kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

lunes, octubre 02, 2006

memorias de un jointsero

Estamos en la década de los 90, SStroessner establecido en Guaratuba terminaría en 1992 como modelo de un personaje de Wilson Bueno. Aún no llega Wasmosy, pero falta poco. Allí, con el primer presidente civil rompiendo la continuidad de décadas con líderes militares, se literalizará la metáfora de estos breves y agitados años: la efervescencia de los 90. Con él el país se lleno de cervezas, todas las marcas del mundo espumaban su efervescencia de lúpulo y cebada relegando al tradicional ñoño de arró-piré autóctono: cervezas sudafricanas, belgas, alemanas, bolivianas, mexicanas, canadienses (sí, la marca patrocinada por Pamela Anderson), yankis, holandesas, timoratas (de Timor oriental), israelíes, de Burkina Fasso…Si uno no era vago y zángano y se animaba a patear con la empleada hasta Garibaldi, hacía hallazgos inauditos, hasta cervezas lunáticas, si no se descuidaba y distraía el comprador podía rescatar. Yo soy el tradicional joven que ha macerado su adolescencia en el silencio y la contención de las postrimerías de la dictadura, sin dejar de sopesar las secuelas de esa perpetua fiesta del silencio que fraguó a la sombra de los militares la Iglesia Católica (el «ani e diparati, que es viernes santo, nde mitad akahata», melopea que trataba en vano de disciplinar las maniobras de pandorga del cuerpo naturalmente indócil de todo niño de barrio). La sexualidad infantil fue opípara y no entra en estas memorias, no por autocensura sino por cuestión de método nada más. Les debo ese viaje para otro libro. El colegio ha sido mandado a la mierda hace rato, si volví alguna vez, en colegios truchos, turbios hasta la saciedad, fue para levantar alguna pendeja. Por simple astucia del instinto. Yo era uno de esos que entre los perros pasaba por la “cultura” para recalar en la sexualidad. Además ya tenía decidido que el colegio y la universidad dan títulos para posicionarse en el mercado laboral. Yo quería el todo no el terrenito que dispone la administración capitalista. A una mina que me confesó quería terminar su bachillerato en uno de estos antros («curso rápido, dos en un año») y seguir psicología laborar, le respondí que yo quería ser escritor. «¿Para qué sirve eso?», me respondió atónita, añadiendo que jamás estudiaría algo que no le rindiera sus frutos inmediatamente. Era pequeñita, rubia y de difusos ojos verdes, un bibelot pequeño-burgués para pasear y exhibir entre los perros, babosos y siempre envidiosos. Tengo que reconocer que la tipa tenía sus virtudes, mínimas pero las tenía. No como otras que salían con tipos casados pero con coche, objeto sagrado entre la pendejada en esos años. A mí me veían como un bicho raro, simpático y gozable, si al menos fuera un poco menos estrafalario y acaso desquiciado. Una jornada típica de esos años era como sigue: dormir hasta las 9/10 a.m., desayunar empanadas fritas con pancitos, rescatar el yuyo para el tereré (cepa-caballo, para para-í, hoja de aguacate, zarzaparrilla), pelear con los padres por la crapulosa existencia actual que llevaba como joven desempleado (esto fue allá por el 91/92), cuando volví de Brasil después de una corta fuga dejando un laburo de años –lo de Brasil gustará entre el público habitué de porno por cable y lectores del Popu: negras de cinturas como sólo ella saben tenerlas recibiendo a extranjero simpático amigo del amigo con fellatios en una fiesta llena de gays!!!- , posmeridiano pateando hasta el depa del socio, el filósofo, donde empezaba la sesión de fumatas. Vinilos girando al tempo del cannabis sativa, escuchábamos mucho Krafwerk, Joy Division, Sonic Youth, Miles, Coltrane, Aka-Pigmeos, todo lo que la burrez juvenil apenas imaginaba pues Nirvana y el grunge proliferaban en el Rock&pop judío…

5 comentarios:

KuruPicho dijo...

debe decir:"...mita-í akahata".
Mita-i, niño, pequeño,mita-í churí, niño travieso, cabezudo si es akahata.

Rain dijo...

Kurupi, entre líneas, dime ¿qué es joint?
si provoca usar esa palabra...
deduzco, mas niet, creo no ser exacta, aunque no se trata precisamente de exactitudes, mas ¿que es
joint?

los niños cabezudos i akahata
ah, lo que ahora veo más claro, es que los que fueron niños traviesos, después, si no se envenenaron con la merde masiva,
serán los seres más libres en medio de una sociedad no libre.


Salutes Xtino
a ti y a Montse....

el libro de Montse, el editado por Sarita Cartonera ¿salió ya?

KuruPicho dijo...

Vir Asterix, amiga limeña,no sé que término se usara en los circulos limeños, pero por acá predominaba una jerga brasilero-argentina-yanki en la terminología del consumo de cannabis. Joint es en inglés, reunión, y por extensión se llama así "al objeto de la reunión", la hierba, grass, porro, ka'a, grifa, mariajuana, etc. Y de allí jointsero, neologismo fonético, claro, no sé si la grafía sea bella, pero la introducción de este novelita trata d elos años locos asuncenos, los 90, y de un personaje ñembo proletario, que por facilidad he llamado jointsero. También hay una alusión al libro de un músico paraguayo, Mauricio Cardozo Ocampos y de su libro "Memorias de un pychäi". Pychäi, es peyotativo, alguien que tiene torpeza en los pies, por ende, en los movimientos y en sus actos.

Yes el libro de Sarita ya salió hace un ratón, preguntá nomás en la librerías, seguro encuentras alguna todavbía. Sino en el link de Sarita.

Silvakov dijo...

Xtino: esto está delicioso chera'a. Fantástico clima el de los '90 que pintás. Y qué ritmo!!!

Salute!!

Silvakov

Anónimo dijo...

qué belleza... francamente, qué iluso y hasta casi esperable del Kuru ese pasaado, pero qe mirada luminosa y sencillla le ha dado la distancia... no tanta distancias, sin embargo, Kuru, los 90 son anoche nomás, una larga farra hermosa y a veces triste o violenta, pero farra de ls buenas, sólo que anoche niomás fuie, no dejes que un poco de resaca te haga sentir viejo, cuando los 40 tacazos qu quia no tenés ain empiecen a quedar a distancia de 7, 8 y (en breve-) 9 tacos más como me paso ya a mi, vas a reirte de haverte creido sabio y veneavble tan prematuramente, ja ja... pero esta bien ese epiritu si te hace escribir estas bellezas...