kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

sábado, octubre 07, 2006

Vileza sublime

The fatal glass of beer, 1933, curto de W.C.Fields es el punto sublime del arte cinematográfico, superando hasta a La generala de Buster Keaton, para no hablar de Duck Soup, de los hermanos Marx o de Intolerancia de Griffith.
Versión satánica del indigndo, el terrible Snavely, personaje del corto, que acaba devorando con mostaza a su perro predilecto, y que tiene partners a su altura en su glacial esposa y en el hijo de los dos, el hediondo Chester, que es quien bebe el vaso fatal de cerveza....
El mayor triunfo de Fields es haber encontrado campos de nieve que armonizaran con su rostro invernal, la cara de un Adán gnóstico, brutal y malicioso, de una vez señor y víctima de un estado hobbesiano o animalesco de la naturaleza.
"Afrentas, afrentas, afrentas" podría ser la divisa de estética de Fields. ¿Pero cual es su contribución específica a la estética d ela indignación? En Shakespeare, el punto más alto en esa vertiente es la farsa trágica Timón de Atenas -tal vez, de todas, la única pieza shakesperiana aún no reconocida en la medida de sus enormes méritos. El Timón de los últimos actos se sentiría muy en su casa en los momentos finales de The fatal...Indignación por la injusticia enloqueció a Timón, pero cual es la fuente de indignación de Snavely?
Uno de los mayores genios cómicos de la historia, Fields se indigna con los límites de la propia naturaleza. The fatal glas of beer es uno de los cotometrajes más americanos que existen, y la afrenta final, aquí, es la del padre americano que asesina a su único hijo, un hijo insuficientemente salvaje y seguro para sobrtevivir en el estado bárbaro de la naturaleza paterna.
Autor: Harold Bloom
Fuente: Folha de S.Paulo, suplemento Mais, domingo, 27, agosto, 1995, p. 5-3

1 comentario:

Martin Bolivar dijo...

Soy un ignorante en muchas cosas, lo reconozco, y el cine es uno de esos temas que me gustaría saber algo. Aprendo mucho con tu blog. Me impresiona que digas que algo supera a Buster Keaton, al que veía como un genio en mi niñez y sigo pensando lo mismo. Te agradezco la visita a mi blog, con la aclaración que me he puesto en contacto con Ultima Hora porque no lo puedo linkear, creo que hay que estar suscripto. Un saludo, cuando pueda hacerlo cambio el link, gracias por tu recomendación.