kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

jueves, agosto 16, 2007

5 poemas de 5 poetas bebedores de Jugo Loco

FILOSOFEMAS
De los placeres carnales se dice que son finitos, que su sed no es insaciable Así la gula o el deleite de la ebriedad que emana de hongos drogas preparados sintéticos o alcoholes El que apetece licor, lo engulle; empuñando el vaso, de éste lo pasa a su adentro, lo hace suyo: al trasegarlo, lo reduce a no existir en ningún otro lugar, y por lo tanto bien le cabe el afirmarse sólido sobre sus plantas profiriendo: «Es mío; lo he bebido; lo he apurado hasta la última gota; ha pasado a mi sangre y lo desecharé una vez usado; nada resta de él fuera de mí; me pertenece todo y por completo» El hartazgo de pan carne alimentos de toda laya admite del mismo modo satisfacción rotunda Nada de esto presenta grandes inconvenientes El problema surge cuando pensamos en el amor carnal Más bien, cuando pensamos en cualquiera de las posibles formas del amor de varón y mujer Pues, ¿cómo se hará parte de lo propio de modo que la sed de ello pueda saciarse —o su deseo, concupiscente o no— el olor tibio de una piel dormida cierto brillo de bronce bajo el sol la sonrisa gentil de algún minuto el furtivo transcurso cuyo inicio tiene ya gusto a fin o cuyo ser es en sí mismo un desaparecer? ¿Cómo podrá integrarse la evanescencia de un desplazamiento, que por veloz no es casi ni figura sino ademán que no posee impronta, en el terreno de lo definitivo? Es más, y aún peor: la circunstancia en la que ha reparado nuestra rara codicia, el gesto breve, de nadie, a excepción nuestra, recordado, ¿cómo lo fijaremos o habremos de insertarlo en el molde de lo que se congela y que así permanece? ¿Cómo haremos que persista en su ser eternamente, para que no se borre ni se apague? Materias son el pan, la carne, el vino, que como tales habitan el espacio Si las incorporamos saciando un apetito, será en el espacio, que se queda en su sitio (será en el espacio, que está siempre quieto bajo el conjunto de todo cuanto yace o aun de lo que se agita unos instantes mientras cede por último a su peso y dulcemente inerte se abandona renuncia al frenesí que turba lo animado se cuaja para siempre en la forma consistente y cierta de la máscara tomando el rostro de lo que perdura de todo cuanto es digno tedioso venerable) será en el espacio donde las fijaremos, materia que se asienta en la materia, llenándonos del peso de su ser Y podremos por ello sentir por un instante al menos en lo que hace a tal asunto satisfacción reposo saciedad Pero, ¿qué tregua podría sernos dada si nuestra ansia de empaparnos y atestarnos de llenarnos colmarnos y apropiarnos y con ello guardar y preservar no acecha ni apetece el pan ni el vino sino que acecha a un alma? Si lo ansiado es un alma y sólo un alma tan deleitosa tan dramáticamente temporal tan exquisita tan dolorosamente inasible si deseamos y acechamos a un alma hecha tan sólo de cambio e inconsistencia viajando sin descanso incierta en la tensión que la proyecta desde lo ya sido hasta su propio «aún no» y la despedaza para hacerla ser algo al precio de no ser entonces, ¿cómo podríamos saciar un hambre tal como aquel hambre que apetezca un alma? Tamaña presa, el alma apetecida, ¿dónde la atraparemos para fijarla en la posteridad? ¿Cómo la detendremos? ¿Le diremos acaso: «¡Espera! ¡No te vayas! ¡Criatura de fuego! ¡Me has cegado! ¡Quédate, permanece conmigo para siempre! ¡Y aun sin mí, criatura de fuego, persiste en la existencia, llénala eternamente con tu luz! ¡Haz que valga la pena lo creado! ¡No te vayas jamás! ¡Eres algo tan bello!»? ¿Cómo y dónde la pararemos para preservarla del flujo corrosivo de lo móvil que todo aun lo más duro lo disuelve? ¿Cómo haremos visible a los otros la grácil arrogancia la sulfúrea virtud la altiva chispa la fugitiva luz la elegancia suprema que es un alma? ¿Cómo daremos fe de su temible potencia y su entrañable debilidad de todo lo que la hace fulgir y destellar y la condena no obstante a consumirse por su propio vigor? ¿Cómo conseguiremos dar idea de esta fascinación de lo inestable? ¿Cómo hablar del encanto de cosa tan volátil placer tan melancólico o tan dulce veneno? ¿Cómo podría hablarse con justicia sin traicionar su vértigo su arranque por poner un ejemplo de un relámpago que rompe abruptamente las tinieblas como una carcajada hecha de brasas? ¿Cómo podría hablarse de cosa como el alma tan febril impetuosa loca y ágil sin para ello tener que interrumpirla? ¿Cómo dar una idea aunque sea muy remota del daño de pensar en su ser transitorio en que algún día pueda dejar de estar entre las cosas? ¿Y cómo sin embargo saber decir con júbilo y arrojo su conmovedora maravilla la ruda seducción de su pujanza el brío el gesto vívido en el que consiste? ¿Cómo hablar de su ímpetu insensato su apostura su esplendor precario de risa o de ademán? ¿Y dónde arroparemos cosa tan pasajera si a nuestra vez nosotros también estamos siempre ya no siendo y comenzando a ser lo nunca sido? ¿Cuál será el porvenir de los amantes? ¿En qué podrán confiar como refugio? ¿Dónde podrán amarse los que se aman para que no se apague con ellos tanto mundo? ¿Dónde se ocultarán de la obtusa e insípida mudez para impedir que acalle lo que fuera una vez ojo elocuente para que no silencie tanta secreta y poderosa música? No conoce saciedad ni reposo aquel que ama Se agita sin descanso bajo el signo imperioso del abismo Contrarias y excluyentes realidades son el amor y la felicidad De la felicidad sabido es que no admite malestar ni tensión Ni admite en consecuencia la mucha o excesiva intensidad —aun cuando ésta fuera la del goce— Contrarias y excluyentes realidades son por ello también felicidad y vida y si pese a todo esto la tragedia es el sino de unos pocos es porque nunca han sido y no son muchos ni aquellos que aman verdaderamente ni tampoco, en rigor, los que están vivos (Inédito) Lunes 26 / II / 007, 22:45 hs.
TRATADO DE [di]GLOS[S]AS SOBRE CLAUSULAS E ANALECTA DE diSCURSOS EXEMPLARES (fragmento) Y aunque raro nada tiene mi canción llorando fue como nació. [De la cumbia Me tocó perderte] Und sprechen. Und sprechen. Und sprechen. Und sprechen. Und sprechen. Und sprechen. Und sprechen. ... (Sí. E cambiado. Y qé ). tres: declaración dexterizante: mi almacén de tropos: nambréna, figuritas, ---- soy tan ignorante y ya no cambio.. ---- de lectura simple, de intelección liviana. no más [v]a[n]guardi[a][e]nte de las Hespérides de experi- mentalista acusado ma non troppo como alguna vez yo fui nena tu amante bandido y fui tu cómplice nesciente de las Velhas Letras, sí, y qué, que [su[per]]pura in-ex-sistencia por voluntad formal, por inercia o terquedad sintáctica de moleculitas danzarinas, las hijas de Tyndall, refractando la vacu[n]idad del Ser, su Ang[u]st[ia], ¡pero ehto ko no se puede leer py ish! ensiemplo 3 de avantgarde kontempo/con tembó (mui kanesiano) si el impecable teorema demuestra no convence ni si el sexo chirría su precio aproximado de amor paralelo, entonces (solitario conectivo como osito sexual abandonado, pidiendo la oquedad donde actuar, la conchaosita, el con-chaos) la teoría se arrastra, gime de rodillas, se picha y se retira indignada peregrinando su moebius infinito no satisface el sángüich de realidad ni el asadito fast junk food, pella chirriante olorosa, repítalo diez veces rapidíssimo: pella chirriante pella chirriante perra chillante perra chill... himno al mercado libre, carrito panchero capitalista; Y : la conjunción es con que todos co- pulan y saltan saltan y pulan, de a dos, de a