kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

lunes, abril 16, 2007

El sentido de la posibilidad

El sentido de posibilidad (Musil) vagamente recordamos que lo tuvimos allá lejos en un pasado remoto forcluido esplendoroso como la aureola que el hongo nativo (el celebérrimo vaká-rekaká, que a Musil le hubiera encantado su nombre al menos –kakania-rekaká casi son hermanos) coloca sobre nuestras cabezas de réprobos. Cuando invertimos toda nuestra ingenuidad infantil en no abandonar a nuestra vecina perversa polimorfa y por eso nuestros padres pletóricos de sentido de realidad nos propinaron una tunda con piola reforzada…Cuando entregamos nuestra hoja de examen de matemáticas sin apenas firmar y no haber respondido nada…Honestidad del «no estudié nada, no sé nada, no me interesa nada…»Hasta ahora la sociedad me pasa la factura por ese acto penetrado de puro y quintaesenciado sentido de posibilidad. Aún lo recordamos cuando dejamos todo, patria, padres, dioses, para embarcarnos hacia la alegría, esa nada desde la perspectiva normal, realista. Claro, el barco zarpó sin nosotros, y tuvimos, para evitar la vergüenza, que divagar por los extramuros de la realidad, cojeando de futuro, borrachos de niñez…Cuando el primer hombre-mujer cantó imitando a un pájaro, ahí nació el sentido de posibilidad musiliano, seguramente. Hoy cuando nuestros adolescentes eligen la guitarra y saltan al estrado piensan no en el pájaro primigenio sino en la star. Y está bien, buscan el exceso que no les ofrece otro oficio más gris y acaso burocrático. Pero lo teleológico predomina sobre esa posibilidad que aún no ha eclosionado a no ser en la mente de neuronas esplendorosas del hombre sin atributos…

No hay comentarios.: