kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

jueves, marzo 15, 2007

Paolo a Santiago

Lima, noviembre 1971. Formó parte del grupo poético Neón (1990-1993). Hizo estudios de Derecho en Lima, una maestría en Creación Literaria en El Paso, Texas, y una maestría de Literatura en Ottawa. Actualmente culmina estudios de doctorado en la Universidad de Ottawa. Ha publicado los poemarios Cansancio (Filadelfia 1995 y Lima 1998) y Mundo arcano (Lima 2002). Ha publicado poemas, artículos y ensayos en Perú, Chile, México, Estados Unidos, España y Canadá. Ha realizado lectura de sus poemas en diversas ciudades de su país, así como en El Paso, Austin, Boston (Estados Unidos), Ciudad Juárez (México), La Habana (Cuba), Sevilla, Madrid (España), Ottawa, Montreal y Toronto (Canadá). Obtuvo el primer premio de ensayo otorgado por la Asociación Canadiense de Hispanistas al mejor trabajo de un estudiante de un Dpto. de Español de una universidad canadiense durante el periodo 2004-2005. UNA FIGURA COMO UNA CIUDAD ENTRE DOS TERRITORIOS… Una figura como una ciudad entre dos territorios que se dividen en cuatro la arena y el mar y un bloque rectangular como el patio de una escuela nacional o la pista de aterrizaje del aeropuerto Y la figura de la ciudad es un pájaro o un cordel con ropas interiores es un ave y es una figura precolombina y costera además Y los otros dos bloques al fondo (detrás de la ciudad o del ave) se ven como hectáreas de tierra bien delineadas que desde los aviones se contemplan cuando se está por descender Si la mirada se agudiza -un ejercicio de la imaginación- emergen de la pista de aterrizaje una mano y la cara mofletuda y burlona de una especie de diablillo que intenta sacarse alguna ropa del cordel y es como si detuviera al ave en su vuelo Las supuestas hectáreas aparentan ser eternas pero en la parte superior del lienzo ese rojo lila y ese bruñido color desierto ennegrecido semejan a un manantial tranquilo o a unas ondas como de un huracán que en lo barroso se disuelve Esa ave que atraviesa el cordel en realidad sobrevuela mi ciudad que desde ahora imagino Uno inventa la figura que la memoria persiste y es el poema el que nos medita en el desorden que sin llamar organiza el rugir del mar en uno la arena que va siendo el nuevo temporal en el brevísimo océano que el ave surcará con las tierras convertidas en hectáreas de fondo Así irá marcando su vuelo en el cielo, con ese paisaje debajo y no sé si es en la mañana o en la madrugada. Publicado en Ciberayllu, Missouri, 12 marzo 2003. SI REGRESAN LAS BALLENAS No hay noche en Ottawa que caiga en la luna del puente a mi regreso absorbiéndolo en los pasos dados por la pronta llegada— no hay llegada ni regreso hay cuando el río empieza a congelarse en octubre los patines de los ciudadanos corriendo en el descanso sobre el invierno Sobre los témpanos no hay pensativos desbordes en los deshielos si regresan las ballenas atienden en uno al que en el poema recuerdan como dentro de una inventada respuesta No son quienes enteros en la sentencia se parten los que te miran como una soga colgando del puente— Si tratas de invertir el soliloquio en el espejo el roce de la piedra en las veredas del río Si tratas de patinar en el lomo de la ballena el pago de los guisos— las plegarias de las aguas cuando en la noche las hojas de los árboles de rojo cubren el tiempo y espacio vacíos. Publicado en El malhechor exhausto N° 3, Lima, abril 2003. COMO UN HALO DE LUZ BAJO LAS AGUAS Poesía. Silenciosa algarabía del corazón. Blanca Varela El corazón del espejo es tan limpio como su memoria y su terror es el silencio en medio del taladro golpeando las columnas de luz que emergen con el día y se esfuman como una vaga inquietud refugiada en una esquina que danza susurro que impregna el gemido y la telaraña recorriendo los vasos sanguíneos para atrapar el frágil aliento de la humanidad y devorarlo El espejo que no conecta tu rostro con su carne viva y sus músculos también amontonados los días, al pescar del río— tachando frases para desollar la búsqueda el niño del ahora es la letra, espuma y arena intentándose. Absurdo este no querer, si no tienes espejo no golpees las columnas, no destroces los pastos ni las nieves si no caminas trizada lengua de sangre adormilada. Ahora anuncia el cuerpo tenso como un halo de luz bajo las aguas el cuerpo y su corazón de tormentas, músculos de hojalata. ¿Quién cuenta las horas alrededor de una vieja esquina en las mañanas que bailan? Caros mensajes, sinfín de juegos en una riña que sutura: el espejo tiene de la ausencia su sombra. Objeto del mañana, pequeña certidumbre de carne viva. Publicado en Yacana. Antología poética 51 poetas (2003 – 2005). Lima, 2005. fuente: http://www.chile-poesia.cl

No hay comentarios.: