, cerveza y concha infinita a los cultivadores de guedejas salvadoras!)y así pudo jalarme hasta la atmósfera terrícola, lejos de esa pesantez voluptuosa del agua dulce y mortal. Simulando aturullamiento, dopamiento masivo de la cabeza, pulmones y oídos obturados con la cera del agua barrosa, rehuyo extenderme en agradecimientos con mi salvador improvisado: un enano mal formado, pelele dominguero supongo aficionado a la cachaca y la birra de arró piré...Nunca anoté su nombre, dirección, nombre de su yiyi, oficio, jamás insinué una retribución monetaria, laboral, moral, poétika...Lo borré de mi mente (otra forclusión más de las tantas ke que han marcado como hitos de silencio mi ajetrada existencia)y de mi vida tan pronto como llegó y relampaguéo inmoralmente dentro de ella. Moraleja: desprecio del salvador inoportuno, la doble desvergüenza de la continuidad de la vida debida a un un ser demiúrgiko de tercera categoría: el bien es el olvido,por ende. La perspectiva narrativa es la del polo negativo, la del oprimido por tan fatal y trágica hazanha, la del condenado al agradecimiento eterno, como si un domingo de tarde yo mismo con mi torpeza y boludez habitual hubiera engendrado, malparido al mundo un segundo padre-madre...(usted, amable lector y companhero virtual, hermano del silencio universal, cuando me lea y sienta cierta inclinación hacia mis textos, que asimile al kuru como un mal necesario de la red, digo, entonces, no olviden al enano inmundo que un domingo de mierda cualkiera trajo de vuelta a este su servidor que muy bien estaría de otro modo siendo pasto de medusas y piranhas si no mediara la intervención del personaje gnómiko).

1 comentario:

edgar dijo...

el eneno era un enviado del hongo, el amiguito, no te haas el ñembota