kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

miércoles, septiembre 27, 2006

Jornada (de buen) humor

Surrealismo nacionalista (Río, luego existo) La jornada de hoy del Congreso de Filosofía primó por su humor. Jorge Benítez hizo una hermenéutica de un cuento de Casaccia, bien temprano, como a los 8 a.m. Después, la intervención del Dr. AntonioTudela estuvo genial: con una prosa matizada y de un humor chispeante,despachó los mitos que sustentan noción de democracia convencionalmente usada como coartada actualmente por el Imperio para ejercer su hegemonía (blanda) mundial. Para contrapesar tamaña enormidad, y quenadie lo tome como posicionado en una vulgar y bien cómoda atalaya de francotirador izquierdoso trasnochado, pasó al segundo movimiento desu texto, esta vez barriendo con ídolos de la izquierda divina: Morales, Chávez, Castro, y sus legitimadores como Dieterich. Exigióreveer esa peli del western spagetti El bueno, el malo y el feo, para sacar enseñanzas de que la realidad es más que polar y dicotómica como solemos pensarla. Que los feos también existe, no sólo los buenos y los malos. El profesor Zapata, con su habitual aplomo hermenéutico y su maravillosa dicción, abrió el abanico de posibilidades que la libertad exige de nosotros hoy en día. A la tarde, el biólogo Contreras, afincado en Pilar, nos dejó un amargo sabor, al recordarnos que el acervo ensayístico-filosófico paraguayo ha sido y sigue siendo muy pobre, y nos queda mucho porhacer. Los que no se quedaron dormidos durante la ponencia del historiador Hérib Caballero, pudieron sacar en claro que lo más lejos que fuimos en el divague ñembo filosófico fueron: el liberalismo ecléctico y tardíamente decimonónico de Cecilio Baez y el nacionalismo indigenísta de Natalicio González. Pero la joya de la corona vino de la península. El doctor ovetense, El señor Pardo, discípulo aventajado del mayor humorista español actual, Gustavo Bueno, estuvo desternillante. En una puesta en escena entre Lenny Bruce desencantado y Jaime Bayley ( tiene cualidades innatas de comediante, si cobrara creo que llegaría a forrarse de virú con sus numeritos de trocadillos y gags susurrealistas). Partiendo de un surrealismo nacionalista, variante española del fascismo de los años 30, en lalínea muy Giménez Caballero, apologeta del chipa guasú, el paté de foie, la menta y los bailes murcianos, repitió la cantinela de su guru: España siempre fue el enculador bueno, sin embargo, Inglaterra fue elverdadero enculador malo (ver colonialismo del XIX), no hubo genocidio, nomurió nadie bajo el shock de la invasión a América por parte de la corona católica hispana, en realidad terminaron dando identidad a uncontinente amorfo que ni siquiera ha logrado cuajar un nombre potable, sugirió que en vez de Latinoamérica (de sospechosa nominación franco-yankee) se llamara de ahora en adelante, de repente, Conejilandia, por aquello que le debemos todo a la tierra de los conejos. Despojó de toda sustancia a la Amerindia, El Tesoro de Montoya es una vulgar copia degradada del diccionario de Covarrubias, la lengua de chasquidos hablada por sus extravagantes pobladores , tipo quechua y guaraní, es un galimatías incomunicable, no fundaron ciudades, no aportaron ningún huevo a España ni la papa ni el ají valen un Perú, machacó con una retahíla de reiteraciones de los gags del maestro septuagenario, claro desde el ombligo del mundo que es Oviedo, es imposible distinguir entre la bruma que forman África y América, no le entraban las razones cuando se le trataba de explicar que la lengua de chasquidos es propiamente africana y no amerindia, el ombliguismo jocoso lo cegaba para razonamientos elementales, peroinsistía que deberíamos idolatrar a los invasores de 1492, porque eran más simpáticos que los ingleses, elaborando una visión de los peninsulares en la onda de esos marcianitos traviesos, pero en el fondo simpáticos, de Tim Burton, aporreaba la mesa repitiendo que los hijos de los ingleses, los yankees son los poderosos y los malos de la peli hoy en día, a través de un matonismo verbal jamás intelectual trataba deconseguir prosélitos para un alianza con la España eterna, aquella de la rancia polémica de Castro y Sánchez Albornoz, transplantando el debate pro Al-Andalus del primero y la España inmortal del segundo para estos pagos abandonados de la mano de la razón. Sánchez Albornoz, otro capo del humorismo conejil, era anti-musulmán, tan irónicamente anti que su segundo apellido era más árabe que el Corán y la piedra lunar que idolatran esas desgraciados almas semítas. Negaba que tuviera puesto el albornoz en todas sus lides españófilas, pobrecito, si con los números romanos nomás no íbamos ni a poder chatear, suerte vinieron los árabes y trajeron el álgebra ylos números árabigos...En fin, que lo que era algarabía o jerigonza enla península ahora es "lengua de chasquidos"...pues no se entiende ni papa, viejo. La filosofía en sus manos volvió a la bufonería deDiógenes, pero retocada por la influencia de la vanguardia del sigloXX: cada vez más literaturizada onda el humor filosófico, yes, usar la provocación para suscitar risas iluminadoras (sí, mi querido Buñuel, el escándalo ya no existe...en el arte, pero se ha desplazado, el muy puerco, en la filosofía), ni a Jarry, el patafísico se le hubiera ocurrido. Bueno, en fin, debemos chuparle las medias a los invasores, levantarles monumentos sin cuento, y aliarnos contra elImperio por medio de la identidad lingüística que da el idioma castellano, que está invadiendo ya inexorablemente yankilandia. Mañana me toca a mí, la verdad que uno tiene vergüenza, presentar, leer un texto tan soso y solemne, sin ningún regusto provocativo, sin vuelo payasesco...No poder enhebrar una sarta de tilinguerías, disparates, imbecilidades para anonadar al burgués. El surrealismo nacionalista de nuevo cuño, cuyo enclave se encuentra en Oviedo, arredra al más pintado. No poder hilvanar nadacoherentemente gracioso, si uno no habla bien ni español, lenguaje ontológico desde ahora, ni el miserable idioma chasqueante, el guaraní, paralizado como estamos por la diglosia timorata y afásica, que nos devuelve al cine mudo cómico de los comienzos, a los tortazos y las bofetadas de los 3 chiflados. Hay che dio, que difícil es el humor para un idiota hispanoamericano....Si uno pudiera tomar un curso acelerado del método Bueno, aprender a encaramarse al escenario con el aplomo de los grandes clowns y contadores de chistes, permanecer imperturbable mientras la platea se derrite por el efecto entrópico de la risa manipulada por la batuta de un genio absoluto de la risa, sobresalir en ese arte de magia en donde todo emana del vacío, por ejmplo, si el temario del día es Latinoamérica, lo primero es no saber nada del asunto, olvidar la más ínfima información concerniente al tema obligado, asaltar a la masa anonadada con la sofistiquería de la producción en cadena de los chistes más impagables. Escupir sobre su cara después de cobrarle la moneda de su estulticia.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Osvaldo Gómez, licenciado en filosofía y difusor de ideas lacananianas,estuvo también a la tarde en la mesa del bufón ovetense.Diagnosticó la stimmung de la realidad paraguaya recurriendo a la terminología lacaniana: goza tu síntoma. El fatalismo, la resignación verbal del plagueo, la constatación constante de la corrupción por los medios masivos, forman todo junto un cuadro sólo interpretable como la existencia de un enano deforme dentro de nuestro inconsciente que goza con sus mezquindades cotidianas y hace aun fuerzas para no salir de ese negro atolladero.

