kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

sábado, febrero 17, 2007

Sobre el oficio de escribir poesía

Una ingenuidad aleixandresca, en todo caso… precisamente hablamos de impulso, no de imitatio. Villon, Gryphius, Blake, Baudelaire, Poe… Inventa no sólo sus precursores y sus lectores sino el árbol mismo… La poesía siempre es solitaria, egoísta, stirneriana, es decir, no universal en el sentido hegeliano. El ritmo, Yeats, siempre… si hablamos de poesía. El otro importa en la vida real, no en el poema. Eso es muy rebuscado, retórico, mallarmeano… La gente lee poemas, no póeticas; eso es una invención tardía, un mito de la modernidad y de las vanguardias, hoy muertas o fagocitadas por una traditio renovada. Las más de las veces es el comienzo de la metafísica: es difícil nombrar, representar, filtrar el yo o la multiplicidad de los yoes que pueda ser o estar siendo, pero supongo que todo poeta sueña con ese momento climático, supremo. El aislamiento y el solipsismo más refinados que sean posibles. Poesía egoísta, única, “menor” en el sentido deleuziano, es decir, en tanto alejada de los grandes cánones y de todo modelo preestablecido. El feedback entre lo poético y lo real… Después del poema, nunca catártico, volver a la lectura de lo real enfrentándolo con el cinismo de los niños desencantados, ya que nuestra existencia es una escritura encantada, alucinada e irreal —aunque de efectos catastróficos, a pesar de todo. La primacía del discurso, obviamente; si no, vendería manifiestos y alegatos populistas, nada más… El primer lugar para la poesía, el más alto, es el único discurso que llega a desbaratar la espectralidad cotidiana, a la manera de Shelley en su “Defensa de la poesía”. La lichtung, la media luz, la falta de transparencia como humus vital desde el cual hablo, escribo y sufro… La penumbra turbia de la mística nórdica más que la luminosidad mediterránea de la mística platónica o plotiniana. Lo local y universal son categorías ajenas al egoísmo poético, al anarquismo extremo del auténtico creador, pero el locus tiene cierta proximidad con la manía dionisica que rompe todos los espacios, por lo menos lingüísticamente. El lenguaje habla lo que puede: si es incomunicativo, suponemos que es la stimmung epocal que nos toca vivir y que no será algo que dure para siempre.

4 comentarios:

pablo dijo...

fragmentos post socráticos... post deleuzianos... post-teados... sugerentes deliciosos de puro imprecisos, por solo sugeridos, inacabados como esbozos no dibujos claros...

Cristina Chain dijo...

o a la manera de García Lorca que hace la distinción entre ninfa y duende.cual prefieres?
Abrazos
Cristina

Cristina Chain dijo...

Kuru, corrijo: musa y duende.
pero no está de más citarlo: "flotando sobre el río del amor,
todas las ninfas muertas desfilaban".
te adjunto texto "Teoría y juego del duende" de mi querido Federico.
Ahora si abrazos
Cristina

KuruPicho dijo...

cristina, creo que está bien la idea de descolocar la posición o figura d ela musa, muy ajetrada en tiempos de los surrealistas, pero sólo acepto lo de duende siempre y cuando se tratya del gnomo tamaño hongo d elos bosques donde domina el ogro del mundo feerico d elas hadas, no ese otro duende turístico´folklorico, aflamencado, ñembo gitano, que a mì no me dice mucho...