muchos [pu-lan y sal-tan] . ejemplo 4 de entrecasa, entre muchos de 4 tu preferido, tu confiado, tu esperanzante demócrata votado PÚLAN Y SALTAN :: túm ti ti túm ti :: sal-te y a--pláu-da sal-te y a--pláu-da pone precio a tu proyecto de futuro, a tu huida del pasado, :: hacia la nebulosa, parasitaria idea de nación organizada en res pública: cómo te joden, ciudananía, pavota y tonta, paraguayidad de mierda, cómo te gusta que te jodan de cuatro entre los pocos de siempre --o no son pocos, sino que muchos, sino que todos poligarchantes somos, multiabusados--: dádivas del presupuesto mediante son conchabos a los chongos, zoquetes a los hijos, prebendas a los kuates, negocios con los pulcros avivados; ¿me sale bien, kompañero, este discurso? ¿aprueba usted, doktor, su aktitud denunciativa? y el manguruyú blindado puede retirarse nimbado de gloria, amado por el populácteo nazional { fundará su club de admiradores y operadores, abrirá una pista de baile cachaquera, repartirá kepis y preservativos con su foto entre los ribereños y sintechos y universitarios sin trabajo.. } y chupe chupe chupe no deje de chupar desocupado pero alegre pobre pero paraguayo autoengañado pero poderoso ignorante pero disimulador, gua’u qué astuto loo que sos, policromático / mbatará de nacimiento / monotemático tan prostituto, tan homoñoñopatosexofilibrutomatriarcohólico [ no comments ] mal alimentado pero forzudamente electoral tan leal al rebenque: Y [ O[H !] ] exámpel námber fáiv : ¡hazme lo que quieras pero no me abandones! ¡flagélame! ¡purifícame! ¡gomorrízame! pero una sola palabra tuya bastará para globalizarme el alma light, la angustia de seda, cuadriculada pañoleta khmer de ao po’i *nativo* , habano fálico, nietzsche de nácar en el nicho de porcelana, en el pesebre de poliuretano pintado la estatuilla de terracota de Chiloé desasosiego posmo como gallito (art decó) ciego vendado se usan con el mejor ñandereko de metafísico urbano : pero cuando, mientras que, por el contrario, sin embargo : (motto: enivrez vous! et cetegá) dibuja en tu cúpula craneal el charuto su humito índico o sativo, congelante azúcar palpable se pega a la sal de nariz, membranosa, aguja vena tantea, te clava, si es que la pastillita no surca el estrecho de faringe magallanes hacia la claridad mental, luminación estomacal, chispazo divino de los dioses: enivrez vous o bien ¡ oh ! : la auréola colórinche de arcóiris de Newton la ciencia, el análisis de manes ópticos desmanes manzaneros virtuante alucinosa, perfumada o fétida incandescencia de lámpara votiva -- los muertitos arden en su infierno y soplan en la llama de nuestras velas -- su cátedra encade[r|n]an, a su silla lumbar -- se cayó la manzana ! más azúcar requiero ! el humo se me acaba ! y lamemos el jarabe en la cuchara.. “lhurp lhurp” [con h espirada] es más fidedigno que “slurp slurp” : mientras que cuando sin embargo y por tanto : no catalogado insecto y ¡atrevido! equivoca su añoranza de luz porque añoranza viene de añó, el bichito estaba solo, se malsentía pobre na, uno entre millones, ya fue, ¿le habrá dolido? fuera del jardín o de la fronda desatinado viene y acierta otra luz, incandescencia, ¡ p opo eopoe >ö<>
13. Todo está en los márgenes –piensa ella mientras bebe pausadamente un té de jengibre con miel. Ha descubierto este brebaje hace poco, pero le gusta, pica, rasca la garganta, no sabe todavía para qué, pero siente que no puede ser para nada malo. Su color se entiende poco. Pero es casi amarillento, un blanco sucio, como casi todos. Depende de la miel, de su color o su no color. Revuelve el líquido con una cuchara pequeña y el vapor sube hasta su nariz para adelantar el sabor picante. Ella estornuda ahora. El pelo ha venido un tanto adelante, debido al rápido movimiento simultáneo al estornudo. Y si los márgenes se torcieran? –se pregunta. (del inédito Lupa)
