kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

jueves, septiembre 07, 2006

Todos aquellos

TODOS AQUELLOS Los que no tenían nada que perder y lo perdieron todo , es decir los que de ningún modo tuvieron nunca nada que ganar Los que jamás serán interrumpidos en sus meditaciones por ningún admirador ni convocados por periodista alguno ni jamás ganarán beca alguna a ningún lado Los que si llegan a necesitar suero se tendrán que conformar con aspirinas Los que si por ello se murieran lo harían dulcemente, sin elevar al cielo ningún puño furioso, como si algo como eso, de esa magnitud, fuera cosa “de lo más natural” Los que jamás serán televisados de manera exclusiva, los que nunca pudieron decir las decisivas palabras de su amor a esa mujer que ya no los recuerda y que probablemente jamás advirtió nada Los que antes de salir de la oficina para no volver nunca y antes de recoger su almanaque del año, sus papeles ya inútiles y su pisapapeles le dan las buenas tardes cortésmente al patrón que los ha despedido Los que cada mañana cepillan su único terno ya lustroso, todavía decente —sí, decente; puede que la decencia en verdad sea esto, aunque los cerdos rían— Los que nunca timbearán en un casino ni entrarán al Centenario ni al Regatas y hasta se negarán a entrar al cielo “por no estar presentables” Los que son en verdad bastante humildes para no hallarse a gusto entre los salvos La carne de cañón, los cargadores, esos últimos que no son los primeros Hombres de corazón tan tierno y apocado, demasiado alto para sentir la furia, indulgentes con ella, sin embargo, como con las rabietas de los niños, “que no tienen maldad nunca en el fondo, y que son más hermosos que cualquiera” Y sonríen hasta cual si admiraran Mujercitas que lloran en el cine y luego toman Estrella de Belén Kirma o café de soja muy aguado y agradecen “poder darse ese gusto” Los que llegan a présbitas y leen sin anteojos haciendo con la nariz por ello visajes singulares y cómicos que los abochornan si alguien los sorprende Los que se creen poco y valen mucho Los inútiles buenos para nada Todos aquellos cuya mansedumbre Les perdona la vida a los demonios que compran coches para ellos y sus hijos habiendo ancianos que no pueden ni pagarse un pasaje Y les perdonan sin rencores la vida porque nunca podrían ser capaces de pensar que esos demonios merecen otra cosa que ellos mismos merecen otra cosa por más que nunca engrosarán el staff de una corporación con sueldo en dólares ni tampoco soñarán con poder dar órdenes a nadie ni llegarán tampoco a enterarse de qué significa eso, por ejemplo, de la “impunidad fiscal” y demás yerbas ni aprenderán a matar de un modo limpio y sin mala consciencia cada día un poco más a tantos pobres tontos Hombrecitos con corazón de perro leal y sin astucia Cada mañana cumpliendo sus deberes sin esperanza pero a cabalidad Los que se creen que nada valen y que nada aportan Aquellos que aplacan un poco a los demonios con su pequeño y diario morir sin acusar Los que impiden que ahora mismo nos matemos a mordiscos entre todos los triunfales demonios y los que deseamos bebernos su sangre Todos aquellos lo bastante grotescos e imbéciles para llorar a solas en el micro mas no por ellos sino porque unos hombres en el viaje subieron y alabaron a Cristo a grandes voces y sólo ellos entre cuantos hacían el trayecto del fin de la jornada parecían felices Pero evidentemente estaban locos Montserrat Álvarez

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy lindo. Sospecho que inspirado en algunas historias reales.

Alexei