Rain dijo...

Si hubiera sido posible,
hace rato habría volado a Asunción a escuchar estas ponencias.
A interiorizar lo que observara y a entender por qué los ilustres indidividuos que pontifican un pasado vergonzante, fascinan.
A ver cómo mueve la boca y se mueve todo, un señor encantado de sus dislates. A ver una vez más de qué están hechos los grandes disparates intelectuales.

¿Hasta cuándo existirán estos especímenes?



Un abraxo grande apreciado Kurupi.

nico dijo...

Juaaaz. Vamos a ejercitar la misma boludez, pero a la inversa, asumiendo que el gallego éste -categoría muy mbore pero muy versátil- tiene algo de razón.

Hagamos analogía con un pintoresco razonamiento de Porfirio Díaz, presidente de México a finales del XIX y principios del XX e hijo de puta como dios manda, que luego de meterles harta bala deportó a 3500 de los 6000 miembros sobrevivientes de la cultura yaqui, en el noroeste de México. Los mandó casi a pata al otro extremo del país, a plantaciones de servidumbre feudal en Yucatán, donde la mortandad era del 60% y el trato poco amigable para turistas como ellos. John Kenneth Turner, periodista gringo, escribió sus crónicas en una obra titulada "México Bárbaro", donde narraba éstas y otras macabras pelotudeces de este régimen tan mimado por Wall Street. Malísima publicidad. Lo que Porfirio Díaz dijo a los medios de prensa corporativos que rápidamente vinieron a redactar respuestas a esto fue genial, algo como "a diferencia de los colonos ingleses y luego del gobierno gringo que mataron a todos sus indios, los españoles y nosotros nada más los pusimos a laburar, y a éstos los mandamos a Yucatán" Esto para sentenciar luego con la irrefutable frase: "por razones humanitarias". ¿Cómo, pues, uno contesta semejante cosa? Ay, es que estos peninsulares, y sus hijos los criollos, se esfuerzan por asombrarnos. Y en efecto, los ingleses siempre fueron enculadores tembolos, eficientes, mientras los gallegos enculadores a los que les cuesta acertar el culo, para luego justificar su ruindad -por arruinados, no por ruines- diciéndose "humanitarios", jajaja. Está bueno el Bueno. Tal vez por ese tema de que los gatos siempre caen parados. O tal vez por eso de que a la mañana y a la noche, no importa, en Oviedo todos los gatos, así como los pelagatos, son Pardos.