ACTOS SALVAJES (sobrevive) NO HAY PÁGINA PROPICIA PARA LOS GATOS PARLANTES : UN GATO DEVIENE PERURIMÁ O CHIRITO ALDAMA , AMBOS SIN BOTAS NI SOMBRERO, AUNQUE LOS DOS SE HAGAN DEL MUERTO CADA TANTO PARA SOBREVIVIR ANTE SU MAJESTAD : PICARDÍA CRIOLLA, KALAÍTO POMBÉRO HA KARAÍ RÉI , PARA QUÉ MÁS SI EL SUELO ESTÁ LLENO DE UN m a r d e a c t o s d e p l o r a b l e s un instrumento quieto suspendido en la inminencia del acto más salvaje — que atraviese el mar, el corazón, el filo, que salve a nado la palabra suspendida en la inminencia del acto deplorable. tatakuá de roja boca el sol y la luna son negros para la roja boca en la que Rosa — entra el cordero en otras tierras — Rosa siempre es noche y no hay puentes de madera que se puedan cruzar sin miedo todo es de temer : el cordero y Rosa el fuego y noche el sol y puente la luna y barro que amasa y no hay puentes de madera en estas tierras que un cordero cruce cuando la luna y el sol son negros un cordero es presa de las llamas LA LUZ DEL DIABLO (interroga) AÑÁ ES EL DIABLO O EL ÁNGEL QUE DIOS QUISO SER, PORQUE SÍ, PORQUE EL MÁS HERMOSO Y QUERÍA LAS BRUJAS MÁS DE CABELLERAS : LAS VOLADORAS (LAS TERRESTRES NO, SON CASI FRÍGIDAS EN LA CAMA), LAS VOLADORAS SON COMO TIBURONAS VÍRGENES, ESPERANDO EN SUS DESLIZAMIENTOS —LUCIFER ESTÁ SIEMPRE EN EL DESLIZ— LA MULTITUD DE VERGAS QUE LA ENSARTEN ANTES DE despertar del profundo sueño una luz huraña : ¿y cómo está quieto un humo en el cual se mueve una luz narcisa? corriente ensimismada teje lago propio su fiesta una luz forjada a golpes : el vellón tíñeme de oro ¿qué clase de luz de esta forma me ampara? ¿qué clase de luz que al despertar persígueme y transfórmame de oro vellocino, si mi cuerpo es rojo, rojo, rojo, tan rojo como ¿qué clase de luz, que al despertar, si mi lana es roja encerrada en su jaula luego del castigo? ¿acaso he sido encerrado en esta luz que es huraña, que es narcisa, que es forjada? ¿acaso esta combinación me vuelve vulnerable a ti, jasón? una luz añá una luz narcisa una luz forjada ¿acaso se puede dormir mientras se sueña? del libro inédito "Corderos"
Agua/Cero A los inigualables ‘Negro Zoombón & The Zoombies in Love’ Encontrarla en un crepúsculo de mediodía al resguardo de mediasombra deshecha — Murmurar despacito ‘no más puertas’ — Bordear los desiertos habituales de un por-siempre-en-domingo ocaso — Gritar con los pulmones ‘¡No más puertas!’ — Volar hacia la vaga promesa de una isla — en el ojo de la intemperie — con los perros de la desgracia pisando nuestros talones Y jurarle por su dios que no más ‘puertas no más puertas no más puertas’ — No más puertas — Desde entonces, amparados por el (en)canto monocorde de cazadores de cabezas celebrar cada mañana la intensidad diapositiva de un cielo azul lindante Y es esta toda la noción de felicidad que nos queda — que no creas es poca — Aunque en ciertas noches nos llegue débil el monótono estremecimiento de los carnavales Allí, donde a pesar nuestro volveremos una y otra vez en sueños para sumarnos dócilmente a las ruinas multitudinarias de autómatas que andan coreando fragmentos desordenados de una zoomba antigua y a mitad olvidada: ‘Ahora que llevamos el último vehículo adentro ya no dejamos de oír el Gran ruido blanco’ (Apenas audible )‘La estática de los futuros holocaustos’ (del inédito Agua/Cero, inédito, 2007)
extraído de "Años de Jugo Loco 1996-2007 (Última poesía paraguaya)", Asunción, 2007

2 comentarios:

pure poison dijo...

se las traen los paraguitas a?

Vero dijo...

Qué buenos textos, Kuru. El de Morales lo había leído hace tiempo en P3F y no dije nada (me había dejado muda). Del primero me gustó la idea de cierta tristeza que acarrea la satisfacción hasta el hartazgo en el amor. Saludos.