kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

miércoles, abril 04, 2007

Hoy ves en el espejo, entonces veràs cara a cara tu ingenuidad

Max Brod es Sancho Panza y Kafka Don Quijote. En realidad, verdà verdaitè, Brod escribiò toda la obra atribuida a Kafka, pero como el tipo siemprre tuvo lìos con el padre, con las chicas, y al final muriò de tuberculosis, se lo adjundicó todo al socio y amigo e inventó la leyenda judeo-checa. Brod se quedò con su sionismo cumplido, como el glosador eterno del genio incomprendido, con la imanencia de la mujeres concretas, las novelas mediiocres... Hubo incendio, en el fondo, pero un incendio màs devastador que la de un Eròstrato o la de un sacrifio de papeles:la del autor de la obra kafkiana. El sacrifio del amigo feliz y pletórico que se inventó a un tal Franz Kafka, oscuro autor praguense, que orbitaba en torno a Brod, según lo recordaba algún memorioso.Sí, Borges la pegó en sau intuición de freakie: Judàs en realidad fue el Mesiás, y Jesús, un mero tonto entronizado para los ridículos devotos de fàbulas retitulada por los doctores Historia.

2 comentarios:

Cristina Chain / Huir dijo...

kuru, sabes que ayer sentí cierto desasosiego."desasosiego" repetí todo el día.Hoy se calma al buscar el diario de Kafka luego de ¿presentirlo ayer a vuelo de pájaro.
Mi pareja es arquitecto- antropósofo.Lleva años de estudio, llevo años tratando de descifrar su voz... Su maestro: Steiner... mire lo que encontré: Kafka tratado por el Dr. Steiner:

Mi visita al Dr. Steiner:
Ah es usted el doctor Kafka?¿Hace mucho que se interesa por la filosofía?
...Pero yo me lanzo con la alocución que llevo preparada: siento que una parte importante de mi ser tiende hacia la teosofía, pero al mismo tiempo ésta me produce un miedo terrible. La verdad es que temo que de ella me venga una nueva confusión. Esta confusión radica en lo siguiente: mi felicidad, mis aptitudes y cualquier posibilidad de ser útil en algún aspecto residen desde siempre en lo literario. Y es en este campo donde, por o demás, he vivido situaciones (no muchas) que, en mi opinión, están muy cerca de los estados visionarios que usted describe, doctor. En ellos vivo totalmente totalmente en cada una de mis ideas; y en ellos, me siento transportado no solo a los límites de lo humano como tal. A estos estados sólo les faltaba, aunque tampoco les faltaba del todo,esa serenidad del entusiasmo que probablemente es prooia del vidente. De este hecho deduzco que no he escrito lo mejor de mis obras en tales estados- O sea que no puedo entregarme completamente a este trabajo literario, como debería ser, y no puedo hacerlo asi por razones diversas. Al margen de mis relaciones familiares, yo no podría vivir de la literatura a causa de la larga gestación de mis trabajos y de su caracter insólito; además mi salud y mi carácter me impiden asimismo entregarme a una vida que , en el mejor de los casos, sería incierta. Por ello soy funcionario de un organismo de seguros sociales.Pero resulta que estas dos profesiones nunca pueden tolerarse entre sí ni dar lugar a una feliz convivencia. La mejor suerte en una de ellas viene a convertirse en una gran desgracia en la otra. Sin una noche he escrito algo bueno, lo quemo al día siguiente en la oficina y no puedo acabar nada.Este ir y venir es cada vez más desagradable. En la oficina cumplo con mis obligaciones externas, pero no con mis obligaciones internas, y toda obligación interna no cumplida se convierte en una desdicha que ya no se aparta de mí. Y esas dos aspiraciones que nunca se equilibran, ¿debo añadir una tercera, la teosofía?¿no perturbará a las otras dos, siendo a su vez perturbada por ellas?. ¿Podré yo, que ya ahora soy tan desgraciado, llevar las tres a feliz término?. He venido Doctor, a preguntárselo, porque presiento que si usted me considera capaz de ello, puedo realmente intentar la empresa..."

Vero dijo...

Kurupicho, me caen bien Judas y Sancho, pero no Brod. Por lo que recuerdo, cubría a Kafka con una baba psicologista-religiosa. Bataille lo llamaba "el odioso Brod". Hace unos meses leí un libro muy bueno de Calasso, K, donde entre otras cosas lo considera kitsch, lo que me causó mucha gracia, además de parecerme cierto. Preferiría que no fuese Kafka. Pero es una mirada, nomás. Un beso.